Prueba 911 GT3, ¿ahora o nunca?

———Actualizado——— (Nueva extra lap)

Unos meses atrás, cuando llegaban los primeros rumores sobre el nuevo 911 GT3, nos echamos a temblar. Motor 3.8, inyección directa, y posible cambio de doble embrague PDK. Y pensaréis, ¿nada malo entonces no? ¡Error!

Los puristas de Porsche se echaron las manos a la cabeza con estos rumores, porque su venerado bloque M97 (100×76,4) heredado del GT1 estaba en peligro después de haber sido elegido para dar vida a los últimos GT3, GT2 y 3 últimas generaciones de Turbo, o lo que es lo mismo, los últimos motores de cárter seco pata negra de la marca.

Un momento, ¿me van a quitar el motor “de carreras” en el GT3? ¿no vamos a poder llevar otro con cambio manual? Era hora de moverse, y acordamos una prueba relámpago del que se vendía hasta ahora…

De repente el 19 de febrero, Porsche anuncia las primeras fotos oficiales con una amplia pero poco específica información de su nuevo GT3, ya que pretenden presentarlo en condiciones en el Salón de Ginebra del próximo 5 de marzo. Es efectivamente un bloque 3.8, pero sin inyección directa y no puede contar de inicio con cambio PDK. ¿3.8 pero que bloque motor? Lo normal es que ese 3.8 nos suene al nuevo bloque 9A1 del 911 CarreraS, pero al no llevar inyección directa, las dudas nos asaltan, y habrá que investigar un poco por estos mundos de Internet.

Bueno, la información es mínima, y Porsche se ha guardado celosamente los datos de cotas de este motor, hasta hace pocos días, en los que con cuentagotas van desvelando en la web oficial que el bloque motor es… el mismo M97 que en la versión anterior convenientemente adaptado, continuando con la herencia del magnífico GT1, y es que el GT3 es la prueba evidente de que cuando se habla de tecnología de competición, Porsche no se la juega. Según los puristas, debían de haberlo anunciado a bombo y platillo…

imagepng

Bueno, toda esta información descuadra en principio el objetivo de la prueba de 8000vueltas del 911-997 GT3 3.6 de 415cV, pero que queréis que os diga, se nos encogió un poco el corazón al saber que la posibilidad de no poder llevar de nuevo un GT3 MANUAL estaba ahí. ¡Había que hacerlo!

Engine Start

Esta prueba relámpago incluía un trazado muy rápido con gran parte de autopista y una zona final de curvas lentas con rectas importantes entre ellas. Traducido a nuestra mente perversa, se podría decir que la primera parte consistiría en curvas largas y rápidas de apoyo estilo Nurburgring, y una zona final estilo gymkana.

Antes de empezar, decidimos invertir un poco de tiempo viéndolo desde fuera mientras se va calentando el motor, y lo primero en lo que nos fijamos son los neumáticos: Pirelli Pzero Corsa. Quizás me pegan más para un Ferrari que para un 911 y además no se han oído demasiadas alabanzas para éstos, pero que demonios, son unos Corsa y tienen especificación Porsche, con lo que para lo que les vamos a exigir en la prueba, deberían ser más que suficientes.

Por fin 8000vueltas engrana primera marcha en un GT3, y a pesar de que tenemos cierta experiencia en 911’s, esto es distinto. Un tacto muy racing con el volante y palanca de cambios en alcántara, recorridos cortos y directos de la palanca, por fin un Porsche con la zona roja bien por debajo de las 8000vueltas, y por supuesto, un tacto de frenos sobresaliente. Tras los primeros metros de contacto, el GT3 sería incapaz de defraudar a nadie que espere de él un tacto deportivo. Y cuando digo nadie, va muy en serio, es fantástico.

Antes de empezar a subir revoluciones nos dedicamos a jugar con la caja de cambios. En este coche es básico utilizarla a la perfección para sacar el 100% del motor, y por ser un GT3, teníamos un respeto inicial importante. ¿Respeto? Tonterías, el respeto se convierte instantáneamente en confianza, porque enseguida te das cuenta que debes estar ante uno de los mejores cambios manuales del mundo, cuando más pides de él, más te da. Recorridos cortos, tacto de salida perfecto, inserciones directas sin tirones… Sencillamente espectacular, superaba todas mis expectativas.

El GT3 no tiene desarrollos cortos en las primeras marchas, y no sabíamos que tal se iba a comportar con el motor funcionando a bajas revoluciones, porque en un motor desarrollado prácticamente para ser un “todo arriba” quizás sea lo de menos, pero ahí de nuevo nos sorprendió. El motor responde muy bien desde abajo y aunque resulte extraño decirlo, nos pareció bastante lleno. ¿Tanto como en un Carrera? ¡Si parece que sí! ¿No habrá gato encerrado? Enseguida pensamos que a lo mejor el motor es demasiado parecido al de un Carrera, es decir, parecido en bajos, pero con unos altos no tan buenos como pensábamos… Ya va siendo hora de comprobarlo.


Nos incorporamos a la autopista y estiramos 2º hasta las 7.500 vueltas. Dios mío, no puede ser, volvemos a intentarlo. Deceleramos, doble embrague suave a poco más de 65km/h para engranar segunda, y llegamos el coche hasta el límite de giro. ¡¡ Simplemente alucinante !! El sonido a partir de las 3000 vueltas invita a no dejar de acelerar. Es como si te metieran una inyección de adrenalina en el cuerpo. La culpa la tiene el botón Sport, que avanza 1000 revoluciones el momento donde los escapes dejan oír el verdadero corazón del GT3 sin restricciones. El empuje es sensacional, con una estirada final rabiosa, más llena que en el último CarreraS 3.8 de inyección directa, y durante más revoluciones. La explosividad final pone los pelos de punta. Son 415cV pero parecen 440.

Circular con el botón Sport siempre puede parece lógico en este coche, pero si por casualidades de la vida, necesitas hacer una conducción más normal, estas obligado a no pasar de las 4.000 vueltas, porque en ese momento, el GT3 entiende que has olvidado pulsar el botón Sport, y ya estás perdido, no puedes evitar caer en el juego de llevar la aguja del cuentavueltas desde la vertical hacia la derecha. De todas formas no teníamos tiempo para jugar con todas las posibilidades, y decidimos dejar el Sport conectado, y el PASM sport activado.

Enseguida empezamos a enganchar curvas a alta velocidad en la autopista. El chasis es duro y la dirección transmite muchísimo. Para poder transmitir todo lo que va llegando a las ruedas, el GT3 tiene un tren delantero bastante duro, y un poco “rebotón”, pero a cambio la sensación de ir PILOTANDO es mayúscula. Los apoyos en curvas rápidas son pan comido y los cambios de carril rápidos dan mucha confianza. Solo nos falta un poco de verde para creernos que estamos en el Nordschleife, porque en realidad es donde este GT3 parece querer estar.


La Gymkana especial parecía estar diseñada para probar las frenadas, las reacciones derecha-izquierda de la dirección y la tracción a la salida de las curvas. De nuevo el GT3 nos sorprendió, y disfrutamos más de él que por las curvas rápidas. La estabilidad en frenada es tremenda incluso con el volante ligeramente girado, pero lo mejor de todo es lo poco que baja el morro aunque hundas con fuerza el pedal. Entonces, el GT3 es capaz de encarar la curva cuando vas soltando gradualmente el freno y la carrocería gira respondiendo lo que has marcado con la dirección sin rechistar. Cambio de trayectoria, y con el coche ligeramente apoyado a izquierdas, hundimos con el acelerador buscando algo de movimiento de la parte de atrás, pero no lo conseguimos. Quizás con un poco más de apoyo, quizás con un golpe de gas más violento, quizás con unas ruedas con menos agarre… Desgraciadamente, quizás otro día.

Toca despedirse del GT3, un coche que nos ha dejado tocados, pero no hundidos, más que nada porque no lo pudimos coger más tiempo. ¡Un coche a quedarse!

¿Purismo o futuro?

Vamos a ser malos. Antes hemos dicho que el GT3 435cV finalmente iba a llevar el bloque M97 venerado por los puristas y que eso era lo mejor que podría pasarle. Estos mismos fanáticos de Porsche han corrido el rumor (cierto o no, quién sabe) de que este bloque al ser más grande que el nuevo, imposibilita la instalación de una caja PDK (Sport Plus obligatorio esperemos, nada de extras), y que por eso no está disponible en el GT3. Dos por uno.


A mí me parece que para dar salida al mercado a los GT de Porsche, exceptuando al Cayenne GTS por supuesto, las decisiones finales pasan por otro tipo de personas, y que por esa razón este GT3 en principio no podrá llevar la caja PDK. No va con la idea de GT3. Más peso, tacto menos Racing… todo va en contra para el GT3 hasta que no saquen la “otra” caja PDK estilo ultradeportivo.

Pienso que tan sólo el tiempo es lo que separa a que el GT3 de llevar tan sólo dos pedales. ¿lo pondrán en opción? ¿lo sacarán en el RS? ¿en la próxima generación? Eso es una incógnita, pero los 911 de carreras no son manuales, por lo que el purismo algún día dará su brazo a torcer. Esto, también pasará con el motor. ¿bloque antiguo o nuevo? Porsche ya se desmarcó con la frase “las nuevas tecnologías podrán con ello” y algún día, el M97 será sustituido o adaptado a inyección directa, que aunque les choque a los puristas, porque en competición, Porsche también usa la inyección directa.

porsche-lmp-v8

Para los que nunca tienen suficiente:

Lnengineering (O como solucionar tus problemas si se te rompe el motor de tu 911 Watercooled)

Todas las fotos en nuestra galería de Flickr:

gt3-mix

Extra lap: ¿Y cuando lleguen los nuevos GT3 manuales pero automáticos/secuenciales en opción? Pues probaremos los dos y seguramente os digamos que el secuencial es espectacular, pero el 911 definitivo, es y será uno manual.

Extra Lap 2:

Pudimos haber sido un poco más sensacionalistas y haber publicado el artículo así:

Prueba 911 GT3, probamos el coche de Miguel Fuster

Nueva Extra lap:

Y en primicia, y a falta del coche, el nuevo mono de Miguel Fuster. Pronto estará al volante de su GT3.

p1010763-large1

p1010773

p1010765-large

Pero somos muy poco comerciales…

Otras lecturas recomendadas:

Prueba 911 Carrera S PDK, el 997 plus (Parte 1)

Miguel Fuster y su nuevo Porsche 911 GT3

Prueba: Porsche 997 Turbo

Artículos relacionados

18 comentarios en “Prueba 911 GT3, ¿ahora o nunca?”

  • FINCH

    26 de febrero de 2009 a las 13:35

    @Juan

    Ya se lo comerciales que somos…. pero…. no digas nunca jamas a “Prueba 911 GT3, probamos el coche de Miguel Fuster”… en breve empieza el nacional de rallys y estos coches ya sabes, se han de probar antes para maximizar su rendimiento…

  • JAVIREX

    26 de febrero de 2009 a las 14:00

    las lagrimas se me saltan cada vez que veo esas fotos…….como voy a echar de menos esa “makina”.
    Gran reportaje si señor, en vuestra linea.

  • Juanako

    26 de febrero de 2009 a las 14:04

    Una pasada de reportaje. Ese coche tiene un encanto especial, esa trasera es simplemente preciosa.

  • topspeed.es

    26 de febrero de 2009 a las 17:04

    La verdad que este modelo es único me encanta y con respecto a las fotos son muy buenas me encantaron saludos

  • jmt46

    26 de febrero de 2009 a las 20:14

    Corregirme si me equivoco, pero el GT3 997 mkI no lleva las mismas cotas que el GT2 y el turbo verdad?
    Y en cuanto a la caja de cambios automatica hasta ahora habia en opcion la automatica tiptronic,prefiero una PDK y vosotros que la habeis probado seguro que tambien. aunque como bien decis este coche debe ser manual!!
    lastima que no pudierais catarlo mas.. Buen reportaje!

  • sacroespino

    26 de febrero de 2009 a las 21:04

    Impresionante la profesionalidad de toda la web, y aunque soy sin duda ferrarista y aquí se abarcan contenidos más centrados en Porsche, he agregado la página a favoritos. Felicidades al redactor, y a Porsche por crear sueños rodantes siempre fieles al “todoatrás”. Bravo.

  • Ndres

    26 de febrero de 2009 a las 21:25

    Plas, plas, plas!

    Llevaba mucho tiempo esperando un artículo sobre éste coche. Lás tima que no hayáis podido probarlo a fondo todavía, seguro que tiene muchas cosas que ofrecer que no da tiempo a apreciar en un contacto tan breve.

    Le deseo lo mejor a Miguel Fuster, contando con la mejor herramienta de la que puede disponer en la categoría de GT’s, sólo falta que ponga un poco de su magia al volante y… voilà!

    Un saludo!

  • Borjal84

    26 de febrero de 2009 a las 23:01

    El Turbo yo creo que tampoco saldrá con la caja PDK por problemas de par, pero el GT3 me sorprende que no tenga inyección directa y el PDK en opción.

  • Autor Staff

    Juan

    26 de febrero de 2009 a las 23:23

    @jmt46

    ¡Sí que son las mismas cotas! Como decimos en el artículo, llevan el bloque pata negra de Porsche, heredado del legendario GT1…

    Pero parece mentira por la distinta filosofía y forma de entregar potencia en los tres, ¿verdad?

    Un saludo!

  • jmt46

    26 de febrero de 2009 a las 23:49

    Si la verdad Juan…pero por lo que he mirado tienes razon. aunque tambien es cierto que es mas facil ponerle un turbo y bajarle el corte al mismo motor que desarrollar dos diferentes… por si interesa el motor del carrera/carrera4/targa lleva otras cotas 96/82.8 para el dia a dia…
    gracias!

  • Staff

    delarosa

    27 de febrero de 2009 a las 13:00

    Tal y como yo lo veo, y esta es mi dolorosa pero sincera opinión, el PDK es fantástico como sustituto del Tiptronic (que es un cambio MALO), pero nunca podrá ser sustituto del cambio manual.
    Cuando me apetece coger el coche y darme un paseito para disfrutar con él lo que más me gustaría es que fuese lo menos avanzado posible en algunos aspectos. Me gustan los coches con cambio manual, sonidos metálicos, los que te hacen sentir la carretera, y el GT3 es uno de ellos. Y para conseguirlo no le ha hecho falta ni inyección directa, ni PDK.

    Saludos

  • Gis

    27 de febrero de 2009 a las 18:58

    Me encanta, me encanta, me encanta, me encanta, me encanta…

    El qué?

    Como hacéis las cosas.

    Además el GT3 me vuelve loco. Una pregunta: A nadie le gustaría que se ofreciese en OPCIÓN el pasm (y por lo tanto -30mm (por ejemplo) de muelles y amortiguadores convencionales duros, duros?

    Lo digo por el peso y la menor complicación técnica.

    En fin, que sois los mejores. De verdad.

    Un saludo.

  • nachetetm

    28 de febrero de 2009 a las 19:27

    Mecagoenlaleche, ¡como os envidio!
    No soy muy Porschista, pero si hay un modelo que me encanta, es el GT3.

  • drunkenclam

    1 de marzo de 2009 a las 00:35

    Lo había leído, pero no comenté nada porque me pasa lo de siempre, que es que me faltan las palabras :O.

    Admirable que tanta pasión y afición no os ciegue y os salga una de tantas pruebas chorras y tontas donde sólo se habla de lo bonito que es el coche sin ningún detalle ni ninguna reseña, como pasa en todos los otros blogs.

    A ver si pudiera ser la comparación con el nuevo cuando salga, a ver si Porsche España se enrolla.

  • Akrapovič, el sonido del arte - 8000vueltas.com

    28 de abril de 2009 a las 20:42

    […] M3 (E90, E91, E92) y dos del M6 (E63, E64). En Porsche, la gama se amplía, Porsche 997 Turbo, Porsche GT3, GT3 RS y GT2, aunque en el caso de este último no se trata a de una opción sino de un elemento […]

  • ClubSport, los desastres del marketing - 8000vueltas.com

    3 de septiembre de 2009 a las 20:22

    […] de un 911 en circuito a un precio razonable. Por supuesto que Porsche nos ofrece la opción de un GT3, un GT3 RS y un GT2, abanico muy amplio de bestias para el circuito, pero con unos precios […]

  • Prueba 911 Turbo PDK, doble evolución - 8000vueltas.com

    26 de febrero de 2010 a las 19:45

    […] igual que sus hermanos Carrera y GT3, el modelo Turbo ha mejorado, sobre el papel, su mecánica: monta un nuevo motor 3.8 de inyección […]

  • Prueba Porsche 911 GT3 3.8, Akrapovič driving experience 2011 - 8000vueltas.com

    4 de junio de 2011 a las 21:15

    […] altos la diferencia “era lo de menos”. Lo que concuerda con lo que dijimos en febrero de 2009 cuando probamos el GT3 3.6: “La explosividad final pone los pelos de punta. Son 415cV pero parecen […]

Deja un comentario