Prueba Mercedes E53 AMG Cabrio: en tierra de nadie

Cuando llega el calor uno de los planes más apetecibles, al menos en mi caso, es salir cual ave nocturna a dar un paseo por la noche mesetaria para disfrutar de la suave y refrescante brisa.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-62

Desde que obtuve el carné, hará una década ya, este ritual refleja fielmente lo que considero la libertad; poder desplazarme a mis anchas por aquellos parajes otrora repletos de gente, calor y prisas.

Tras la puesta del sol en los meses de estío -con especial motivo en Madrid en agosto- vías de cuatro carriles del centro de la capital por fin disfrutan de un tráfico fluido ¿qué mejor momento entonces para la prueba de un buen bólido?

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-73

Nuestra solicitud a Mercedes Benz España, a quienes agradecemos enormemente su gentileza, especificaba la intención de “enfocar el artículo al placer de la conducción en verano”, indicando asimismo que a excepción de un SUV (seguimos sin encontrar la relación con el placer de conducción en estos coches), cualquier AMG serviría para dicho papel, aunque había especial predilección por los cabrios, en los que la marca de la estrella tiene más que una larga tradición de modelos especiales.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-67

El equipo de comunicación de Mercedes, que entienden perfectamente el tipo de publicación que es 8000vueltas y al tipo de lector al que va dirigida – gente con sentido crítico, conocimientos técnicos y predilección por los automóviles pasionales-, nos cedían esta vez un E53 AMG Cabrio.

Poniéndonos quisquillosos, el nombre completo rezaría Mercedes-AMG E 53 4MATIC+ Cabriolet. Cuando lees con detenimiento el modelo asignado y tras otear por encima la prensa internacional, son varios los pensamientos que acuden a tu cabeza y no todos son buenos. El primero es ¿de verdad se puede descapotar un Clase E? Recordemos que un E es el equivalente a un Serie 5 de BMW. ¿Imaginas un M5 descapotable? Casi parece una utopía prescindir del techo en un coche de esas dimensiones y al mismo tiempo optar por apellidarlo AMG.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-26

Como bien sabes, éstas siglas son la carta de presentación que indica que vas a disfrutar de un producto, como poco, elegante y muy potente. Otros adjetivos como rabioso, agresivo o puro son más dispares, aplicando el antaño independiente preparador alemán más o menos picante en función del modelo a tratar.

En cualquier caso, no es la denominación AMG lo que nos preocupaba, sino el resto de las siglas las que daban pie a posibles dudas entre los más apasionados:

  • Mercedes – Benz: coches premium en (casi) todos sus aspectos, pero quizás algo carentes de ese «toque» que nos enamora en 8000vueltas.
  • E 53: Con la llegada en 2020 de un E 63 (y previsiblemente E 63 S) por encima, podemos pensar que se han dejado algunos ases en la manga para este modelo, optando por una configuración más «racional» para el usuario medio.
  • 4MATIC+: tracción a las cuatro ruedas, siempre asociada a una caja de cambios automática, en este caso de convertidor de par y 9 velocidades.
  • Cabriolet: aunque gracias a ello podamos disfrutar de un alegre paseo con el cielo como techo, son escasos los cabrios de Mercedes que desde 8000vueltas catalogaríamos como deportivos de pura sangre. Roadster suele ser un sufijo más acorde dentro de la marca.

Mercedes AMG CLK GTR Roadster

Suma una factura mínima de 116.400 € y tendrás tu cabeza ocupada un buen rato en justificar, sobre el papel, que de verdad merece la pena comprar un coche así, pues por un pico menos de esa factura (desde 106.000 €) tenemos «pesos pesados» como el BMW M4 cabrio, un coche muy pasional, más rápido y muy pensado para el disfrute, pero que lleva ya unos cuantos años en el mercado y se va notando en sus interiores y equipamientos.

Seremos sinceros, ahora mismo nos invade un gran escepticismo sobre este coche. Una visita al portal de Mercedes Benz España para leer la descripción del modelo en cuestión no parece -inicialmente- arrojar demasiada luz sobre el asunto.

Mercedes-AMG E 53 4MATIC+ Cabrio.

Fascinación en estado puro.

Driving Performance. Auténtico dinamismo de conducción gracias al ADN típico de AMG. Mercedes-AMG no se limita a desarrollar vehículos deportivos y de altas prestaciones. Con la entrega de un Mercedes-AMG te hacemos una promesa. La promesa de ir siempre un paso por delante, de hacer posible de manera singular aquello que es técnicamente factible. Creamos automóviles extraordinarios para personas extraordinarias. Bienvenido al mundo de Mercedes-AMG. 

En el momento de recoger al susodicho por primera vez, te preguntas en dónde encajarías este vehículo y cuál sería su potencial cliente. Es un coche grande (4,82 metros), con aspecto deportivo pero ciertamente discreto -sin llegar desde luego a rozar el lado más «macarra» de AMG-, descapotable, con 435 cv, más de 2000 kg, 4×4 y pegatina ECO (luego hablaremos de esto). Desde luego a primera vista parece un «todo en uno», y ya se sabe que quien mucho abarca…

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-20

Una vez aplicados todos los prejuicios y tópicos posibles, tocaba ser frío y analizar de un modo más profundo y técnico sus características. Respecto a la parte puramente estética, de lo más llamativo de nuestra unidad resulta su precioso color blanco metalizado, el cual se ve reforzado bajo la luz de neón de un garaje o reflejando los carteles luminosos de la ciudad. Es cierto que el blanco nunca me ha encajado en coches grandes, pero es posible que, al ser la capota de lona en color negro, el efecto sea de una mayor ligereza en el conjunto. Desde luego, no parecen casi cinco metros de coche.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-66

Quizá lo que menos nos entusiasme a nivel imagen sean las llantas de 19 pulgadas, las más pequeñas posibles para ese modelo, que si bien no son precisamente diminutas, en estas dimensiones parecen «restar» deportividad. Su diseño tampoco nos enamora con lo que te diríamos que puestos a ello, gastes unos euros extra en este apartado. Un coche cambia mucho con unas llantas diferentes. Bajo las llantas delanteras encontramos un equipo de frenos con discos de 370 mm y pinzas de 4 pistones (casi el mismo tamaño que un M2 estándar, pero pesando el AMG casi 500 Kg más).

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-23

Los escapes en esta nueva generación son completamente redondos, en contraposición a las versiones previas (rectangulares) u ovaladas si nos remontamos una generación más en la gama AMG de Mercedes. El sonido en esta ocasión es correcto: suena todo lo bonito que puede sonar un motor con turbo y compresor eléctrico, pero echamos de menos la opción de los escapes opcionales AMG. 

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-24

Moviéndonos al interior, la sensación es de calidad continúa, estando en nuestra opinión un poco por encima de BMW y a la altura de Audi, que solía ser la referencia entre los alemanes (pero que no tiene ningún cabrio de 4 plazas de prestaciones y precio similar). Los nuevos diseños han cambiado mucho los interiores de Mercedes (para bien) y es aquí cuando te das cuenta del verdadero valor del producto: te sientes como una auténtica estrella en el plató, todo está hecho para ti.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-55

El volante tiene unas dimensiones áureas, los asientos son cómodos y deportivos y, en general, el interior rezuma ergonomía trabajada para que todo esté a mano y sea intuitivo. El gran salto es sin duda la instrumentación, a cargo ahora de una «pantalla de televisión» de grandes dimensiones en las que ver o escudriñar cada apartado o dato que te facilita el coche y que, a diferencia de en el pasado, por fin está bien integrado en el salpicadero. El exterior nos parece equilibrado, el interior, sublime.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-39

 

La consola central y los mandos están rematados en fibra de carbono (opcional) y las salidas del aire recuerdan a turbinas del mundo aeronáutico, adornadas por una serie de luces a juego con otras integradas por todo el habitáculo y cuya tonalidad debemos elegir cuidadosamente si no queremos dar la impresión equivocada.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-70

Al menos en parado, este E53 AMG cabrio parece una buena combinación de comodidad y deportividad; dos palabras que para 8000vueltas son antónimos; el bien y el mal, el blanco y el negro. Una guerra fratricida.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-5

Una vez en marcha olvidas de que llevas unas llantas “pequeñas”o un escape moderado. Este AMG se centra en otras cosas, la abundancia tecnológica y el cuidado a los pasajeros, incluso en las plazas traseras, que son más que aceptables. Tras una semana de conducción en todo tipo de condiciones, aún sigo encontrando nuevas utilidades o ayudas a la conducción: elementos aerodinámicos que reducen el flujo de aire en las plazas traseras, calefacción en asientos y paneles de las puertas o ventilador en el cuello, sistema de purificación y aromatización del aire acondicionado, asientos con masaje, asistente anticolisión en tráfico, etc.

La lista es interminable, pero cuanto más larga es, más parece alejarnos de lo importante, de lo que veníamos a hablar hoy: del placer de conducir. ¿O no?  

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-12

Las cifras son acordes a lo esperado, con un 0-100 Km/h en unos fulgurantes 4,5 segundos y una velocidad máxima de 250 Km/h (limitada electrónicamente, extensible a 270 Km/h opcionalmente). A la hora de comprobar su potencial, el 3.0 de 6 cilindros en línea empuja de manera contundente (520 Nm de par lo atestiguan) acompañado por un motor eléctrico que ayuda -entre otras cosas- a mejorar la aceleración gracias a sus 21 cv y 250 Nm adicionales.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-33

No obstante, la primera prueba confirma lo esperado: el propulsor carece de nervio a altas vueltas (debido a una curva de par muy plana). El peso y la configuración mecánica hacen que el coche empuje mucho desde abajo, destacando una linealidad de locomotora pero sin gloria cerca del corte de inyección. Sabes que hay más de 400 cv debajo del capó, aprovechables para salir disparado como un cohete en cualquier situación, pero no está pensado para ser conducido como un coche de carreras, buscando una y otra vez la zona roja.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-69

A ritmo «tranquilo» todo fluye armoniosamente, dejarás atrás al 95% de los coches solo con rozar el pedal del gas, y puedes viajar hasta 140 Km/h descapotado sin mayor problema. Todo es suave, incluso dinámico a este ritmo. Te invade una sensación de felicidad y una necesidad nula de buscar los límites. Pero metidos en faena, en pleno puerto de montaña a ritmos altos, las cosas son algo más complicadas.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-15

Tras los primeros compases, descubres un coche a priori torpe. No te hace falta mirar en Google para saber que ronda las dos toneladas (2055 Kg); lo notas casi antes de subirte en él. Pero ahora el problema no es del coche, sino tuyo. Si intentas llevarlo como si condujeras un Fiesta ST, lo llevas crudo. Esto es un concepto totalmente distinto: el E53 AMG es un coche para disfrutar de tu estancia dentro del coche, de los detalles y de la calidad.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-29

No esperes salir de las curvas con largas derrapadas o bruscos tirones producidos por los diferenciales como si llevaras un Subaru STI, aquí tienes que fundirte con el E53 y dejar que él lo haga todo. Olvida el placer de la conducción extrema, existe otro placer, el de la conducción dinámica rodeada de lujo a cielo abierto. Es como tratar de comparar una Cigarette AMG, con una Riva. El E53 es la Riva de los Mercedes.

¿Cómo actuar entonces en un revirado puerto de la sierra madrileña? La técnica es sencilla. Modo Sport; en tramos de aceleración, saliendo de curvas de baja y media velocidad, el gran empuje del motor y la suave caja de cambios de 9 relaciones lo hace todo por ti, aunque es sugerible llevarlo en modo manual para anticipar la apertura del gas. El reparto de par entre las cuatro ruedas motrices pasa totalmente desapercibido.

Si nos pusieramos en modo Maximum Attack, es posible que permitiera cierto deslizamiento para otorgar la máxima aceleración (hay mucha potencia disponible en todo momento), para lo cual sería necesario llevar los controles desactivados, pero ¿para qué?

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-9

Aunque el equipo de frenos es lo bastante potente para no acusar en exceso el peso, recréate frenando un poco antes de lo que lo harías con un deportivo de verdad, sintiendo como los más de 2000 Kg deceleran con eficacia y precisión. Frena en línea recta o con mínimos golpes de volante para evitar excesivas transferencias de masa y déja las frenadas hasta la cocina para otros coches. Sí que puedes, sin embargo, buscar un apoyo fuerte en curva, pues el coche se comporta de un modo neutral a pesar de los enormes números que lo definen, pero una vez más es un comportamiento innecesario en un coche así. No incita a ello.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-2

En caso de excesos, algo que no debería suceder si conduces como este coche demanda, el “Dynamic Cornering Assist” actuará frenando la rueda trasera interior mientras envía más par a la exterior para mitigar el inevitable subviraje llegado el límite de adherencia, ayudando así a la rotación del coche.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-65

Con este panorama, ir al límite sacará los defectos previsibles (y asumibles si te empeñas en conducir así) de un coche de este calibre. Sin embargo, ir «ligero» (ojo, porque ligero ya es muy rápido en este coche) se convierte en algo más divertido de lo que podríamos pensar en un primer momento. Cierto es que todo le llega al conductor muy filtrado, pero las altas velocidades de las que es capaz y la buena letra con la que que el E53 dibuja trazadas suaves con todo lujo a bordo, tienen también un componente adictivo que no todos los coches se permiten lucir. 

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-54

No obstante, nos ronda por la cabeza un pensamiento contradictorio. Los motores de los E53 AMG no van firmados por el responsable de la unidad como en otros modelos de Affalterbach, lo que confirma que sería un AMG a medias (por concepto, no por precio), al estilo del BMW M850i (cuyo artículo está en el horno) y demás modelos bávaros que están tocados por la varita mágica de BMW M, pero no son BMW M.

Quizá en Mercedes no han encontrado aún un nombre para estos modelos a medias, pero si de verdad esperamos un E63 AMG Cabrio (el mismo coche con más potencia, al igual que los C63 cabrio y S63 cabrio), tiene sentido pensar que así es. Un coche en tierra de nadie.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-25

Quedaría por nuestra parte describir al comprador potencial, en cuyo caso no me atrevería a hablar de un apasionado de los coches, pero sí un apasionado de los productos bien hechos. Un conductor maduro que ya no suspira (quizá nunca lo hizo) por motores girando a 8000vueltas pero que es deportista, dinámico, activo. Alguien que no llevaría en el maletero un casco y unos guantes de conducir, pero sí en la muñeca un IWC, los pies calzados con unos Santoni italianos y al menos 116.000 € (más de 130.000 la unidad probada) en la cuenta corriente.

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-31

Puede que su ruta habitual el fin de semana sea a un pequeño hotel en la sierra (bien acompañado), a un restaurante con estrellas Michelin, al campo de golf o a la regata en velero con buenos amigos. En cualquier caso, llegaría a su destino descapotado, haciéndose notar lo suficiente. No tanto como para que los demás dejen de hacer lo que están haciendo, no tanto como para levantar envidias o miradas indiscretas, sino lo suficiente para transmitir una idea al subconsciente ajeno; una idea que representa lo mejor de Mercedes y lo mejor de AMG: Calidad, lujo, discreción y prestaciones. 

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-72

En definitiva, el E53 AMG es un coche en el lado más suave de la escala AMG y seguramente la versión coupé hubiera recibido por nuestra parte una crítica más dura, pero el techo de lona, «La promesa …de hacer posible de manera singular aquello que es técnicamente factible» (ahora sí encontramos sentido a la frase de Mercedes) y los cuidados que otorga al piloto consiguen que el objetivo de la prueba se cumpla nota: disfrutar de la conducción en verano. 

Mercedes E53 AMG - 8000vueltas-13

Fotografías de la prueba realizadas por Francisco Carvajal. Accede a la galería completa de la prueba, disponible en nuestro Flickr.

Extra Lap

Como ya hemos comentado, este vehículo es, al contar con 2 propulsores – uno de combustión de 435 cv y otro eléctrico de apoyo, que desarrolla 21 cv y 250 Nm de par- un híbrido a efectos legales (a efectos prácticos diríamos que es un coche convencional), con lo que, dado el actual y poco eficiente sistema de catalogación de la DGT, nos encontramos con un vehículo con pegatina ECO a pesar de declarar un consumo medio homologado de 8,9 litros/100 Km y 204 g/Km de CO2. Ya sabemos, hecha la ley, hecha la trampa…conduce tú híbrido por Madrid sin complejos.

Artículos relacionados

10 comentarios en “Prueba Mercedes E53 AMG Cabrio: en tierra de nadie”

  • Roberto Merino

    4 de septiembre de 2019 a las 13:51

    Fantástico artículo (como nos tenéis acostumbrados) de un coche que me deja algo frío.

    Está claro que ni es un deportivo ni lo pretende, sino que efectivamente se encuentra en el lado más ambicioso de la tecnología y el lujo, con lo que supongo que tendrá unas ventas bastante aceptables dentro del segmento residual que es el de los grandes descapotables.

    Aunque siempre he pensado que más potencia es justificable en toda circunstancia, en este caso creo que me conformaría con los 435 cv, pues todo parece indicar que más potencia no serviría sino para aumentar el precio final pero no la calidad del producto.

    En cuanto a llevar los palos de golf, recomiendo encarecidamente si se está uno planteando la compra de un coche así, llevarlos al concesionario y probar si caben bien o no en el maletero, pues como jugador habitual, he descartado coches precisamente por no permitir cierta comodidad en este aspecto.

    Por lo demás, el perfil de cliente descrito me parece correcto, aunque personalmente me espanta un poco tanta tecnología, de la que en el 90% de los casos solo usas una pequeña parte de ella.

    Mención especial a las fotos «on board». Un toque fresco que solo permiten los descapotables. Enhorabuena al fotógrafo también.

  • Jose Luis

    5 de septiembre de 2019 a las 09:43

    Para mi el único atractivo que tiene este coche, es lo bien que Mercedes ha integrado de manera magistral un producto para los absurdos tiempos que corren, me explico:

    1) Cogemos un motor de altas prestaciones (antes cubierto por la gama 350/400/450) lo vestimos de AMG, ya que todos sabemos que el acabado es mas bonito y le ponemos etiqueta ECO

    2) Gracias a la etiqueta ECO que aumenta el valor residual que ya de por si tiene, el equipamiento mas completo que la versión inferior, lo consigo cuadrar en la cuota de renting que el 70% de los directivos con coche tienen como tope (ídem para particulares, con una diferencia de cuota con el motor inferior irrisoria)

    3) Lo hacemos potente, pero poco vistoso que lo hacen distinto de otro Clase E, para no resaltar recelos o miedos del que dirán en la empresa/familia/calle/empleados

    Yo he tenido oportunidad de probar el C43 AMG Cabrio y comparto con gusto las reflexiones del autor, siempre dando por válido que es el coche perfecto para el target que desde Marketing querían. Para mi gusto el propulsor pasa totalmente desapercibido (cuando debería ser el protagonista en este estilo de coche) y se hace latente con la falta de carácter que tiene… pero seria injusto criticar este coche por algo que no pretende ser

    También suscribo que el interior está simplemente a otro nivel, que ni BMW ni Audi están consiguiendo igualar ni en sus versiones mas altas

  • Pit AMG

    5 de septiembre de 2019 a las 10:01

    Como propietario de un AMG algo anterior al que aquí se trata hoy, tengo que decir que me siento terriblemente identificado con el artículo. Mi coche no es una máquina de derrapaje ni un superdeportivo por dentro o por fuera, es un coche discreto con el que poder hacer viajes de cientos de Kms ultrarápido y llegar fresco y descansado como si hubieras ido a comprar el pan.

    Creo que esa ha sido siempre la filosofía de AMG y que solo en los últimos años se ha «radicalizado» para mantener el tipo con BMW o Audi, pero el cliente de este tipo de coches no busca «dar la nota» o irse al circuito con él. Busca otras cosas, que para mi este coche da con creces.

    Y no nos olvidemos de que ese motor, con caracter o no, hace que este cabrio de más de 2000 Kg supere los 100 Km hora en poco más de 4,5 segundos, así que no es que lo considere precisamente un AMG a medias…Desde luego, para mi, es el tipo de producto que entra dentro de radar.

    Enhorabuena por saber saliros de vuestra tónica habitual de coches radicales y no pecar de mirarlo con el prisma equivocado.

  • JAcaPAN

    5 de septiembre de 2019 a las 23:05

    No es el coche mas radical pero creo que no es el objetivo principal, me encanta el enfoque de la prueba, es un coche que tendría si pudiera permitírmelo, quizá en unos años cuando baje de precio de segunda mano. Para mi es un AMG de pura cepa capaz de la marcha mas tranquila hasta las aceleraciones que cierran bocas a listos que lo desprecian por ser una «berlina». Seguid así chicos!

  • Sandro

    5 de septiembre de 2019 a las 23:43

    Coincido con la mayoría en que el artículo y las fotos son geniales y está enfocado a la realidad del segmento de coche que se está probando.
    En los últimos años Mercedes ha sabido dar otro aire a sus coches, haciéndome abandonar esa sensación de que esta marca no era para gente dinámica.
    Siempre se ha caracterizado por la comodidad, el lujo y la tecnología y sigue en esa línea, pero este tipo de vehículos que nunca han estado en mi radar, empiezan a estarlo.
    Echo de menos no obstante más pruebas de AMG, muy reducidas en este gran medio, en comparación con marcas como BMW y AUDI, de las que tenemos lectura de la gama casi al completo.
    Me encantaría leer algún artículo de algunos modelos más radicales de Mercedes también.
    Gracias chicos.

  • mario

    6 de septiembre de 2019 a las 10:40

    Para mi es no es un AMG, mas bien un producto de marketing, ya que vende mucho mas que un posible E450. etc es un producto muy bien hecho, creo que hace perfectamente lo que quiere hacer, por encima de cualquier E350/450.. pero en mi opinión no debería llevar el nombre de AMG, es un producto perfecto para la gama mas alta de Mercedes, como un M850i. Pero deberían de dejar el nombre AMG solo para un posible E63S, que por cierto no lo hay en coupe, solo en berlina y familiar.. Un producto perfecto para el que no busque un coche «salvaje» pero que tampoco le cumple un E400.. algo mas de deportividad, prestaciones, sonido, diseño y comportamiento deportivo sin llegar a ser un coche apto para circuito.
    Como sugerencia, podéis pedir el AMG E63s (importante que sea el S) para una prueba, lo he probado en Alemania y en Nordschleife y tiene unas prestaciones, comportamiento en curva, comportamiento del cambio increíbles, está a otro nivel, parece un coche de 1500kg.
    Un saludo

  • Borja

    6 de septiembre de 2019 a las 19:22

    Aquí en México estos modelos de entrada de AMG se venden mucho. Si se ve un GLC o un GLE casi seguro es el modelo AMG de entrada. La verdad son vistosos y suenan muy bien, pese a llevar un 6 cilindros.

  • Deivid Torrepower

    8 de septiembre de 2019 a las 13:24

    Muchas gracias por el artículo.

    Tanto Mercedes Benz como 8000vueltas sabéis muy bien la manera de encajar un producto. A priori este Mercedes no casa con la esencia de esta web y sin embargo ha salido un artículo, bajo mi punto de vista, muy bueno y desde luego curioso. En realidad a ambas partes os gusta la excelencia por las cosas bien hechas y el «lo hago por que puedo» y eso es un nexo muy fuerte.

    Siendo un coche que está » entierra de nadie» lo gozaríais cosa mala toda la semana que lo tuvisteis. Coincido con todos los comentarios de que no es un coche que entre en mi radar… pero estoy convencido de que si se metiera en mi garaje tampoco lo echaba!

  • Mileston

    9 de septiembre de 2019 a las 14:26

    Enhorabuena por el artículo, sensacional como siempre. Respecto al coche, sinceramente acabo de quedarme boquiabierto echando un vistazo a la clase E cabrio en la página oficial. Si bien es cierto que las limitaciones tecnológicas a la hora de equipar el coche las pones tú (es ciertamente sorprendente la cantidad de opciones disponibles), no me salen las cuentas por ningún lado.

    Honestamente pensaba que nos moveríamos en una gama de acceso de unos 55.000 €, pero veo que el más básico, el E Cabrio E220d (encima diesel, que para un cabrio…) empieza en casi 65.000 €, poniéndote en 75 muy fácilmente. No digo que no lo valga, pero realmente se pueden comprar muchas cosas, muy bien equipadas y con MUCHA más personalidad por ese dinero. En cuanto al AMG, pues ya es otra cosa, lo veo hasta en precio…aunque definitivamente no sería mi primera opción como cabrio para todo.

    Un saludo cordial

  • Jordi

    10 de septiembre de 2019 a las 22:52

    Buenas,

    Muy buen artículo con una buena máquina para ir muy rápido en en modo descapotable, tipo sleeper cabrio, pero yo,tampoco lo veo enfocado a una conducción salvaje o de circuitos.

    Sobre si es AMG, lo pone la pegatina… También pienso que es una buena jugada de los tipos de marketing, pero opino que no es un verdadero AMG.

Deja un comentario