Visita a la fábrica de Koenigsegg, parte 2

Lee las otras partes del especial: Koenigsegg, una visita paranormal.

Continuamos con la visita por la fábrica, pero nos habíamos quedado con una duda: ¿por qué los fantasmas del capó motor de los Koenigsegg solo están presentes a partir de 2003?

 

Los hangares de la base aérea abandonada donde está ubicada la fábrica actual son los mismos que utilizaba el primer escuadrón de cazas de Ängelholm. Sus cazas recibieron el apodo de aviones fantasma por salir de noche, porque se les escuchaba pero no se les veía, y utilizaron al fantasma como logo del escuadrón. En 2003, al heredar los hangares de este escuadrón, lo empezaron a utilizar. La antigua fábrica, que estaba mucho mejor acondicionada de cara a los clientes, se quemó tras un incendio que no se pudo extinguir a tiempo.

Halldora von Koenigsegg nos cuenta el suceso con un dolor todavía apreciable. El sueño de fabricar el coche más rápido del mundo estuvo a punto de desaparecer. Una mañana de sábado, Christian recibió una llamada aterradora. La fábrica se estaba quemando y los bomberos no podían salvarla; a priori era el fin. Halldora se sinceró contándonos que Christian dejó de escuchar ánimos, se quedó inmóvil repitiendo: “¿Y qué voy a hacer yo ahora a partir del lunes?”. Se perdió la producción de un año pero, gracias a que algunos empleados acudieron con rapidez al incendio, se salvó algún coche y suficientes piezas y herramientas para mantener la esperanza y reunir las fuerza suficiente para despegar de nuevo. Según Christian, el slogan ligado a la adopción del fantasma fue The show must go on”. Lo tienen presente a diario con el enorme fantasma que preside el hangar y queda constancia de por vida con la réplica del mismo que dejan en cada coche. Ahora cariñosamente lo llaman “el espíritu de las prestaciones”.

 

La tremenda familiaridad con que nos contaron lo ocurrido no fue casual, y es que la visita fue tremendamente llamativa por la cercanía y el interés que mostraban con cualquiera de nuestras inquietudes. Sin exagerar, fue como si se tratara de la visita a casa de un amigo; y, tratándose de Koenigsegg, no me lo esperaba. Halldora también nos contó los inicios de la marca, porque Christian tenía el sueño de fabricar el coche más rápido del mundo, pero no tenía conocimientos de ingeniería. Sin embargo, tenía toda la cabezonería del mundo y su sueño comenzó a tomar forma tras un préstamo del gobierno en 1994, la ayuda de algunos inversores y la colaboración de varios ingenieros que querían tomar parte en el proyecto con sus ideas. En 1996 ya tenían un coche listo.

 

Poco después nos encontramos en el hangar donde se encuentran las últimas 5 estaciones de montaje y se terminan los nuevos Agera. A la cuarta estación llega el monocasco desnudo para empezar a preparar todos los anclajes. En la quinta ya se monta el motor, caja de cambios, columna de dirección, radiadores y frenos. En la sexta, el escape y las suspensiones. En la séptima se rematan todos los detalles de montaje y en la octava y última se prepara para la entrega.

 

Viendo los coches en todas las etapas hay algo que llama mucho la atención: primero, la poca cantidad de cables y, segundo, la ausencia de plástico. Lo primero es debido a que Koenigsegg utiliza un sistema de semiconductores con CAN bus sin relés ni fusibles para todas las conexiones, por lo que la limpieza visual de conexiones es ejemplar. En cuanto al segundo punto, se debe simplemente a que en la fabricación del Agera no se utiliza plástico ni para encajar las piezas de metal interior ni para los detalles que no se ven una vez el coche está completamente montado. Cuesta creer que el proyecto lightweight que están desarrollando vea finalmente la luz, porque no hay peso innecesario en todo el coche.

 

En 2011 fabricaron 8 coches, pero su objetivo es duplicar la producción. La fábrica está preparada para soportar dos líneas gemelas pero de momento no disponen del personal suficiente ya que la demanda no lo permite. Christian tiene claro que la motivación por ser los mejores es muy importante, un requisito imprescindible. Por eso junto a la línea de ensamblaje vemos el famoso techo duro (todos los Koenigsegg son descapotables) de los récords, decorado con la bandera sueca. Después de enseñarnos todas las estaciones, donde vemos un espectacular Agera R negro en la última estación, Halldora nos lleva hasta un póster antiguo con fotos de la evolución de los modelos Koenigsegg para contarnos otra de sus heroicidades.

Koenigsegg es muy pequeño, y uno de los objetivos para crecer era crearse una buena reputación, mostrando al mundo que eran capaces de ofrecer algo más que una bonita cifra de potencia. Había que ir a Nürburgring para marcar un tiempo por vuelta y ser el centro de atención batiendo el récord de velocidad máxima. En 2005 alquilaron el circuito de Nardò todo un fin de semana para batir el record Guinness de velocidad máxima del McLaren F1 con el CCR. Tras pasar todo el fin de semana intentándolo, las condiciones meteorológicas impidieron conseguirlo y la frustración fue brutal porque querían llevar el récord al Salón de Ginebra. Suplicaron al circuito que les dejaran un hueco el lunes, pero estaba reservado; sin embargo, tenían una ventana de tiempo a la hora de comer que utilizaron para asaltar el récord y lo lograron. Ese mismo coche salió hacia Ginebra después de batirlo, y llegó al salón a las 5 de la mañana.

 

La mentalidad que tienen es la de luchar contra los grandes y se sienten cómodos así. Se nota que incluso lo prefieren y están orgullosos de ello porque disfrutan con el contacto directo con los clientes, cosa que no harían con las ataduras que supone pertenecer a una marca grande. En una esquina del hangar tienen una pequeña exposición con un CCXR, los 3 tipos de llantas que se pueden escoger, un stand con las diferentes posibilidades de combinación de colores exteriores y decoración interior y un vídeo cíclico con sus apariciones en TopGear. Saben que se ríen del nombre de la marca al escribirlo en la tabla de tiempos, pero les encanta porque de esa manera se les distingue a distancia y están muy orgullosos de haber aparecido en el programa porque les ha aportado mucha publicidad. Según nos cuenta Halldora, están deseando volver a ocupar la primera plaza del ranking. ¿Saldrá el Agera R en la 19º temporada de TopGear?

 

Todos los Koenigsegg que han salido de la fábrica, y son ya 97, han salido con neumáticos MICHELIN. La relación entre ambos es ejemplar y en Koenigsegg están orgullosos de la respuesta que les ofrece MICHELIN cada vez que les solicitan algún cambio en las prestaciones del neumático. Además de esto, que es lo principal, la marca francesa les aporta neumáticos “muletos” para utilizar en la línea de montaje para que los que se entreguen estén más frescos para el cliente (pensad que tardan 9 meses en fabricar el coche), y además también les dan la posibilidad de fabricarlos con especificaciones de invierno.

Me imagino que os habéis fijado en esas llantas en fibra de carbono. ¿Son reales? Por supuesto, son las denominadas Koenigsegg Aircore Carbon Wheels y pesan poco más de 6,5 kg. Pudimos comprobarlo de nuestra propia mano y además preguntamos por su precio; el juego de llantas con sus correspondientes neumáticos, 40.000€. Son de serie en el Agera R.

Un momento después llega Christian. Pensábamos que se había presentado únicamente para darnos la bienvenida, pero no, iba a estar con nosotros todo el día y como buen anfitrión nos acompañaría a una prueba dinámica del nuevo Agera. ¿Se puede pedir más?

 

Extra lap

En 2005 obtuvieron el récord Guinness de velocidad máxima con el CCR, pero el Agera tiene todos estos:

  • 0-300 km/h = 14.53 seg.
  • 0-200 mph = 17,68 seg.
  • 300-0 km/h = 6.66 seg.
  • 200-0 mph = 7,28 seg.
  • 0-300-0 km/h = 21,19 seg.
  • 0-200-0 mph = 24,96 seg.

Artículos relacionados

13 comentarios en “Visita a la fábrica de Koenigsegg, parte 2”

  • julio

    8 de noviembre de 2012 a las 01:46

    alucinante alucinante alucinante, adoro la marca, me parecen bellisimos los coches, sin duda si tuviera dinero tendria koenigsegggg y pagani sin duda

    apuntar que lo de las llantas de carbono no son ninguna novedad, en moto las lleva mucha gente ya que son bastante mas baratas de 40.000€

    http://www.carbon4us.com/es/bst/876-llantas-en-carbono-de-7-palos-black-mamba-para-ducati-1098-r-1198-streetfighter-y-multistrada-1200.html

  • cfen

    8 de noviembre de 2012 a las 06:00

    envidia …..

  • muzaman

    8 de noviembre de 2012 a las 10:50

    una pasada… cuanto esperaremos para leer la prueba? donde hay que apuntarse para ir a estos sitios?? jejejeje…

  • nachetetm

    8 de noviembre de 2012 a las 10:51

    Después de este reportaje, la marca me gusta aún más (si cabe). Que pena que estos coches sean tan insanamente caros. Cuantas más ganas tengo de poseer uno, más me doy cuenta de que no podría ni costear el mantenimiento :-( Si rayara una de esas llantas de carbono contra un bordillo se me caería el alma a los pies.

    ¿Sería mucho pedir una tabla de prestaciones con los records del Agera y las cifras de sus competidores? ;-)

  • Juan

    8 de noviembre de 2012 a las 12:54

    @nachetetm

    Después de conocer la fábrica y conocer la historia de la marca comparto contigo que me gusta mucho mucho más. La visita me abrió los ojos hacia Koenigsegg…

    Tendrás tu tabla comparativa en el artículo final de esta serie, pero antes tendrás que esperar la última parte de la visita, que principalmente habla de la prueba dinámica, y al artículo de la entrevista con Christian Von Koenigsegg.

    Un saludo.

  • Angel Martín

    8 de noviembre de 2012 a las 13:38

    Después de conocer con más profundidad la historia detrás del logo del fantasma y de entender la filosofía de pensamiento de la gente de Koenigsegg, cualquiera pasa de la afinidad, del agrado; a la admiración hacia la marca. Me encanta el hecho de que una empresa relativamente humilde, le moje la oreja a los grandes iconos de la exclusividad y las prestaciones del mundo automovilístico.

  • Sr.Espada

    8 de noviembre de 2012 a las 14:25

    Lo mejor de todo es , sin duda, que el coche salió de una suerte de “proyecto entre amigos´´ porque , al final, es lo que son: Un grupo reducido de personas haciendo equipo en un garaje.
    Este fue el auténtico motivo por el que la marca no terminó de despegar y conseguir gran repercusión aunque hoy quede visto como algo positivo y , poco a poco, va percibiéndose como un acto digno de admiración en lugar de desconfianza.

    Lo cierto y verdad es que , si nos ponemos en el papel de un comprador que no sea un auténtico fanático de la ingeniería de precisión , cuesta justificar que un coche montado en una nave por “4 ingenieros y dos o tres personas mas´´ valga lo que piden por él sin ningún “curriculum vitae ´´ automovilístico . Con el Agera están empezando a superar esa imagen y han conseguido que el proyecto quede mucho más redondo como producto , con las ventajas que supone el ser pequeños: Integración de equipo, estrategia focalizada , atención por el detalle…

    Cada generación de CC les ha ido quedando mejor y lo del Agera es ya un auténtico espectáculo extrasensorial.

    Encantado de saludarles.

  • nachetetm

    8 de noviembre de 2012 a las 15:46

    #Sr. Espada, supongo que ahora más que nunca está vigente aquella conversación que tuvimos hace algún tiempo sobre como empezar una marca de futuro prestigio desde cero: construir un modelo “punta de lanza” mundial para, si la cosa va bien, expandir la gama hacia abajo. Tanto a K’segg, como a Pagani y a McLaren les ha funcionado estupendamente.

  • Dario

    8 de noviembre de 2012 a las 16:30

    Genial articulo. Sois muy buenos trasmitiendo aquello que sentisteis en la visita. Y nosotros, encantados de disfrutarlo.

    Comparto los pensamientos sobre la marca con el resto de lectores.

    Esperaremos la siguiente parte!! Gracias!

  • Sr.Espada

    8 de noviembre de 2012 a las 17:56

    @nachetetm

    Siguiendo con la conversación que me propone, recuerdo como , comentándolo con algún conocido, llegamos a hablar de paralelismos con Ferrari y Lamborghini. Al principio, todo parecía un poco descabellado pero, atando cabos , llegamos a encontrar muchos puntos en común para poder llegar a decir que Ksseg podría llegar a ser “la nueva Lamborghini´´ mientras que Pagani sería la “nueva Ferrari´´.

    Por ejemplo, la una parte de la idea de un amante del automovilismo con posibles y la otra de un hombre que conoce el mundo automovilístico desde dentro (¿se repite la historia?).
    Otra coincidencia es que , a mi gusto Pagani tiene ese “je ne sais quoi´´ de estilo y prestaciones refinadas y, en cambio, Ksseg hace gala de diseños/acabados y prestaciones más “brutas´´ , buscando las sensaciones a golpe de impresión.
    Incluso puede verse el parecido cuando observamos que en Pagani empiezan a animarse con eso del palmarés deportivo, con participación en alguna competición y el desarrollo de sus propias versiones de carreras ; mientras que en Ksseg , empiezan a borrar Records del Libro Guiness y a centrar su reputación en su fiereza y prestaciones.

    Naturalmente , hay cosas que no se pueden comparar entre las unas y las otras pero resulta curioso como , a veces ,se pueden llegar a dar un conjunto de coincidencias que , aun pareciendo triviales, nos evocan la nostalgia de los primeros andares del , hoy consagrado, culmen del automovilismo deportivo de altas prestaciones.

    Encantado de saludarte.

  • Hector Luevano

    8 de noviembre de 2012 a las 19:40

    Exelente el desarrollo que tiene su blog, los frutos de su esfuerzo y diciplina es tener acceso a experiancias que pocos mortales pueden, en hora buena y que sigan cosechando sus frutos, que yo por mi parte les agradesco por poner ante publico abierto toda esa informacion, de una manera tan simple y accesible, sin duda el futuro les ofrecera aun mejores experiencias pues asi lo merecen…. Larga vida a 8000vueltas.

  • rafa

    9 de noviembre de 2012 a las 01:32

    Larga Vida!!!

  • Una visita paranormal – 8000vueltas.com

    20 de noviembre de 2012 a las 11:47

    […] Parte 2 Visita a la fábrica de Koenigsegg, parte 2 […]

Deja un comentario