M3 Berlina vs Coupé, ¿hermanos o hermanos gemelos?

Uno no, uno sí. Así fabrica BMW sus M3 4 puertas, cada dos generaciones. En esta cuarta generación volvemos a tener esta versión, muy poco apreciada por los amantes de los M3, y minoritaria en ventas ya que ni siquiera supera a los cabrio.

¿Cómo podemos descubrir si este M3 berlina cumple lo que debe tener un M3? Pues está clarísimo, enfrentarlo directamente a su hermano, el M3 Coupé. Así las muchas o pocas diferencias entre los dos quedarán al descubierto. Bajarse de uno y subirse a otro. Sin tiempo de reacción para poder olvidarse del coupé, tuvimos la oportunidad de repetir la prueba con el berlina, que nos dejó un sabor de boca que no esperábamos.

Vamos a empezar por las diferencias de estética. Al M3 berlina siempre le ha perseguido la estética. No importa la funcionalidad extra, porque en este coche siempre ha primado la línea coupé clásica de la saga, y sí que es cierto que se ve raro, aunque no será  por los esfuerzos de BMW para que no sea así.

Por ejemplo, el gran cambio del 4p para darle la estética correcta ha sido dotarle del frontal del coupé. Este mismo experimento lo realizó Mercedes en su C55 AMG cuando le puso el frontal del CLK para poder meter el motor. Desde luego que es un cambio original, y que da un plus de exclusividad, pero hay que pensar en su funcionalidad. El M3 coupé es 8 cm más largo que un Serie3 4p, por lo que había que hacer algo para que ese V8 respirara cómodamente bajo el capó.

Las aletas delanteras son distintas y las “branquias” laterales tambíen, pero el problema de la estética no viene por ahí. Resulta extraño pero un porcentaje muy elevado de las personas con las que pude compartir la prueba del M3 4p, tenían mala opinión de la parte trasera. Es cierto que la parte baja del para golpes está demasiado elevada, y ni siquiera el símil de difusor es capaz de tapar el escape, que queda fácil a la vista, pero el coche se ve muy gordo y especial.

¿Por qué tantas críticas a los pilotos traseros? Estoy de acuerdo con que los del coupé son más estilizados, pero no hay nada en la trasera del M3 4p que no tenga el resto de la gama y sólo hay que ver el número de ventas que tiene. A favor de la estética del berlina diré que el coche se ve mucho más especial que el coupé si los comparamos con los modelos no M3. De eso no hay ninguna duda. Tuve la oportunidad de aparcar al lado de un 320d 4p y la verdad es que cualquier comparación era odiosa… Cosa que pasa en mucho menor grado en el coupé.

En el interior se respira el mismo ambiente. Al igual que el coupé, las diferencias con sus hermanos de gama no son muchas, y tampoco hay muchos detalles que hagan que se vea realmente deportivo. Unos asientos no demasiado llamativos, unos cuantos logos y una escala de velocímetro y tacómetro específica. Poco más, casi casi puedes dejar a cualquier serie3 como un M3, y eso no es bueno. El berlina sin embargo tiene una posición de conducción algo diferente, vas sentado más alto y la sensación de espacio es menor. “Nuestros” coupé y berlina estaban casi exactamente igual de equipados, e incluso este último tenía algún detalle más, como el asiento con pétalos regulables, que realmente agradecimos por su necesidad en unos asientos que resultaron ser demasiado comodones para el estilo del M3. El peor detalle para el berlina venía sin duda de la posición del reposabrazos central, que puede interferir al engranar 2º si no fuerzas la postura.

El berlina es un poco más corto, pero curiosamente el 4 puertas tiene una vía delantera mayor. El coupe es más ligero pero curiosamente cumple mejor el ideal de reparto de pesos 50/50 de BMW. Ah, y a igualdad de carga de combustible, con techo solar en ambos, la diferencia tan sólo ha sido de 18 Kg, un detalle que le llamará la atención a alguno. Muy curioso, ¿verdad? Es puramente anecdótico porque a los mandos, todo esto es como si no existiera.

Esta es la tabla de pesos que pudimos rellenar tras pesar los dos coches:

Todavía no he hablado nada de las diferencias de comportamiento porque la verdad es que son mínimas. ¿Una décima en aceleración? ¿Otra en el 0-1000m? Tonterías, en aceleración no se siete absolutamente nada, es el mismo coche, misma fuerza de motor, misma sensación mecánica de cambio , de estrés a altas vueltas y de agarre saliendo desde parado. La mayor diferencia se nota en la posición de conducción y del tacto de la suspensión que ya de por sí es mínimo. El berlina es un poco más alto y parece que va ligerísimamente más suave, pero esto no impide ninguna de las habilidades del coupé.

El M3 es un coche al que hay que sacarle partido, y cuanto más lo conduces más te acercas a su punto dulce. Es sin duda un coche al que te tienes que acostumbrar, porque por muy noble que sea, sí que exige una precisión peculiar para armonizar motor, cambio y pedales. Cuando nos subimos al berlina, enseguida nos sentimos como en casa y de primeras, incluso nos sentimos más a gusto que en el coupe y sin miedo aseguramos que nos divertimos más. La verdad es que la unidad con 4 puertas iba finísima, y con las presiones de ruedas un poco más estudiadas, pudimos disfrutar de una especie de 2º parte de la prueba.

Las diferencias son inapreciables y la estabilidad a alta velocidad sigue siendo la misma, espectacular. Las salidas de curvas lentas con gas a fondo siguen dando mucha confianza, aunque se nota que es un coche que depende mucho del estado de los neumáticos traseros de 265mm. Al hacer más kilómetros pudimos tomarle mejor la medida al M Dynamic Drive, que permite un poco más de deslizamiento si usas el pedal del acelerador con movimientos suaves más que bruscos, aunque seguimos pensando que depende demasiado del estado de los neumáticos y agarre del asfalto.

Quien no se quiera comprar un M3 berlina será porque prefiera la estética coupé porque al volante, no sabríamos dar razones suficientes para decantarnos por una decisión u otra. La diferencia de peso y de altura sólo la va a notar quien entre al circuito a limar décimas de segundo. En la calle es misión imposible encontrar estas diferencias.

Todas las fotos en nuestra galería de flickr:

Este artículo forma parte del especial:

Prueba BMW M3, especial 8000vueltas “altas prestaciones”

Extra lap: Otra cosa que tiene en común es que tienen reposabrazos con guantera refrigerada y…. ¡¡un maletero que sirve como horno autoclave!!

No es el sitio más recomendable para transportar, por ejemplo, una tarta. La temperatura a la que se ponen esos tubos de escape y el enorme silencioso trasero que alberga justamente bajo el portaequipajes hace que la temperatura en su interior sea realmente alta…(>30º)

Otros artículos en 8000vueltas:

En memoria de Phil Hill…

GP de Monaco: Lo que no se ve (a menudo)

Artículos relacionados

10 comentarios en “M3 Berlina vs Coupé, ¿hermanos o hermanos gemelos?”

  • mCharly

    17 de noviembre de 2008 a las 03:47

    Y ese RS4 avant?

  • Staff

    delarosa

    17 de noviembre de 2008 a las 09:37

    @mCharly
    Me alegro de que me haga esa pregunta…

  • Nieve

    17 de noviembre de 2008 a las 13:11

    eso, eso… ¿que pasa con la versión “familiar”?, a mi me parece mucho más atractiva (en el serie 3) que la berlina ¿Tanto le pesaría el culo? por que ahi están los señores de Audi con un rs4 que hace 2 generaciones se le subía a las barbas al m3 de la época

  • mCharly

    17 de noviembre de 2008 a las 15:08

    No se va a colar el C63 AMG ranchera? o un ISF en extra-lap?

  • Staff

    delarosa

    17 de noviembre de 2008 a las 16:13

    @Nieve
    Pues no creo que sea un problema de pesos sino de filosofías. De memoria te digo que los pesos de los RS 4 y RS 6 avant y berlina eran más o menos los mismos, por lo que no creo que sea un pero.
    Para mí los RS siempre han sido familiares, y esa era su razón de ser: “Discretos” familiares capaces de surcar las autopistas ajusticiando “deportivos”.
    En último RS 4 se distancia del concepto, no por su carrocería principal (sedán, fabricada en mayor número que el avant por primera vez), sino por su comportamiento dinámico, que permite disfrutar de las curvas mucho más.

    @mCharly
    Pero que os habéis pensado que es esto? Renault ocasión?
    Me temo que pedís demasiado…de cualquier modo un IS-F daría para más de un post, una Extra Lap para semejante máquina sería desperdiciar recursos. Sería bonito disponer de uno, sin duda.

    Saludos

  • PollaGrande

    17 de noviembre de 2008 a las 18:42

    EL BMW M3 E92 ES UN BUEN COCHE,UNA MIERDA DE DEPORTVO,PERO UN BUEN COCHE

  • Ndres

    17 de noviembre de 2008 a las 21:21

    Cada parte es mejor que la anterior, Juan.

    Lo único que no me cuadra es que teniendo acceso a dos unidades del M3, lo suyo es que una de ellas hubiera incorporado el cambio DKG, para hacer una comparativa todavía más amplia, con el 911 PDK que probásteis hace poco y con la automática del C63.

    Aun así, en este caso, yo también me decantaría por el manual, me gusta el tacto de las cajas de BMW cuando apuras un poco (supongo que porque todavía no he probado ninguna de Porsche).

    Un saludo!

  • Prueba BMW M3, especial 8000vueltas “altas prestaciones” - 8000vueltas.com

    17 de noviembre de 2008 a las 23:28

    […] Parte 2: M3 Berlina vs Coupé, ¿hermanos o hermanos gemelos? […]

  • Josep

    18 de noviembre de 2008 a las 21:35

    Me parece muy acertado el nuevo M3 berlina, después del facelift. Por detrás ha pasado de no gustarme demasiado a gustarme mucho. Y eso hace que ahora no sepa cuál me gusta más, si el 2 puertas o la berlina… Ambos deben ser unos cochazos.

  • jmt46

    25 de noviembre de 2008 a las 02:30

    Hablas de la trasera que no entiendes las critica…a parte de las criticas que ha tenido siempre la trasera de este serie 3…. no ponerle unos faros distintos para diferenciarlo como los grises que llevan algunos serie 3 berlina en vez de blancos…
    En cuanto al coche esta muy bien aunque yo prefiero l coupe en su defecto familiar una pena que no lo hagan…

Deja un comentario