Fórmula 1: la magia de las carreras

Hace poco alguien comentó en 8000vueltas, a raíz de un artículo sobre Aston Martin, que se echaban en falta los artículos de opinión que publicábamos en los comienzos del blog. Pues bien, parece que ha sido en el mejor momento. Los equipos del Mundial de F1 se van, a hacer su propia competición. Eso dicen.

Formula One World Championship

Pues no me podría parecer mejor. La F1 necesita un cambio y, ahora sí, de verdad. Muchas veces he escrito en 8000vueltas lo mucho que me aburre la F1 estas últimas temporadas. Alguno me dirá que el campeonato de 2008 se decidió en la última curva y el anterior, en la última carrera. Efectivamente: fueron campeonatos entretenidos (más bien, con un final entretenido debido a ) repletos de carreras tediosas, salvo la última y alguna en la que ha llovido. Por cierto, me pasa sólo a mí o ¿las carreras con lluvia también empiezan a ser más aburridas? Sea como sea, esto necesita un cambio.

La FIA trata de aguantar el tirón dignamente diciendo sentirse “decepcionada pero no sorprendida” por la decisión de los equipos y en un comunicado atacan a buena parte de la parrilla: “[existen] elementos dentro de la FOTA que han buscado este resultado durante el largo periodo de negociaciones y que no han participado en ellas de buena fe”.

Finalizan con la siguiente perla: “no puede permitir que la FOTA dicte las normas de la Fórmula 1”.

Y aquí es donde quiero entrar yo, ¿por qué no?, quiero decir: ¿por qué sólo debe dictar las normas la FIA?

Desde mi ignorante punto de vista, no entiendo muy bien qué es lo que hace la FIA. Comprendo sus atribuciones, pero ¿realmente están haciendo lo que se supone que tenían que hacer? Para mí, el único invento razonable de la FIA en los últimos años ha sido la WTCC y algunas competiciones menores, a pesar del grave riesgo que sufre el WTCC al no disponer de un reglamento elaborado y bien definido que permita correr a los TDI con la misma normativa en más de una carrera. El WRC y la F1 han decaído en interés mientras que, paradójicamente, la FIA se encargaba de popularizarlos, hacerlos llegar a todo el mundo. Pero la sutil y delgada frontera entre vender el producto y prostituir las competiciones ha sido atravesada con devastadores resultados. La gente quiere ver carreras y eso se le ha olvidado a alguien. El show está muy bien para atraer nuevo mercado, pero debe haber algo detrás para que este negocio se sostenga.

Monaco_GP_2007

Resulta irónico que la F1 sea conocida como “El gran circo” y que no provoque suspicacias. Realmente es eso: un circo, al igual que la mayoría de las competiciones actualmente. No quiero dar detalles pero esto lo he vivido desde dentro y puedo decir que lo que he conocido, que a lo largo del tiempo no ha sido poco, es un escaparate donde todo el mundo sonríe y se pone sus mejores galas para la mañana del domingo (y algún sábado por la tarde), pero la realidad es otra. Por muchas azafatas que ponga la FIA, que se agradece (quizá sea lo mejor de la F1), si después no puedes ver una buena carrera, ¿de qué vale?

2e6ad9chicas-f1-02g

Puro deporte

Volvamos al germen de todo esto: el dinero; el punto de discusión no podía ser otro. Los equipos no aceptan el tope presupuestario, pues me parece bien. ¿Quién inventó la F1 con presupuestos astronómicos? ¿Fueron los equipos? ¡No!, fue el mismo cortijo que ahora ve cómo se desmorona su competición (por decir algo, quizá mañana se hayan reconciliado, hay demasiada pasta de por medio). En las competiciones de coches, originalmente, participaban equipos de carreras. Ahora participan marcas de coches, sponsors, managers, intermediarios, VIPs y no sé cuánta gente más. Ah!, y sigue habiendo algunos mecánicos. Cada vez es más complicado para todos seguir corriendo y los propios equipos ya se cuidarán de ahorrar por donde puedan, pero no en desarrollos.

No se puede limitar el desarrollo en un F1. Para hacer una competición de pilotos, ya están todas las demás competiciones de monoplazas donde se parte de la igualdad mecánica; la F1 es una competición de coches. Demasiado protagonismo tienen ya lo pilotos, injustificado según mi irrelevante opinión.

Que quede claro de una vez: las diferencias las marcan los ingenieros, o no ingenieros, que desarrollan los coches. El piloto te puede transmitir con mayor o menor fidelidad lo que ocurre al volante, pero difícilmente pasará de ahí. No podemos obviar los grandísimos pilotos que hay y ha habido, pues a fin de cuentas son los que se suben a los coches y los hacen correr. Pero las diferencias las marcan otros y, si no, mírese quién lidera la tabla este año. Las diferencias las marcan el doble difusor de Brawn, la suspensión trasera pull-rod de Red Bull, la fiabilidad sin precedentes del Ferrari F2004, la amortiguación pilotada de Williams, la puesta a punto del McLaren MP4/4, el primer motor Turbo en ganar una carrera de Renault, el efecto suelo de Chapman, los alerones, el motor central… dejémonos de tonterías y a correr. Yo quiero que vuelva la locura de antes, la magia de las carreras!! Si tiene que ser en una competición que no se llame Fórmula 1 y que no la maneje la FIA, que así sea.

Formula One World Championship

Fotos de Forocompetición.

PD: No he visto la carrera, pero me alegro de que Vettel le de algo de vida a otro campeonato sin grandes emociones.

Artículos relacionados

11 comentarios en “Fórmula 1: la magia de las carreras”

  • arpia49

    22 de junio de 2009 a las 04:47

    Está claro que lo que se busca es rentabilidad económica y eso puede significar un auge tremendo de seguidores con una bajada del entretenimiento (del bueno, del de las carreras, no del circo) y que la situación se mantenga sostenible. ¿Cuántos años lleva la gente viendo partidos de fútbol aburridísimos? Muchos.

    Por una parte me podría parecer bien que se limitaran los presupuestos (por ser un momento de crisis económica y todas esas cosas que habrá quien piense que nada tiene que ver con la F1) pero por otro lado… estamos en una economía de mercado y se supone que ella solita (¡magia!) debería auto-regularse. Si hay poca pasta, ya se buscarán las castañas los equipos.

    Esto sigue siendo (quizá no para Telecinco y laSexta) una competición de equipos, si te fijas los Brawn suelen hacer resultados parecidos, los RBR también, quizá el resto de equipos tengan mayor diferencias entre pilotos. No creo que ninguno de los cambios de la FIA haga que el factor determinante deje de ser las innovaciones, aunque sean menos.

    Lo que está claro es que la F1 no es un deporte ni un ejemplo de justicia y si los que compiten quieren montar otro chiringuito, pues ya veremos si nos gusta. ¿Por qué me iba a importar lo que piense la FIA al respecto?

  • bery

    22 de junio de 2009 a las 15:51

    Estoy de acuerdo conque la F1 necesita un cambio ya!! y que lo mejor del fin de semana son las pit babes!!xD.

    Si finalmente se organiza el campeonato paralelo, no tengo tan claro que sea muy diferente a la F1 actual. Basicamente se partira del monoplaza de este año y se permitiran mas desarrollos en ciertas areas capadas recientemente, eliminando algunos elementos comunes como pueden ser las centralitas… pero poca cosa mas, ya que no hay tiempo!! Ademas, me hace gracia que muchos creen que volveran los V12, efecto suelo, turbos… eso ya es historia!! Estando como esta el percal, la F1 tambien es un “reflejo” de lo que vemos por la calle (salvando las distancias), y hoy en dia el “cuidado” del medio ambiente es algo fundamental. ¿¿De que sirve tener esos monstruos si no se van a reflejar en coches de calle?? Ya se ve, Ferrari patentando sistemas hibridos o turbos(no lo recuerdo). Si mantienen los V8 e incluyendo turbo, ya nos podemos dar con un canto en los dientes. A ver que sale de todo esto…

    Un saludo

  • jarnu

    22 de junio de 2009 a las 16:39

    Difícil situación. Opinaré y perdón por la extensión porque me toca la fibra sensible.

    Creo que no se sabe bien qué hacer para lograr un dificilísimo equilibrio. Y que lo buscan sinceramente, pero que disimulan su incompetencia real con salidas de tono que despisten. Espectáculo sí, emoción también, ¿pero cómo?

    Tal vez sea imposible casar igualdad mecánica -de partida, por normas- y a la vez impedir la homogeneidad de diseño, algo tristísimo -copiar, plagiar, espiar, robar…, y esconder tras un muro de “mecánicos” el diseño de un difusor-. Los coches son delicadísimos hasta la fragilidad. Las condiciones cambiantes les hacen caer en rendimiento hasta hacerlos peligrosos y algo patéticos. Se rompen al mínimo contacto y ya no pueden correr; o si llueve, hace viento, sol o sombra, los errores y roturas por salidas o calentamientos son la constante.

    Para que la nueva F1 sea divertida y emocionante debería permitir al piloto tomar ciertos riesgos que ahora no toma porque se queda fuera seguro. Creo que esos coches necesitan un rediseño profundo para lograr una cierta inmunidad a los cambios externos, no puede ser que la lluvia estropee tantas carreras con safety-car desde la salida. ¿Es que los pilotos sólo saben llevar el pie a fondo? ¿No regulan? ¿No se quitó el control de tracción para demostrar eso? ¿Es que las curvas son una cuestión de aerodinámica para ir apoyado por el sitio y a tope en la marcha que toque y ya está? ¿Es que Mansell creó escuela? ¿Tendrá razón Niki Lauda ;-P?

    La seguridad debe primar, eso no se discute, pero tantos trozos volando cada vez que se miran dos pilotos de cerca dentro de sus coches y que éstos ya no valgan para nada… O que se rompa una suspensión porque hacen una breve salida de pista con excursión por la yerba… Más robustez daría oportunidad de tomar otros riesgos. Si esos coches salen con menos aceleración, velocidad de paso por curva, tracción o estabilidad, qué demonios importará si permite que el piloto se mida, sea sincero con él mismo y decida hasta dónde está dispuesto a llegar. Y veremos a los valientes, que la cosa de correr guardaba una épica por algo -y no hablo de matarse que eso no quiero ni verlo-.

  • Juan Lasheras

    22 de junio de 2009 a las 20:05

    Que grandes reflexiones y comentarios, que nivel de calidad entre nuestros lectores, esto hace sentirse orgulloso. Hablando de coches y pilotos me viene a la cabeza la frase de Jeremy Burgess, ingeniero de jefe de Wayne -Cocodrilo- Gardner, Mick Doohan y Valentino Rossi:

    – Para mi los pilotos son como bombillas, brillan y brillan, y cuando se funden pongo otra – Refiriendose obviamente al declive profesional de pilotos y a su inestimable labor como ingeniero desarrollador para Honda y Yamaha. Si estás en la F1 como piloto es porque has demostrado – en la mayoría de los casos – que eres mejor que cualquier otro, es la hora de los ingenieros, del desarrollo y de los coches épicos (que no peligrosos como ya se ha comentado).

    salu2

  • topspeed.es

    23 de junio de 2009 a las 16:12

    Sin palabras la verdad que un lujo cada una de estas fotos, un gran regalo poder ver estas imagenes y pasear un rato por cada circuito, saludos

  • Autor Staff

    delarosa

    24 de junio de 2009 a las 17:01

    Al final, lo de siempre: Todos amigos.
    Mucho pastel a repartir y siempre se llega a un acuerdo. Lástima, esta vez el farol parecía en serio.

  • bery

    24 de junio de 2009 a las 17:50

    Pfff, menuda estafa!! Pues a ver si al menos implantan algunas ideas (esta vez consensuadas con la FOTA) para fomentar adelantamientos (que no sean en boxes ni en los despachos), que unido al maltrato de la Sexta, aunque no quieras, pierdes el interes a marchas forzadas.

    PD: me voy a morder la lengua y a cortar los dedos índeces, que sino me lio y os pongo la Biblia en verso.

    Un saludo.

  • drunken_clam

    26 de junio de 2009 a las 04:31

    Alguien comentaba 8-), sí. Se agradece la vuelta a las andadas.

    Realmente y pensándolo frío, el problema de la F1 es ése mismo, que no es una competición, es un circo. Es a las carreras de automovilismo lo que el palco de Florentino Pérez al fútbol. Es un espectáculo donde congregar a los adinerados que paguen 300 y 500€ por las entradas para sentarse en los palcos de la recta de meta, comprar merchandising a precios desorbitados y relamerse entre ellos en fiestas privadas, pases vip, paddock (donde por supuesto no van a ver la ingeniería de la construcción o puesta a punto de los monoplazas, sino a sentirse especiales por ver lo que nadie más ve), etc., mientras aprovechan la reunión para fines comerciales (he ahí la similitud con el palco del Bernabeu en los tiempos de los galácticos).

    Ése es el caso, es una competición para los que quieren sentarse a la sombra durante 2 horas en la recta principal en un asiento cómodo con baños y kioskos en el edificio delante de la pantalla gigante para ver todo lo que ocurra en la carrera con detalle (pero no en vivo, tampoco interesa tanto) y maravillarse de oir y ver pasar los F1 a cerca de 300 kmh. Y eso, de aficionado poco tiene.

    Así que claro, la emoción, ingenios y avances técnicos, adelantamientos imposibles, luchas continuadas y agresivas de verdad (nada de voy detrás tuya durante 3 vueltas, te adelanto y ya hasta luego, desde hace cuánto no se han visto una lucha contínua de varios adelantamientos en un par de vueltas a lo MotoGP) no conviene, es un espectáculo burdo, sin sentido, soez y violento. ¿Alguno os imagináis a Hamilton haciéndole a Rosberg lo que Alonso a Coulthard en su primera o segunda temporada en Renault? Diablos, ¿cuánta gente siquiera de tanto “fan” de la F1 sabe de qué estoy hablando? Y mira que es Alonso, llega a ser otro piloto no protagonista de la “Alonsolobatomanía”…

    Yo no creo, como De la Rosa y Frank Williams que los pilotos sólo sirvan para correr los coches ganadores y vencer con ellos sin aportar nada más, creo que tan importante es un piloto como una suspensión, aerodinámica o motor fiable, porque el mejor F1 de todos puede ir tan rápido con un pésimo piloto que no sepa atacar esas curvas con esa agilidad, reflejos y concentración o diréctamente se dedique a estrellarlo o perder su posición ante el mínimo acoso, como un genial piloto que sepa sacar de su monoplaza mucho más de lo que cualquiera podría, sin perder la concentración durante toda la carrera, con un ritmo de carrera constante y altísimo, impasible ante acosos y sabiendo cerrar constantemente las puertas. Pero lo que sí creemos todos es que la F1 debería ser el máximo exponente de la ingeniería de competición automovilística, que las restricciones se deben fundamentar casi exclusivamente en la seguridad de los pilotos (el Grupo B falleció cuando los coches/prototipos superaron no la habilidad de los pilotos, sino cuando superaron las medidas de seguridad de la época en cuanto a trazado, orgainzación de público y “controles técnicos” de la organización, o el rumoreado NOx en las jaulas antivuelco), aunque eso suponga presupuestos elevadísimos.

    Ya se encargará el propio mercado de regular esos presupuestos. Si una escudería X con un gran constructor detrás decide un presupuesto para la temporada de 4 veces lo normal, quedar 2º a nivel de publicidad no es para nada malo, y el año que viene verás como esa escudería no va a poder soportar repetir un presupuesto tan exagerado. ¿Que no tantas escuderías pueden aguantar tal “trote”? Personalmente creo que 22 escuderías sólo aportan dinero de más publicistas, televisiones y aficiones de países interesadas que realmente espectáculo a la F1, la mitad sobran, no pelean ni en la pista ni en los puntos ni aportan nada.

    Pero claro, volvemos a lo mismo. No es igual una competición orientada a quien quiere ver los pilotos al máximo de verdad, con soluciones mecánicas innovando cada año a niveles impensables un par de años atrás y sentir que es la máxima expresión de lo que el ser humano puede sacar de 4 ruedas y un motor de combustión en un chasis monoplaza que resista cualquier colisión (¿hace falta más normativa que esto?), que una enfocada a que la hija del adinerado de turno pase un fin de semana en un ambiente vip viendo pasar los F1 con su amigo el joven de familia adinerada en algo tan a la moda relacionado con esos coches tan exclusivos que les gusta comprar aunque no los comprendan.

    Es un circo, en el que había dinero posible, y se ha hecho todo lo posible para sacar el máximo, sin pensar en cómo regir bien la competición para que continuara como venía haciendo ni pensar en el futuro de la misma.

    ¿Le importa a alguien explicarme la emoción de adelantar en una frenada a final de recta (siempre que no sea como lo de Massa en Montreal la temporada pasada), qué se le pasó a Tilke por la cabeza cuando dibujó el primer sector del circuito de Pekín, por qué Magny Cours con su trazado técnico y rebuscado no está en el calendario, qué sentido tienen los trazados feos, anodinos, sin ambiente ni paisaje ni puntos de adelantamiento de Singapur y Valencia, o cuándo veremos en nuevos circuitos una curva o sucesión (ya sería demasiado) singular o que llamen mínimamente la atención, a lo parabólica de Hockenheim, 8-9-10 de Instambul Park, Bus-stop de Spa, etc?

  • drunken_clam

    26 de junio de 2009 a las 04:32

    En mi defensa diré que en el cuadro de comentarios parecía más corto. Nada más que alegar, señoría.

  • drunken_clam

    26 de junio de 2009 a las 04:42

    Un último apunte, que me quedó en el aire y es importante, y es que la F1 para mí dejó de tener mucho más sentido que el de animar a Alonso cuando un cualquiera por la calle te hablaba de que si ganó por ir más descargado y poder sacar tiempo antes de entrar la 2ª vez, que si el morro de orca de BMW tal, que si Raikonnen no supo conservar los neumáticos bien, etc, gente que se equivocaría al responder a qué velocidad un F1 no puede mantener la trayectoria al tomar la 3ª curva de Montmeló, si 130 o 180 km/h. Gente que sólo busca respuestas fáciles y rápidas de los comentaristas de la tele para poder repetir en la calle y creérse que saben algo de la F1, público fácil, barato y rentable conseguido con márketing y publicidad.

  • Definido el calendario de la Fórmula 1 para la temporada 2010 : Coches y Motor

    31 de agosto de 2009 a las 14:01

    […] Imagen: 8000vueltas.com […]

Deja un comentario