GP Italia 2008, Monza encumbra a Vettel

¡Qué grande Sebastian Vettel! El piloto más joven de la parrilla ha conseguido dar una soberana lección a todos los demás y se ha llevado todos los honores del fin de semana en Monza, con pole, victoria, batiendo el récord de juventud en conseguir ambos. Lo más curioso de todo es que a bordo de un Toro Rosso, la victoria nunca ha peligrado para Vettel, que ha firmado una carrera para recordar.

La carrera se ha disputado bajo lluvia intermitente, y ha sido un espectáculo de adelantamientos, duelos en las chicanes y alardes de velocidad punta del algunos pilotos. El podium lo han completado Kovalainen, que ha hecho una carrera sólida pero poco ambiciosa y Kubica que ha ido de menos a más en una carrera muy inteligente.

Vettel había conseguido la pole bajo la lluvia y así empezaba la carrera. Su compañero de equipo, Bourdais, caló el coche en la salida y no pudo salir 4º, una pena porque podrían haberla liado mucho más de lo que lo han hecho. Dirección de carrera decidió comenzar con salida lanzada bajo safety car… Algo cuestionable (hemos visto condiciones mucho mucho peores) porque ni siquiera llovía, pero seguramente lo agradecieron la mayoría de los pilotos porque levantaban mucha agua en las rectas. Desde luego eso de “esto es F1 en estado puro” justo antes de salir, se lo podían haber ahorrado.

En las primeras vueltas Sebastian Vettel se escapó comprensiblemente, porque era el único que podía ver lo que tenía delante. Consiguió 1 segundo por vuelta sobre Kovalainen hasta la 8º vuelta y a partir se ahí fue añadiendo décimas en lugar de cederlas. El “pelotón” se iba estirando pero con excepciones. Kimi Raikkonen y Lewis Hamilton iban remontando su mala clasificación, y se juntaron al llegar a la altura de Fisichella. Kimi le pasó o sin dificultades, pero Hamilton le pasó como un obús salió con su agresividad habitual a por Raikko. En la vuelta 10 pasa al finlandés sin darle la oportunidad de contestar, y es que Lewis iba como un cohete, pasando las chicanes por encima, sin apenas pisar lo negro y con las 4 ruedas en el aire. Viendo a Hamilton parecía ser el único que arriesgaba… una delicia de conducción en mojado.

Hamilton iba a tal ritmo que fue adelantando sucesivamente a Nick Heidfeld, Timo Glock, Robert Kubica, y Fernando Alonso en una demostración de velocidad punta (Hamilton fue el más rápido hoy a 339 km/h). Entonces llegaron las primeras paradas en boxes, con Sebastian Vettel, Heikki Kovaleinen, Mark Webber, y Felipe Massa, del 1º al 4º, parando y montando ruedas de lluvia aunque éstas empezaban a mostrar degradación por falta de agua.

Hamilton era el espectáculo en la pista y desde su adelantamiento pareció entender dónde estaba su superioridad. Le dio tal pasada a Alonso en la recta, que se dio cuenta que su McLaren tenía algo que no tenían los demás, ¡tenía un misil! Esa misma velocidad la usó para intimidar en la recta a Trulli y Nico Rosberg. Antes he dicho que Vettel nunca vió peligrar su victoria, pero viendo a Hamilton que en esos momentos, no voy a decir que no lo haya pensado porque encima iban pasando las vueltas e iba quedando claro que Lewis iba a una sola parada.

Llegados a la vuelta 26 los pilotos que iban a una parada empiezan a entrar en boxes. Kimi , Hamilton, y Nico Rosberg montan ruedas de lluvia confiando en que la lluvia intermitente conserve la pista mojada, pero los F1 son unas auténticas aspiradoras y la lluvia no llegaba. FA monta entonces intermedios (el primero fue Coulthard) y empezó a rodar en ritmo e carrera (y bajando) rápidamente.

Vettel seguía en cabeza (en realidad sólo abandonó la 1º plaza de la vuelta durante 6 vueltas tras su 1º parada), pasaban los kilómetros y ya iba notando el cansancio. Podíamos ver cómo estiraba las manos en la recta para desagarrotarlas y cómo no podía abrir gas a fondo tras la parabólica, el stress era patente, pero el alemán no aflojaba el ritmo, no daba una leve esperanza a Kovalainen. Hoy era el día en el que Vettel iba a escribir historia en la F1. Para su 2º parada la estrategia era clara, cargar hasta el final y montar los intermedios que ya daban resultado en Alonso, Massa, Timo Glock, Rosberg, Kovalainen y Raikonen.

Hamilton que había parado 9 vueltas antes, no tuvo más remedio que parar a montar los mágicos intermedios. Fue un desastre para su progresión, porque si las condiciones se hubieran mantenido hubiera llegado muy muy lejos, podium más que seguro, pero no siempre es fácil acertar en todo. Pero parecía que hoy Hamilton tenía reglajes para todo. ¿Qué llevaba reglajes de seco? ¡Ja! Un par de retoques al alerón delantero y al momento Hamilton seguía siendo el espectáculo en pista. Rodaba 7º tras Massa pero el misil plateaso remontaba a ritmo de 2 segundos por vuelta como mínimo. Era cuestión de tiempo ver cómo les iba a pasar por encima.

Entonces, Massa que estaba al tanto de cómo venía Lewis, decició pasar arriesgando más de lo normal a Nick Hedfield que rodaba 6º. Massa pasó pero comiéndose la chicane teniendo que devolverle la posición a Nick. Hamilton, que cambiaba 1º y 2º marchas sin apurar revoluciones, contactó con ellos a 10 vueltas para el final, pero entonces, su ritmo infernal paró en seco. ¿Quizás por las miradas hechizantes de Felipe Massa por el retrovisor? Debió ser eso.

Entonces apareció Mark Webber, que pareció heredar el ritmo infernal y se aproximaba al propio Hamilton. Mark no fue capaz de contenerse y cuando alcanzó a Hamilton a falta de 6 vueltas intentó pasarle precipitadamente a final de recta, su ritmo era superior, tenía que haber estado más paciente y no adelantar a las primeras de cambio. Webber se lanzó por el exterior y Lewis solo tuvo que frenar hacia el exterior para dejarle en fuera de juego, aunque para algunos ese movimiento sea algo discutible.

Al final, la gloria fue para Vettel, 2º Heikki, 3º Kubica, 4º Alonso con una gran parte final de la carrera manteniendo a 5º Hedfield, 6º Massa, 7º Hamilton y 8º Webber. “No se que decir” “he perdido el habla”, “1000 gracias, gran trabajo” eran las palabras de Vettel al final de la carrera. ¿Gracias Sebastian? Gracias a ti, que ha estos tíos con los humos por las nubes a veces les hace falta bajar a la tierra.

Hoy hemos disfrutado tanto la carrera que necesitamos muchas vueltas extra:

Extra lap1: Gana Ferrari en Monza, pero no coche, sino motor.

Extra lap2: 1º vez que suena el himno alemán en honor de un piloto tras la victoria de Schumacher en China 2006.

Extra lap3: 1º vez que suena el himno italiano quitando Ferrari en honor a un equipo desde Alemania 1997 (Berger-Benetton)

Extra lap4: vuelta rápida en carrera para Raikkonen en la última vuelta, y ya van 9 de 14.

Extra lap5: con la victoria de Vettel ya todos los equipo han subido al podium, ¿algo inaudito! (por supuesto no contamos con Super-aguri

Artículos relacionados

3 comentarios en “GP Italia 2008, Monza encumbra a Vettel”

  • arpia49

    15 de septiembre de 2008 a las 02:21

    Llevo dos semanas viendo la carrera en un bar, con música y la tele sin sonido. ¡Qué diferencia!

    Me ha parecido increíble la carrera de Raiko, que desde el adelantamiento de Hamilton hasta las últimas vueltas estuvo como dormido. Alguien sabe si tuvo algún problema mecánico.

  • Juan

    15 de septiembre de 2008 a las 21:21

    Puede que llevaba reglajes de seco, que explicaría esa vuelta rápida al final… pero como dices, en muchos momentos pareció dormido

  • luis

    17 de septiembre de 2008 a las 00:57

    holla! delarosa

    yo mirei tu resposta a mi post sobre los flatnose

    gracias por la resposta

    i yo imagino como es dificil manteer um sitio

    ben

    o que me resta es experar por lo articulo

    mas enquanto isso vou leendo os outros que san perfectos!

    ps:mi espanhol es horrible! yo posso escrever en ingles? or portugues?

Deja un comentario