BMW i8, inesperado

Llevamos unos años viendo cómo aparecen en el mercado coches híbridos, y todos sabéis que no son de mi devoción. No sé si los híbridos eléctricos supondrán solo una solución temporal, lo cierto es que en principio esta tecnología se ha aplicado en vehículos mayoritariamente urbanos con el objetivo de reducir el consumo de combustible. Pero, en Septiembre de 2013, BMW presenta en el Salón del Automóvil de Fráncfort la versión definitiva del BMW i8 y me rompe los esquemas. ¿Un deportivo híbrido?, ¿con un 3 cilindros?, ¿a ese precio? Parecía una broma, una rareza que difícilmente veríamos en la calle, ¿quién iba a comprar eso? Pues lo hemos probado, a ver qué tal.

BMW i8

Pues es un coche que sorprende, en cuanto lo ves te das cuenta de que esto es algo diferente, puedes pasar un buen rato intentando predecir el camino que seguirá el flujo aerodinámico a través de todas las cavidades y aberturas de la carrocería. Las fotos no hacen justicia a la espectacularidad del BMW i8; es ancho, bajo, agresivo, futurista… hay muchos detalles que llaman la atención en el BMW i8, como la salida de aire central en el capó delantero, digna únicamente de las versiones de carreras de deportivos de primer nivel.

BMW i8

Y todo esto viéndolo parado; cuando se abren sus puertas el espectáculo comienza de verdad, se despliegan en forma de élitro, de forma análoga al caso del Lamborghini Aventador o el Ferrari LaFerrari y que en su momento ya llevaba el Lamborghini Countach; así que de novedoso, poco, pero sigue siendo espectacular.

BMW i8

Es uno de los coches más rompedores estéticamente de los que puedes encontrar por la calle. Ver un i8 por la calle es un espectáculo, pero ir dentro lo es aún más. Crea verdadera expectación; un Ferrari 458, un Porsche 911 o un Alfa Romeo 4C, sencillamente, se vuelven invisibles a su lado. Es un imán para todas las miradas, pero seguro que esto ya lo sabes, esto lo han contado todos los que lo han probado. No me queda ninguna duda de que han paseado con él por la ciudad y se han sentido observados. Lo que ya no tengo tan claro es si este coche tiene forma de deportivo o si realmente lleva un deportivo dentro. ¿Me puedo hacer un trackday con él?, ¿y llevármelo de tramos?, ¿cómo funciona el motor eléctrico?, ¿cuánto duran las baterías?, ¿cómo de rápido se recargan las baterías mientras circulas? Al principio estábamos un poco agobiados porque no teníamos donde cargarlo, pero todas estas dudas se disiparon tras dos días intensivos por carreteras de curvas.

BMW i8

Todo comienza cuando me subo al BMW i8, no sin cierta dificultad, y me encuentro un interior que me encanta, es totalmente clásico y con un inconfundible estilo BMW, pero a la vez te sientes rodeado por una atmósfera futurista, conseguida por la cuidada iluminación y el cuadro de mandos con pantalla digital. Tienes un 2+2 elegante y cómodo, aunque con pocas concesiones a la habitabilidad. Las 2 plazas traseras son sólo para niños y el maletero es ridículo, no se puede tener todo. Salir del coche también tiene cierta complicación pero nosotros somos gente joven y deportista, por lo que no me voy a detener a hablar del tema; habitualmente nos movemos en coches más complicados para entrar y salir.

BMW i8

Cuando digo que es un coche cómodo me refiero a que lo es cuando conduces en carretera abierta, porque en ciudad tiene sus cosas. Es un coche muuuuy bajo, es muy fácil que la panza toque en muchos badenes y en las rampas de los parkings, hay que tomarse las cosas con calma. También hay que tener cuidado con las dimensiones de este coche, sobre todo con el ancho. El BMW i8 es un coche mucho más grande de lo que parece, de hecho es más grande que un BMW M4 (más largo, más ancho, más ligero y más bajo, aunque 1 décima de segundo más lento en el 0-100 km/h y 6 décimas en los 1.000 metros); por lo demás no tienen mucho que ver. Es un coche de casi dos metros de ancho, por lo que tenemos que tener cuidado de mantener las cuatro ruedas en el asfalto en los tramos más estrechos. El chasis es de fibra de carbono vista, cuando abres las puertas, que también son de carbono, puedes ver las celdas, ligeramente desalineadas. Está en estado puro, no se ha tratado para que sea bonito visualmente, pero lo es igualmente. Aun con toda esta fibra de carbono el i8 pesa 1.560kg, 12 menos que el M4.

BMW i8

Un chasis de M3 E30 con su antítesis, el i8 con chasis de carbono

Arranco el i8, “engrano” la D (tiene cambio automático, con levas) y empiezo a moverme, en absoluto silencio: ¡bienvenido al futuro! Esa es la primera de las sensaciones especiales del i8 una vez en marcha, la atmósfera de silencio que te envuelve cuando la batería está cargada. La verdad es que me encanta moverme en modo eléctrico, la sensación de empuje es impresionante; cuando tuvimos los BMW i3 de coche de apoyo en las 8000vueltas experiences 2015 ya me cautivó. Sé que estas confesiones no son las esperadas de un petrolhead pero a los que nos gustan los coches nos encanta la aceleración, y la sensación que me provoca el motor eléctrico es formidable.

BMW i8

Puedes moverte en el modo normal o activar la opción de “sólo eléctrico”. En este modo puedes recorrer, en teoría, hasta 37 km, alrededor de 25 km en la realidad. Pueden parecer pocos, pero son más que suficientes para que la mayoría de los que van a trabajar cada mañana puedan hacerlo sin gastar un solo Euro en gasolina y sin encender siquiera el motor de combustión, en absoluto silencio. Dan ganas de ir escuchando ópera aquí dentro, creo que se podría llegar relajado al trabajo incluso tras pasar el atasco. Eso sí me parece una ventaja increíble de este coche respecto a cualquier posible competidor, si es que existe.

BMW i8

Pero si alguien se compra un coche de 362 cv (de los que 231 pertenecen al motor de gasolina, que actúa sobre las ruedas traseras, y 131 del motor eléctrico, que actúa sobre las delanteras) no es para ir a trabajar en modo eléctrico. Y para eso está el modo Sport. Tiras de la palanca de cambio hacia la izquierda y todo cambia. Sientes que se enciende el motor de gasolina, situado detrás de tu espalda, y el cuadro de mandos cambia de azul a rojo, parece que la ecología la vamos a guardar en la guantera. A fin de cuentas, esto debería ser un coche de emociones.

BMW i8

Salgo de camino de los tramos secretos de 8000vueltas, con la batería llena. Y si no fuera así tampoco debería preocuparme, ya que a 120 km/h por autopista vamos recargando 1 km de batería por cada kilómetro recorrido, con un consumo de entre 10 y 11 l/100 km. Parece alto pero no sólo está moviendo el coche si no que también va recargando la batería.

BMW i8

Cuando llegamos al comienzo de nuestro tramo de pruebas tenemos 27 km de autonomía eléctrica, pasamos el cambio a modo secuencial y aceleramos. El coche tiene dos cajas de cambios, una asociada al motor de gasolina y otra al motor eléctrico; sólo podemos accionar manualmente el cambio del motor de gasolina, el del motor eléctrico tiene dos marchas (una por debajo de 120 km/h y otra por encima) que se engranan automáticamente. La salida desde parado es muy rápida: este coche sólo necesita 4,4 segundos para ponerse a 100 km/h. En modo eléctrico también sale muy rápido pero si el firme no está en perfecto estado hay numerosas pérdidas de tracción. Al salir a fondo en el modo Sport o cuando requerimos toda la potencia, están traccionando las cuatro ruedas, el coche está funcionando como un tracción total. Resulta especialmente útil a la salida de las curvas, cuanto más lentas más se nota que traccionan las ruedas delanteras, ayudándonos a salir rapidísimo.

BMW i8

En pocas curvas veo que el BMW i8 es un coche muy rápido, mucho más de lo que parece porque no me hace trabajar para ir a este ritmo. El Subaru Impreza STI que trata de seguirme me confirma que vamos a un ritmo escandaloso. Cuando giramos el volante con mucho ángulo, de la rueda exterior respecto a la curva sale un sonido metálico que no he sabido identificar, no sé por qué se produce, pero supongo que tendrá que ver con el sistema de regeneración. De cualquier modo, entre curva y curva, el coche sale disparado como un cohete. Hay que frenar con ciertas reservas para no saturar el neumático delantero, que puede llegar a bloquearse con cierta facilidad, haciendo actuar el ABS (el i8 monta neumáticos de 195/50 delante y 215/45 detrás sobre llantas forjadas de 20″). De cualquier modo, el tacto del pedal de freno es muy bueno: preciso e infatigable (la regeneración ayuda), no se nota en absoluto que haya una recarga de energía asociada al accionamiento del freno.

BMW i8

Comenzamos el giro y el coche se inscribe con mucha facilidad, no es subvirador a la entrada de las curvas, y, a diferencia de otros coches de motor central, no da la sensación de que el coche gira más de lo esperado. Quizá esa sensación sea provocada muchas veces por llevar más masa tras el conductor, en el caso del i8 la distribución de masas es simétrica, 50/50. Estando en apoyo el i8 se muestra neutro, pero en salida, ayudado por el motor eléctrico tirando desde el eje delantero, el coche muestra un comportamiento un poco subvirador si abusamos del gas. En curvas largas el i8 tiene un comportamiento peculiar ya que el par se distribuye entre ambos ejes de manera desconcertante al principio. Jugando con el acelerador se puede dirigir el coche hacia donde queramos mientras estamos en apoyo, aunque si abusamos de él acabaremos subvirando, cuestión de adaptación. La dirección eléctrica tiene una buena respuesta pero es un coche que inevitablemente filtra lo que pasa bajo las ruedas. Hay mucha electrónica entre el suelo y nosotros, afortunadamente, ya que dosificar dos sistemas de tracción (uno de ellos eléctrico) no es posible con un sólo pedal de acelerador. Pese a esto que acabo de escribir no os asustéis, los controles no son, para nada, intrusivos. Permiten ir rapidísimo sin sentir que están presentes en la conducción.

BMW i8

Quitando esta sensación errática cuando tracciona, en ningún momento parece híbrido. Lo que seguramente os estáis preguntando es si, a nivel de deportividad, está a la altura. Un motor 1.5 de tres cilindros parece más propio de un utilitario que de un supercar, pero BMW ha hecho un trabajo digno de mención en dos aspectos:

  1. Prestaciones. Por sí solo no sería suficiente para mover al i8 dignamente, pero con el motor eléctrico los resultados son sorprendentes, tanto en curvas como en línea recta: el i8 es rapidísimo.
  2. Sonido. Bueno, no es un Aventador con su V12 pero su sonido es, más que digno, agradable y deportivo. Está “trucado” por los altavoces del coche pero en su interior se escucha de maravilla.

BMW i8

BMW i8

El escape no es lo que esperas de un deportivo, no sabemos para que son las dos

Estas prestaciones tienes sus limitaciones. En un tramo de 17 km, con grandes desniveles y yendo a un ritmo muy alto, notamos que el coche comienza a pedir una tregua. Y se la damos, porque el tramo se acaba. 17 km parecen pocos pero es más que suficiente para completar la mayoría de los tramos de rallye de cualquier campeonato, estamos hablando de mucha distancia, claramente suficiente para disfrutar en cualquier tramo de montaña. ¿Qué síntomas notamos? El coche sigue en plena forma pero parece que la temperatura del tren eléctrico sube de manera notable: el calor emanando por la salida del capó delantero y un olor a chamuscado nos alertan que que es hora de refrigerar. Ni frenos ni neumáticos mostraron síntomas de agotamiento, ni tampoco apareció alerta alguna en el cuadro de mandos. Quizá se podría haber seguido sin problema pero era la carretera la que finalizaba. La autonomía eléctrica ha disminuido hasta los 16 km, esto es: en 17 km a fondo (sin contemplaciones) la autonomía eléctrica se redujo en 11 km (de 27 a 16 km).

BMW i8

Si continuamos en modo Sport en el enlace hasta el siguiente tramo habremos recargado, sin ningún problema, estos 11 km eléctricos y refrigerado suficientemente como para afrontar un nuevo tramo. En este sentido el i8 ha resultado inesperado, mucho. En una prueba anterior hace tiempo (a más de 35 ºC) el coche presentó síntomas de agotamiento en el sistema eléctrico mucho antes de acabar el tramo; como todos los coches con motor eléctrico y baterías, es sensible a las altas temperaturas. Pero en esta ocasión el coche se comportó más que dignamente, aguantando un trato muy exigente. No lo hemos probado en circuito pero es vox pópuli que no es su elemento y que sufre de problemas de temperatura.

BMW i8

Quizá por eso la prensa ha sido muy dura con este coche y, en mi opinión, de una manera injusta. Que no sea un coche que ruede cómodo en el circuito no quiere decir que no permita disfrutar de la conducción deportiva. Cuando lo ves, el i8 evoca modernidad y tiene unos tintes futuristas, para nada te imaginas que es un rompe cronos (Neumaticos estrechos, llantas planas, sin alerones móviles, sin entradas para refrigerar los frenos ni discos exagerados, no esperas que lo hayan hecho para hacer tiempos). Es un coche increíblemente efectivo, divertido y noble. No esperes un coche “razonablemente” rápido, espera un misil disfrazado de híbrido que dejará atrás a casi cualquier coche de su potencia, un matagigantes.

BMW i8

Además es un coche muy especial, tanto en diseño como en sus sensaciones al volante, no válido para todos. Pero todo el que pueda debería conducir uno, al menos una vez. Es una visita al futuro que todos a los que nos gustan los coches deberíamos poder experimentar. A mí, contra todo pronóstico, me ha encantado, ha sido algo inesperado. Aunque tiene sus limitaciones, es un gran paso adelante, no todos los híbridos iban a ser Prius.

Al principio hablaba de que el BMW i8 es un coche fantástico para ir al trabajo. Muchos seguro que estaréis pensando que este coche no se debería usar a diario, pero yo aún voy más lejos: este coche no debería poder circular, es una herejía que un coche así se pueda conducir por la calle. Me parece una obra de arte, sinceramente, un concept car que se ha escapado del salón  y que rueda libremente por la carretera. No es el mejor deportivo (aunque esa faceta la cumple de manera sobresaliente), ni siquiera es el mejor en nada, pero tiene un equilibrio magnífico que hace que valga para casi todo. Insisto en que lo más importante es que supone un paso al futuro, una apuesta muy valiente por parte de BMW. El BMW i8 ha entrado en la historia, así de importante es este coche. No es sólo un deportivo, no es sólo un híbrido, es un pedacito de historia del automóvil. El tiempo lo dirá.

BMW i8

Nota: sobre los faros láser no puedo opinar ya que no los pudimos probar adecuadamente.

Extra Lap

BMW no es primeriza en este segmento. En los años 70 ya tuvo un supercar de motor central, el M1. Ahora, 35 años después, ha vuelto al segmento de un modo muy diferente, pero es que los tiempos cambian, ¿no?

El M1 fue uno de los coches más rápidos de su época y cambió el aspecto de los deportivos en su época. De hecho, aún hoy se ve un coche moderno en algunos aspectos. El i8 responde a otras demandas del mercado, propias de los tiempos que corren, pero, de nuevo, es una revolución.

Extra Lap 2

El BMW i8 es un coche para ver “por dentro”. No me resistí a intentar ver las tripas del i8, pero mi gozo en un pozo, BMW no lo facilita, en absoluto. Acceder a los entresijos del coche es verdaderamente complejo. La mejor manera de ver cómo es la disposición motriz del i8 es a través de la información oficial de la propia BMW, con estas imágenes en las que bien merece la pena echar un rato.

BWM i8 1 (2)
BWM i8 1 (3)
BWM i8 1 (4)
BWM i8 1 (1)

 

Artículos relacionados

22 comentarios en “BMW i8, inesperado”

  • ramon

    19 de octubre de 2015 a las 10:30

    El I 8 es un coche que me intrigs y me fascina. Ya sabes que estaba esperando que tú lo degustaras y doy por buena tu cata, cata que se expresa con entusiasmo y también con alguna melsncolía.
    Me hace gracia ver que al ingeniero very clever que tú eres no le dejaran llegar al final.

  • arribi

    19 de octubre de 2015 a las 11:20

    muy buena prueba. la verdad es que me encantaría probar este coche, por eso de que es un híbrido deportivo, para ver cómo va. me gusta mucho lo de combinar un motor eléctrico con uno gasolina atmosférico, pero que busque deportividad por encima de los buenos consumos (a lo LaFerrari), tienes lo bueno de un atmosférico (sonido, “tacto”, posibilidad de estirarlo) sin tener lo malo (“poco” par a bajas vueltas).

    ¿se atreverán a sacar algo más “gordo” basado en el i8?

  • Drunken Clam

    19 de octubre de 2015 a las 11:27

    Vamos, lo veo más como un gran turismo que como un superdeportivo puro, ¿no? A lo 911.

    Lo cual está genial para los que nos encantan los GTs.

  • Autor Staff

    delarosa

    19 de octubre de 2015 a las 14:09

    @Drunken Clam

    No es un supederportivo, para nada. Efectivamente es un GT a lo 991, no un deportivo puro ni mucho menos.

  • PATABRAVA

    19 de octubre de 2015 a las 16:55

    Siempre que tengo ocasión comento lo mismo sobre el I8: es el único coche moderno que hay actualmente excluyendo a los HiperCars.

    Me encanta el coche y creo que la prueba refleja lo que debe ser este vehículo y su uso.
    Eso si, la redacción de la misma es de las peores de los últimos tiempos. A vigilar antes de dar a “enviar”.

  • Autor Staff

    delarosa

    19 de octubre de 2015 a las 18:28

    @Patabrava
    Pues está revisado por 3 personas antes de publicar. Me parece una queja totalmente gratuita, quizá es que simplemente no es el estilo que más te gusta y eso ya parece un defecto. Especialmente viniendo de quien viene, que sabe el trabajo que hay detrás.

    Es muy fácil comentar desde casa, se agradecerían ayuda y críticas constructivas. Uno se cansa de hacer esto por amor al arte y cuando hay una coma fuera de sitio o alguien no entiende un concepto de un artículo diga que esto es una porquería.

  • PATABRAVA

    19 de octubre de 2015 a las 19:00

    Evidentemente hay opiniones diversas.
    Es más, te voy a decir que la redacción del artículo me pareció peor que la media desde hace tiempo, lo que no equivale a decir que me haya parecido mala.

    Releyendo el artículo en cambio no me lo ha parecido…cosas que pasan, así que me la envaino.

    PD- De todas maneras, no diga usted lo de amor al arte, que todos aquí imaginamos lo que tienen que estar pagando las marcas para salir en 8000vueltas.
    Amor al artemóvil, en todo caso.

  • nachetetm

    19 de octubre de 2015 a las 19:04

    Un coche precioso, y estoy convencido de que en un futuro la mayoría de los GTs de prestigio copiarán esta disposición mecánica. Me extraña no ver más coches deportivos ayudados por un motor eléctrico. La jugada es perfecta: se bajan consumos, se aumentan prestaciones y el peso no tiene porqué dispararse si se diseña bien. Además, suena sorprendentemente grave (desde fuera) para el motor que tiene. La única pega que le pongo es que, al menos en fotos, me parece que está “envejeciendo” a toda velocidad. Eso, y la trasera “caga-981”, yo no se en qué estarían pensando cuando la diseñaron :-D

  • Toni Exup

    19 de octubre de 2015 a las 20:14

    Siguen sin convencerme los coches híbridos-eléctricos y derivados.

    ¿En qué mejora un coche eléctrico a un buen coche con motor de combustión? Para mí, en nada.
    No tienen mejores prestaciones que los combustión, no son menos pesados,tienen unas autonomías en modo eléctrico ridículas.
    ¿Contaminan menos? Es discutible, la energía eléctrica no crece en los árboles, gran parte de ella se sigue generando por combustión de materias fósiles.
    Diseño del coche que nos ocupa: a mi no me enloquece, quédate con el i8 y yo me llevo el Ferrari Enzo, aunque suene un poco más, consuma un poco más, y contamine un poco más.

  • arribi

    20 de octubre de 2015 a las 13:52

    @Toni Exup

    un par de matizaciones:

    -el i8 es un híbrido enchufable, con lo que puedes recargar las baterías con el propio uso.
    -en caso de querer cargar las baterías en casa (como si fuese un eléctrico puro), has de saber que aunque mucha de la electricidad sí que proviene de la quema de combustibles fósiles (carbón y petroleo), el saldo general hace que sea menos contaminante consumir electricidad que gasolina o diesel (otro tema son las baterías y lo que se contamina en obtener los materiales que emplea y su fabricación ).
    -el i8 es un GT, por lo que no es comparable al Enzo, que es un hiperdeportivo. lo suyo sería comparar el Enzo con el LaFerrari (por no salirme de la marca). en ese caso no sé cuál elegirías, pero yo me quedo con el híbrido.
    -el motor eléctrico mejora en un aspecto bastante importante a un motor de combustión interna, el par instantáneo. por eso creo que la combinación de un motor eléctrico más un bueno motor atmosférico gasolina es una combinación ganadora (siempre y cuando busquen prestaciones)

    PD: espero que no te tomes a mal mis matizaciones, no han sido efectuadas con malas intenciones.

    saludos.

  • Toni Exup

    20 de octubre de 2015 a las 15:08

    @arribi

    En absoluto tomo a mal tus matizaciones , sigo en este blog porque se puede opinar y debatir sin que a uno le insulten y le falten al respeto.

    Bien, expongo yo mis matizaciones a las tuyas.

    -Híbrido enchufable:¿ has leído en la prueba que incluso pudiendo recargar las baterías con el propio uso, después del tramo realizado a cuchillo, necesita unos kilómetros para cargar de nuevo las baterías y poder atacar de nuevo el siguiente tramo? Sigue sin convencerme ese sistema.

    -En caso de querer cargar las baterías en casa: De acuerdo el saldo general anti-contaminación es favorable al Híbrido, pero quiero comentarte que esa pequeña diferencia que existe, no creo que sea la que contamine más el planeta, si no los vertidos incontrolados de la industria pesada y química.
    Resolver el problema de la contaminación con esas diferencias, se me antoja como querer vaciar el mar con un vaso, pero bueno.

    -El i8 es un GT, por lo que no es comparable al Enzo: Tienes razón, aunque elijo el Enzo, soy un poco pasional,menos prestaciones, pero un diseño de otra galáxia.

    -El motor eléctrico mejora en un aspecto bastante importante a un motor de combustión interna, el par instantáneo: Cierto, todo lo que he leído lo confirma, aunque… Permíteme que insista… Me quedo el Enzo, ja,ja

    Te sigo leyendo por aquí, un saludo.

  • Alberto

    20 de octubre de 2015 a las 18:21

    Me ha gustado mucho la prueba, enhorabuena. Creo que explica muy bien cómo es el coche para los que no lo hemos probado. Y no es fácil. La única duda que me queda es si se disfruta mucho o no en conducción deportiva; es decir, ¿va muy rápido, o va muy rápido y lo pasas bomba conduciéndolo? ¿le podrías coger el truco y pasarlo tan bien como en un deportivo tradicional que te guste mucho?
    (“La única pega que le pongo es que, al menos en fotos, me parece que está “envejeciendo” a toda velocidad.” Coincido con Nachetetm 100%. No sé si es la decoración, o qué, pero lo he visto 3 ó 4 veces, más algunas fotos, y ya no me dice gran cosa…)

  • arribi

    20 de octubre de 2015 a las 18:52

    @Toni Exup

    coincido contigo en que es un placer debatir aquí.

    sí que he leído que se necesitan más kilómetros para recargar el coche. no me parece tampoco una solución ideal, pero supongo que a medida que avance la tecnología de las baterías irán mejorando en ese aspecto.

    coincido en que lo de llegar a saber qué tipo de mecánica contamina más es complicadísimo, pues habría que contar lo que contamina la extracción de los elementos (petróleo, litio), su refinamiento, la fabricación del coche y la contaminación por su uso, además del lo que contamina una vez “muerto” (tasa de reciclaje etc).

    en cuanto a si Enzo o LaFerrari, ya te he dicho con cuál me quedaría, pero si vamos hacia lo “analógico”, me quedo antes con un F50, que siguiendo tu criterio, tendrá menos prestaciones, pero estéticamente me parece más bonito. además, eso de que esté “eclipsado” por el F40 lo hace más especial para mí, como si fuese un coche no tan obvio, un coche despreciado por la mayoría, un coche por descubrir.

  • Autor Staff

    delarosa

    21 de octubre de 2015 a las 13:39

    @Alberto
    Por supuesto, puedes conducirlo a cuchillo y disfrutar mucho de la experiencia de conducción. Pero hay coches que te conectan más con la carretera y que te exigen más para ir igual de rápido por lo que, pensando solamente en el disfrute, pueden ser más satisfactorios.
    Mi conclusión, y lo que trato de transmitir, es:
    – Te lo pasas bomba yendo rápido con el i8
    – Vas muy rápido
    – No es un coche radical y hay opciones más deportivas

    Saludos!

  • Alberto

    21 de octubre de 2015 a las 18:10

    Gracias. Pues sí tiene mérito el aparato….

  • trevistyle

    23 de octubre de 2015 a las 15:34

    @Toni Exup @Arribi

    Al debate que tenias quiero añadir que uno de los puntos a favor de los híbridos es que expulsan menos contaminantes de forma local, aunque en el computo global de ambos coches sean igual de contaminantes, es algo bastante importante si se quiere reducir la formación de smog o mejorar la calidad del aire de una ciudad.

  • Kodiak

    24 de octubre de 2015 a las 12:05

    Me gusta la linea y el interior, pero tecnicamente no me atrae en absoluto.

  • arribi

    24 de octubre de 2015 a las 16:50

    @trevistyle

    cierto, no había caído en ese detalle. gracias por el aporte.

  • Conde Pyruslav

    25 de octubre de 2015 a las 09:00

    @DELAROSA, a mí también me ha parecido una redacción bastante regulera. Es más, empecé a leer y volví a la parte superior a ver quién había escrito.

    Sobre el coche, qué decir… quiero uno, pero al tiempo no lo quiero. Me pareció una maravilla cuando lo pude ver detalladamente y sentarme en él. Me sucede algo similar con el R8, ambos me gustan, en ambos fallan cosas. De todas formas, a tanto no llego con lo que a fin de cuentas da bastante igual.

  • Román

    13 de noviembre de 2015 a las 00:49

    He tenido el privilegio de poder probarlo y coincido en la mayoría de aspectos destacados.
    Un placer leer la prueba y chapó por las fotos.
    ¡Saludos!

  • abu

    13 de noviembre de 2015 a las 17:11

    pues a mi la redacción me parece acertada, además, leyendo sobre el i8, lo de menos es la redacción, lo mejor es lo que contáis y COMO lo contais….

    con un buen Euromillones, ya tengo otro juguete en mente

  • Presentación 8000vueltas experiences 2016: 27 de febrero, Circuito del Jarama – 8000vueltas.com

    23 de febrero de 2016 a las 10:38

    […] acompañar a la caravana de coches de participantes:  un BMW M4 Performance, un BMW i8 y un BMW X6 M. Va a ser muy difícil ir despacio, se hará lo que se […]

Deja un comentario