Prueba Subaru WRX STI, domina la tierra

Coches especiales requieren condiciones especiales. Si hay un coche en el mercado que me apetezca probar en un sitio diferente este es el Subaru WRX STI (efectivamente, ya no se llama Impreza desde 2010). Si nos quedamos en lo que dicen los papeles encontramos un coche de 5 plazas, 300 cv, 45.000€ y tracción total, ¿algún otro coche que cumpla estos requisitos? Por ejemplo un Audi S3. ¿Parecidos razonables? Ninguno. ¿Alguien dudaría entre uno y otro? Seguro que no. El nuevo Subaru WRX STI es una vuelta más a su concepto de siempre, es más de lo mismo pero más especial que nunca. ¿Por qué? Ya no tiene rivales, es el primer Impreza que sale sin un Mitsubishi EVO equivalente (Ver prueba Mitsubishi Lancer Evo X).

Subaru Impreza WRX STI

Cuando te quedas sin rivales sólo puedes superarte porque te van a compara contigo mismo, y eso es lo que le sucede al STI: está solo. Cuando probamos el anterior STI hatchback y el anterior STI Sedan teníamos la referencia de los EVOs de la época pero Mitsubishi ha decidido centrarse en los aires acondicionados y ha dejado huérfano a un público fanático de los rallies (en nuestro país, en otros paises los Impreza y los Evo se baten el cobre también en los circuitos). Y esa es una gran responsabilidad para Subaru,  ¿podrá soportar la presión de contentar a tantos seguidores?

Subaru Impreza WRX STI

Si has seguido estos coches y los conoces bien probablemente te sorprenda el interior de este nuevo modelo: carbono en el salpicadero, cámara de marcha atrás… ¡esto no es un STI! Y menos  mal, pensarán algunos. Es cierto que el mejor uso que le puedes dar a un coche de estos es vaciarlo y prepararlo para correr: difícil mejorar la efectividad de estos sistema de tracción total en tramos con poco agarre. Pero si lo que quieres es usarlo “como la gente normal” o como deportivo ocasional la verdad es que valorarás la notable mejora que ofrece el nuevo Subaru en sus interiores. Aunque de eso no vamos a hablar hoy.

Subaru Impreza WRX STI

Cuando digo que es un coche único es porque es el único coche del mercado que estoy esperando para poder meterlo en un tramo de tierra. Está hecho para eso, para aprovechar al máximo su potencial en firmes deslizantes y oportunidades como esta hay pocas. He hecho tramos de tierra con traseras y son un reto de técnica y concentración pero con un aparato así, la experiencia es otra: la palabra tracción cobra otro significado. Y eso que venimos “de turistas” con unos neumáticos muy poco apropiados para la ocasión.

Subaru Impreza WRX STI

Cuando llegamos al final del asfalto paro en un lado y dedico unos segundos a ponerlo todo a punto: Motor en Sport Sharp y diferencial en Auto – (¿no te enteras? Todo explicado aquí, dedícale un rato si quieres saber las opciones de conducción que ofrece un WRX STI). Dejo pulsado el botón de la cordura (control de tracción y estabilidad) y desconecto todo, ¡que empiece la fiesta!.

Subaru Impreza WRX STI

Es una sensación indescriptible el surcar una carretera de tierra pie a tabla, tercera hasta el corte, meto cuarta. Literalmente volamos, en algún momento las cuatro ruedas han estado a un centímetro o dos del suelo. Aterrizo con el pie en el freno, los controles están desconectados pero el ABS no deja de trabajar, las frenadas son mucho más largas que en las referencias habituales en asfalto, hay que estar 100% concentrado para desenvolverse en este elemento. En estas condiciones el Subaru demuestra que tiene un setup preparado para todo. Su suspensión es dura (incluso seca, algo incómoda para los comunes mortales en asfalto) pero el coche presenta cierto balanceo, lo que ayuda a traccionar con poca adherencia.

Subaru Impreza WRX STI

Conducir en tierra la primera vez es como aprender a bucear: estás en un medio desconocido en el que las leyes de la física funcionan a otro ritmo, el punto en común es que todo sucede más despacio. Cuanto menor es la adherencia mayor precisión necesitas, especialmente con los pedales de acelerador y freno (aunque el ABS se encargue de solucional la mayoría de nuestros errores). La mayor diferencia llega a la hora de tomar las curvas, olvídate del grip, del apoyo, de frenar recto y girar después… estas ideas las has de dejar en casa. Me aproximo a la siguiente curva de izquierdas, en 3ª, freno, reduzco una marcha y, todavía frenando giro levemente hacia la derecha. Cambio rápido el volante de lado y, con el coche descolocado, piso el acelerador con fuerza: el culo sale y empezamos a avanzar metros y más metros con la trasera tratando de adelantarnos.

Subaru Impreza WRX STI

Con el coche totalmente cruzado nos toca cambiar de dirección, sueltas un poco el acelerador, cargas el morro, giras y pie a tabla de nuevo, ¡un festival ver la velocidad a la que todo se mueve en el retrovisor! ¡qué espectáculo!. Pero aun con la mayoría del par actuando sobre el tren trasero y descolocando la zaga a propósito, en cuanto apuntas un poco con el volante el coche va directo a donde le pides. Esto es muy efectivo pero a  veces apetece seguir de lado un poco más, el STI no te deja. No está hecho para desplazarse de manera relajada, este coche es para ir lo más rápido posible de A hasta B. Al final las conclusiones son siempre las mismas con los STIs: son para ir pie a tabla. El STI me encanta, este STI más todavía que los anteriores: mejora en estética (para mí), mejor por dentro, más divertido de conducir… pero en algo no cambia, no te permite ir de paseo, pide guerra en cada curva.

Subaru Impreza WRX STI

El monocasco de la carrocería es nuevo y más rígido, suspensiones más duras, … todo lo que dice la nota de prensa lo podéis leer en cualquier otra prueba. La realidad es que el coche se nota mejor en muchos aspectos pero al volante todo te suena conocido. Tras leer de nuevo las pruebas de la anterior generación me doy cuenta de que ya está todo dicho: las sensaciones son muy parecidas. Los pedales puede que sean un poco más blandos pero el tacto de la caja sigue siendo el mismo: una caja difícil, hay que marcar muy bien cada cambio para hacerlo rápido.

Subaru Impreza WRX STI

Mismo motor de 300cv (declarados, en teoría, en la ficha técnica del vehículo pone: 350cv) y mismos consumos, totalmente inaceptables viendo lo que puede hacer la competencia. Subaru se ha quedado atrás con este propulsor pero los consumos son descomunales, me resulta impensable usarlo a diario. Otra pega, para mí (que me veo cada día más lejos del mundo real de los monovolúmenes híbridos eco-políticamente correctos) es el sonido: no suena nada, ni de admisión ni de escape. Es un coche ruidoso porque la transmisión suena, y el sonido de rodadura se escucha perfectamente al volante pero lo que de verdad me gustaría oír no se oye. Un rugido al arrancar, petardazos al reducir… no pido tanto.

Subaru Impreza WRX STI

En la transmisión sí hay cambios, aunque mantiene los desarrollos de la anterior versión y la estructura de diferenciales mecánicos en el tren delantero y en el diferencial central, con un torsen en el tren trasero. El cambio notable de la transmisión es el  ATV (Active Torque Vectoring) que frena la rueda interior delantera y acelera la exterior para inscribir al coche en el giro, con la intención de reducir el subviraje. ¿Funciona? Sí. ¿Es buena idea? Depende. Tuvimos la oportunidad de probarlo en el circuito de Arenas de San Juan y en solo dos vueltas, y una de refrigeración, los frenos delanteros volvían achicharrados. Ya sufrimos efectos similares en el Audi S3, para conducción alegre puede ayudar, si quieres ir rápido de verdad devoras los frenos, yo no soy fan de estos inventos: para que el coche no subvire hay que hacerle una buena puesta a punto de chasis. No queremos un Subaru WRX STI de compromiso, de coches de compromiso ya está lleno el mercado.

H415700020a

Es muy fácil ir rápido, rapidísimo, con él. Parece natural atravesar las carreteras de montaña a estos ritmos endiablados, hasta que miras por el retrovisor y ves que te has quedado solo, ¿qué berlina podría seguirte? Probablemente ninguna, y eso cuenta. Y lo que ves es sólo la primera capa, hay mucho más. La filosofía de muchos coches japoneses es venderte un vehículo al 99%, siempre queda algo. En este Impreza con una línea de escape y una reprogramación probablemente nos situemos varios escalones por encima en emoción. También le pondría unas pastillas y unos discos mejores que aguantaran mis impertinencias al volante durante más tiempo. Y poco más.

Subaru Impreza WRX STI

Pero no desesperéis, este “Impreza” es mejor que los anteriores: es más rígido, más ágil y tiene más maletero (esto último es coña, aunque es cierto que tiene más maletero). Con los retoques que os contamos en el anterior párrafo podemos conseguir grandes cosas y la industria aftermarket japonesa es muy potente, seguro que encuentras ese plus que tiene el STI pero que no deja ver desde el principio.  Sigue siendo una bestia dormida, enmascarada por los controles, la brutal tracción y los modos de conducción económica. Pero si vas con el modo Sport Sharp, la entrega de par más favorable al tren trasero y no lo respetas ten mucho cuidado porque cuando menos te lo esperes te morderá. En eso sigue siendo un gran coche: rapidísimo y que te obliga a que le respetes. No puedes tomarte un coche de 300 cv (o los que sean en realidad) a la ligera y de vez en cuando te lo recuerda.

Subaru Impreza WRX STI

Agradecimientos: Daniel Gómez, colaborador.

Extra Lap

Subaru Impreza WRX STI

Subaru Impreza WRX STI

Subaru Impreza WRX STI

Subaru Impreza WRX STI

Subaru Impreza WRX STI

Subaru Impreza WRX STI

 

 

Artículos relacionados

8 comentarios en “Prueba Subaru WRX STI, domina la tierra”

  • M.Sport

    3 de septiembre de 2014 a las 12:22

    Me gustan estás pruebas dándole caña al coche. A pesar de ser una berlina, parece más bien un coche para ocasiones especiales, en vez de para el día a día.

    A pesar de no ser rivales, el S3 Sedán, le hace morder el polvo al Subaru, en línea recta al menos:
    https://www.youtube.com/watch?v=1mo8QZxJKGw

  • nachetetm

    3 de septiembre de 2014 a las 16:57

    ¡Muy buena la prueba! Aunque considerando que las posibilidades de hacer off-road con este coche son mucho frecuentes que las veces que se llevará por asfalto, me interesa mucho saber cómo se mueve en un puerto de montaña. ¡¡Estoy seguro que ya estáis trabajando en la segunda parte de la prueba!!
    Qué pena de consumo. No sois los primeros que lo mencionáis, y la verdad es que sería mucho más utilizable y una mejor compra si fuese más frugal.

  • arribi

    3 de septiembre de 2014 a las 18:28

    gran coche que por desgracia se ha quedado solo en el mercado (te echaremos de menos evo). me alegra mucho que siga existiendo, que siga siendo un coche de quemados, de esos que se compran con el corazón y no con la cabeza (los consumos están ahí).

    puede que se haya dulcificado algo (es lo que hay en estos “tiempos modernos”), pero al menos podemos decir que no ha dejado de ser lo que era antaño.

    PD: gran prueba, se me ha hecho cortísima. grandes fotos.

    PD2: esta frase me ha encantado (y se podría cambiar el coche por otros igual de “quemados” : “No queremos un Subaru WRX STI de compromiso, de coches de compromiso ya está lleno el mercado.”

  • Cristian

    3 de septiembre de 2014 a las 19:25

    ¡Gran entrada! ¿Se puede desconectar el AVT? a lo mejor no es muy recomendable pero tampoco me hace gracia el usar los frenos para eso.

  • Marcos63

    3 de septiembre de 2014 a las 21:41

    Gracias a dios en esta época de deportivos de pega en lo que a sensaciones se refiere a los chicos de STI no se les ha olvidado como era la receta de la diversión.

    10/10 para la prueba

    En cuanto a consumos estoy seguro de que bajan sacándole todo el interior y el aire acondicionado jejeejej

  • Alejandro Figueroa

    9 de septiembre de 2014 a las 08:30

    Excelente nota, sólo hecho de menos un video!!!

  • Sergio

    13 de septiembre de 2014 a las 00:26

    Estoy 100% de acuerdo con el siguiente párrafo:
    “El cambio notable de la transmisión es el ATV (Active Torque Vectoring) que frena la rueda interior delantera y acelera la exterior para inscribir al coche en el giro, con la intención de reducir el subviraje. ¿Funciona? Sí. ¿Es buena idea? Depende. Tuvimos la oportunidad de probarlo en el circuito de Arenas de San Juan y en solo dos vueltas, y una de refrigeración, los frenos delanteros volvían achicharrados. Ya sufrimos efectos similares en el Audi S3, para conducción alegre puede ayudar, si quieres ir rápido de verdad devoras los frenos, yo no soy fan de estos inventos: para que el coche no subvire hay que hacerle una buena puesta a punto de chasis. ”
    Exacto, éstos inventos siempre se me hacen como la solución rápida y económica, es cierto que al despistado le encantarán, pero al que de esto sabe un poco, deberá repudiarle que en un auto diseñado con un propósito en mente, se incluyan estas soluciones, digamos, tan generalistas.

  • BMW i8, inesperado – 8000vueltas.com

    19 de octubre de 2015 a las 18:40

    […] mucho más de lo que parece porque no me hace trabajar para ir a este ritmo. El Subaru Impreza STI que trata de seguirme me confirma que vamos a un ritmo escandaloso. Cuando giramos el volante con […]

Deja un comentario