GP de Alemania: Lewis ya es el rival a batir

Tras la magnífica exhibición de Hamilton en su país, llegaba la hora de ver el duelo que resolviera ese triple empate en la cabeza del campeonato. Los Ferrari tuvieron un ritmo lento bajo la lluvia inglesa, pero todo debería enderezarse en Hockenheim.

Con una ligera previsión de lluvia, Ferrari empezó el domingo con alivio gracias a un sol radiante que anulaba cualquier cosa parecida a Silverstone. Nada más lejos de la realidad, porque la tormenta iba a caer igualmente.

La temporada se está desarrollando siguiendo la ley de Murphy. Si algo puede salir mal, saldrá mal. El piloto que empieza la carrera como líder, no solo no la ganará, sino que posiblemente hará una muy mala carrera. Para esta carrera esta teoría estaba difícil, porque Hamilton, Massa y Raikkonen estaban empatados a puntos en el primer puesto. ¿Ganaría entonces un BMW? Kubica salía 7º y Heidfeld 12º por lo que muy mal se tenían que dar las cosas para romper el maleficio.

En la salida se mantuvieron las posiciones iniciales en cabeza con Hamilton midiendo cualquier tipo de acometida por parte de Massa, y a partir de ahí, a volar. Alonso intentó pasar por el exterior a Trulli pero no dio resultado y las posiciones se mantuvieron para todo el mundo excepto los Red Bull: Webber perdió 1 posición, y Coulthard 5.

Lewis empezó su particular show metiendo tiempo a Massa y demás perseguidores sistemáticamente. Tal era la exactitud, que en Ferrari dieron la carrera por perdida con la estrategia que tenían marcada. Había que hacer algo, y cuando Hamilton para en la vuelta 18 manteniendo neumáticos duros, Ferrari no tiene más opción que elegir neumáticos blandos para sus pilotos y parar el desastre. No sabían si harían bien o mal, pero había que hacer algo diferente que el coche nº22.

Poco después de haber pasado el ecuador de la carrera (vuelta 36)con las posiciones bien definidas y con las estrategias descubiertas, Glock sufre un tremendo accidente al partirse un triángulo de la suspensión trasera mientras pisaba el piano de la recta principal, y el Toyota se estrella violentamente con el muro.

Era un claro safety car y una clara preocupación para el estado físico de Glock, que de hecho se levantó mareado, lo que provocó las preguntas post-carrera de Toyota acerca de lo acertado o desacertado de su evacuación del monoplaza…

Entonces con el pit lane abierto y en un plazo de 3 vueltas, 13 pilotos entran a boxes para realizar su última parada y tirar hasta el final. Pero no todos pararían: Heidfeld paró en la 27, Nakajima en la 29, Barrichelo en la 31 y Button-Piquet en la 35… Hamilton con carga para 14 vueltas más arriesga para forjar una ventaja hasta su próximo pit-stop, aunque quizás más que arriesgar, se dejó los deberes para adelantar a sus rivales en pista, porque al fin y al cabo, él había puesto a punto su McLaren para rodar con esa carga y no más. Así estaba a gusto y así es como podía atacar al 100% confiando a ciegas en su McLaren.

La estrategia junto con el accidente de Glock era ideal para Piquet. Su única parada se había producido justo antes de la salida del safety car, y con carga hasta el final, Nelson sólo tenía que pilotar con regularidad para entrar en los puntos (solo había entrado en ellos en Francia). Pero Piquet no solo pilotó con regularidad hasta el final, sino que lo hizo brillantemente, sin cometer errores, distanciándose de Massa con su misma carga de combustible y pensando en la victoria, que no podium. Una actuación que contradiciendo las palabras de Alonso tras la carrera, vamos calificar de brillante. ¿Porqué? Pues porque quitando la suerte que no hay que negar que la tuvo, Nelson piloto al límite con esa carga, tenía un mejor reglaje para esas condiciones y lo supo plasmar. Hay que recordar que no fueron 10 ó 12 vueltas, sino casi 30 en las que nadie pudo toserle. ¡30! Un mundo. Hace tiempo dijimos que Renault tardaría en repetir esa 4º plaza de Alonso en la primera carrera… ha tardado menos de lo esperado, y porqué no decirlo, con el piloto menos esperado también.

Faltó muy muy poco para que Nelson ganara, porque sólo pudo batirle un Hamilton con una actuación sobrehumana según palabras de Pedro Martinez De la Rosa. Lewis adelantó en pista cómodo, firme, y decidido. Machacando a sus rivales. De poco sirve comentar que Kovalainen abriera demasiado la puerta cuando se puso detrás de él. Hamilton no estaba luchando por la 5º plaza, sino por la 1º. El punto clave para Hamilton estaba en pasar a Massa (Nelson tampoco iba a arriesgar a perder todos ese podium) y el de Ferrari o quiso/pudo/supo ponerle las cosas más difíciles a Lewis en el adelantamiento.

Sí es cierto que estuvieron a punto de tocarse, pero si ha habido un momento en el campeonato donde había que cerrar la puerta un pelín más que en otras ocasiones, lo era en ese circuito, en esa curva y en esa vuelta, pero a veces el tener experiencia hace mucho. Sino que pregunten a Coulthard, o a Barrichello sobre el suceso de la vuelta 50.

Raikkonen consiguió salvar unos puntos tras encontrarse 12º tras su última pit-stop. Su remontada final fue muy buena, pero insuficiente para luchar con un Hamilton muy en forma. La escalada de Raikkonen fue en proporción tan buena como malo el descenso de posiciones de Alonso, que revolucionado por mejorar puestos, perdía tiempo y posiciones en sus ataques, cayendo de 8º a 11º.

Está clarísimo que Hamilton sale con más moral y fuerza que nunca. Su actuación fue digna de campeón del mundo. Lleva dos carreras seguidas haciéndolo. Con esto, ha conseguido sembrar el pánico en la prensa italiana y en directivos ferraristas. Las páginas de apuestas ya pagan casi al triple un campeonato 2008 ganado por Massa y casi al doble uno ganado por Raikkonen, que uno ganado por Hamilton. Ahí es nada.

Artículos relacionados

Un comentario en “GP de Alemania: Lewis ya es el rival a batir”

  • Staff

    delarosa

    24 de julio de 2008 a las 08:03

    Yo creo que Lewis este año está demostrando muchas cosas, y de una manera espectacular: Tras la “crisis” de la primera parte de la temporada. Está claro que a estas alturas los McLaren, por la razón que sea, están siendo sistemáticamente más rápidos que los Ferrari. Aunque lo verdaderamente preocupante en Ferrari es el rendimiento de Kimi. El año pasado o el coche no iba o Kimi iba como un avión, este año se pierde al fondo de la zona de puntos y se deja batir constantemente por Massa. En mi opinión está muy lejos de lo que debería ser un campeón del mundo intentando revalidar el título.
    Por otro lado me gustaría hablar de Alonso, que me parece que este año está haciendo las cosas “regular”. Que el coche no va, y que está haciendo un gran esfuerzo es sabido por todos. Y que necesita arriesgas para hacer algo, tambien. El problema que veo es que, aun con los riesgos que está tomando, está teniendo demasiados errores. Y eso es lo que diferencia a los buenos pilotos de los mejores. Quiero pensar que es una época en la que está poco concentrado y punto. Bajo mi punto de vista Schumacher en sus primeros años en Ferrari tambien tuvo que llevar coches inconducibles y poco competitivos, y no cometía tantos errores.
    Lo que ya me pareció de recibo fueron los comentarios de Fernando tras la carrera acerca del podium de su compañero de equipo (refieriéndose a la tremenda suerte, que es cierto, que tuvo Piquet con el Safety Car para subir al podium), me parecieron fuera de lugar y desafortunados. Pues a fin de cuentas su equipo subió al podium y parece que no recuerde que el equipo son todos, y no sólo él.

    Saludos

Deja un comentario