Isle of Man TT: The Beautiful Dangerous

Una vez al año, entre la última semana de Mayo y la primera de Junio, algunos de los más rápidos y valientes pilotos del planeta se dan cita en una pequeña isla al Este de Irlanda para disputar la carrera de motos más peligrosa y salvaje de cuantas se celebran.

La gloria y la fama cobran en este pequeño paraíso de la velocidad nuevo significado. Nadie allí quiere ser Cristiano Ronaldo. No. Nadie levantará una estatua de bronce del futbolista cuando ya no esté. Una estatua como la que evoca las gestas del gran Joey Dunlop, el Rey de La Montaña.

Aquí las victorias se deciden por márgenes insignificantes. Y, más que nunca, la línea que separa la muerte de la fama, de la victoria, del “Todo”, fue tan estrecha.

El TT de La Isla de Man. El Tourist Trophy. Una historia que merece ser contada.

La Isla

 

54.1543288 -4.4800578. Lo más probable es que estas coordenadas no te digan absolutamente nada –de lo contrario yo empezaría a preocuparme-  y sin embargo te llevan directamente hasta un reducto del pasado, donde los límites de velocidad quedan olvidados más allá de las poblaciones, donde el cuándo y el cómo de rápido queda supeditado a tu sentido común, o a tu carencia de él.

Una isla paradisíaca, donde las escenas son tan sobrecogedoras y las carreteras atraviesan tal exuberancia de paisajes que sentarse al borde de la calzada para mirar un atardecer puede hacerte recordar, a pesar de no haberlo visto jamás, cómo los pilotos pasaban por esos mismos ángulos, rodilla en el suelo, mirada hacia la salida de la curva, con la certeza de que un pequeño fallo, una duda, puede hacerte perder el control. Quizá con suerte, pudieran contarlo.

Un lugar en el que desde cualquier vehículo se desprende un aura drámatico, peligroso, como si advirtiera: “esto es La Isla de Man, chaval, ¿estás seguro de que eres lo bastante hombre para estar aquí?”.

227 almas. Esta es la cifra de muertes a lo largo de sus más de 100 años de historia de carreras por carreteras y calles convertidas eventualmente en circuito. Y ni siquiera están incluidos oficiales de carrera, público ni test no oficiales.

Un poco de historia.


 

El primer paso para albergar una competición de tal calibre fue reescribir el código de circulación. En Reino Unido no se permitían las competiciones de motor por carreteras públicas, pero en Man estaban decididos a cambiar eso. En 1904 se celebró la primera carrera -de coches– en un circuito que discurría a lo largo de toda la isla y que, entre otras cosas, contaba con 5 pasos a nivel, con lo que en 1910 fue modificado para no entorpecer el tráfico ferroviario, ¿quién dijo peligro? El trazado original tenía una longitud de 83 km y no formaba parte de ningún campeonato, si no que era la ronda eliminatoria de Reino Unido para correr el Campeonato Europeo.

La primera carrera de motociclismo se celebro en 1906. Y desde ese mismo año hasta 1910 se celebraron en el más corto pero igualmente espectacular circuito de St John’s, con una longitud de 16,5 Km y cuyo récord fue establecido con una escandalosa vuelta lanzada a una velocidad media de 60 Km/h, tres veces más de lo permitido en carretera abierta en el resto del país. En 1911 se dividió la carrera en dos categorías: moncilindricas de hasta 300 cc y bicilíndricas de hasta 350 cc para la categoría Junior y monocilindricas de 500 y bicilindricas de 585 cc para la categoría Senior. En 1912 se reagruparon de nuevo: monocilindricas de 350 cc y bicilindríacas de 500 cc. El reglamento técnico sobre las motocicletas era por aquel entonces tremendamente exigente, extenso y profundo: era obligatorio llevar silenciosos de escape, reposapiés y guardabarros. El casco no fue obligatorio hasta 1914.

Debido a La Primera Guerra Mundial (1914-1918), no habría carreras de nuevo hasta 1920, año en que se introduciría una nueva calegoría: la “Lightweight Class” para motos de 250 cc (en 1924 también la Super Lightweight Class de 175 cc). Para este año ya se correría en el remodelado circuito, que adquirió el nombre de Snaefell Mountain Course o simplemente el Circuito de La Montaña, haciendo referencia a los 422 m sobre el nivel del mar de su punto más alto y reduciéndose su longitud hasta los 62 km recorridos por la única “carretera” que por entonces había en la Isla.

A finales de los años 20, las carreras duraban más de seis horas, los podios se conseguían tras varias caídas y con las motos semidestrozadas después de los golpes y los habituales incendios que se producían al repostar en el Pit Lane, y que como si nada eran sofocados para seguir firmemente, a más de 100 km/h, hacia la victoria.

Durante los años 30 la evolución de las motocicletas hizo que aumentaran las velocidades medias por vuelta. Sin embargo, lo más característico de esta época fue el “boom” comercial que el TT, y consecuentemente la isla, sufrieron, llegandose a rodar películas en torno a las carreras, como por ejemplo: No Limit (1936).

Tras la pausa producida por La Segunda Guerra Mundial (1939-1945), el TT se volvería a celebrar en 1947. Importantes cambios se producirían en algunas secciones del circuito, pero uno de los detalles más curisos fue la prohibición de la sobrealimentación en los motores, técnica derivada del sector aeronáutico de post guerra. En 1949 el TT pasa a ser la carrera inagural del Campeonato del Mundo de Motociclismo. A pesar de las restricciones, la velocidad media ya era superior a los 150 km/h.


Hasta 1976, el TT formaría parte del Mundial. Sin embargo, se dieron en varias ocasiones varias tentativas de eliminar el circuito por su peligrosidad y la cantidad de muertes que se producían en él. Hacia 1954 se diseña un nuevo circuito –también “urbano”- más acorde con los estándares de seguridad del momento. Es el llamado Clypse TT Course. No obstante, la idea no llegó a buen puerto y a finales de los 50 se volvio al circuito original. La esencia misma de las carreras escribiría su propia historia desde ese momento en el TT, considerándose, desde los 60 hasta mediados de los 70, la época más gloriosa, de increíbles historias, carreras, desapariciones y victorias. The Golden Era.

A finales de los 50 y principios de los 60 fue Mike Hailwood el gran dominador del TT consiguiendo en 1961 su primer Hat Trick. En esta ocasión consiguió la victoria en las tres cilindradas disputadas: 125, 250 y la “Senior Race”. Las dos primeras, de la mano de Honda –que forjó su leyenda en el TT a base de luchar encarnizadamente contra las marcas europeas– y la categoría reina, a lomos de una preciosa Norton de motor rotativo.

El video que se ve a continuación no tiene desperdicio. Imágenes, y sobre todo, sonido de las motos de la época.

En el 64 gana su primer TT el gran Giacomo Agostini, estableciendo un nuevo récord de velocidad media de 161 km/h. Pero la culminación de esa década llega en 1967, cuando Mike Hailwood con Honda y Giacomo Agostini con MV Agusta protagonizaron la más encarnizada lucha que se recuerda en el TT. Ese año ha sido catalogado por muchos como el mejor TT de la historia. Basta decir que Hailwood marcó una vuelta en carrera con una media de más de 175 km/h, récord que no sería batido hasta 1975. Para más INRI fue la última carrera del Mike Hailwood, que no volvería al TT hasta 11 años después.

El 72 fue un año trágico para el TT, muchos pilotos sufrieron accidentes, algunos muy graves y otros fatales. Agostini ganó ese año, pero anunciaría su retirada del TT. En ese momento el Tourist Trophy entró en decadencia y en 1975 saldría del calendario como cita del Campeonato del Mundo, desplazándose hasta el mucho más seguro y moderno circuito de Silverstone. Mucha gente creyó por entonces que el TT estaba herido de muerte; sin embargo, estaban equivocados.

 

La era Joey Dunlop.


En 1977, con tan sólo 25 años, un joven Norirlandés del Ulster cambió la historia del motociclismo mundial. Tras la salida del TT de Man del Mundial, los ingleses se inventaron en 1977 su propia categoría: Formula 1 TT, que en 1989 desembocaría en el Campeonato del Mundo de Superbikes. Motos derivadas de la serie con preparaciones extremas. La FTT-1 empezó con apenas tres citas alrededor de las islas británicas, finalizando su andadura con citas repartidas por los circuitos más prestigiosos del planeta: Hockenheim, Assen, Misano, Donington Park, Sugo, Hungaroring, Jerez y, por supuesto, el TT. Joey ganó cinco campeonatos consecutivos de TTF-1.

Vuelta on board a “La Montaña” desde la moto de Dunlop. Escalofriante al completo, imprescindible desde el minuto 5’30”.

En 1980, volvió a ganar el TT, pero entre 1983 y 1988 fue su mejor época. Ganó 11 pruebas contando los TT Junior y TT Senior, quedándose a una sola victoria de el gran Mike Hailwood, con 14 a sus espaldas. Pero esta ansiada victoria tardaría en llegar porque Joey se batiría en duelo durante años contra algunos de los mejores pilotos de la historia del motociclismo. Carl Fogarty, Steve Hislop o Philip McCallen por citar algunos.

Carl Fogarty

Steve Hislop

Phillip McCallen

Entre ellos protagonizarían uno de los TT más memorables que se recuerdan, 1992. Ese año, Carl Fogarty realizó una vuelta en entrenamientos a una velocidad media de 198,9 Km/h. El título se lo llevo Foggy, seguido de Hislop, y de Joey, que años después lograría las victorias que le convirtieron en el piloto más laureado del TT con 26 oros en 101 participaciones. Su portentoso palmarés se estancó inesperadamente con su trágica muerte en el año 2000 cuando participaba en una carrera en la fría Estonia, lejos de casa, a orillas del Mar Báltico. Liderando una prueba de 125 cc bajo la lluvia perdió el control de su moto y acabó impactando contra los árboles que bordeaban la carretera. A su funeral acudieron más de 50000 personas. Su familia fue una estirpe de campeones malogrados. Su hermano Robert, 8 años menor, falleció en 2008 en otro accidente de moto en la mítica North West 200. Los dos hijos de éste corrieron en 2009 el TT marcando el menor la vuelta rápida en la categoría de 600 cc.

Dunlop – Hislop – McCallen

Joey Dunlop fue un auténtico Work Class Hero. De trato humilde, jamás dijo que no a una buena pinta con un aficionado a pesar de haber sido uno de los más grandes.

Dunlop en katescottage

Los años 90 transcurrieron de forma frénetica en el TT, a pesar de no formar parte ya de ningún campeonato. La Isla de Man se había convertido en centro de peregrinaje de fama mundial que acogía al año a miles de aficionados, lo que garantizaba su futuro. La receta: diferentes ganadores pero con el mismo espectáculo de antaño.

Nuevo Siglo.

 

Quizá la razón por la que escribo esto hoy, alejado de la temática de coches deportivos de 8000vueltas.com, es que rebuscando por casa encontré un DVD del TT de la Isla de Man del año 2002, con el posteriormente malogrado David JefferiesDJ– en portada en el mo,ento en el que estaba a punto de lograr en la última vuelta de carrera el primer giro por debajo de 18 minutos de la historia.

DJ murió en el TT de 2003 en un accidente en la sección de Crosby a más de 260 km/h en su GSX-R 1000, rodando en clasificación en busca de un tiempo que le permitiera salir delante en carrera. Como legado dejó una espectacular vuelta récord de 202,27 km/h de velocidad media. El año pasado se registró una velocidad punta no oficial -fue grabada por el sistema de adquisición de datos y no por el equipo de cronometraje- de 332 km/h.

Sólo recordar como pasaba por las calles de Douglas con el gas a fondo, saltando, entre bordillos y árboles con sus chasis ultramodernos retorciéndose, con las suspensiones haciendo topes, con carenados tocando el suelo y con motores de última generación gritando de forma despiadada entre el público que observa las carreras en un silencio sepulcral, con los músculos en tensión, cruzando los dedos para que nadie perdiera el control de su moto a más de 300 km/h rodeado de edificios; simplemente pone los pelos de punta.

Video en camara super lenta.

Ha habido grandes campeones en los últimos años; DJ fue uno, pero no podemos olvidar a John McGuiness (poseedor del récord absoluto con una vuelta de 17′ 12” a una media de más de 211 km/h, la primera de la historia por encima de 130 Millas/h), a Guy Martin o a Bruce Anstey… la nueva generación de caballeros. No son los niños que se suben a una 125 del Campeonato del Mundo, sin responsabilidades, sin miedo. Son los hombres cuya mirada expresa la tensión de saberse en peligro, de luchar por la gloria o morir en el intento, dejando mucho tras de sí. Por eso abrazan a sus familias como si no fueran a volver a verlas, tratan de tranquilizarlas diciéndoles que no van a tope, que no merece la pena, que el viejo TT ya no puntúa para el Mudial. Pero en el fondo saben que es mucho más que eso, que es mucho más que llenar un casillero con 25 puntos. Es el TT, es la belleza del riesgo. Es “The Beautiful Dangerous”.

Extra Lap

Sí, también hay sidecars.

Sí, también se corre en mojado.

Sí, el último domingo de Mayo, antes de la carrera, cierran el tráfico y el publico puede darse unas vueltas “a saco” por el trazado. Es el Mad Sunday.

Artículos relacionados

31 comentarios en “Isle of Man TT: The Beautiful Dangerous”

  • ezk8

    18 de Mayo de 2010 a las 08:32

    impresionante artículo!!
    enhorabuena!
    Isle of Man era uno de mis destinos futuros, ahora es uno de mis destinos inmediatos, tengo que ir!!!

  • Korea

    18 de Mayo de 2010 a las 10:58

    IM-PRESIONANTE!!Has relatado el articulo de tal forma que se me pusieron los pelos de punta!!jajaja.
    Algun año habra que ir al TT!Es uno de esos sitios junto el infierno verde y algun otro mas que no se puede morir sin visitarlo!
    Un saludo

  • neich_clarke

    18 de Mayo de 2010 a las 13:34

    muy buen artículo y muy buenas también las fotos, pero leyendo el reportaje me surge una duda, y el palmarés español, ni Angel Nieto ni Aspar o Sito forjaron su leyenda en este infierno verde de las motos?

  • Endi

    18 de Mayo de 2010 a las 14:26

    enhorabuena por este articulo mientras lo leia se me estremecia el cuerpo kon los pelos punta pienso igual k ezk8 tengo k ir komo sea

  • josemi

    18 de Mayo de 2010 a las 17:12

    Creo que el recuerdo ha embellecido el TT. Al igual que pasa con “el infierno verde”, es algo que pertenece a la leyenda y es mucho mejor que se quede ahi en la leyenda.

    Imaginaros todas las veces que se cae un motero de gran premio. Si esto pasa en el TT, aqui no hay escapatorias, lo mas posible es que se mate contra un arbol o una casa.

    Para evitar morir, tanto antes como ahora, la gente no va como en un gran premio, 30 minutos girando al limite. Van “fuertes” pero no a tope, es mas parecido a una prueba en carretera abierta o un rally sin copiloto, entre otras cosas por que el circuito es tan largo que pocos pilotos logran conocerlo bien y entonces tienen un recuerdo vago, les parece que detras de esa curva hay otra muy cerrada, pero se pueden equivocar muy facilmente. Por ello, conviene ir al 80%, no al 100% para que haya algo de margen de error.

    Por supuesto, si alguien va a 90% se les come a todos, pero a lo mejor hay que ir de entierro.

    Asi que al final, se convierte en una competicion a ver quien le hecha mas cohones o esta mas pirao, y eso no es bueno.

    Yo lei un libro de un campeon de motos ingles y contaba muchas cosas del TT, entre ellas que habia visto a muchos inconscientes pasarle a toda velocidad para verles despues fuera de la carretera, o como alguien le paso volando literalmente en uno de los muchos cambios de rasante del TT.

    neich, Angel Nieto fue uno de los campeones que se nego a correr el TT, despues de ver morir a amigos suyos. Por edad, ni Aspar ni Sito han conocido el TT en el campeonato del mundo, que no son tan viejos!!!

  • neich_clarke

    18 de Mayo de 2010 a las 17:22

    muxas gracias por el apunte josemi ;)

  • Autor Staff

    Lasheras

    18 de Mayo de 2010 a las 18:58

    Angel Nieto sólo cuenta en su haber con una participación, en la cual no terminó por caida cuando se disputaba la victoria en la categoría de 50cc.

    http://www.rtve.es/deportes/components/noticia/popup/2/6/7/7/foto327762_745744.shtml

    Champi herreros sí corrió allí con notables resultados, pero en 1970, en la milla 13 sufre un grave accidente y la Federación Española de Motociclismo prohibe a los pilotos españoles correr allí.

    Por otro lado, y contestando a josemi, pienso que, en efecto, no todos van al 100%, pero desde luego hay muchos que sí. Por ejemplo Hislop, que fue uno de los más rápidos, era residente en la Isla de Man. Me imagino que podría hacer los sesentaytantos km de memoria…y los hubo muchos más rápidos, y también los que salieron de allí con los pies por delante. Pero esa es la magia. Nadie te obliga. Medir riesgos. En la era de lo políticamente correcto, del prohibido fumar pero me como esta lechuga transgénica regada con matarratas, son los hombres que deciden como vivir y como morir.

    Respecto a lo de que el recuerdo ha engrandecido al TT, estoy de acuerdo. No he ido (todavía) a La Isla, pero sí he estado en Nurburgring y te digo que me entraban escalofríos desde 20 km antes de llegar al circuito. No te digo lo que significa darse alguna vuelta. Una sola visita sirvió para que me planteara mudarme de forma definitiva al parking de la entrada del viejo Nordschleife. Así que, en efecto, que aumente la leyenda sólo hace que lo disfrute aún más.

    Salu2

  • george

    18 de Mayo de 2010 a las 20:39

    Nuevamente volveis a sorprenderme.

    Hay pocas formas tan acertadas para tocar un poco de historia del motociclismo desde un blog tan “cochero” como este, como dedicarle un artículo al legendario TT, sin duda uno de los vestigios junto al Nordschleife de esa “locura” que todavía formaba parte de casi todas las categorías mundiales del motor.

    Que tiempos y que huevos más bien puestos, por qué no decirlo…

    Un saludo y enhorabuena de nuevo!

  • jmt46

    18 de Mayo de 2010 a las 22:50

    Es impresionante!! Siempre he sentido por admiracion por esta carrera
    Grandisimo artículo!!

  • josemi

    18 de Mayo de 2010 a las 23:20

    Hola, te refieres a Santi Herrero, el pionero del motociclismo español que se mato precisamente en el TT.

    Champi Herreros ha tenido accidentes de todos los tipos, incluso con una furgoneta, pero sigue vivo

  • Autor Staff

    Lasheras

    19 de Mayo de 2010 a las 00:45

    @josemi

    Sí, me refería a Santi Herrero. Gracias por la correción.

    Salu2

  • Ricardo-

    19 de Mayo de 2010 a las 03:00

    Si, el TT impresiona siempre!!!
    Valientes pilotos que con gran hidalguia brindan un excente espectaculo.
    Vale la pena viajar a la isla de man

  • xavi

    19 de Mayo de 2010 a las 09:16

    No lo sé, creo que el hecho que los pilotos no sean jovenes y el abrazo de despedida a sus familias antes de cabalgar dice mucho de la carrera.

    A mi me ha puesto los pelos de punta.

  • Karlos

    19 de Mayo de 2010 a las 14:02

    Me parece un articulo de gran importancia y relevancia, pero, siento deciros que os habeis dejado lo mejor de nuestro motociclismo.
    No se hace ninguna mención a Santi Herrero, el gran piloto que estaba destinado a ganar por España lo que hubiese significado el primer titulo del mundo de motociclismo, sino hubiese sido porque fallecio tragicamente en la milla 13.
    Santi Herrero pilotaba una OSSA monocasco, que habia sido diseñada como proyecto de final de carrera de unos ingenieros de la epoca (Giro,..)
    El dominio tanto de la maquina como del piloto eran abrumadores pero lamentablemente se quedo en la isla.
    Por cierto, comentar que dicha joya del motociclismo es propiedad de Jaime Alguersari (padre) destacado periodista del mundo del motor.
    Personalmente creo que esa moto estaria mejor en algun museo y no en un despacho de barcelona.
    Una injusticia como la del malogrado Santi Herrero, que descansa en un cementerio de Bilbao, sin haber sido reconocida su labor.

    Saludos

  • Gis

    25 de Mayo de 2010 a las 10:55

    Increíble artículo.

    Sois lo mejor en la net.

    Me quedo con este fragmento: “Son los hombres cuya mirada expresa la tensión de saberse en peligro, de luchar por la gloria o morir en el intento, dejando mucho tras de sí. Por eso abrazan a sus familias como si no fueran a volver a verlas, tratan de tranquilizarlas diciéndoles que no van a tope, que no merece la pena, que el viejo TT ya no puntúa para el Mudial. Pero en el fondo saben que es mucho más que eso, que es mucho más que llenar un casillero con 25 puntos. Es el TT, es la belleza del riesgo. Es “The Beautiful Dangerous”.

    Lo resume todo.

    He tenido la suerte de leerlo mientras sonaba por mis altavoces la música que acompaña al último vídeo en cámara super lenta.

    Estremecedor.

  • NSX_#1

    25 de Mayo de 2010 a las 23:35
  • Redbullet

    26 de Mayo de 2010 a las 03:04

    Larga historia, recortes en el trazado, su retirada del mundial, además de su extensión, el desnivel, la peligrosidad, cambios de rasante, alternancia entre zonas rápidas y lentas, curvas ciegas, con +/- peralte, cambios en el asfalto… muchas carácterísticas comunes entre ambos lugares. Estoy totalmente de acuerdo con que sólo estar llegando a estos trazados ya te tiene que poner la carne de gallina y más si los vas a recorrer después de haber visto a tus héroes on board.

    Me han sorprendido las velocidades medias que se fueron marcando a lo largo de los años, qué barbaridad!

    He buscado vídeos recientes on board y no se ve nada de lo rápido que van… miedo!

  • jav

    27 de Mayo de 2010 a las 22:17

    enhora buena por este pedazo de articulo!!!!

    increible poder leer desde los cienzos….
    Vsss.

  • Saigō

    29 de Mayo de 2010 a las 06:46

    Como dijo walter rohl “me limito a pensar que son arboles” refiriendose a la gente que practicamente tocaba sus autos…no me imagino a que se limitaran a pensar estos pilotos al pasar tan cerca de arboles, casas y murallas. Bueno solo ellos saven.

    Saludos

  • pm

    2 de Junio de 2010 a las 16:41

    en horabuena por el articulo.
    Te relato una esperiencia:
    En uno de mis viajes con mi montesa impala me desplaze a poder vivir in situ la famosa Isla of Man y coincidir con el gp isla of man comentar unos detalles que pude observar antes de la carrera, hay tramos que la protección de las cunetas son un muro de piedra que con la vegetacion esplendida del pais crece entre las piedras y dias antes de la carrera pasa una maquina cortando la hierba sobrante y da una sensación de valas de paja verde, pero sin embargo detras tienes unas piedras impresionantes. Otra cosa que impresina es ver en el puerto como bajan los participantes dentro de sus furgonetas donde se puede ver el matrimonio con los hijos y la mirada que lleva el conductor posible piloto dentro de 24 horas es como lo que comenta el compañero gis impresionante.
    Otra cosa tenemos unos Españoles que corrieron recuerdo entre ellos a Paco González podio con su Montesa 125 en el Tourist Trophy de la Isla de Man en 1956.

  • Jose Vmax

    14 de Junio de 2010 a las 10:36

    Maravilloso y documentado artículo. Enhorabuena!!!
    Creo que todo el mundo ha soñado con ir a la isla, aunque solo sea para rodar por el mismo asfalto que lo hicieron esos legendarios pilotos.
    Hay que ver los tiempos que marcaban esa gente a base de huevos, falta de cordura o lo que fuera… y en máquinas que por supuesto no estaban dotadas de la tecnología de las actuales motos de competición.
    Hoy se delega demasiado el éxito, como sucede en la F1, a la electrónica… Hay que recordar y no olvidar a estas viejas glorias que han hecho legendarios estos circuitos urbanos.

  • Gillete

    16 de Junio de 2010 a las 12:41

    Tengo el corazón del tamaño de un guisante, el estómago en la garganta y las manos sudadas. Pero mis respetos al escritor y mis respetos a los pilotos, como bien han dicho auténticos caballeros.

    Gracias por el artículo.

  • stuck

    27 de Julio de 2010 a las 12:54

    Enhorabuena por el artículo, aunque las motos no sean mi preferencia la verdad es que tiene que ser una pasada hacerte esas carreteras a fondo.

    Por cierto sabeis si se ha corrido en coches alli alguna vez?

  • SuN-R1-

    12 de Septiembre de 2010 a las 18:05

    Precioso documento del TT, os felicito…. soy motero y desde jovencito he alucinado con lo que hacen estos hombres sobre las motos… cuando te paras a pensar en como van te entran escalofrios y un sentimiento de adoración hacia ellos. No se cuanto tiempo seguirán dejando que se dispute esta carrera así que espero poder ir pronto a verla y poder darme alguna vuelta por el trazado que es espectacular. V’s a todos!!

  • Isla De Man.

    2 de Noviembre de 2010 a las 17:45

    […] […]

  • Anónimo

    8 de Junio de 2011 a las 17:14

    […] […]

  • andrea buratti

    9 de Junio de 2011 a las 00:50

    gracias por este super reportaje. por fin tengo claro lo de laisla de man, que cada vez, ya que moto gp ha cambiado mucho y ha perdido, con tanta informática y tecnología punta un poco la esencia ver sheen, roberts, schantz con rainey, mamola, y luego rossi, no tiene la misma fuerza de un lorenzo stoner o rossi dani y simoncelli, es bonito pero no es lo mismo. la isla de man, sbk, y bsb son lo que más me divierten. meno señoritas, o cambiar al ajedrez! 46+ducati 2012 world champions

  • yojhanson

    27 de Mayo de 2012 a las 19:37

    INCREIBLEEEE…. hacer 333 KM/H en en esas calles tan sinuosas

  • Pregunta graham

    8 de Junio de 2012 a las 02:23

    […] […]

  • NÉSTOR

    17 de Diciembre de 2012 a las 02:44

    LO MÁS FANTÁSTICO DE ESTOS TIPOS, MÁS ALLA DEL MIEDO O DE EL CORAJE, ES SU MEMORIA DEL CIRCUITO, DE PUNTOS DE REFERENCIA EN CURVAS , ANTES O DESPUÉS, EN QUE MARCHA LO HACEN Y DEMÁS COSAS DE PUESTA A PUNTO .ESO ES LO QUE LES PERMITE CONDUCIR ASÍ. LO DEMÁS CORRE POR LA SUERTE, QUE LA MOTO NO SE ROMPA, Y QUE LAS CALLES ESTEN LIMPIAS DE ACEITE O ARENILLA. EXPECTACULAR, NO EXISTE OTRA COSA TAN ARRIEGADA ANDANDO EN MOTO.

  • bambam!

    4 de Junio de 2013 a las 00:07

    Un post perfecto…descripciones, fotografías…perfecto! enhorabuena!Es increíble hasta el extremo en el que algunos ponen en juego absolutamente todo por un sueño, quizás sabiendo que cuando su vida se pone totalmente en juego se sientan más unidos a ella, lo que es cierto que hay que tener unos cojones de acero y hielo en las venas!…he quedado atónito..muchas gracias y sorpréndenos más a menudo ;)

Deja un comentario