El Ferrari de 500km/h

¿Alguna idea de cual puede ser? Por supuesto que no. Estáis muy lejos de adivinarlo o, al menos, yo lo estaba antes de conocer a Bob Norwood. Pero aquí os dejo una pequeña pista:

288actiontelephoto.jpg

Exacto, un 288 GTO!

Pero vayamos al grano: ¿Quién es Bob Norwood? Y lo más importante: ¿Qué tiene que ver con este Ferrari?

Bob Norwood es un tuner de Dallas. Cuando hablamos de tuner, nos referimos a la antigua acepción de la palabra importada del léxico anglo-sajón: El que pone a punto (él se hace llamar “Dallas Supercar Builder). Como dato adicional diremos que tiene 137 apariciones en el libro Guinnes de los récords.

Tratado este asunto de terminología, comencemos: Bob Norwood es un tuner de Dallas, por tanto es americano. A los americanos, en general, les gusta hacer las cosas a lo grande y este no iba a ser una excepción. Su trabajo es mucho más extenso de lo que hoy os contamos, pero lo que le ha hecho llegar hasta 8000vueltas ha sido su fijación por los Ferrari. En concreto con la generación del 308 y sucesivos.

El 308 de 3 litros, los inicios
Todo comenzó con un Ferrari 308 con motor de 3 litros. En 1985, el récord de velocidad para la clase F/GT de 3 litros (atmosféricos) era de la friolera de 161 millas por hora (259 km/h), sobre todo para aquella época. El récord lo había establecido un equipo japonés con un Datsun 240Z de seis cilindros en línea. Bob pensaba que podía mejorar la marca, y para ello se hizo con un moderno 308 QV. Con él se marchó a Utah, al Lago de sal más famoso del mundo: Bonneville.

308hoodopen.jpg

Este 308 era una unidad en buena forma a la que se estimaban 300 Cv a 8500 rpm y consiguió, tras varios días de pruebas y mejoras a pie de lago, llegar al record que se conserva todavía hoy: 170 mph (273 km/h) Puede parecer poco, pero a día de hoy no se vende ningún coche con motor de 3 litros que supere los 250 km/h, aunque en muchos casos es a causa del limitador de velocidad, pero ninguno llegaría a esta cifra de 273 km/h (Ni de broma, vaya).

Hace unos años, en 2000, el bueno de Bob re-compró este coche con la intención de batir también el récord de 2000 cc, con unas modificaciones de cilindrada que dejarían el motor girando a 12.500 vueltas. Añadir que el récord para 2L atmosférico son 150 mph (241km/h).

308-20-engine.jpg

En esa época Bob se dio cuenta del potencial del 308 como coche caza-récords dada su eficacia aerodinámica, pero le faltaba potencia y no dejaba de ser un coche sin grandes pretensiones en cuanto a deportividad, por lo que el proyecto pronto quedaría aparcado.

308silhouette.jpg

El 288 GTO de 5 litros, aprendiendo la técnica
También en 1985 aparecía el Ferrari 288 GTO (al que sobra presentar). Dado que se fabricaron 277 (¿?) unidades es un vehículo muy difícil de conseguir, y fue así desde su lanzamiento. Afortunadamente Norwood dio con la solución: Hacer un Kit de conversión del 308 a 288. Básicamente se cambiaba todo el tren trasero, alargando la zaga un poco, y sobre ese añadido se podían montar los paneles de carbono del 288, con lo que el resultado era espectacular. Mas o menos así…

288-5-0l-rear3-4-beauty.jpg

Pero el problema es que el coche parecía un GTO y dinámicamente era muy similar, el problema era que no corría lo suficiente. Para solucionarlo se le debía acoplar un V8 que permitiera sacar una alta cifra de potencia. El bloque V8 Ferrari permitía fácilmente llegar a los 500 Cv e incluso se han llegado a sacar 1000 Cv (con una angustiosa falta de fiabilidad, imagino). Pero sin embargo se optó por utilizar un small block Can Am 302 CID proveniente de la competición de aproximadamente el doble de cubicaje que el 2.9 original. Era un motor supercuadrado de pistones reforzados, heredero del mítico motor GM de los 60s (Supercuadrado es aquel motor que tiene una carrera menor que el diámetro de sus pistones).

Con todo, esto no era suficiente para poder moverse con el descomunal par del motor de serie (y menos aún con las especificaciones de los modificados), por lo que se le equipó también con una caja de cambios ZF (la mítica transaxle que lleva el Ford GT, y todos los bichos americanos de motor delantero y tracción trasera)

288-5-0l-bonne-action.jpg

El 288 GTO de 8.2 litros “388″: el arma definitiva
Había llegado el momento de dar un salto y decidirse a batir récords absolutos. Tras haber conquistado el éxito en récords de diversas categorías Norwood, con el “patrocinio” de Bill Gordon (auténtico propietario del coche) se decidió a batir el récord más importante, el récord de velocidad absoluta en un vehículo de sport. En realidad fue Gordon el artífice de todo: Había comprado el GTO a Sullivan (el anterior dueño, que fue el figura que le montó el motor de 5 litros) y quería hacer el record en la clase estrella la AA de vehículos modificados…ahí es nada.

288andofficialsandcrew.jpg

El motor de 5 litros pasó a mejor vida y en su lugar se instaló un motor de 8.2 litros Biturbo (511 Ci, o pulgadas cúbicas). Grande incluso para los americanos, una inmensidad!) proveniente de la competición, de lo más granado de la tecnología de los 90 (traducido, deduzco yo que de la tecnología americana. Que ya ves tú…).

El récord, vayamos al grano. Para establecer un récord de velocidad en Bonneville hay que recorrer el circuito (de entre 5 y 15 millas) en los dos sentido, y se cogerá la velocidad media de una milla completa a sumar con otra milla completa de la ronda en sentido opuesto. Para lograr hacer un récord de velocidad decente en estas condiciones Norwood puso toda la carne en el asador, pues no era fácil llegar con estas exigencias. Para ello se sustituyeron todos los consumibles, en este caso cambios y embrague que no durarían ni medio asalto, por las más avanzadas piezas de recambio hechas de titanio o aluminio. La gestión electrónica de serie (de serie del motor de hi-tech de competición…) se sustituyo por una Motec programable que llevó la potencia real a unos 1600 Cv, con picos de 1829 medidos. Para poder transmitir todo esto al suelo se equipó un embrague especial, tipo sprint, que hacía que el coche tuviera que arrastar al 288 GTO hasta los 100km/h para después soltarlo y que pudiera engranar los 1800 Cv sin destruir toda la transmisión.

288.jpg

Con esta parafernalia bien puesta a punto sólo se dependía de algunos factores para redondear la jugada: Condiciones climatológicas adecuadas: humedad, temperatura, lluvias en los últimos meses (muy importante pues las condiciones de humedad afectan mucho a la adherencia en el desierto de sal); destreza del piloto y, sobre todo, suerte. Mucha suerte.

El 288 GTO de 1800 Cv (alias 388, por si alguien sigue perdido) tenía algunos problemas de estabilidad entre 320 y 386 km/h (o sea, entre 200 y 240 mph) rango de velocidades entre las cuales el coche presentaba serios problemas para mantenerse recto debido a fuerte vibraciones. A partir de ahí las fuerzas de la aerodinámica hacían su trabajo de manera más efectiva y aplastaban el GTO contra el suelo.

Un verano, a finales de los 90, Bill Gordon (el que ponía el dinero) se encontraba en ese rango de velocidades, pilotando la máquina que le podía convertir en un hombre récord, en un coche récord y a una velocidad a la que nadie había viajado jamás a bordo de un coche con ruedas y motor de explosión. Para llegar al récord sólo ha de seguir acelerando suavemente (de llevar el pie a la tabla con 1829 Cv ya te puedes olvidar, vayas a la velocidad que vayas) pues este Ferrari ha nacido coche, pero está equipado para que se crea un avión y, al mínimo error, el morro se levantará del suelo y pasarán segundos antes de que el coche vuelva a tocarlo a 400 km/h, y es probable que con el techo como apoyo.

Pero Gordon no lo consiguió, a 241 mph llegó el límite. El paracaídas se disparó, por orden expresa del conductor, e hizo su trabajo. Pero no pudo hacer nada por un coche que estaba descontrolado ya. Descontrolado, silencio y resultado: El 388 GTO está destruido, Gordon sigue vivo. El coche será recuperado y el propio Gordon realizará más intentos, pero no conseguirá llegar a las 250 mph programadas. De hecho no conseguirá establecer nunca el récord este misil tierra-aire más allá de la marca de las 241 mph.

Pero antes de darse por vencido consiguió lo que ha sido la velocidad más alta registrada por este coche: 267 mph. Minutos antes de que una tormenta imposibilitase hacer el recorrido de vuelta que podría hacer válido este potencial récord de velocidad, pero no pudo ser. Las condiciones nunca se volvieron a dar, y el piloto acabó psicológicamente exhausto.

accomp-graphic-minus-text.jpg

Para poder luchar por el récord hacía falta a alguien hecho de una pasta especial. Un loco con la cabeza fría como un témpano que sea capaz de aguantar la respiración en la milla 250 y siga pisando el acelerador en su justa medida: Si pisa demás el coche volará dando vueltas de campana hacia atrás. Si deja de acelerar el coche perderá apoyo trasero y volará también, pero descontrolado y sin dirección vaticinable. Ese hombre es Tom Stephens.

En el verano de 2000 Stephens consigue romper el record anterior marcando 245 mph. Stephens será también el encargado de derribar el muro de las 250 mph (402 km/h) registrados en el trayecto de vuelta del mismo intento. Lamentablemente Stephens ha de conseguir la licencia “High Speed License“, que han de ir consiguiendo los pilotos de dragster a partir de las 150 mph cada 50 mph, en cuanto alcanzó las 250 mph. Por este motivo el evento hubo de ser cancelado antes de que se pudieran alcanzar las 275 o incluso las 300 mph. Ahora sí, casi 500 km/h.

Norwood y Stephens están convencidos de que el coche batirá la cifra mágica de las 300 mph.

Algún día…

288actiontelephoto.jpg

Fuentes:

Bob Norwood
Norwoodperformance
(Esta gente hace Testarrossas de más de 1000 CV)

PD: A 250 mph (402 km/h) el coche se encontraba perfectamente estable, con el pedal del acelerador tan solo a dos tercios del recorrido, con una cantidad apreciable de potencia disponible (en concreto con el turbo soplando a la mitad de los 2,4 bares, relativos, a los que podía soplar).

Stephens afirma que a 250 mph el coche iba pegado al suelo, con aplomo y sólido como una roca.

Algún día…

bonnsalt.jpg

Extra Lap:

Otro Ferrari preparado por Norwood

norwood001.jpg

1200 Cv con un bóxer-12 . Ups!

Pero aún hay más!!!

Ojo al dato, pero este F40 sólo hace 220 mph.

Y este otro para desmitificar todo el rollo de antes, mirad con que facilidad se llega a las 470 mph

Nota técnica: 1 milla= 1609.344 m

Artículos relacionados

13 comentarios en “El Ferrari de 500km/h”

  • Átropos

    12 de marzo de 2008 a las 09:54

    Me ha encantado ;)

  • Lordvader

    12 de marzo de 2008 a las 10:32

    Excelente, están locos estos yankies.

  • meneame.net

    12 de marzo de 2008 a las 10:33

    El Ferrari de 500km/h…

    Espero que no hubiese ningun radar cerca……

  • Daniel Torrecilla

    13 de marzo de 2008 a las 00:48

    Por dios!!
    Quiero uno!!
    Ole sus…
    Perfecto el post, en tu linea, magnifico.

  • Borjal84

    13 de marzo de 2008 a las 14:10

    Excelente artículo, como todos en este blog.

  • Ndres

    14 de marzo de 2008 a las 20:47

    Ya decía yo que me resultaba raro el primer pie de foto… Supongo que lo de 388 vendrá por 388 millas por hora a batir, pero es una burrada, son 620km/h! Debe ser el Ferrari más potente de todos los tiempos, aunque el F50 Koenig al menos está homologado para la calle. El coche es salvaje, y el artículo muy bueno.

    Un saludo!

  • xavier

    4 de abril de 2008 a las 10:22

    Excelente artículo, pero pongo en duda el récord para un 2 litros atmosférico. Con un Impreza 2.0R he superado los 230, sin mejoras de ningún tipo. Bajandolo de peso y altura, por ejemplo, y sin tocarle motor, se llegaría a esa velocidad, no?

  • tirandofotos

    5 de abril de 2008 a las 01:43

    muy muuy buen post!
    graciass pos animarme 15 minutillos!

    añado 8000RPM a las rss

  • BitterV10

    9 de abril de 2008 a las 10:45

    Precioso artículo!!!

  • Ivan

    15 de abril de 2008 a las 12:21

    Enhorabuena por la pagina. Excelente artículo.

    Saludos.

    Ivan Vilas

  • Gis

    31 de marzo de 2011 a las 11:20

    Acabo de aterrizar aquí desde otro artículo vuestro.

    Bravo.

    En serio, tenéis algún artículo malo?

    Gracias por artículos así.

  • Conducir a 400, velocidad absurda - 8000vueltas.com

    4 de abril de 2011 a las 10:38

    [...] de rápidos, sus coches sean visibles en público. Parece que esta lucha va para largo… (aunque hasta llegar a los 500km/h aun les queda mucho [...]

  • Carroll Shelby, un tipo común - 8000vueltas.com

    5 de abril de 2011 a las 11:31

    [...] británico queriendo contratarlo: Donald Healey (de Austin Healey) va a llevar uno de sus coches a Bonneville con la intención de batir hasta setenta records de velocidad distintos. La idea intriga a Carroll, [...]

Deja un comentario