Project ONE ¿El Mercedes más extremo?

Hoy os traemos una nueva colaboración de Jorge Toribio, quien se ha encargado de traducir (y ampliar) un artículo encontrado en la nueva plataforma del motor DriveTribe. No es habitual en 8000vueltas que nos dediquemos a traducir; lo que de verdad nos gusta es recopilar, investigar y dar forma a los artículos bajo nuestro punto de vista,  que a menudo es diferente al del resto de la gente, pero cuando salta a la palestra una historia tan bien contada,  con tanto “oscurismo” y encima con el Circuito del Jarama como actor de reparto, no podemos resistirnos.

Por otro lado, quién mejor que Jorge para esta tarea: sus años en Estados Unidos compaginando estudios con su carrera como piloto semiprofesional a los mandos de un BMW, hacen que la traducción destile calidad y se eviten momentos bochornosos típicos de películas de coches mal traducidas (¿Alguien ha dicho aros del émbolo?). 

Lasheras.

Se ha hablado mucho últimamente acerca del Project ONE de Mercedes. Si no estás al día de las novedades del mundo del motor, permíteme hacerte un resumen:

Mercedes, junto con AMG, va a fabricar no ya un “Supercar” (al parecer eso es para pobres) sino un “Hypercar”. Dicho coche, bautizado con el emotivo nombre de Project ONE (Proyecto UNO), o también conocido internamente como R50, por el 50 aniversario de AMG, será -según la marca alemana- “Probablemente el deportivo de altas prestaciones más excitante que ha pisado la carretera” (atención a la palabra probablemente). ¿A qué se debe semejante alarde? Pues a que el susodicho Hypercar montará, ojo al dato, el mismo propulsor que ha equipado el monoplaza de Fórmula 1 del equipo Mercedes-AMG que en 2016 pilotaron Lewis Hamilton y Nico Rosberg. En definitiva, un V6 de 1.6 Litros acompañado de 2 motores eléctricos, que en total sumarán más de 1000 cv.

Motor y baterías del Project ONE

No sabemos mucho más de este interesante proyecto, tan sólo que costará más de 2 millones de Euros y que se fabricarán menos de 300 unidades para todo el mundo. Lo que sí suponemos es que el objetivo de la marca de Stuttgart es hacer que tanto el Porsche 918, como el Ferrari Laferrari y el McLaren P1 parezcan gatitos de peluche a su lado.

Los conocidos como HHT ( Hypercar Holy Trinity), algo así como el trío de hiperdeportivos sagrados.

Pero, el Project ONE  de 1000 caballos de Mercedes-AMG no es su coche de calle más extremo, el que viene a continuación sí.

Tened paciencia con esta pequeña introducción para ponernos en contexto, es importante.

Hoy en día existen multitud de series de resistencia, desde el IMSA para estados Unidos y Canadá, hasta el Blancpain o el International GT Open en Europa, pasando por las Asian Le Mans Series entre otras, y todas ellas culminan en el Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA, el WEC. Pero a principios de los 90 no había nada tras la desaparición del World Sportscar Championship.

 La Source. 6 Horas de Spa-Francorchamps 2016, segunda ronda del FIA World Endurance Championship (WEC)

Así que Jürgen Barth (ganador de las 24h de le mans en 1977), Patrick Peter y Stéphane Ratel (actual organizador de las Blancpain Endurance Series entre otras cosas) se juntaron y crearon el BPR Global GT Endurance Series.

El campeonato nació en 1994, pero realmente empezó a coger inercia cuando McLaren se unió en 1995. Durante los dos años siguientes tuvimos la suerte de ver al F1 GTR  desafiar a coches tales como el Ferrari F40 GTE, 911 GT2 o el Jaguar XJ220. Básicamente todos los supercars de la época corriendo unos contra otros. Evidentemente, fue todo un éxito.

BPR Global Endurance GT Series. Primera Ronda. Paul Ricard. Francia. 3 de marzo de 1996. Menuda parrilla…

Después, Porsche y Mercedes se interesaron por el campeonato, la FIA tomó el control y así el BPR se convirtió en el FIA GT Championship. Los nuevos participantes, en lugar de traer coches de calle adaptados a la competición, respondieron a la hegemonía de McLaren con coches directamente diseñados para competir en los circuitos. Verdaderos prototipos.

¿Dónde reside la diferencia? Bien, pues precisamente en que para que Ron Dennis se decidiese a fabricar la versión de circuito del F1, en el caso de McLaren fueron necesarios tres encargos de un F1 GTR por parte de propietarios de su versión de calle. Con su chasis ultra ligero de fibra de carbono y el todopoderoso motor de BMW, el F1 GTR dominó la competición, ganando el BPR en los años 95 y 96 y siendo vencedores de la edición de 1995 de las 24 horas de Le Mans.

McLaren F1 GTR #59. Ganador en las 24 horas de Le Mans de 1995

Tras estos éxitos fue cuando Porsche dio luz verde al 911 GT1, un proyecto desarrollado desde cero para competir y que no estuviera limitado por las restricciones de un coche de calle. El 911 GT1 debutó en las últimas citas del campeonato de 1996 y, a pesar de no poder puntuar, ya desde el inicio se mostraba más rápido que el McLaren. Entonces, Mercedes apareció, justo a tiempo para las homologaciones de la FIA del año 97 con el CLK GTR, diseñado en tan solo 128 días. Aunque tanto el Porsche como el Mercedes se ceñían estrictamente a los requerimientos técnicos de la competición, ninguno cumplía en realidad con el marco sobre el que debían ser diseñados, es decir, no eran coches de calle preparados para circuito.

En realidad, tanto el 911 GT1 como el CLK GTR eran coches de carreras, construidos como tales y que, posteriormente, recibieron las modificaciones justas para poder homologar las 25 versiones de calle necesarias para cumplir el reglamento.

Porsche 911 GT1 Evolution de 1997

Para ellos, esta necesidad de homologación de los coches de calle también era una fuente de problemas e irritación, puesto que si bien las reglas de las carreras están hechas para doblarlas, torcerlas, interpretarlas y demás tropelías que se han visto también en la época actual, la normativa de vehículos de calle es mucho más rígida (NDLR: que me lo digan a mí, que entre homologadores e ITVs mando 40 correos al día “a ver si suena la flauta” y me homologan todo en el mismo sitio). Así, el ingeniero de Porsche Norbert Singer recuerda cómo la FIA creía que su equipo “tonteaba” y se veía a escondidas con el departamento técnico de las TÜV para conseguir homologar las versiones de calle del 911 GT1. Lo cual suena bastante posible teniendo en cuenta que el GT1 se compone de un morro de acero de 993 y el resto del coche es prácticamente un 962 Grupo C. El chasis de carbono que ganó Le Mans en 1998 se empleó para realizar una versión de calle capaz de superar las pruebas de homologación.

1998 Mercedes Benz CLK GTR “de calle”

En paralelo, y ya centrándonos en Mercedes, trabajando en colaboración con AMG consiguieron de alguna forma “comprar” un McLaren F1 GTR de carreras para empezar sobre una base sólida y acelerar el proceso de desarrollo.

Así, mientras desarrollaban su propio chasis, utilizaban el F1 GTR modificado por AMG para ver cómo de rápidos eran respecto a sus oponentes en diferentes circuitos. A lo largo de estas pruebas, acabaron quitando el v12 original de BMW e instalando un v12 de AMG. De paso, aprovecharon para desarrollar su propio kit aerodinámico y de carrocería (que se parecía sorprendentemente al que montó el McLaren F1 GTR LT (Long Tail) meses después en las 24 horas de Le Mans de 1997), y se lo llevaron al Circuito del Jarama a rodar durante cuatro días seguidos a mediados de marzo del 97. Con el campeón de turismos Bernd Schneider al volante, el engendro de McLaren, Mercedes y AMG rodó dos segundos por vuelta más rápido que los F1 GTR originales durante la prueba del año anterior en Madrid.

Mula de McLaren F1 GTR con motor y carrocería de prototipo de Mercedes CLK GTR. Circuito del Jarama. Marzo de 1997.

Trasera del prototipo de Mercedes sobre la base del F1, que casualmente se parece mucho a lo que sería la evolución del F1 GTR LT de McLaren

Los test en el Circuito del Jarama incluyeron algún “problemilla”

Cuando el primero de los Mercedes de carreras estuvo listo, parecía estar basado en el CLK de calle, sin embargo, dentro había un chasis de fibra de carbono y un v12 de AMG de 6 litros que ofrecía 622 caballos (hay que reconocer que ni el chasis ni el motor se parecían a los del McLaren F1 que sirvió de mula). Se tardó un par de carreras en solucionar los problemas propios de un coche desarrollado en tan solo 4 meses, pero Schneider ganó el campeonato ese mismo año, en el que Mercedes-AMG también obtuvo el título de constructores.

Motor V12 preparado por AMG

1997 Mercedes Benz CLK GTR

Mercedes no acudió a Le Mans en 1997 (donde McLaren volvía a ganar con el F1 en la categoría GT1), pero sí que lo hizo en 1998 con su CLK-LM. Esta nueva versión sustituía el V12 original por un motor de 5 litros con ocho cilindros en V muy similar al empleado en el Mercedes de Grupo C, que ofrecía más punta que su motor anterior. Mercedes no consiguió ganar Le Mans (Porsche se llevó la victoria con el 911 GT1), aunque cuando el coche volvió al FIA GT Championship ganó todas las carreras, obteniendo de nuevo el título de pilotos y el de constructores.

Tal era la dominación de la marca de la estrella y los costes del programa GT1, que para la temporada 99 todas las marcas optaron por la categoría GT2, que incluían coches de calle “reales” preparados par correr, tales como el mítico Viper o el 911.

Para ese año, Mercedes tenía preparado el asalto a Le Mans con un nuevo Sport Prototipo, el CLR, al cual todos recordamos dando vueltas tras despegar en uno de los rasantes de Hunaudières en 1999, y que causó que los germanos se retirasen de la carrera y desde entonces no hayan vuelto a pisar el circuito de la Sarthe.

Mercedes Benz CLR

Dicen que Mobil1 se quejaba de que su publicidad no se veía bastante…

Aunque durante 1997, Mercedes no homologó ninguna versión de calle de su coche de carreras, hecho que fue muy criticado por McLaren, finalmente cumplió con su palabra de construir 25 coches homologados para la calle, eso sí, con un precio similar a lo que ahora sería un millón y medio de Euros, lo cual lo convertía en el coche de producción más caro hasta el momento. Su carrocería de fibra de carbono y composite difería un poco de la del coche de carreras y montaba un v12 de 7 litros que generaba unos 600 caballos, tenía aire acondicionado, cuero y equipo de sonido. En la primera hornada que llamaríamos “pre”, solo se vendieron 20 de los 25, hasta que HWA, una parte de AMG que se escindió al ser adquirida por Mercedes en 2005, decidió modificar los 5 restantes, creando la versión Roadster cuya potencia se rumorea que ascendía hasta los 640cv

Mercedes CLK GTR Roadster. Uno de los 5 fabricados

HWA ha fabricado también los coches Mercedes de DTM, el SLS de GT3, los motores que Mercedes equipa en su F3 y el actual AMG GT3.

Aunque aquí no acaba la historia, ya que HWA creó dos CLK GTR Super Sport con modificaciones en la carrocería y un motor de 7,3 litros v12 que después se usaría en el Pagani Zonda S.

Pagani Zonada S 7.3. No está mal haber impulsado como motor a dos de los automóviles más exclusivos de la historia de la automoción

También hubo dos versiones de calle del CLK LM de 1998, una de las cuales se utilizó para el crash test y la otra, que continúa existiendo.

Todo ello significa que, a pesar de que el Project ONE vaya a ser un coche brutal y estúpidamente rápido gracias a un motor de Formula 1 que le habrán quitado al “pobre” Lewis, nunca será tan extremo como los coches de carreras que una vez Mercedes homologó para la calle a finales de los 90.

ExtraLap

¿Creéis que era tan fácil comprar un McLaren de carreras en secreto? Sabemos que Honda compró un 911 GT3 hace poco y les pillaron…

También os recuerdo que aunque Mercedes y McLaren ahora tengan equipos separados en la parrilla de F1 no siempre fue así, y su colaboración comenzó casualmente en 1996, año en el que volvieron las victorias a McLaren gracias a un motor de Mercedes.

Por otro lado, en los archivos de McLaren, figura la cesión del chasis 11R a Mercedes como mula.

Así que abro debate y os pregunto quién engañó a quién. ¿McLaren nos hizo creer que no sabían nada y vendieron su F1 GTR, dejándolo desnudo ante los ingenieros de Mercedes para recuperar la gloria de los GPs de Formula 1? ¿O fue Mercedes quien les pidió el chasis 11R con la excusa de crear su motor de F1 probándolo en un coche de carreras competente y, ya que estaban, aprovecharon la oportunidad para construir los CLK GTR para competir cara a cara en circuito?

Extra Lap 2

¿Qué te parece el aspecto que podría tener el Project ONE según nuestros colegas de Motor1?

Artículos relacionados

9 comentarios en “Project ONE ¿El Mercedes más extremo?”

  • Staff

    Lasheras

    9 de Febrero de 2017 a las 12:09

    Por mi parte, nada más que aportar al artículo, me parece que el CLK GTR de calle sigue siendo a día de hoy uno de los coches más bonitos y apetecibles para coleccionar y sacar de vez en cuando.

    Tenía miedo de que a la versión de calle le hubieran montado un convertidor de par o algún atraso de ese tipo por hacerlo más dócil. Tras investigar un poco, me alegro de saber que monta la caja de cambios del coche de carreras que, por cierto, hay que reconstruir cada muy pocos Km a, imagino, un precio escandaloso. Aunque para quien tiene este coche, no creo que sea un problema.

    Por otro lado, respecto al Project ONE, ¿de verdad van a sacarlo con un motor de Fórmula 1? Años de desarrollo y secretismo, millones de Euros invertidos para ponerlo en la calle y que “cualquiera” pueda copiarlo…

  • Lázaro

    9 de Febrero de 2017 a las 19:30

    Toribio! me ha encantado, a ver si te leemos mas!
    Esa época de las carreras la recuerdo con tanta pasión…

    Por otro lado, la pregunta que lanza Laheras me parece muy buena, pondrá mercedes ese motor en la calle? con las correspondientes modificaciones para que no haya que cambiarlo cada 20 horas de uso

    Un abrazo! y muy buen articulo!

  • ToniExup

    9 de Febrero de 2017 a las 20:26

    Buenas tardes.

    Interesante artículo, y con respecto al Project ONE; espero que el diseño definitivo no se parezca al de la imagen que ilustra el artículo, para mi gusto, es una abominación, declaradamente feo desde cualquier ángulo, insisto, para mi gusto.

    En esto de los diseños creo que deberían pedir consejo al equipo de diseñó el CLK GTR, o si esos ya están retirados, que pasen por el despacho de Pagani, comparo el diseño del Zonda rojo del artículo con el Project ONE, y se me eriza el vello.

    En fin, para gustos colores, pero vaya…

    Un saludo.

  • Staff

    Lasheras

    9 de Febrero de 2017 a las 20:55

    @ ToniExup,

    Comparto todas y cada una de tus palabras referentes al diseño del Project ONE.

    Un abrazo,

  • Ainara

    10 de Febrero de 2017 a las 13:26

    Buenos dias.Quisiera comentar en unas pocas palabras sobre el projecto one .En mi opinión me parece una belleza veniendo de mercedes no me esperaría otra cosa aun que yo le cambiaría esa parrilla de barbacoa que lleva,ahora mi problema es que no esta echo para mi bolsillo ,aún asi es una belleza para culquier vista.
    Un grande abrazo a todo el equipo de 8000 vueltas por su trabajo.

  • Staff

    Carlos Soteras

    11 de Febrero de 2017 a las 12:05

    Toda época pasada fue mejor…
    (¿o no?)

  • arribi

    11 de Febrero de 2017 a las 12:16

    Me encanta cuando a los ingenieros “se les va la olla” y tergiversan la normativa de tal forma que se obtienen resultados tan espectaculares como el CLK LM. Echo de menos una normativa que obligue a vender cierto número de coches de calle para homologar el de carreras. Echo de menos una normativa que deje más espacio a la innovación. Echo de menos ingenieros (y sobre todo marcas) más audaces.

    PD: Coincido en que el chop del Project ONE me parece horrible, aunque casaría bien con los diseños actuales de Mercedes. Espero que no se le parezca.
    PD2: Curioso que el CLK LM y el CLK GTR mantuviesen la estrella sobre el capó en sus versiones de carreras sabiendo lo que puede llegar a perturbar la aerodinámica cualquier cosa, por mi pequeña que ésta sea.

  • Vercetti

    11 de Febrero de 2017 a las 12:32

    Creo que este coche junto con el Aston Martin de Newey y Red Bull serán los que comiencen la nueva época de los hypercars. Me espero un post de este otro Jorge ;)

    Desde la barra de bar, ese frontal no parece muy aerodinámico y la silueta es bastante continuista, viendo lo que ha hecho Ford con su GT ir a menos sería un gran oportunidad perdida..

    A mí me gusta más la recreación de Autobild, aunque los faros lleven el lenguaje de la marca de la generación pasada.

    http://i.auto-bild.de/ir_img/1/7/3/0/1/4/9/Mercedes-AMG-Poject-One-2018-Vorschau-1200×800-7cb9e8d6cc8a079d.jpg

  • PATABRAVA

    13 de Febrero de 2017 a las 16:56

    Este tipo de coches son los que hacen aún más grande al F50.

Deja un comentario