Prueba Audi RS 7 Performance, turbo viaje a Asturias

Estoy un poco desconectado -un bastante más bien- de los últimos lanzamientos de las marcas. Algunos leeréis esto con extrañeza pero yo llevo un tiempo en el que miro el pasado con nostalgia y pocos son los deportivos actuales que me llaman la atención. Es posible que tuviera que seguir más las novedades, por aquello de que escribo en un blog de coches deportivos, pero cada vez me centro más en las experiencias que vivimos y en cómo disfrutamos los coches que tenemos en el garaje de 8000vueltas (raro es el coche que, en nuestro garaje, tenga menos de 10 años).

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-48

Pero entiendo a la gente que se compra coches modernos, principalmente por 3 motivos:

  1. No les interesa lo más mínimo conducir o los coches en sí, por lo que les dan igual las sensaciones al volante.
  2. Lo necesitan para usarlos todos los días, entonces lo que prima es la máxima comodidad, seguridad y fiabilidad.
  3. Se pueden permitir coches modernos interesantes. En este último punto nos vamos a detener hoy.

¿Me compraría yo un Audi RS 7? Pues no, porque dejaría mi cuenta en números rojos (rojo dramático). Pero si mi nómina tuviera un cero más me plantearía coches que antes no estaban en mi radar. Poder viajar en un RS 7 es algo que sí puede merecer la pena, veámoslo.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-23

Hace poco estuve en USA, haciendo otro gran viaje por carretera (de esto ya hablaremos más adelante), y me llamó la atención el Audi RS 7. Me llamó la atención porque en dos semanas vi 8 o 10 unidades, cuando en España no había visto ninguno en directo. Pero hasta entonces no me había interesado mucho por él: una megaberlina con muchos caballos. Otra. Lo cierto es que en directo me gustó mucho y me pareció que sonaba muy bien, pero no investigué mucho más sobre el coche.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-29

Sin embargo, hace cosa de un mes me comunican que tenemos un RS 7 para probar en el garaje. Ese fin de semana tenía una boda en Gijón, así que me iba a quedar sin probarlo, o eso pensaba yo, porque Lasheras me llama y me dice: tío, este coche tienes que probarlo, es la versión Performance… bla, bla, bla…600 caballos… bla, bla, bla… – ¿cómo? ¿600cv? ¡Los mismos que el M6 Competition!  (más o menos, son en realidad 605 en el RS 7 y 601 en el M6). Con el M6 competition package hice un viaje a Galicia a ritmos escandalosos (120Km/h aprox.) y se me ocurrió que sería una fantástica ocasión para revivir un viaje así.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-8

Pero además iba a revivir otro gran viaje: el que hice con mi querido Porsche 944 Turbo, un viaje por carreteras nacionales que me hizo revivir sensaciones perdidas desde la infancia. El primero de muchos viajes en los que abandoné la autovía y las prisas para poder disfrutar del camino. No voy a decir que aquel coche cambiara mi vida, pero sí me hizo plantearme a partir de entonces cada viaje conduciendo, buscando rutas alternativas por carreteras que sí merezcan la pena ser disfrutadas; nada de hacer kilómetros en vano, al menos en vacaciones: viajemos también para disfrutar del viaje.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-14

Llego a recoger el coche y me recibe una mala bestia en color gris mate. Grande, enorme, de proporciones muy armoniosas pero que ni aún así consiguen disimular su tamaño. La línea es agresiva, salvaje: llantas de 20″, muy bajo para ser una berlina, cintura alta, tomas de aire gigantes… un coche para echarse a temblar si lo ves por el retrovisor.

Audi lleva mucho tiempo haciendo berlinas que se salen de lo común (incluyendo familiares). En 1.994 lanzaba el Audi RS 2: otra mala bestia de 315 cv y 197 cv/ton. Hoy, 23 años después, ofrece una berlina 400 Kg más pesada: un 25% más. Para hacerlo correr van a necesitar esforzarse, y no se han quedado cortos: 605 cv, superando los 300 cv/ton. ¡Menuda paliza! Seguro que no te hace falta que te cuente que también es mucho mejor que aquel RS 2 dinámicamente, 20 años de evolución dan para mucho.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-3

En unos minutos salgo de Madrid y empiezo el primer tramo de mi viaje: autopista A-6. En muchas ocasiones he evitado el túnel -y el atraco que supone el peaje- y he subido por el alto del León, surcando después una zona de nacional con 3 carriles que permite velocidades de autovía (ojo, con radares habitualmente). El problema es que ese día había tráfico y me iba a encontrar una horda de camiones en la nacional, precisamente para evitar el abusivo peaje. Así que aproveché este tramo de autopista para ver como se defendía el RS 7 en viajes a velocidades legales (en Alemania). Silencioso si no le pisas y con un bramido que acompaña el pedal del acelerador cuando quieres gastar gasolina.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-7

Puedes ir a ritmos endiablados sin tocar el acelerador, gracias al control de velocidad, pero también puedes hacerlo sin usar las manos en algunas ocasiones: el RS 7 dispone de un control de cambio involuntario de carril que actúa sobre la dirección y te permite vivir, como una lejana metáfora, la sensación de la conducción autónoma.

Vayas a la velocidad que vayas, la que te permita una carretera con un poco de tráfico (pasado el túnel, muy poco), el chasis del RS 7 tiene mucho margen, en ningún momento vas a notar que el coche no va aplomado o se te va a hacer muy cerrada una curva. A estos ritmos infernales llegamos a Tordesillas antes de comer. Simplemente espectacular.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-55

A partir de ahí comienza la carretera nacional, atravesando Castilla-León. Las carreteras en Castilla son -o deberían de ser según la creencia popular- rectas y aburridas, pero no es así. Tampoco son puertos de categoría especial del Tour de Francia pero la verdad es que te encuentras con zonas de curvas rápidas muy frecuentemente, lo que coloca una sonrisa en tu cara. Atravesamos pueblos olvidados por la configuración radial de nuestras autovías: Vega de Valdetronco, Medina de Rioseco, Mayorga… todo camino del Puerto de Pajares, una carretera donde se arranca en verano y se culmina -inevitablemente- en invierno. Con suerte, en un nublado día de marzo.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-57

Vega de Valdetronco, iglesia de San Miguel Arcángel

Desde ese momento nos olvidamos de las autovías y cambia el ritmo del viaje: una media un poco más baja pero igualmente alegre para el coche y meteórica para la vía por la que circulamos. El Audi RS 7 sigue sintiéndose ágil, aplomado y sobrado de chasis, algo que cuesta imaginar cuando sabes que es un coche de 2 toneladas. Los adelantamientos son la parte más excitante, siempre es bueno tener una excusa para apretar el acelerador a fondo. En estas condiciones el sonido del escape es un verdadero espectáculo: borboteos, explosiones y bramidos que te aceleran el pulso. Es un sonido buscado, artificial de algún modo, pero sigue siendo excitante conducir un coche que suena así. No quiero justificarlo, pero es normal que esta banda sonora esté hecha “en laboratorio”, no es compatible tener un coche que es silencioso como una limusina cuando queremos ir tranquilos y que a la vez suene como un Grupo B de rallies cuando queremos ir rápido. Sencillamente, de manera natural no se puede conseguir ese equilibrio.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-1

Central térmica de carbón, La Robla

Cuando la meseta se convierte en puerto de montaña y llegamos a las zonas más reviradas podemos poner a prueba el chasis en las peores circunstancias para un coche de estas dimensiones. Enfilamos hacia las primeras curvas y metemos volante, descubrimos en algunas de ellas una sensación extraña, una confusa resistencia del volante a ser girado. Tras unos segundos descubrimos que llevamos el control de carril todavía activado e interfiriendo en la conducción. Me resulta curioso que un coche con tal despliegue de electrónica crea que te está ayudando cuando estás haciendo una conducción así. No obstante, tiene fácil solución: con un click de botón lo desactivamos y seguimos subiendo el puerto. No hay rectas, sólo curvas, o eso parece cuando subes Pajares a fondo en un RS 7, los 600 caballos devoran cada segmento recto a una velocidad que los hacen parecer diminutos.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-16

Parador de Pola de Lena, cerrado desde 2.004 y actualmente a la venta

Cada vez que llegamos a una curva -y con 600 cv no llegamos despacio precisamente- tenemos que detener los 2.000 kg de coche: curva tras curva, de manera constante y durante decenas de Kilómetros. Tengo que decir que los frenos – cerámicos – no se agotaron en ningún momento, ni subiendo ni bajando, y eso que fueron sometidos a una verdadera tortura.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-18

La suspensión mantiene el coche plano en todo momento y para nada me pareció incómoda, pero sí muy efectiva. El asfalto, sobre todo en la cara norte, no está en su mejor momento y el coche traccionaba sin problemas saliendo de las curvas más lentas incluso exigiendo el 100 % del motor. Esto dice mucho del sistema de tracción total de Audi – que de forma natural reparte el par entre los dos ejes en un 50%/50%, pero que puede variar en función de las necesidaedes y del modo de conducción seleccionado – y los inmensos neumáticos, pero también de la suspensión, que es la que permite que las 4 ruedas estén en contacto con el suelo constantemente.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-42

Una de las cosas que más me ha impresionado de este coche – espectacular comportamiento del chasis aparte- es el consumo. En 8000vueltas no hablamos de consumos normalmente, pero en esta ocasión creo que merece la pena destacar que, rodando a 120km/h, se puede bajar con cierta facilidad de los 8 l/100 Km. ¡¡En un coche de 600cv!! El Mazda 6 2.5 de 170cv en el que viajé a Madrid la última vez consume más, con eso lo digo todo. Si quieres ir a 160 Km/h en lugar de a 120, obviamente la cosa cambia, y si quieres hacer un puerto de montaña buscando la máxima diversión las cifras superan los 20 litros a los 100. Y los 30… todo es cuestión de esforzarse. Aún así, me parece una proeza que este V8 biturbo de 4 Litros de cilindrada – con cilindros desconectables-, capaz de superar los 300 Km/h o de aplastar tu cabeza contra el asiento mientras hace el 0-100 en 3,7 segundos, llegue a estos consumos.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-39

Te pega a estos asientos: cómodos, bonitos y recogen bien el cuerpo

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-45

Aunque aquí no se viaja nada mal

Como digo, el chasis también es digno de mención. Olvida aquellos antiguos Audi RS que eran magníficas locomotoras que devoraban kilómetros en línea recta pero a las que se le atragantaban las curvas. Audi ha aprendido mucho desde entonces. Su primer “Hit”, para mí, fue el Audi RS 4 B7: un motor que sonaba a coche de Nascar y un bastidor que sí giraba en las curvas. A partir de ahí Audi ha ido mejorando, y mucho, sus productos RS (mención aparte al Audi R8, aunque no se puede considerar 100% Audi). El RS 7 ha heredado todo ese conocimiento y su chasis es prueba de ello. No sólo no te va a defraudar, sino que estarías cayendo en un error si piensas que un BMW M o un Mercedes AMG será mejor que este RS7 en un circuito (donde, para ser realistas, no vas a entrar jamás con este coche) o una carretera de curvas porque, simplemente, no es verdad.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-13

Compararlo con el BMW M6 Gran Coupé es inevitable: el RS 7 presenta menor consumo, un chasis igual de bueno y con un sistema de tracción total hace que sea más sencillo ir rápido; es un coche mucho más efectivo, más habitable… La estética es muy personal, cada uno tendrá sus adeptos, pero la realidad es que en comportamiento el RS 7 destaca.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-40

Pero que nadie se engañe, tener 600 cv -cifras de Hypercar no hace tantos años- no lo convierte en el deportivo definitivo. No puedo hablaros del aullido de un motor atmosférico, ni de un chasis afilado en el que puedas emular a Ari Vatanen. No. Esto es un coche “familiar”, construido bajo unos estándares de calidad soberbios, ideal para hacer viajes pero también para usar a diario, ¿qué sentido tiene acaso tener un coche así para no utilizarlo todos los días? La depreciación que sufren las berlinas tope de gama son escandalosas.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-33

Porque no olvidemos que estamos hablando de una berlina, no de un deportivo, aunque al volante tu cabeza pueda pensar otra cosa. De hecho, el RS7 Performance es un coche que te hará disfrutar y te sacará mil sonrisas, siempre que tengas el inmenso placer de viajar solo por una buena carretera (no me imagino llevando a toda la familia de tramo, aunque se puede ir a ritmos altísimos sin que lo parezca). Quizá sólo en ese momento se pueda justificar su precio respecto a un A7 convencional. Ahí y, probablemente, cada mañana cuando lo arranques; y cuando vayas de camino al trabajo y pases por un túnel; y quizá también cuando lo saques un fin de semana y veas las miradas que atrae, cómplices algunas de ellas sabiendo lo que hay bajo el capó delantero; y cuando lo veas aparcado en tu garaje, porque hay coches que generan placeres más allá de conducirlos. Sin duda alguna este es uno de ellos… si te lo puedes permitir, claro.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-28

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-30

Extra lap

¿No pensarías que íbamos a acabar sin hacer mención al precio, del que ya hemos dicho dos veces que es el principal impedimento para tener un RS 7 en el garaje?.

Comprar un Audi RS 7 Performance “pelado” según tarifa son 152.530 €, nada mal.

Comprar el Audi RS 7 Performance que hemos probado, con todas sus opciones, sube prácticamente a los 175.000€. Esta diferencia proviene del Paquete Dynamic Plus, que consiste en lo siguiente:

  • Ampliación de velocidad máxima a 305 km/h
  • Dirección dinámica (regulación dinámica del esfuerzo y del ángulo de dirección)
  • Faros Matrix LED
  • Frenos de disco cerámicos
  • Iluminación selectiva por cámara, sensores y GPS, luz de curva dinámica, intermitentes dinámicos.
  • Luz para cruces por GPS
  • Tren de rodaje deportivo plus RS con DRC (Dynamic Ride Control)

El M6 Grand Coupé y el M6 Coupé Competition Package (puedes leer ambas pruebas aquí y aquí), empiezan en 158.500 € y 167.931 €, con lo que según mis cálculos, a igualdad de equipamientos podrían tener un precio de tarifa incluso superior. Parece ser el nuevo estándar de esta categoría de vehículos son los, mínimo, 150.000 €.

Es muy duro bajarse de un coche así y volver a la vida real. Me queda el buen sabor de boca de haber podido disfrutar, durante unos días al menos, de viajar en la auténtica primera clase de Audi.

Prueba Audi  RS7 - 8000vueltas-25

Extra lap 2

Si quieres seguir leyendo sobre berlinas, dedícale un rato a este artículo

Te estás haciendo viejo y gordo, va de berlinas deportivas

 

 

Artículos relacionados

8 comentarios en “Prueba Audi RS 7 Performance, turbo viaje a Asturias”

  • Staff

    Carlos Soteras

    5 de Octubre de 2017 a las 21:07

    Grandísima prueba.
    Echaba ya de menos al Sr. Martinez de la Rosa.
    No entraré a valorar si es bonito (a mi me gusta) o si es divertido; lo único que es incontestable es que los coches actuales son infinitamente superiores a sus antecesores en cuanto a parámetros medibles: potencia, consumo, fiabilidad…
    Lo que no sé es si mejoran por tanto a sus ancestros en todo aquello intangible, ya sabéis a qué me refiero…
    De nuevo, enorme prueba: concisa, clara y acertada.

  • Jordi

    5 de Octubre de 2017 a las 21:26

    Buen artículo,
    Caballos tiene por un tubo, pero creo que es un coche de autopista alemana, me parece que como viene siendo habitual, le sobran kilos y tamaño.
    El precio no es para la mayoría de los mortales.
    Y otra cosa que no acabo de entender de estos coches es que estén homologados sólo para cuatro personas, no iría nada mal que se pudiera montar una quinta, para algún trayecto que lo necesites, aunque vaya incómodo… Vamos como ir detrás en muchos deportivos que tienen dos mini asientos detrás.
    Ciao

  • Dani

    5 de Octubre de 2017 a las 23:35

    Me encanta el coche. Buena prueba. Y la trasera me recuerda mucho a la del alfa Romeo gtv de finales de los 70.

  • Deivid Torrepower

    6 de Octubre de 2017 a las 14:05

    Sabéis que no soy capaz de comentar uno de vuestros fantásticos artículos sobre AUDI sin decir que esta marca no me convence… pero es que cada vez que os leo removéis todas mis convicciones.

    Nos tenéis habituados a unas narraciones excelsas y esta no es excepción. Sin embargo en esta ocasión (para mi) destaca la brutal galería fotográfica: si la estampa del A7 con 600 burras no fuera suficiente, lo ponemos en gris MATE y como colofón los impresionantes desfiladeros asturianos con su típico cielo embravecido a punto abrir tormenta. Se me ponen los pelos de punta.

    Gracias por compartir y regalarnos un pedacito de estos momentos.

  • Occanero

    6 de Octubre de 2017 a las 18:44

    Muy buena prueba sobre todo porque transmite bien lo que es (berlinaza) y lo que no es (deportivo)

    Personalmente los Audi no me encajan mucho por diseño pero como dice el autor… nadie se podría resistir a este coche y su motor . Ja!

    @Dani : llevo mucho tiempo pensando a que coche me recordaba este y … es cierto! Es un GTV de este siglo! Muchas gracias

    Saludos

  • ToniExup

    7 de Octubre de 2017 a las 10:48

    En cuanto me dejen de gustar las carreteras ratoneras de montaña, los circuitos, y me sobren 175mil Leuros, me compro uno.

    El artículo, como de costumbre, ameno y didáctico a partes iguales. Esperanado poder leer el siguiente.
    Un apunte más, coincido con otro comentario más arriba sobre las fotos de la prueba son….acongojantes y sobrecogedoras.

    Un saludo.

  • arribi

    10 de Octubre de 2017 a las 21:19

    Describís con enorme acierto lo que (supongo, nunca he probado uno) es este coche: una berlina muy rápida, capaz de destrozar a más de un deportivo, pero no es un deportivo.

    Me encantaría probar un trasto así, aunque no sé si me lo compraría si tuviera el dinero, creo que no es mi tipo de coche.

    PD: Espectacular forma de narrar las sensaciones. Y qué decir de las fotos: sin palabras.

  • Abuelo

    12 de Octubre de 2017 a las 22:53

    Sere directo…..

    Estos articulos no solo son.buenos, muy buenos….. venden coches.
    Que forma de trasmitir.sensaciones y emociones.

Deja un comentario