Fiat Coupé, el último intento

Fiat, el fabricante de coupés tan justamente añorados como los 850, 124 o 128 -coupés que en España había fabricado SEAT-, llevaba desde 1979 sin ofrecer ninguno.
La firma remediaría esta deficiencia presentando en noviembre de 1993 el Fiat Coupé, cuyo diseño estaba firmado por el Centro de Estilo Fiat y por Pininfarina, empresa que se ocuparía de su fabricación. Se inició su diseño con una primera propuesta de marzo de 1990, en la cual intervino el discutido Chris Bangle, el que le puso cejas al BMW 7 y ojos de Bambi al serio serie 5.

coupe_MGzoom

La acertada y peculiar estética del Fiat Coupé, no carente de una evidente agresividad, le confería una personalidad muy notable, acentuada por el acierto de ofrecer el cuadro de mandos en chapa del mismo color que la carrocería o un prominente tapón de gasolina de lo más racing, detalles que Bangle destacaba añadiendo que había diseñado cada línea de su exterior con toda su creatividad y sin mediatizaciones, con la voluntad de unir el mundo del mítico Ford GT 40 y las carrocerías italianas de los 70 y los 80, así como las de dos prototipos, el Chevrolet Ramarro de Bertone de 1984 y el Lamborghini Athon, sin olvidar un homenaje a un automóvil de culto como el Porsche 911, homenaje concretizado en su trasera redondeada. Añadía Bangle que la asociación estética del Coupé y el cuerpo femenino era un hecho y que, concretamente, y en palabras textuales de quien diseñó su carrocería, “el volumen tipo doble seno de las luces anteriores era un hurto directo del mejor trabajo de Dios”.

Coupe-2.0-20v-1

El Fiat Coupé, presentado por su fabricante como exponente de “vanguardia y de tradición” en sus catálogos de presentación -siempre ilustrados por ejemplares amarillos o rojos- y anunciado como “la máquina”, disponía de alicientes ciertos. Se le podía calificar de deportivo por el placer de conducción que proporcionaba y por su potente apariencia. Se podía igualmente decir de él que era habitable, por sus cuatro plazas con suficiente maletero (295 litros), siendo además seguro gracias a las ayudas a la conducción disponibles, e incluso confortable, aunque su suspensión no era demasiado conciliadora. Su base era la plataforma Tipo 2, la misma sobre la que se construyeron los Fiat Tipo, Tempra, Bravo y Brava y Marea, junto con los Lancia Dedra y Delta, así como los Alfa Romeo 155, Spider, GTV, 145 y 146.

El Coupé fue presentado oficialmente en el Salón de Bruselas de enero de 1994 y allí le acompañaba la novedad que fue el Rover 111 cabriolet y la primicia europea del Honda Accord Coupé, así como el Renault Laguna en su primer salón.
El Fiat Coupé era ofrecido inicialmente en dos motorizaciones (2.0-16v de 142 cv y 2.0-16 v T de 195 cv, procedentes del Fiat Tipo 16 v y del Lancia Delta Integrale) y también en dos acabados (normal y Plus).
Su venta comenzó en Italia en diciembre de 1993 y a nuestro mercado llegó en mayo de 1994, encontrando entonces en nuestro país una abundante competencia en precio y prestaciones, competencia entre la que se podían destacar los siguientes cupés: Audi Coupé 2.0, BMW coupé 318 y 320, Ford Probe, Honda Accord Coupé, Nissan 200 SX, Opel Calibra, Rover 220 T, Toyota Celica, Volkswagen Corrado y Volvo 480.

fiat_coupe_2
El 20 de mayo de 1994 comenzaron las ventas del Coupé de Fiat en España.
Se ofrecía en tres versiones de 4 cilindros y 1995 cc, llamadas aquí: Coupé 16 v de 142 cv din, Coupé 16 v Turbo de 195 cv din y Coupé 16 v Turbo Plus.

  • El Coupé 16 v de 142 cv alcanzaba los 208 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en 9.2 segundos, siendo su precio de 3.555.000 pts.
  • El Coupé Turbo de 195 cv alcanzaba los 225 km/h y hacía en 7,5 segundos los 100 km/h desde parado, costando 4.015.000 pts.
  • El Coupé Turbo Plus venía simplemente con tapicería de cuero y su precio era de 4.265.000 pts.

El Fiat Coupé se inscribía dentro de la gama Fiat para 1994, la cual empezaba en el Cinquecento, seguía con el Panda y las últimas unidades del Uno, todos ellos por debajo de los recientes Punto, seguidos de los Tempra y Tipo y coronados por los Croma, cuya versión TD ID ofrecía desde 1988 el primer motor TDI comercializado.
En el mercado de aquellos días de 1994, la oferta de cupés no era irrelevante. Esta oferta, que abarcaba 77 opciones, comenzaba en el Hyundai S Coupé 1.5 LS de 92 cv, que costaba 1.974.200 pesetas, y terminaba en el Bentley Continental R de 320 cv, valorado en 33.916.672 pesetas.
Concretamente, en la zona de precio del coupé 16 v -200 mil pesetas arriba o abajo-, figuraban desde el pacífico Chrysler Le Baron 3.0 LX Coupé al Volvo 480 Turbo, pasando por los Nissan 100 NX 2.0 i 16 v, Honda Accord Coupé LS 2.0 I 16 v, Volvo 480 S, BMW 316 i coupé, Mitsubishi Eclipse GS 16v y Opel Calibra 2.0i.
En la franja de precio del Coupé 16 v Turbo, los competidores serían el Audi Coupé 2.0, el Mazda MX 3 1.8 V 6 24 v, el Honda Prelude 2.0 i 16 v, el Opel Calibra V 6 2.5 24 v, el Ford Probe 2.5 i V 6 24 v, el BMW 318 is Coupé, el Volkswagen Corrado 16 v, el Rover 220 coupé turbo y el Pontiac Firebird.

20V-coupe
Más datos que objetivan lo que era el mercado español de los cupés en los primeros meses de venta de los Fiat Coupé, los proporciona la enumeración de los coupés que se habían vendido desde enero a julio de 1994:

  • 1.563 BMW 3
  • 958 Rover 20
  • 821 Hyundai S
  • 599 Opel Calibra
  • 538 Ford Probe
  • 514 Audi Coupé
  • 361 Honda Civic Coupé
  • 159 Nissan 100 NX
  • 152 Toyota Celica
  • 150 Fiat Coupé

En octubre de 1996 el Coupé (esta vez presentado en catálogos ilustrados con Coupés azules o blancos) recibió muy leves cambios en su frontal y en su cuadro de mandos y, sobre todo, vio modificadas sus motorizaciones.
Se ofrecía ahora con un nuevo 4 cilindros, el 1.8-16v de 130 cv del Fiat Barchetta, que alcanzaba los 205 km/h y se ponía de 0 a 100 km/h en 9,2 segundos. Se ofrecía también con un 5 cilindros en línea, procedente del Lancia Kappa y del Bravo HGT, el 2.0-20v de 147 cv, que alcanzaba los 212 km/h y llegaba de 0 a 100 Km/h en 8,9 segundos, o bien se le ofertaba con este mismo motor en versión Turbo, como 2.0-20 v Turbo dando 220 cv, lo que entonces le convertía en el Fiat de serie más rápido y potente de la historia, capaz de alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima y de hacer en 6,7 segundos el 0 a 100 km/h.
La nueva gama llegó a nuestro país en noviembre de 1996 y su precio empezaba en 3.633.000 pts en el caso del 1.8 de 130 cv, seguía con el 2.0 i 20 v de 147 cv (sólo en venta hasta noviembre de 1998), cuyo precio era de 4.396.000 pesetas, llegando a costar 4.968.000 pts si se trataba del 2.0 i 20 v Turbo de 220 cv.

fiat-coupe-01
Los Fiat Coupé, en versión 1.8 i y 2.0 i 20 v Turbo, estuvieron a la venta hasta el año 2001, fabricándose 72.762 unidades.
En su edición inicial de 1994 el Coupé disponía de ABS, aire acondicionado, airbag para el conductor y servodirección. El Turbo añadía de serie Viscodrive y llantas de 16 pulgadas. Eran opcionales el techo abrible eléctrico (100.000 pts), la preinstalación para radio con antena y 6 altavoces, que valía 15.000 pesetas, facturándose en 50.000 tanto el airbag del pasajero como el antirrobo y siendo 90.000 pts el precio de la radio y 35.000 el de la pinturas metalizada.
En su última edición, a partir de octubre de 1996, todos los Coupé ofrecían en nuestro mercado dirección asistida, sistema de prevención de incendios y climatizador con filtro antipolen. El ABS era opcional sólo en el 1.8 de 130 cv (186.000 pts). Eran opciones en toda la gama la pintura metalizada (37.000), el techo abrible electrónico, la alarma, el radiocassete con CD (118.000 pts) y el airbag del pasajero (52.000 pts). El 2.0-20 v T ofrecía además Viscodrive, llantas de 16, tapicería de cuero y pintura metalizada sin coste adicional.
Aparte de su carismática y bella presencia, de su “elegancia agresiva”, como pregonaba su publicidad, el Fiat Coupé, de solo 4,25 m de largo, estaba disponible en tres colores, de los que destacaba el rojo y el amarillo, y otros tres metalizados.
En su segunda versión de 1996 eran ocho los colores, algunos tan expresivos como el amarillo ginestra, el azul eléctrico y el gris moon, colores que ilustraban los coupés de los catálogos. El 1.8 podía ver realzada su presencia con opciones posibles como el limpialuneta trasero (10.000 pts), las llantas de aleación ligera con neumáticos sobredimensionados de 205 (70.000 pts), lavafaros (24.000 pts) o pintura metalizada (37.000 pts).

fiat-coupe-2.0-20v-1

La principal virtud del Fiat Coupé era su singular estética que le hacía destacar muy favorablemente entre el tráfico, donde lucía una presencia agresiva y grata sin parangón posible con sus competidores, que carecían de su enorme y sonora personalidad. Su habitabilidad para cuatro pasajeros -siempre que los del asiento trasero no rebasaran el 1,75 m.de altura- y la brillantez general de sus mecánicas, especialmente en el caso del 2.0-20v T de sonoridad muy deportiva, también eran virtudes. Su estabilidad, su comportamiento deportivo, su dirección precisa y la frenada resistente eran cualidades a destacar, así como su equipo de serie.
No obstante, las recuperaciones del 1.8 y su motor ruidoso dejaban que desear, al igual que el radio de giro de los 5 cilindros, su posición de conducción imponiendo brazos extendidos, la escasa sujeción de los asientos, el alto consumo de las versiones turbo, algún defecto de motricidad en las versiones más potentes, su escasa visibilidad trasera, la dureza de su suspensión o la rueda de repuesto de emergencia.

fiat-coupe-2.0-20v-7

Más en concreto, se expresan a continuación las opiniones de la prensa especializada sobre los Fiat Coupé.
Por ejemplo, L’Autojournal probaba un Coupé 2.0-16 v de 1994, cuya llegada al mercado celebraba alegrándose de que Fiat volviera a ofrecer un coupé después de haber cesado el último suyo, el 128, que en España conocimos hasta 1979. Destacaba por encima de todo su línea original, detonante y atrevida, que con su silueta en Z les sugería más Zagato que Pininfarina y en la que saludaban su satisfactoria habitabilidad, la acertada mezcla de antiguo y de moderno, así como su agradable ambiente deportivo, acentuado por el acierto de su cuadro de mandos en el color de la carrocería y por su ruido evocador de prestaciones (206 km/h de velocidad máxima y los 400 m desde parado en 16,9 segundos haciendo el km en 31 segundos), quejándose de su amortiguación, de su acabado y de su escaso radio de giro.
La versión más poderosa del Coupé, el 2.0-16 v Turbo de 1994, merecía la atención de Le Moniteur Automobile, donde lo habían definido en su presentación como “un coupé que sonríe”, siguiendo con frases como “vuelta a la tradición” y “confort y deportividad”. Comenzaban la prueba del Turbo 16 v señalando que el Coupé Fiat no era un simple bricolaje procedente de recurrir al banco de órganos de la casa, sino una verdadera y muy original novedad en la línea de ancestros tan distinguidos como el 509 de 1922, el 1100 ES de 1949 o los Fiat Dino de 1967. Comenzaban sus impresiones afirmando que el Coupé era un coche concienzudamente concebido que procuraba un placer verdadero para cuatro personas, rivalizando con coetáneos como el Volkswagen Corrado V 6, el Honda Prelude 2.2 i Vtec, el Rover Coupé 220 Turbo o el Opel Calibra Turbo 4×4. Sus virtudes se concretaban en su comportamiento, en su dirección precisa, en sus frenos duros y poderosos, en la potencia y nervio de su motor (226 km/h de velocidad máxima y los 400 m desde parado en 15,4 segundos, que eran 28 para recorrer el km), siguiendo con un confort de conducción y de utilización destacable, un estilo original y su favorable relación precio-prestaciones. El consumo en uso deportivo (18,4 litros cada 100 km), su autonomía limitada (menos de 500 km) o la pereza del motor a bajo régimen no eran ideales, ni el sostenimiento de sus asientos o la escasa modularidad de su maletero de 295 litros donde iba una rueda de repuesto temporal, ni tampoco sus ruidos aerodinámicos y de rodamiento.

engines1e
En esa misma revista Paul Frère opinaba sobre el Fiat Coupé 2.0-16 v Turbo y lo primero que escribía era para atribuir el mérito de la existencia del Coupé a un gran aficionado al automóvil, a Paolo Cantarella, el director general de Fiat. Seguía alabando las libertades que Fiat se había tomado adaptando el chasis del Tipo a las exigencias derivadas de un deportivo, consiguiendo un tracción delantera sin subviraje excesivo y dotado de excelente motricidad gracias al Viscodrive, constituyendo un deportivo que agradecería más que los 195 cv que ofrecía su motor, procedente del Lancia Delta 2.0 HF.
Motor 16 probaba también el Fiat Coupé 2.0-16 v Turbo Plus -dotado de tapicería de cuero-, etiquetando como virtudes su carrocería exclusiva, su motor brillante y su habitabilidad, aunque no así sus consumos elevados(17,9 litros cada 100 km en conducción rápida y 10,1 a 120 km/h), sus recuperaciones o sus asientos con escasa sujeción lateral.
De nuevo se refería Motor 16 al Fiat Coupé en su edición de 1997, que sólo se distinguía en los anagramas que especificaban la versión en el montante central de las puertas, en sus nuevas llantas con pinzas Brembo, en la tercera luz de freno incorporada o en el reloj interior ahora analógico.
Motor 16 definía al Coupé 1.8 i como dotado de una elevada estabilidad y de un cambio muy manejable, ofreciendo un excelente tacto de conducción, pero sufriendo un motor ruidoso de recuperaciones lentas y la consabida terminación a la italiana. Las prestaciones medidas eran de 204,2 km/h de velocidad máxima y 17,2 y 31,6 segundos para acelerar desde cero hasta los 400 m y hasta el km, con un consumo de 8,3 litros cada 100 km a 120 km/h.

1993-fiat-coupe-turbo1
El 2.0 i 20 v -que desaparecería de la oferta española desde noviembre de 1999- se describía como deportivo en su comportamiento, agradable en su conducción y con un cambio muy grato. En cambio, su precio se tildaba de elevado y se lamentaba su rueda de repuesto de emergencia, lo mismo que sus asientos de escasa sujeción. Las prestaciones medidas eran de 209,7 km/h de velocidad máxima y 16,3 y 30 segundos para recorrer desde cero 400 m o el km, con un consumo a 120 km/h de 9,2 litros cada 100 km.
Al alto de gama, el 2.0- 20 v Turbo se le reconocían unas prestaciones excepcionales (247,4 km/h de velocidad máxima y 14,6 y 26,3 segundos para hacer los 400 m y el km desde parado), una frenada impresionante y un comportamiento deportivo, pero se criticaba su escaso radio de giro de 11,9 m así como sus consumos altos (9,6 a litros cada 100 km 120 km/h y 17,8 en plan deportivo), no faltando la queja recurrente referida a sus asientos.

En general, los Coupés de la segunda generación estaban mejor construidos y su fiabilidad era superior a la de los primeros Coupés del 94 al 97.
Su pintura exterior y su chapa no eran problema; sí lo eran las juntas de estanqueidad mal fijadas en maletero y puertas, las cuales tendían a desencajarse. En algunos modelos del 95 y 96 entraba agua en sus ópticas delanteras.
Sus motores de 2.0 acusaban tirones, desarreglos de la inyección y algunos problemas eléctricos y de cableado; el motor de 5 cilindros tampoco estaba exento de tirones. En conjunto, los 4 cilindros, y más los turbo, eran más delicados que los 5 cilindros, con problemas de refrigeración, encendido, conexiones y cableado, exigiendo especial cuidado en la vigilancia de la correa de distribución. Los 5 cilindros tenían algún problema de gestión electrónica y los 1.8 presentaban su punto débil en el variador de fase a partir de los 50.000 km.
En los primeros Coupés se registraron defectos del antirrobo, que llegaban a impedir el arranque y, por otra parte, la marcha atrás pasaba a veces difícilmente.

fiat_coupe
En su interior la presentación era original, los materiales más que aceptables y la calidad de construcción más que pasable, aunque los ajustes del cuadro no eran óptimos. Había disfuncionamientos en ciertos instrumentos de control en el cuadro de mandos y en el reglaje de la climatización, cuyo compresor era ruidoso.
Por otra parte, los asientos tenían excesivo juego en su respaldo y el retrovisor interior y algunas guarniciones vibraban a partir de los 50.000 km.

Las características del Fiat Coupé de 1994 son éstas:

  • Motor delantero transversal de 4 cilindros, inyección Multipoint y1995 cc dando 142 cv din a 6000 rpm o 195 cv din con turbo
  • Caja de velocidades de 5 marchas
  • Dirección de cremallera asistida
  • Frenos de 4 discos, ventilados los delanteros, con servofreno y ABS
  • Suspensión de 4 ruedas independientes, MacPherson delantera
  • Dimensiones: 4,250 m de largo; 1,766 de ancho y 1,340 de alto.
  • Peso en vacío de 1.250 kg el 16 v y 1.320 el 16 v Turbo.
  • Neumáticos de 205/55 ZR 15 en el 16 v y de 205/ 50 ZR 16 en el 16 v Turbo
  • El 1. 8 16 v llevaba un 4 cilindros en línea de 1747 cc que daba 130 cv a 6300 rpm y el 2.0 20 v y 2.0 20 v Turbo usaban el 5 cilindros de 1998 cc que daba 147 cv din a 6100 rpm o 220 cv din a 5750 rpm, con o sin turbo.

En resumen, una estética tan conseguida hace recomendable cualquier versión, sin olvidar que los Coupé de la segunda serie son más logrados en general.
Dicho esto, hay que advertir que al 1.8 le falta potencia, así como al 2.0 de la primera serie. En la segunda serie, el 2.0-20v es un motor francamente agradable y el 2.0-20 v con turbo es un cohete, lo que les hace a ambos los Coupés más recomendables. No es tan potente el 2.0-16 v T de la primera serie y, además, es más delicado.

fiat_coupe_2_0_20v_turbo_large_6119

 Escrito por Ramón Roca, patrono de la Fundación RACE.

Bibliografía

  • Las palabras de Bangle proceden del nº 306 de Ruoteclassiche.
  • El primer salón del Fiat Coupé, el de Bruselas de enero de 1994, se relata en el nº 1047 de Le Moniteur Automobile.
  • Los datos del mercado español de 1994 y de ventas de cupés están tomados del nº 334 de Coche Actual
  • La prueba del Fiat Coupé 2.0-16 v de 1994 está en L´Auto Journal nº 6 de 1994
  • La prueba del Fiat Coupé 2.0-16 v Turbo de 1994 procede de Le Moniteur Automobile nº1049, revista que lo presenta por vez primera en su nº 1044, y de Motor 16 en su nº 556, revista de donde se tomaron los precios de los extras en 1994
  • La prueba de la gama para 1997 está en Motor 16 nº 694
  • Los nos 528, 554 de Motor 16 ilustran sobre su comercialización en nuestro país, así como los nos 635 y 679 de la misma revista y también Les Belles Italiennes.
  • Las características generales de los Fiat Coupé proceden de sus catálogos.

Artículos relacionados

20 comentarios en “Fiat Coupé, el último intento”

  • Eduardo

    25 de agosto de 2014 a las 12:47

    Me encanta tu blog; lo leo siempre a través de Feedly y nunca te lo agradezco. Sigue así!

  • D. Torregrosa

    25 de agosto de 2014 a las 16:08

    Gran máquina, pero sobre todo bonito como él sólo. Me enamoré de él cuando era un chaval y lo tenia olvidado, encontrarme con este reportaje ha sido muy agradable. ¿Para cuando, por favor lo pido, un test racing de los vuestros con este coche?

    Creo que aquí en España arrastra la gran lacra de eso que “es un FIAT”. Vaya escusa, he trabajado en otras marcas de, supuestamente, mas renombre y en el taller nunca han parado de entrar coches averiados.

    Es un coche muy apetecible, primero por lo tremenda e inmortalmente bonito y segundo por lo exclusivo.

    En fin, me voy a poner a buscar uno en las páginas de segunda mano, aunque sea sólo por soñar.

    Muchas gracias por compartir esto con nosotros!!

  • arribi

    25 de agosto de 2014 a las 20:02

    un coche original donde los haya, y muy italiano, tanto para lo bueno (estética, comportamiento) como para lo malo (algunos acabados). la verdad es que cada vez que veo uno (se ven pocos) no puedo evitar girar la cabeza.

    no lo conocía muy en profundidad, por lo que agradezco mucho esta entrada.

    PD: menudo elenco de coupés que había en los noventa, da vergüenza ver cómo está el mercado actual en comparación. una muestra más de que (en mi opinión) esa década fue el culmen de la mecánica.

  • ramón

    25 de agosto de 2014 a las 20:35

    Gracias Eduardo, Torregrosa y Arribi.
    Efectivamente: muchos coupés y pocos TT o similares, o sea, más afición.
    Tb de acuerdo en que el nombre Fiat no tiene el tirón dr Lancia o Alfa y sin embargo Fiat hizo grandes y bellas cosas desde el 1100 del 37 al 130 coupé o el bellīsimo 1800-2100 de 1959

  • Marcos63

    25 de agosto de 2014 a las 22:15

    Gran artículo!! Sois muy grandes! Por cierto, ¿para cuando una prueba del fiat punto turbo? Ese si que era un aparatito molón.

  • majobusa

    26 de agosto de 2014 a las 09:55

    Cochazo en toda regla. Diseño y potencia a precio razonable.

    Y si recuerdo bien, en su momento y por un tiempo también fue el delantera más rápido a la venta en el mercado.

    El 4L Turbo cuenta la gente que es más delicado, pero que tiene una patada bestial, mejor que las del 5 cilindros turbo. Y sobre todo tiene que ser una gozado llevar la última evolución montada en un Fiat del mítico Bialbero, utilizado en infinidad de coches durante 40 años.

    El 1.8 en el Coupe no sé cómo sería de ruidoso, pero en el Barchetta es una delicia escucharlo, aunque suene mucho. Por cierto, 1.8 que también montaron el Punto HGT y en versión 115cv los Bravo/Brava/Marea. El Marea 1.8 lo tuvimos en casa y no era ruidoso, supongo que en el Coupé habría menos aislamiento acústico, quizá porque se quiso potenciar la deportividad del modelo dejando pasar el sonido del motor al habitáculo.

    Con vuestro permiso, añado el artículo al hilo recopilatorio que tenemos en el Club Fiat Punto
    http://www.clubfiatpunto.com/showthread.php/16811-Recopilatorio-Fiat-Coupe-pruebas-datos-im%E1genes-anuncios?p=322682#post322682

  • ramon roca maseda

    26 de agosto de 2014 a las 10:39

    Gracias por tus comentarios, Marcos, y gracias a ti también, Majobusa, por añadir este artículo a la bibliografía de vuestro Club.
    Respecto al ruido del 1.8 tú mismo te contestas y, desde luego, coincido con tus comentarios

  • majobusa

    26 de agosto de 2014 a las 10:58

    Ramón, se me ha pasado decir que me encantan tus artículos de clásicos. Aunque no siempre comente me leo todos y más de uno lo releo de vez en cuando. Lo que más me gusta es ese viaje en el tiempo, esa puesta en escena ubicando temporalmente los modelos con sus coetáneos, las modas, los precios, la situación económica…

  • ramon roca maseda

    26 de agosto de 2014 a las 11:11

    Majobusa, gracias por tus palabras.
    Te añado que el viaje en el tiempo me parece imprescindible, cosa que hago basado en publicaciones de la época. Creo que, cuando se habla de un coche de hace años, para juzgarlo, es preciso colocarlo en su escenario concreto, con los decorados que le corresponden, pues, de lo contrario, el progreso dejaría en rídiculo muchas virtudes y acentuaría muchos defectos.
    Te diré que me encanta el Fiat Coupé ( nunca creí que Bangle, después de lo que les hizo a los BMW, pudiera hacer algo tan guapo)

  • topspeed

    26 de agosto de 2014 a las 12:52

    Gran artículo como siempre!!!

    Al leerlo lo primero que me ha venido a la mente ha sido: Que época más grande aquella de los 90. Sólo en pensar en el calilbra, el accord coupé, el celica, el prelude, el corrado y esta “bella machina” como lo anunciaban se me encoge el alma al compararlo con lo que hay ahora. Si no eres rico no te puedes comprar un coupé en condiciones y en aquella época dorada por cuatro millones tenias un Fiat Coupe Turbo. Y la gasolina era asequible, en fin no voy a quejarme a ver si los tiempos cambian a peor y recordamos con nostalgia los años 10, jajajaja!!!

  • seat131

    30 de agosto de 2014 a las 01:34

    Es sorprendente que los biarbol que en España se vieron por primera vez en los 124 sport 1600 siguieran vivos, corregidos y aumentados, en este coupe. Simplemente viendo las radiografías de los motores de ambos coupes uno se da cuenta que en lo básico son el mismo motor.

  • jmr

    31 de agosto de 2014 a las 23:23

    Hola,
    Como se ha comentado mas arriba, siempre impecable!

    Siempre me llamo la atención este coche, quizá lo que mas la falta de un “nombre” o denominación en condiciones y no un simple “Fiat Coupe”. Es lo único que he achacado a Fiat de este coche.
    Su habitabilidad en su parte trasera también me llamo la atención gratamente, cuando mide uno casi 1.80m.
    Yo de todos ellos me quedaba con el 5 cilindros atmosferico.

    Un saludo
    jmr

  • ramón

    1 de septiembre de 2014 a las 21:34

    Gracias JMR, 131 y topspeed por vuestros comentarios.
    Estoy de acuerdo JMR, yo iría por un 20 v sin turbo y tb estoy de acuerdo en que los 90 disponían de una oferta más ilusionante, como lo estoy en que una buena base dura, 131

  • mario gayol

    24 de diciembre de 2014 a las 01:05

    Parami el 18 16v es el mas fiable y menos prolematico el motor dura 400.000 sin problema los turvos ni se aprosiman

  • Angel Martinez

    18 de marzo de 2015 a las 02:22

    Impresionante todo el articulo, con un montón de datos , fotografías y además bibliográfica, un 10 para el autor.
    Para mi es un coche del que tengo un magnifico recuerdo, tenia detalles exteriores preciosos y su interior era único en cuanto a belleza y sensaciones. Un instant classic en toda regla.
    Quiero dar un apunte sobre las motorizaciones porque creo que falta la versión 20V con variador de fase que incrementaba la potencia a unos 154cv. También quisiera dar mi opinión sobre los motores porque veo que se recomiendan los 20v y 20v turbo. Efectivamente son los motores que atendiendo a las prestaciones e imagen del coche mejor le van, además son buenos motores, pero creo necesario decir que en el fiat coupe tienen la gracia de que para cambiar la correa es necesario sacar el motor. Se trata de un cinco cilindros montado en transversal, el sitio que ocupa ese quinto cilindro era el necesario para cambiar la correa, tensor, rodillo etc, en el grupo tenían el motor de alfa, el v6, el famoso busso, que le iría muy bien para evitar este caro mantenimiento, aunque entraría en competencia directa con el gtv (de hecho ya lo hacia) supongo por ello que decidieron montar este motor a pesar de ser un vano pequeño para recibirlo.
    Claro que… lees… 220cv (que eran muchos mas) 6 marchas (en algunos 20vt) 250kmh, de 0 a 100 en menos de 7 seg. y….. a ver quien no se emociona. En fin, cada uno sabrá sus necesidades y posibilidades.
    El coche no pesa mucho, así que, en mi opinión el 1.8 no le va mal, yo lo tuve y para mi corría muy bien, es muy fiable y como curiosidad, la gestión electrónica era Hitachi, llama la atención teniendo en el grupo a Magneti Marelli. Lo que se comenta de rumorosidad excesiva en el interior de los 1.8 es algo que no sucede en todos, porque existen diferencias en el aislamiento acústico entre ellos, supongo que en los primeros 1.8 el aislamiento seria peor en ese sentido .
    En cualquier caso, sea cual sea el motor que nos guste , pues lo de siempre, que el coche este bien cuidado, sin golpes y original.
    Saludos.

  • Angel Martinez

    18 de marzo de 2015 a las 02:35

    Añado que la propia fiat, como es lógico, se siente orgullosa de este coche, pongo enlace con vuestro permiso.
    http://www.fiat.es/universo-fiat/historia/fiat-coupe-175

    Saludos.

  • ramón

    18 de marzo de 2015 a las 17:39

    Angel , tú si que te mereces un 10.
    Te lo has ganado por tu profundo conocimiento de nuestro amigo el Fiat Coupé.
    Por supuesto que comparto tu ampliación de informe, ampliación que te agradezco por lo que tiene de enriquecedora.
    Gracias, Angel. Así es la historia ya que nunca se acaba de escribir mientras haya quien tenga algo que aportar.

  • Javier

    9 de septiembre de 2015 a las 16:57

    Hola,

    Es para decir que vendo mi fiat coupé en perfecto estado, me podeis mansar un correo javiercabrerabofill1993@gmail.com si estais interesados.

  • Carlos

    14 de septiembre de 2015 a las 21:24

    Es una lastima que los fabricantes ya no hagan coches a precios razonables para los aficcionados. Por suerte siempre nos quedara el mercado de segunda mano.

  • Rigoberto Valverde JARA

    21 de noviembre de 2015 a las 08:52

    Hola amigos.
    Soy de Costa Rica y muy apasionado con este tema , ya que fui propietario de varios fiats 124 sport coupe del año 1970 y 1974 que disfrute entre los años 1978 y 1985 .

    A partir del 85 cambie a BMW Y HASTA LA FECHA , PERO EL BUEN RECUERDO Y SENTIMIENTO POR LOS FIAT ME HIZO COMPRAR hace como 15 años EL UNICO 124 SPORT coupe existente y que conservo hasta el dia de hoy.

    Para mi el fiat coupe, vino a ser el susesor . Aqui en Costa Rica solo hay 2 y se que algun dia cumplire mi sueño de tener uno.

Deja un comentario