Porsche Boxster, hecho con el corazón

En el Salón de Detroit de enero de 1993 hubo una sorpresa inesperada: la presencia del prototipo de un futuro Porsche. Este futuro Porsche se situaría por debajo del  indiscutido 911, evocando sus líneas referencias tan legendarias como el Spyder 550 RS de James Dean o el Speedster, siempre con un aire de 911, incluso de 959 (1).

porsche-boxster-concept-1

Este prototipo Porsche que había de ser un verdadero Porsche, pero diferente al 911, que costaría la mitad que ese referente y que estaría orientado a un público más joven, comenzaba, pues, como un coche concepto plateado, llamado Porsche Boxster.

Este Boxster, carente entonces de motor, exhibía un bello diseño de líneas puras y sensuales firmadas por Harm Lagaay, el responsable estilístico de Porsche desde 1989. Sus caracterizadas líneas, con sus faros delanteros muy especiales, definían un roadster con toda la deportividad que se podía esperar de un Porsche, en este caso de un Porsche que fuese lo más asequible posible, para el que se presumía un motor central de 4 o de 6 cilindros. (2)

porsche-boxster-2006

La verdad es que Porsche, que vendía su tecnología a otros fabricantes y era el último constructor independiente de coches deportivos, no conseguía rebasar las 20.000 ventas anuales debido a la competencia japonesa y a los elevados precios de sus productos, lo que le situaba en un momento muy difícil de su historia dadas sus solo 13.407 unidades construidas en 1993 -ahora supera las 225.000 unidades cada año-, fabricando entonces su 911, que suponía el 70% de sus ventas, secundado por sus últimos 928 GTS y por la postrera evolución de su 924, el 968, coupé o cabriolet. (3)

Por tal motivo, el nuevo Porsche, la concreción definitiva del prototipo de Detroit, el Boxster, se materializó en un intento -logrado- de renovar la oferta Porsche, de modo que se presentó oficialmente en el Salón de París de octubre de 1996. (4)

porscheboxsters-986-2856_5

En ese Salón  inaugurado el 3 de octubre de 1996 se dieron cita influyentes prototipos como el Alfa Romeo Nuvola o el Mercedes F 200. A su lado aparecían novedades ya conocidas por la prensa y presentadas oficialmente allí, como el Renault Espace, el extravagante Fiat Multipla, el Volvo C 70, el Ferrari 550, el Peugeot 406 coupé, el Honda Prelude, el Ford Ka, los Skoda Octavia y Volkswagen Passat, y nuestros Ibiza y Córdoba dotados de motores TDI y de versión Cupra.

Así pues, el Boxster llegaba al mercado siguiendo la senda de descapotables deportivos como los BMW Z 3 y los Mercedes SLK, y lo hacía como un genuino Porsche, total y absolutamente original, diseñado por la pasión y por la deportividad, y no tanto por la sociología, como así fue el caso del Cayenne o del Macan.

porscheboxster-986-2854_9

El  caso es que Porsche hoy fabrica solamente cinco veces menos que Opel o o que Fiat, un 60% de lo que construye Seat, la mitad de los vehículos que vende Volvo, o bien tres veces más que los que monta Jaguar, cuatro veces más que los que hace  Alfa Romeo y treinta veces más que Ferrari.  A ello se llegó gracias a los nuevos Boxster y también con la aportación de las nuevas realidades sociológicas, que dictan la concepción de las novedades automovilísticas, de modo que de los 225.000 automóviles vendidos en 2015, tantos como 80.000 eran Macan y 70.000 Cayennes; por fortuna, aún se fabricaron unas 30.000 unidades del carismático 911, tantas como todos los Maserati Ghibli, Quattroporte, Granturismo y Grancabrio juntos.

porscheboxsters-986-2857_8

El Boxster debutaba en nuestro mercado en noviembre de 1996, con 70 unidades ya vendidas que se entregarían desde los  primeros días de 1997, de modo que las nuevas solicitudes no se podrían satisfacer hasta mayo de 1997, lo que es indicativo de su excelente acogida en el mercado. (5)

Sus precios finales iban desde los 6.900.000 pesetas de la versión Soul, sin aire acondicionado ni espejos eléctricos, a los 7.490.000 del Boxster normal, llegando a los 7.889.000 en la versión Sport -con control de tracción y llantas especiales- y a los 7.989.000 del acabado Confort, dotado de ordenador de viaje y de tapicería en cuero. Como extras se preveían, por ejemplo, el control de tracción en 163.840 pesetas, el deflector trasero en 65.280, los asientos calefactados en 75.520 y el techo fijo en 428.800.

porsche-boxter-type-986-porsche-classic

Dichos precios, según el Catálogo de Motor 16 para 1997, le situaban en la parte alta de su competencia en nuestro mercado, pues un BMW Z 3-2.8 con sus 192 cv costaba 5.906.000 pesetas, un Corvette coupé capaz de 304 cv valía 8.338.886, un Mercedes SLK 230 K con 193 cv costaba 6.200.000 y un Pontiac Firebird con 203 cv se ofrecía desde 4.492.169 pesetas.

Su fabricante calculaba que el 25 % de sus compradores (el 15 % en España) serían mujeres, que su edad media estaría entre los 35 y los 44 años y que un tercio de ellos serían solteros.

image

Porsche presentaba al Boxster (Boxer + Roadster) en su catálogo de agosto de 1996, siempre ilustrado por un ejemplar plateado tapizado en cuero marrón, como “la idea”, o sea, como un cabrio biplaza con un motor central bóxer de 6 cilindros y provisto de dos maleteros, como el primer Porsche para el siglo XXI, llamado Boxster, como un producto completamente nuevo que no surgió de proyectos anteriores sino de la fantasía y de la pasión.

Seguía su catálogo explicando “la encarnación de la idea”, razonamiento que se concretaba en la técnica del motor del Boxster, un bóxer de 6 cilindros con bloque de construcción modular, estructura de metal ligero, gestión digital, sistema VarioCam, lubricación por cárter seco integrado, gestión digital Motronic M5.2, inyección secuencial…, continuando  con un cambio, dirección, suspensión y frenos que “deben de ser capaces de soportar todo lo que promete el motor”, para seguir con reflexiones acerca de su exterior de biplaza con dos maleteros, modelado como un cabriolet dotado de capota con accionamiento eléctrico y barras antivuelco, en el que cabía la posibilidad de un hardtop opcional. Su cx de 0,31, su alerón trasero extensible a partir de 120 km/h, su interior nuevo y sus sistemas de audio eran detallados, lo mismo que su seguridad, calificada de óptima, y su respeto por el medio ambiente, especificando un índice de reciclado del 80% y un consumo muy contenido de 8.1 l cada 100 km a 120 km/h. (6)


boxster-986_1-large_tran

Las características generales del Boxster son estas:

  • Motor bóxer de 6 cilindros y 24 v refrigerado por agua, cubicando 2.480cc, dando 204 cv a 6000 rpm
  • Caja de 5 velocidades, manual o Tiptronic S opcional, con 5 niveles de marcha
  • Suspensiones tipo McPherson
  • Dirección de cremallera servoasistida
  • Frenos de disco ventilados, con ABS
  • Dimensiones de 4,315 m de largo; 1,780 de ancho y 1.290 de alto. Peso de 1325 kg, incrementado en 50 kg en el caso de disponer de cambio Tiptronic. Maletero de 260 l y depósito de 60

porsche-boxster-engine

Desde su versión inicial el Boxster tipo 986 totalizó 164.874 ejemplares fabricados hasta que le reemplazó el Boxster 987, lo que ocurrió en el Salón de París de 2004, donde le sustituyó el modelo enteramente nuevo que era el  987. (7)

En sus ocho años de vida comercial el Boxster 986 comenzó su carrera como 2.5 de 204 cv y 2.5 Tiptronic, relevándole desde septiembre de 1999 la versión 2.7 de 220 cv, acompañada de la variante S 3,2 de 252, ambas con posibilidad de caja Tiptronic. En septiembre de 2002 apareció un ligero rediseño  que afectaba a sus defensas delanteras y traseras, a las llantas y a su alerón trasero retráctil, añadiéndose una guantera y 8 cv más de potencia a ambas versiones. (7)

La prensa especializada lo describía siempre con la admiración que merecía.

En España, Motor 16 (5) lo etiquetaba como “El mejor precio para el Porsche más moderno”, añadiendo que había sido desarrollado en sólo 42 meses, con visión de futuro y desmarcándose de la gama existente, destacando por su comportamiento, por la rigidez de su carrocería, por sus frenos y por su maletero, no así por causa de su consumo y autonomía, o por culpa de sus prestaciones aminoradas en el caso de ser dotado de Tiptronic, o bien por mor de su luneta trasera plástica.

porsche-boxster_interior_2

Le  medían una velocidad máxima de 235 km/h, unas aceleraciones desde parado de 16,1 y 27,28 segundos a los 400 y los 1000 m, así como un consumo de 10,6 litros cada 100 km a 120 km/h, una frenada en 50 m a 120 km/h y “una música” de 68,5 db, siempre a esa velocidad.

Otra revista que lo analizaba era Le Moniteur Automobile (8), que comienza advirtiendo que Porsche había vuelto a ganar dinero con el Boxster, resaltando que su novedad la refleja el hecho de que su fabricante solo había lanzado 5 novedades desde 1948, siendo la quinta el Boxster. Le alababan muy especialmente su nervio, la potencia y la resistencia de sus frenos, su confort de suspensión y el de su puesto de conducción, al igual que su maletero, su acabado exterior y su sucinto mantenimiento, recordando que su motor era el de un verdadero Porsche, por su sonido, por su rendimiento y por su temperamento, o que su capota o su confort de rodamiento eran excelentes.

Los defectos se referían a la escasa accesibilidad de su motor central, a su precio alto y a su escaso equipo, a su acabado interior o a los escasos huecos para impedimenta, e incluso le reprochaban una estética menos lograda que la del prototipo inicial de 1993.

img_3572

Las versiones de 1999, que llegan al mercado a finales de 1999, son descritas por Autopista, que cifra sus precios finales en 7.744.046 y 9.068.7823 pesetas, cuando un 911 Carrera valdría 13.312.998 pesetas, o bien 6.675.000 un Alfa Romeo GTV 3.0 V 6 24 v con 220 cv, 6.244.000 un Audi TT 1.8 T Q con 225 cv, 6.225.000 un BMW Z 3-2.8 capaz de 193 cv, 9.175.000 un BMW Z 3 M con sus 321 cv, 6.450.000 un Mercedes SLK 230 de 193 cv y 7.900.000 un Mercedes CLK 320 con 218 cv. (9)

El nuevo Boxster 2.7, con sus 220 cv, era para Autopista (9) un “escalón de acceso”, con claro sabor Porsche y con una fuerte personalidad, así como eficaz y equilibrado, en suma:  civilizado. Progresivo, pero sin verdadera garra, tan seguro que se le echaban en falta 100 cv, pues su bastidor monolítico lo hacía muy neutro en su manejo, de modo que no cabía más que elogiar su comportamiento deportivo, su postura de conducción y sus frenos, no así su equipo, su visibilidad o su caja de sólo 5 velocidades.

p04_0109

Porsche Boxster 550 spyder

Previamente esta revista había testado el Boxster S con sus 3179 cc , sus 252 cv y la novedad de su acelerador electrónico (10), advirtiendo que su potencia1, con un excelente bastidor, le dejaba a sólo 50 cv del mítico 91 y que su caja de 6 velocidades, con una sexta realmente eficiente, acentuaba su espíritu Porsche y le confería cualidades verdaderamente deportivas, transfigurándose su motor a partir de 4000 rpm, por todo lo cual lo definen como una especie de 911 con motor central, aunque que sin la docilidad del 2.5. Le destacaban su motor elástico y potente, su caja de 6 velocidades y siempre sus frenos, no así su ruido, su habitáculo estrecho o su consumo,  cifrando sus aceleraciones en 14,51 y 26,38 segundos, al lado de los 15,07 y 27,44 que el 2.7 necesitaba para recorrer desde parado los 400 o los 1000 m.

Porsche Boxster S, 986

En lo que toca a la fiabilidad del Boxster, cabe recordar que su carrocería no sufría especiales problemas de corrosión, al igual que debía verificarse el mecanismo de la capota, cuyo cristal trasero en plexiglás era muy vulnerable, rompiendo, secándose o haciéndose opaco. Los primeros motores 2.5 podían presentar culatas porosas y cilindros ovalados y que el rodamiento IMS y su soporte podrían romper, con las consecuencias que se suponen; había que vigilar igualmente el vaso de expansión y el debímetro, y las bobinas de encendido tenían una duración muy limitada. En cuanto a la correa de accesorios se recomendaba su cambio cada 6 años u 80.000 km. Los trenes rodantes no presentan problemas y el acabado se consideraba de calidad, si acaso con plásticos deficientes en aireadores, apoyabrazos y cenicero (7)

En suma y a modo de conclusión: Todo un Porsche.

2004-porsche-boxster-s-50-years-of-the-550-spyder-anniversary-edition-01

Porsche Boxster 550 spyder

Un Porsche cuya presencia inició el despegue de su marca hacia su situación actual como empresa automovilística más rentable del mundo, siendo también el Boxster, de momento, el  último Porsche engendrado con pasión y deportividad, respetando los genes de la firma y al margen de considerandos sociológicos, sin intentar seguir las modas y las tendencias de los compradores.

Escrito por Ramón Roca, patrono de la Fundación RACE.

porsche_boxster__boxster_s_986_-_03_1600

Bibliografía

  1.  El Salón de Detroit de enero de 1993 está descrito en el nº 2 de L’Autojournal de 1993
  2.  Motor 16 nº 490 de 9 de marzo de 1993 describe detalladamente el prototipo Boxster
  3.  La situación comercial de Porsche en 1993 se basa en datos tomados de Le nuro catalogue de la Revue Automobile Suisse 1995 y de Toutes les voitures du monde de L’Automobile de 2016
  4. El salón de París de 1996 viene detallado en revistas como Motor 16 nº 678 de 14 de octubre de 1976 o en el nº 1117 de Le Moniteur Automobile
  5. La llegada del Boxster a nuestro mercado, su primera prueba y sus precios proceden del nº 681 de Motor 16 de 4 de noviembre de 1996
  6. El catálogo del Boxster aludido fue el editado en agosto de 1996, un libro de 88 páginas, siempre ilustrado por un Boxster plateado
  7. La cifra de unidades fabricadas, su evolución y las observaciones sobre su fiabilidad proceden del nº 387 de Autorétro 
  8. Le Moniteur Automobile lo prueba en su nº 1124 de 9 de enero de 1997
  9. Los precios de los Boxster 2.7 y S, así como  los de sus competidores en nuestro mercado, proceden del nº 2108 de Autopista de 7 de diciembre de 1999, donde también se prueba el Boxster 2.7
  10. Autopista prueba en su nº 2100 de 12 de octubre de 1999 al Boxster S

Artículos relacionados

11 comentarios en “Porsche Boxster, hecho con el corazón”

  • Luis Vidal Rodriguez

    16 de Noviembre de 2016 a las 15:06

    Muchas gracias por deleitarnos con estos articulos tan completos!

  • ToniExup

    16 de Noviembre de 2016 a las 17:18

    Un placer como siempre, leer uno de sus amenos y muy documentados artículos Sr. Roca.

    En cuanto al coche, lástima que no acabara pareciéndose más al prototipo,

    Un saludo.

  • Staff

    Lasheras

    16 de Noviembre de 2016 a las 17:31

    Cuando este coche salió al mercado recuerdo que no llamó mucho mi atención. De hecho, la primera versión de 204 cv me parecía fea y poco deportiva. Casi un insulto para los aficionados. Hoy en día veo el prototipo y me parece precioso, más teniendo en cuenta que tiene ya más de 20 años.

    También al propio 986 lo encuentro ahora estéticamente más atractivo que entonces, pero lo que de verdad importa de este coche es cómo va. Tuve ocasión de conducir el Boxter 550 spyder y me pareció un coche que iba muy, pero que muy bien. Con un tacto de cambio, frenos y dirección excelentes y con un motor que empujaba mejor de lo que esperaba.

    Un coche para tener en cuenta como futuro clásico, o compralo ya y tener un buen youngtimer con el que disfrutar a cielo abierto…

  • RafaSame

    16 de Noviembre de 2016 a las 19:07

    ¡Gran articulo!
    La verdad que me ha recordado mucho a mi infancia, la primera vez que vi este coche fue en “la playstation”, en aquel mítico juego de carreras en el que este era el único modelo…

  • arribi

    16 de Noviembre de 2016 a las 20:56

    La verdad es que no me gustó cuando salió, me parecía feo (incluso hoy en día las primeras unidades en sus acabados más básicos me siguen pareciendo discutibles). En cambio el concept-car me parece precioso. Eso sí, me encanta el concepto del coche (aunque soy más de Cayman).

    Lo que más me ha llamado la atención es que ¡no llevaba aire en las versiones de acceso! Se nota que tuvieron que ahorrar en algunos aspectos…

    He de decir que en la actualidad casi prefiero el Boxster (y el Cayman ni os cuento) al 911. No sé si es mi vena friki de ingeniería o mi vena de quemado la que me lleva a poner los motores centrales por encima del resto de cualidades a la hora de valorar un Porsche.

  • nachetetm

    16 de Noviembre de 2016 a las 21:47

    Yo creo que no apreciamos lo suficiente la “revolución” que supuso el Boxster en el mercado cuando apareció. Porsche cogió la moda Roadster empezada con el MX5 y la llevo al terreno de los deportivos prestacionales. Todas las marcas quisieron sumarse al concepto Roadster pero sólo Porsche se lo tomó en serio, con un chasis que fue referencia en su momento y con un motor que aunque ahora parece poca cosa, era más potente que cualquiera de las alternativas. Además, salvó a Porsche de la quiebra. Si no fuera por sus problemas de fiabilidad y porque es muy abundante creo que estaríamos hablando de un modelo de colección.

  • ramon

    16 de Noviembre de 2016 a las 23:47

    Gracias Luis, Tony, lasheras, Rafa, Arribi y Nachete por vuestras opiniones.
    Esta vez, sin embargo, me permito insistir en un hecho objetivo y es la asombrosa cifra de unidades fabricada en 2015 por Porsche, cifra cuyo primer escalón fue este Boxster.

  • Toni

    17 de Noviembre de 2016 a las 09:33

    Un gran coche. Bonito, motor central. Yo tengo un Cayman 981 s y el concepto me enamora.

  • Luis

    22 de Noviembre de 2016 a las 00:06

    Ahora mismo tengo delante la carpeta que usaba en la carrera donde la primera foto de este reportaje tiene lugar protagonista. El mclaren f1, Jaguar xj220 y no recuerdo cual era… un prototipo rojo ¿un porsche muy futurista en una mina? Con puertas alas gaviota… le acompañan. Me la forró mi hermano. Muchas son recortadas de la edición que sacaba una revista con la selección de los mejores coches del año en una edición especial. No la uso. Pero la guardo.

    Gracias.

  • ramon

    22 de Noviembre de 2016 a las 20:40

    Gracias también a vosotros Toni y Luis, encantado de saber lo bien que te mueves, Toni, y de revivir los recuerdos tan felices que conservas, Luis.

  • José Benito

    10 de Diciembre de 2016 a las 10:33

    Dan ganas de buscarse uno nada más acabar de leer el artículo :)

Deja un comentario