Prueba Porsche Boxster Spyder, para disfrutar

Voy a tratar de no caer en tópicos, del tipo: Top less o Los descapotables son para el verano. No. Porsche no ha caído en tópicos a la hora de lanzar esta nueva opción de disfrute. El nuevo Porsche Boxster Spyder se ha ganado que se lo tomen en serio. Por concepto, por prestaciones, por el resultado… este coche convence, creo que con esta frase queda suficientemente claro: está en el top ten de coches modernos a tener. Si, de todos modos, estás dispuesto a leer todo lo que viene a continuación te aconsejo que te lo tomes con calma.

¿Qué habrías hecho tú si tuvieras un Boxster y lo quisieras convertir en algo más apto para track-day? Quitarle el techo (pesa), rebajarlo, llantas más ligeras y ruedas , suspensiones, frenos y un escape deportivo. Unos buenos asientos, indispensable, y a correr. ¿Cómo crees que lo ha hecho Porsche?  Pues cuesta 7000€ más, ¿es mucho? Bueno, veamos el resultado.

En realidad parece que Porsche no se ha esforzado demasiado: un poco más de potencia, un poco menos de peso, un bastidor algo más deportivo. Si nos quedamos con la teoría no parece nada excepcional. La potencia aumenta de manera casi anecdótica. El peso es menor, sí, pero pierde la practicidad de la capota eléctrica a favor de una suerte de tienda de campaña para emergencias. Los cambios en el chasis no son espectaculares, como en cualquier versión deportiva de un compacto. Por encima es la opción más cara de la gama Boxster/Cayman. Entonces, ¿qué nos queda? Probarlo, porque en marcha es otro cantar.

No hace falta ni arrancarlo para entender que estamos ante un coche especial. Lo fácil sería, para empezar, criticar el techo. Lo difícil es atreverse a presentar un coche con el techo así: malo y poco práctico. Pero es lo que necesita (es más, diría que hasta le sobra): una solución para emergencias, al más puro estilo Lamborghini Murciélago Roadster. En el departamento de Marketing a alguien se le encendió una bombillita y se le ocurrió la manera de crear Porsches exclusivos dentro de su plan de expansión donde todo el mundo se compra un Cayenne. Dejémonos de ediciones limitadas, hasta el Fiat 500 tiene de eso, hagamos un coche que por sí mismo limite a sus clientes. El que lo quiera que lo compre, si se atreve. En plena crisis de los 50 y con unos ahorritos se puede justificar un 911 o un Boxster sin grandes problemas. Ahora bien, un artefacto sin techo… ya es más complicado. ¡Bravo!

El Boxster Spyder tiene una estética -a priori no pensé que fuera así- que lo convierte en un auténtico rompe-cuellos, hay que verlo en directo para darse cuenta. Nada que ver con el Boxster normal; el paquete aerodinámico, las jorobas traseras, unas llantas preciosas (y ligeras) y la pegatina Porsche surcando el lateral hace que llame la atención allá por donde pasa. Es más bajo y más ancho, una fórmula que siempre funciona. No es un coche discreto y menos si pensamos llevar el escape en modo deportivo. Un escape que suena bien casi sin arrancar el coche, las prominentes salidas vaticinan un glorioso sonido.

Estamos en una tranquila calle de Madrid, haciendo las fotos de los detalles del coche y aun no sabemos qué pasará después y el coche ya se siente especial. Son este tipo de cosas que ya sabes sin necesidad de conducirlo. Horas más tarde, atravesando carreteras desiertas, escuchando el motor retumbando entre los árboles y notando como la temperatura va bajando a medida que aumenta la altitud sabremos la verdad sobre este coche. De haber sabido lo que nos esperaba me habría puesto incluso más nervioso al ver lo que hay en el interior.

Meto la nariz por encima de la ventanilla y un escalofrío me recorre el cuerpo. Los asientos que lleva este Boxster son una declaración de intenciones: deportivos a rabiar, preciosos, bien hundidos en el suelo y con unas orejas que muy blandas han de ser para no recoger el cuerpo una vez estemos en zona de g’s laterales. Abrimos la puerta y encontramos el emblema de Boxster Spyder, que nos recibe en forma de pegatina cutre, para ahorrar peso dicen, pero no deja de ser una chapuza. Pegatina que también encontramos en la guantera y que se puede quitar con un dedo. Después incluyen 6 luces de cortesía en el habitáculo de un coche orientado a salir a disfrutar sin contemplaciones, un sin sentido.

Porque esa es la intención, ¿o no? ¿Ha dado Porsche un giro hacia la deportividad o ha hecho un ejercicio de distinción de cara a la galería? Este coche tiene una combinación de ambas cosas. Pero no hablemos de eso todavía, volvamos al puesto de mando.

La verdad es que en el interior no hay mucho más que contar, todo es como un Boxster normal y corriente, salvo los asientos de regulación manual y los tiradores de las puertas (una chorrada, igual que el pomo del cambio del Carrera GT. A mí sí me gustan estos detalles). El equipamiento parece demasiado abundante para un coche de track-day pero, a día de hoy, parece que no se concibe un Porsche sin navegador o climatizador, ni en opción. No estorban, pero pesan. Afortunadamente son opcionales y se puede comprar sin equipo de sonido ni climatizador (con lo que nos ahorramos 16 kg). Nos fijamos en el cambio: PDK, el cambio automático que más me ha gustado hasta la fecha. Sin embargo es una pequeña decepción, esperaba que este coche fuera manual. En un coche concebido para ser lo más ligero posible el PDK aumenta 25 kg a la masa total.

Los elementos que cambian y que ahorran peso son los siguientes:

  • Techo de emergencia – 21 kg
  • Puertas de aluminio -15 kg
  • Asientos -12 kg
  • Aire acondicionado  -13 kg (opcional)
  • Equipo de sonido – 3kg (opcional)
  • Depósito de combustible más pequeño – 7kg
  • Batería – 6 kg
  • Llantas – 5 kg
  • Tiradores de las puerta  ¿-100 gr? Da igual, nos gustan.

Ya no aguanto más con el coche parado, será mejor arrancar: giramos la llave y nos ponemos en marcha. Exactamente igual que en cualquier otro Porsche PDK: ponemos la D y pisamos el acelerador. No parece que haya nada especial al volante, callejeamos un poco y empezamos a probar botones. El modo sport y el sport plus ya habíamos dicho en otras pruebas que son totalmente excesivos e inadecuados en ciudad, por lo que nos fijamos en los otros dos botones que tenemos cerca: la regulación de altura del alerón (que en este coche no vale para nada pues el alerón es fijo) y el botón de “Sonido sport”. Primera sorpresa, el escape pasa de sonar bastante bien a sonar mucho, y muy bien. En cuanto pasas un túnel o dos te das cuenta de que han cuidado el sonido de manera especial en este coche, no hay ningún Porsche normal que suene así. Para algunos siempre se quedará corto, pero es un paso más allá del sonido sport al que nos tienen acostumbrados los deportivos actuales de Stuttgart.

Cuando las carreteras se despejan y nos quedamos solos nos damos cuenta de la facilidad con la que se pueden alcanzar ritmos verdaderamente respetables.

El coche es rápido, pero no destaca demasiado por eso y tampoco es lo que se ha buscado. Tiene una buena aceleración, pero acorde a lo que esperábamos para su peso y potencia. Cuando las curvas empiezan a estas más juntas, la carretera se estrecha y comienzan las pendientes, los cambios de apoyo y nuestra única compañía son los árboles y los guardarrailes el Boxster Spyder saca lo mejor de sí mismo: su relación peso-potencia permite salir disparado de cualquier curva en 1ª, 2ª o 3ª. Es lo suficientemente ágil como para irse a un puerto estrechito y que no se sienta demasiado pesado, porque no lo es: esa es la clave. Además es lo suficientemente estable para disfrutar de carreteras con curvas de 4ª y 5ª sin dar sustos.

En marchas cortas el diferencial de deslizamiento limitado (22% en aceleración y 27% en retención) le da un plus de carácter y eficiencia a la hora de encarar las zonas más reviradas. Cuando aceleras con energía notas un empujón en la trasera que cierra la trayectoria a la salida de las curvas.

Y continuará…

Continúa aquí:

Prueba Porsche Boxster Spyder, a fondo

De momento podéis  hacer más corta la espera viendo el resto de las fotos en nuestro Flickr:

Artículos relacionados

15 comentarios en “Prueba Porsche Boxster Spyder, para disfrutar”

  • Portago

    29 de julio de 2010 a las 19:59

    Joder, que envidia me dais!! Actualmente sería el primer Porsche que me compraría, salvando las diferencias me parece del estilo del (repito, salvando las diferencias), “little bastard”, no me preguntéis por qué, pero es lo que me inspira.

    Me encanta su aspecto, me encantan los tiradores y los cinturones rojos…qué pasada.

    Saludos

  • kikorro

    29 de julio de 2010 a las 20:56

    Este coche me encanta, pero reconozco que es un sin sentido, hace poco lo han probado en topgear y en cuanto a conduccion dejaban claro que era bueno…

    Pero pagar 7000€ por menos equipamiento? no tiene sentido, ni las luces de cortesia cuando lleva pegatinas para ahorrar peso, cambio automatico (+peso) cuando lo que prima en este coche es la conduccion y sensaciones? lo dicho un sin sentido… pero si tubiera el dinero lo compraria

  • danyds

    30 de julio de 2010 a las 03:20

    @Portago: pues en realidad el boxter normal se parece más, el spyder 550 no tenia esas jorobas, si bien es cierto que se le parece más este, supongo que será porque precisamente esas jorobas, dan una sensación al capó trasero de ser más limpio, más uniforme, como el “little bastard”

    haciendo referencia a lo que dice kikorro, el spyder lo probó james may, comenta que tiene un boxter s, y que éste es mucho más divertido, pero que es curioso que te cobren por quitarle cosas que normalmente trae de serie, como las manillas de las puertas, o incluso las visera sobre el tacómetro. Dice también que si llueve te mojas, parece ser que es complicadillo el sistema de anclage del “techo” de lona (eso si, a mi parecer te mojas con clase, te mojas en un porsche exclusivo)

    P.D. ¿sabéis si hoy regalaban porches o algo así? en el garaje de la urbanización de mi novia solía haber un 911 964 normal rojo, hoy por la tarde en su sitio había un 964 S amarillo y por la noche un 996 turbo S, no me lo explico…

  • v10

    30 de julio de 2010 a las 16:13

    @kikorro supongo que el tener ciertos elementos ausentes sobre la serie normal a Porsche le reporte una serie de gastos, y si además le sumamos el tema de que entros casos son piezas sustituidas pues con más razón, pero que 7.000€ de más por ello sea un sin sentido… Pues siento disentir, podríasmos discutir si sobre los cambios son o no son adecuados, pero si una vez salido el coche de fábrica le haces estos cambios te aseguro que sobre pasarías esos 7.000€ con creces.

    quiero uno, pero que sea más libiano, cosa que el actual Porsche nunca hará, dejaría de vender el resto de la gama… Si se hacen ediciones especiales tienen que ser más caras para poder justificarlas y que no se coman el resto de su mercado, si tienes un Porsche versión ligera, no te comprás uno más para hacer viajes…

    Esto es así y aunuqe ninguno de los presentes estemos deacuerdo es razonable, aunque no emotivo

  • nachetetm

    30 de julio de 2010 a las 16:35

    ¡Que envidia me das, Delarosa! Este, un GT3 y un Sports classic son los tres Porsches actuales que tendría en mi garaje, y de los tres, este es el único “barato”. Los otros dos ni se me pasan por la cabeza.

    El navegador no se para que viene de serie, ¿quien quiere hacer un viaje largo en una máquina con semejante techo? con una radio normalita para cuando te canses de ir escuchando los escapes va sobrado. Y el AA… nunca compraría un coche sin aire, pero también es cierto que para el uso que se le da a este coche, la decisión es difícil.

    Lo bueno de este Boxster, si no me equivoco, es que ya viene con las mejoras de motor que, en teoría, disminuyen los problemas de fiabilidad anteriores. Definitivamente, QUIERO UNO.

  • kikorro

    30 de julio de 2010 a las 20:45

    @v10 estoy deacuerdo contigo en el tema de que el precio sea superior ya que si no se comeria el mercado de su modelo “pesado”, por que todos comprariamos un porsche mas barato y mas ligero, pero no creo que los cambio como quitar equipo de audio, navegador y cosas asi suponga un gasto para porsche superior al gasto de equiparlo, pero bueno son opiniones, en cualquier caso me gusta el coche

  • Ulward

    1 de agosto de 2010 a las 23:25

    Crisis de los 50, que lejos me pilla más del doble de lo vivido…

  • Saigō

    1 de agosto de 2010 a las 23:42

    Hacia falta algo asi en un boxster, pero creo que falto algo, como dicen, una caja manual o sin sistema de navegacion, pero bueno igual me lo compraria sin pensarlo.

    Una consuta, viene con la bateria de litio? o es una normal mas pequeña. Y otra cosa, aun no entiendo bien cuando dicen en aceleracion y en retencion, este ultimo no lo entiendo bien.

    Saludos y esperando el otro ariculo.

  • josete73

    2 de agosto de 2010 a las 04:30

    Si hubierais leído bien el artículo, veríais que el navegador como el climatizador son opcionales. Otra cosa: está disponible también con cambio manual. Podéis comprobarlo en la página oficial Porsche. Hasta luego, expertos.

  • Autor Staff

    delarosa

    2 de agosto de 2010 a las 09:01

    @Saigo
    A la primera cuestión ya te han respondido: el cambio PDK, el equipo de audio y el clima son opcionales.
    En cuanto a lo de aceleración y retención, te remito a nuestro estupendo artículo de diferenciales:

    http://8000vueltas.com/2008/04/16/diferenciales-de-deslizamiento-limitado-una-vision-general-1-de-2

    Vale la pena leérselo con un poco de paciencia, te aclarará muchos conceptos y, con un poco de suerte, te creará nuevas necesiades en tu próximo coche, jejeje.

  • Borjal84

    4 de agosto de 2010 a las 10:28

    La verdad es que es un coche bastante inútil y por eso es una edición limitada, porque poca gente se lo compra.

  • JBH

    1 de septiembre de 2010 a las 16:20

    No es una edicion limitada y no es tan inutil.

    -Un Boxster en muchos casos es un tercer coche.

    -Hay lugares en los que no llueve amenudo.

    -Hay clientes que tienen un coche solo para disfrutar.

    Yo vivo en Málaga por lo que el techo no es algo necesario. Si tuviese otros dos coches el último que cogería si lloviese sería el Boxster. Y si tuviese 70 u 80.000€ Quizas preferiría invertir un poco más. y tener un coche mas ligero y molón. Lástima que no tenga aunque sea 10cv más…

    Hay que tener encuenta que ese coche lleva equipamiento que si lo montas en un Boxster normal la diferencia casi desaparece. Solo los asientos ya valdran en torno a 4.000€, escape deportivo, Xenon? quizas alguna cosa más…

    Esto sucedio con el 911 sport classic. Ponle a un 911 el kit de potenciación, tapizalo de cuero de suelo a techo, y montale practicamente todo el equipamiento de serie. Al final resulta que las llantas Fuchs casi te las regalaban. Y a cambio tienes un Porsche que en 10 años valdrá el doble que el 911 que tu te has comprado casi por el mismo precio sin la chapita de edicion limitada y sin la cola de pato…

    Pues es un negocio para aquellos que lo quieren equipado a tope. (que son pocos pero haylos).

  • Prueba Tesla Roadster, electrizantes sensaciones (Parte 3) - 8000vueltas.com

    2 de marzo de 2011 a las 12:48

    […] voto en este duelo sería para el Porsche Boxster Spyder. Recordemos la prueba que le hicimos: no se trata de un Porsche más, sino que es el que más me ha […]

  • Anónimo

    29 de febrero de 2012 a las 12:12

    […] […]

  • Las mejores pruebas de 8000vueltas – 8000vueltas.com

    27 de agosto de 2015 a las 08:47

    […] 1ª posición: Porsche Boxster Spyder […]

Deja un comentario