90 burros por hora

Viernes por la tarde, perdidos entre curvas con un vehículo no identificado y con el cielo como techo. Neumáticos semislick y menos de 6 Kg/Cv, despacio no vamos. Pero vamos de paseo, no llegamos a 120 km/h salvo en contadas ocasiones. Mi madre estaría orgullosa.

Como en muchas otras ocasiones, mi papel era el de prudente copiloto. Lejos de cantar las curvas trataba de asirme, insatisfactoriamente, a algún punto del vehículo. Acabé mareado como pocas veces, pero eso fue más adelante.

Se acaba la gasolina, tema recurrente, se acaba el mundo. De eso íbamos hablando. Porque en realidad íbamos conversando sobre el tema de siempre: qué bonito es conducir. Cuando vas en un coche cuyo techo no está ni a 1,20 metros de altura conducir suele ser muy satisfactorio, lo primero que piensas es que los electrodomésticos que pueblan las autopistas cada mañana están lejos ya de ser coches deportivos (por mucho que lleven insignias en las que ponga: S, R, RS -como el Kia Rio RS, por ejemplo- y un cerro de caballos). Pero hoy no vamos a criticarlos, sino a agradecerles como se merecen su gran labor.

Lost Road

El mainstream (o sea, todo el mundo) tiene la impresión de que conducir rápido significa ir rápido, a velocidades “ilegales”. En realidad, cuando conduces a altas velocidades tu conducción es lenta y necesariamente suave por tu propia supervivencia, ya que se centra en mantener una trayectoria lo más recta posible -lo que necesitas es previsión, no veloces movimientos-. Cuando conduces rápido tu velocidad puede ser muy variable, pero no tiene por qué ser demasiado alta.

Circuitos aparte, en pocos sitios tu conducción será tan rápida y satisfactoria como en carreteras perdidas en la falda de algún sistema montañoso. Y de ahí para arriba. En esas carreteras en las que no te cruzas ni un coche durante horas se encuentra el último reducto de los que disfrutamos al volante. Las hay a cientos, y algunas en perfecto estado: bien asfaltadas y totalmente solitarias. Lo más parecido a un Policia que verás en ellas será el Seprona (y no, no llevan radar).

Coches sin aire acondicionado, coches sin radio, coches sin alfombrillas, ¿son esto coches? En el siglo XXI cualquiera se aventura a asegurarlo (por favor, ni siquiera llevan una pegatina de Bluemotion o similar, qué indecencia). Coche con pocos kilos que van enlazando giros para desesperación de los sufridos acompañantes. El disfrute se maximiza, pero no el peligro ni la velocidad.

No discuto que no se pueda disfrutar de conducir a altísimas velocidades en autopistas desiertas. Pero eso está muy perseguido, demasiado fácil de automatizar con unos radares en pórticos y, ala, a recaudar. La diversión al volante no necesita muchos caballos. La diversión está ahí y la velocidad es un gasto inútil, un gasto altísimo.

Lo que queremos en realidad, aunque no lo sabemos, son sensaciones. Pero las sensaciones se esconden tras el bluetooth y el navegador. Las sensaciones llegan a 40 a 60 y a 90 km/h (y a muchas más velocidades, no es excluyente) y, gracias a un coche lo suficientemente enfocado, permiten conciliar el disfrute con la legalidad. Además, lo bonito de conducir no está sólo en el coche, el conductor o la velocidad; qué va, lo bonito es perderse, ver los increíbles paisajes que rodean nuestra cárcel de asfalto, notar cómo baja la temperatura cuando subimos por un puerto de montaña y, al llegar, bajarse del coche y respirar aire puro, que ya no recordábamos ni a qué sabía. El aire limpio sabe a libertad. A la libertad que nos dan los coches (por muy marginados que los tengan los políticos e intelectuales), el poder ir a donde queramos y cuando queramos; y, además, a la velocidad que nos apetezca, aunque por ello haya que pagar un revolucionario impuesto sobre la velocidad.

No hace mucho los coches de los que disponía nuestro parque automovilístico resultaban tan peligrosos a 100 km/h como un camión de 40 Tm sin frenos bajando un puerto: incontrolables. Era toda una aventura llevarlos mínimamente rápido y meterlos en las curvas. A lo mejor el coche entraba y tú salías por una ventanilla. Afortunadamente las cosas han mejorado y un coche de menos de 1.000 kg se puede convertir en un aparato de letal eficacia (para matar el aburrimiento).

De la época de esos rudimentarios artefactos datan los límites que hoy conocemos. Curiosamente fueron una medida provisional orientada al ahorro energético (Dejà-vu?), pero se quedaron instaladas en nuestras vidas con el pretexto de la seguridad vial. Aunque un servidor reconoce que es bueno que se limite la fogosidad de la mayoría de los conductores: conozco a muchos a los que no les hace falta pasar de 80 km/h para provocar una catástrofe porque ni siquiera saben si su coche es tracción o propulsión, ni qué es un aquaplanning o controlar un sobreviraje y un subviraje. Es necesario que alguien los contenga, aunque por el camino me castigue a mí también (aunque me queda mucho por aprender, no voy a ponerme ahora a dar lecciones a nadie).

Pero, incluso con nuestros arcaicos límites de velocidad, se puede disfrutar. Aunque sea a costa de saltárselos respetarlos *******  solamente un poquito entre curva y curva, ya que en las curvas -por precaución- trato de mantener la velocidad recomendada de la vía. Pero ahora tratan de venir a por nosotros, de reducir un 10% nuestro margen de maniobra: de 100 a 90 kilómetros por hora, maravilloso.

El que suscribe, humildemente, propone bajar todos los límites a 20 km/h para asegurarse de que la peligrosidad descienda. Esta medida se podría complementar con prohibir a seres humanos ocupar esos automóviles, las muertes se reducirían considerablemente. Con medidas como las que se proponen actualmente auguro como buena inversión comprarse un burro, ya que su demanda aumentará de manera notable.

Supongo que no entra en los planes del gobierno, la DGT, u organismo al que competa: eliminar los puntos negros de una **** vez (que ya va siendo hora), mejorar el estado del firme en las carreteras secundarias, contemplar la posibilidad de un límite de velocidad máxima dependiente de la climatología, etc, etc, etc.

¿Cuantas veces habré hablado de estos temas? Infinidad, pero a nosotros nadie nos escucha porque no somos rentables. Es más rentable vender estadísticas veraniegas, comprar radares a dedo y criminalizar al personal, que bastante tiene con la que está cayendo.

Cuando el sol y la temperatura bajen un poquito me iré a dar una vuelta, que es verano, apetece y sigo encerrado en la redacción. Disfrutar de perderte, de los coches bajitos y sin techo, de salir de nuestra jaula dorada mientras no llegan las vacaciones. ¡Viva el verano!

NDLR: Este artículo proviene de un batiburrillo de ideas que surgieron la pasada semana en varias conversaciones. Ruego me disculpen por la inconexión de las ideas o de la falta de un hilo argumental en el mismo. Tomaoslo con humor los que no me entendáis y con alegría y resignación a partes iguales los demás.

Agradecimientos y fotos: Sport Car Club

Artículos relacionados

35 comentarios en “90 burros por hora”

  • muzaman

    8 de agosto de 2011 a las 20:35

    te comprendo, te apoyo, comparto tus ideas… BRAVO!

    disfruto más con mi seat 600 “tocado” haciendo curvas tranquilo que cuando voy en mi berlina a velocidades por encima de lo permitido en cualquier carretera…

    de nuevo, olé!

  • GS2008

    8 de agosto de 2011 a las 20:41

    Coincido contigo al 100 x 100 delarosa.

    He disfrutado de esas mismas sensaciones en dos, cuatro ruedas y a píe, cuando me gustaban las marchas por montaña. Ir de un punto a otro, pero no por la ruta más corta, cómo indicaría el sentido común, sino buscando esa carretera con curvas y aplicar lo que la experiencia de muchos años de pruebas con coches, cursos de conducción y esa habilidad que alguien me ha dado de disfrutar con un coche o una moto… y del tipo que sean. Los más “picantes” te dan un gustirrinín especial y con los más tranquilos… pues también, que leche.
    P.D. En lo que no coincido contigo, en coches, es en tener el cielo por techo. En caso de problemas prefiero tener chapa por todas partes… La moto es otro cantar. Saludos.

  • pilotin

    8 de agosto de 2011 a las 20:59

    inconexion de ideas? falta de hilo argumental? ke mas da? expresa claramente lo ke piensa la gran mayoria de los enamoraos de la conduccion de verdad
    gran articulo de una no menos gran web;)

  • countach

    8 de agosto de 2011 a las 22:03

    Gran artículo!

  • oscarillo

    8 de agosto de 2011 a las 22:16

    hola, es la primera vez que comento, no olvidar esos caminos de tierra que aveces encontramos por el monte y nos saca la sonrisa de lado a lado de la cara, por suerte por donde yo vivo hay carreteras con muchas curvas y poco trafico, me encanta buestra pagina, saludos

  • Pabloide

    8 de agosto de 2011 a las 23:17

    Desde el corazon, os agradezco esta “inconexión de las ideas y de la falta de un hilo argumental”.

    Seremos minoria, quizas… pero que gran verdad hay en todo lo escrito.

    Gracias

  • Borja Teja

    9 de agosto de 2011 a las 00:28

    Un artículo estupendo, estoy totalmente de acuerdo.

    Yo que vivo en el Norte veo como las carreteras cada vez estan peor y la única solucion para ello: bajar el límite de velocidad
    Estoy contigo en la idea de límites varibles.
    Ademas hoy en dia te venden coches deportivos que no bajan de 200cv vale, muy bonitos, equipados, etc. Pero te tienes que pelear con las inercias de mil y pico kilos y encima no te transmite ni la mitad de sensaciones q un coche de hace 20 años.

    P.D. Ya lo decía Colin Chapman “quitame un kilo antes de darme un caballo”

  • Jorgelon

    9 de agosto de 2011 a las 01:25

    Bonito articulo, deja mucho que reflexionar. Gracias 8000vueltas ninguna página como la de ustedes.

  • jimjav

    9 de agosto de 2011 a las 10:00

    Gran artículo.
    Mi último disfrute fue volver desde la costa cantábrica al centro peninsular por carreteras secundarias a ritmos casi legales, creo que llegue a pasar de 120 un par de veces. Muchos amigos no lo entienden, otros con el tiempo y tras haber catado un par de rutas similares cogiendo el coche empiezan a comprenderlo. A día de hoy cuando más disfruto en mi epqueño utilitario es cuando veo la señal de Peligro zona de curvas, junto a una velocidad recomendada de 40 o 60 y debajo una duración de tramo de dos cifras, es verlo y tener una sonrisa en la cara.

    Un saludo

  • nachetetm

    9 de agosto de 2011 a las 10:53

    Este artículo me viene al pelo para recordar la ruta que me marqué este fin de semana, un tramo de la cual hice casi permanentemente en segunda. De hecho, sólo metía tercera para poder hacer luego el punta-tacón en la reducción (tengo la sensación de que me estoy volviendo un quemado de tomo y lomo). Aún así, quebranté el límite de velocidad muchas veces, en cada ocasión en que una señal me prohibía tomar la curva a más de 30 km/h.
    Muchos km de curvas sin apenas rectas en las que no me encontré un sólo coche, apenas un rebaño de cabras (literal) durante más de una hora. Ni dirección asistida ni aire acondicionado, ¡quien los quiere! Radio apagada, una acompañante (ligeramente) mareada, el escape cantando a duo con el carburador y el cielo por techo con la puesta de sol como testigo.

  • GONZALO

    9 de agosto de 2011 a las 12:07

    Totalmente de acuerdo, yo ya he encargado un burdégano (caballo*burra), que va algo más lijero que el burro pero no sobrepasará los límites y asi podre disfrutar un poco.

  • Begargo

    9 de agosto de 2011 a las 12:20

    Amen.

    Exactamente pensaba eso el viernes tarde cuando atravesé todo Gredos en mi Speedy para hacerme un Madrid-Salamanca sin pisar autopistas. Apenas supere los 80-100 pero disfrute cada segundo como el mas feliz de los hombres.

    Paisaje, soledad, escapes bramando, brazos doloridos de girar continuamente de izquierda a derecha, oliendo cada retama, pinar, caca de vaca y puerto de montaña por el que cruce.

    Lo dejo que se me saltan las lagrimas…

  • josete73

    9 de agosto de 2011 a las 13:55

    Bonito artículo. Me trae a la memoria una prueba que leí allá por 1990 sobre el Mazda MX-5 Miata en el que decía que un deportivo no tiene que ser necesariamente rápido, sino parecerlo

  • Yunnan

    9 de agosto de 2011 a las 14:12

    Tras leer el artículo, suspiro.

    En unas horas, me piro.

    Me piro con el plasticoche en busca de esas secundarias.

  • Alex_92

    9 de agosto de 2011 a las 14:21

    Bravo, Bravo, Bravo. Como si lo hubiera escrito yo mismo. Me alegra saber que hay más incomprendidos como yo.

  • PeNeNauTa

    9 de agosto de 2011 a las 17:13

    Como siempre, tengo los pelos de punta al leer el “tipico” (no se tome al pie de la letra) articulo de 8mil vueltas.

    Asi da gusto.

    Gracias.

  • Javier

    9 de agosto de 2011 a las 17:44

    Ya no me siento un bicho raro por buscar en la onda media de mi Twingo esa frecuencia en la que se acopla el encendido cada vez que ingreso en una carretera intestinal. Es que lo vivo…

  • Roberto

    9 de agosto de 2011 a las 20:23

    Veo que hay mas “irresponsables”, “temerarios” (por no decir mas improperios), como yo en este mundo. GRACIAS!!

  • Yunnan

    9 de agosto de 2011 a las 20:42

    Volví!

    :D

  • Staff

    Juan

    9 de agosto de 2011 a las 21:54

    @ Yunnan

    ¡Cuenta algo hombre!

  • Ruben_89

    10 de agosto de 2011 a las 00:52

    Más razón que un santo. Por cierto ¿seria muy complicado crear una web o algo similar donde se pudieran compartir “carreteras divertidas” que conozcamos donde se pueda disfrutar un poco de la conduccion?. Algo del estilo de la web donde cada uno podia señalar “picaderos” xD

  • JaimeRS

    10 de agosto de 2011 a las 01:09

    Muchas gracias. Nos hemos reído mucho mi padre y yo. Has tocado punto por punto las conversaciones que tantas y tantas veces tenemos en nuestras ‘rutas de bocata y volante’ (Kms y Kms por comarcales de la cornisa cantábrica únicamente para respirar, tomar un café o comer un bocadillo con nuestros Mx5 2.0 3rd generation limited, Clio RS 197 o Rover Mini Cooper 1.3 Sportpack (este último el ejemplo más claro de que para disfrutar no hace falta volar)).

  • Yunnan

    10 de agosto de 2011 a las 02:03

    @ Juan

    Qué quiere que le cuente, buen hombre?

    Encontré las secundarias. Las encontré descapotado. Sobre 870 kg de plástico del bueno. Del que no se recicla. Y a poco más de 10 cm del suelo.

    Ritmo suave, costa, montaña, ese olor a boñiga que todo el que posee un descapotable sabe apreciar, curvas, baches, alguna que otra falda, una prueba ciclista y parada obligatoria en el arcén,… Diversión. Placer. Sensaciones.

    Madre mía lo que me gusta mi coche y conducirlo. Cuántas veces lo habéis aparcado y, tras sonreír gozosamente, le habéis agradecido el “paseo”, le habéis dado unas palmadas en el volante, o simplemente habéis soltado un “qué bueno eres”?

  • Juan

    10 de agosto de 2011 a las 08:20

    @nachetetm

    Necesitamos información sobre tu ruta (se agraceden enlaces a google maps)y también sobre la montura. ¡Vamos!

  • David

    10 de agosto de 2011 a las 13:12

    Ole, ole y ole!

    Comparto por completo tus opiniones. Lo mejor que puedes hacer si no tienes prisa es alejarte de las autopistas, se disfruta de lo lindo!

  • george

    10 de agosto de 2011 a las 21:02

    es por cosas como éstas por lo que me gusta tanto lo que haceis…joder…

  • nachetetm

    10 de agosto de 2011 a las 22:26

    #Juan, mi montura no tiene nada de especial. Casi me da vergüenza nombrarla, considerando los “aparatos” que manejáis en 8000vueltas, pues ni siquiera es un deportivo. Si me permitís el spam:

    http://www.motorpasion.com/clasicos/tesoros-de-motorpasion-el-volkswagen-golf-cabriolet-18-clipper-de-nachetetm#c570114

    En cuanto a la ruta, Google Maps no funciona bien donde yo vivo, así que no puedo poner el link. Pero si tienes verdadera curiosidad, te diré que vivo en Chipre. Al ser una isla-país tan montañoso, las carreteras que lo atraviesan son una maravilla con tanta curva, subida y bajada. Además, los cambios de paisaje son brutales, de la montaña a la costa y viceversa en menos de una hora.

  • Autor Staff

    delarosa

    11 de agosto de 2011 a las 01:09

    @nachetetm
    Vaya si tiene algo de especial.
    Tener un descapotable ochentero es especial, con eso no se acaba por casualidad :D
    Enhorabuena.

    PD: No todo son deportivos en esta vida, también hay superderportivos y coches de carreras y super-berlinas y barquetas y… bueno, mucha variedad.

  • nachetetm

    11 de agosto de 2011 a las 08:14

    @delarosa,

    Te diré que si que tiene algo de casualidad. Yo buscaba un Miata NA 1.8, y los que vi eran poco menos que un desastre. Pero se me cruzó el Golf en el camino, y la bombilla de mi nostalgia adolescente se activó inmediatamente. El resto ya está todo contado.

    Pd: En cualquier caso, tengo entre ceja y ceja adquirir un S2000, a ver si cae pronto.

  • Javiii RS

    23 de agosto de 2011 a las 21:47

    Bravo, bravo, y bravo ! Exelente redacción, sinceramente, me veo reflejado en todo lo que has escrito. Conozco a mucha gente que le mola eso de “pisarle a muerte” a todas horas sin importarles nada. Yo desde siempre he mantenido eso de “disfrutar del gran placer de conducir” donde no siempre requiere de ir con el gas a tabla, sino disfrutar del entorno, de tu coche, de los sitios donde te lleve, y no importa si ese dia quieres ir algo “alegre” con el pedal o de tranquis, sinó simplemente, que conducir sea un placer sea cual sea el modo en que lo estés practicando.

    Nuevamente, un gran articulo, con el que me siento totalmente identificado. Creí que era el único que pensaba así sobre la conducción. Ahora veo que no :)

  • ldd

    26 de agosto de 2011 a las 20:01

    estoy de acuerdo contigo, yo me divierto con un fiat uno con 65 caballos y ¡840 kilos! cuando agarro una curva a 40 kph

  • Storm

    30 de agosto de 2011 a las 17:00

    Llevo años buscando sitios donde “perderme” y escapar, por unas horas, de un mundo demasiado “lógico y racional”. Buscando sensaciones. A pie, en moto de monte o con un coche “incómodo, irracional y poco práctico” (dicen, “incómodo, irracional y poco práctico PARA QUÉ?” se les responde).

    http://clubhondaspirit.com/foro/topic/112182-carreteras-para-disfrutar-de-un-coche-como-el-s/

    Visto lo visto, cuanto menos nos entiendan, mejor.

  • Luis

    23 de septiembre de 2011 a las 16:27

    Carreteras de montaña, en mi caso sería más habitual “carreteras de costa”, pero son la misma esencia. te comprendo.

  • Un doble de FF, con hielo por favor - 8000vueltas.com

    1 de febrero de 2012 a las 06:30

    […] (¡que tomen nota los demás!), en 8000vueltas se publica siempre material del bueno. Unas veces de lectura intensa y otras de manera relajada. Pareciese que estuviéramos hablando de whisky pero, aunque no es así, […]

  • Trackday Catalonia

    15 de octubre de 2013 a las 14:23

    Grandísimo artículo y mi párrafo favorito: “ver los increíbles paisajes que rodean nuestra cárcel de asfalto…”

    Han sido tantas las veces que he cogido el camino más largo cuando era el momento de volver a casa… por el mero hecho de no soltar el volante (con levas) de un coche que me divierte más de lo que me divirtió ningún juguete en mi infancia.

    Levantarse de la cama un domingo e Ir a tomar el café a 30 km de casa para disfrutar de cierto trazado es un hecho que el 90% de conductores no comprende. Y mejor así, sinó sería inviable hacerlo.

    Propietario de un smart roadster-coupé.

Deja un comentario