La hipocresía del coche híbrido y del eléctrico. Parte 2

Tras una primera polémica entrada en la que desmentimos algunos de los mitos sobre los coches híbridos –y en donde había habido una interesante discusión tanto a favor como en contra de estos coches-, esta vez nos centramos en el vehículo eléctrico puro.

Antes de empezar, y para que aquellos lectores más afines al coche eléctrico puedan leer tranquilos, me gustaría aclarar que ni este artículo ni el anterior pretenden ser un caballo de batalla contra el coche híbrido o el eléctrico.

Cada uno tiene unas características únicas, y como ya dijimos en su momento, en determinadas circunstancias (en ciudad y para recorridos cortos principalmente) éstos vehículos cumplen (o pueden cumplir) su cometido, ahorrando dinero en combustible (aunque no en la compra del vehículo) y limpiando nuestras ciudades de CO2 y NOx, algo que repercute positivamente en la calidad de vida de sus habitantes y de lo que, como ciudadanos responsables y tan ecológicos como se nos permite ser, nos alegramos.

Esto es, simplemente, inadmisible

Estos artículos, como bien indican sus títulos, van enfocados a desmentir toda esa campaña engañosa que trata de vendernos el coche híbrido y el eléctrico como la panacea; como la solución a la contaminación global y como la herramienta definitiva para desterrar los combustibles fósiles de nuestras carreteras. Esta es una mentira tan grande que asusta, porque de repetirlo tanto, casi parece verdad. Casi hemos llegado a creerlo. Casi.

¿Es esto es lo que quieren que veamos al mirar un coche eléctrico?

En este artículo, demostraremos con argumentos que el coche eléctrico no sólo no es la solución maravillosa que tanto marcas como gobiernos tratan de vendernos, sino que a día de hoy y salvo en contadas ocasiones, es un atraso como medio de transporte. Por otro lado, deben darse una serie de circunstancias únicas para que supongan una mejora (o mejora sustancial) a nivel contaminación. Esto, por supuesto, dejando aparte unas implicaciones políticas y socio-económicas nada despreciables. Desde luego, la polémica está servida.

Una de las preguntas claves es ¿Cuándo se ha convertido el automóvil de combustión interna en el diablo sobre ruedas? Algunos afirman que el punto de inflexión, el evento que puso en el punto de mira (más aún) el sistema tradicional para transportarnos fue el famoso «Diesel Gate» protagonizado por Volkswagen. Un hecho que desequilibró la balanza del transporte mundial, puso al motor de combustión interna en una situación «complicada» y que políticos y constructores utilizaron con el objetivo de potenciar sus economías e impulsar las ventas de vehículos a través del coche eléctrico. ¡Adiós coche viejo y sucio, hola coche eléctrico y limpio!

¡Bienvenido coche eléctrico!

Otras preguntas clave son: Si mañana todos decidimos comprar un coche eléctrico, ¿cómo afectaría eso al transporte? ¿Y a nuestras vidas? ¿Pararemos el calentamiento global? 

Un interesante artículo publicado en el boletín de noticias de ASEPA, en el número de agosto de 2019 (1), habla precisamente de esta problemática. Al igual que el motor de combustión interna, los coches impulsados por motores eléctricos y baterías llevan con nosotros más de 100 años. El hecho de que una tecnología (los MCI) evolucionara y acabara siendo universalmente usada no responde a cabezonería o moda, sino a practicidad.

Las baterías, simplemente no son el medio ideal para almacenar «combustible» con el que movernos, y a pesar de la notable evolución y de los ingentes esfuerzos para tratar de vendernos que así sea, lo cierto es que es una tecnología inmadura incapaz de competir contra el motor de combustión interna tradicional de tú a tú. ¿Por qué?. Desde ASEPA nos dan buenos argumentos:

  1. El reabastecimiento del nivel de batería es inaceptablemente largo para los usuarios.
  2. La densidad de energía es inaceptablemente baja. Con autonomías reales por debajo de los 250 km en los utilitarios y alrededor de los 300 km en los SUV.
  3. La durabilidad de las baterías es limitada y menor que la vida útil del propio vehículo. Problema asociado a más basura electrónica que reciclar.
  4. Por último, el suministro de materias primas para su fabricación (níquel, litio, cobalto, cobre, manganeso…) es un problema acuciante, ya que están alcanzando precios desorbitados.

Una cosa está clara: si uno viaja grandes distancias, independientemente de que pueda permitirse hacerlo esperando los extensos tiempos de carga de las baterías (Tesla ofrece supercargadores para reducir estos tiempos, pero en España contamos hoy en día con sólo 18 bases repartidas por nuestra geografía, con lo que no se puede decir que sea una extensa red), el coche eléctrico no es una opción.  Por otro lado, el gran argumento del automóvil eléctrico, el guión sobre el que las marcas venden sus productos, es que al comprar un coche eléctrico, eres una persona que está ayudando a cuidar el medioambiente, dejando una huella de carbono mucho inferior al del coche normal. ¿Hasta qué punto es eso cierto? 

Lo primero que debemos saber es que la electricidad que usamos para movernos en un coche eléctrico hay que producirla, y esta producción proviene en gran parte de fuentes no renovables. En España, prácticamente un 40% de la energía producida es de origen renovable (2), una cifra cuanto menos alentadora, sin embargo, debido al déficit energético (consumimos más de lo que producimos y debemos comprar electricidad fuera de nuestras fronteras), la realidad es que menos de un 20% de la energía consumida proviene de fuentes limpias.

Ojalá esto sea una realidad pronto, pero por ahora es poco más que una bonita postal cargada de esperanzas

La Agencia Europea de medio ambiente publicaba en 2017 un artículo (3) en que el que se databa el uso de energías renovables en nuestro continente en un 17%. Es decir, tanto en España como en Europa, en torno al 80% de la energía producida proviene de energías no renovables (con alrededor del 60% de pérdidas en su producción), que tiene que ser transportada (con las pérdidas adicionales de otro 20%). A modo indicativo, el objetivo a nivel Europeo es que en 2030 el 27% de la energía producida en Europa sea limpia. Resaltemos esto: El 27%, dentro de 11 años. Es decir, dependemos y dependeremos a medio plazo de energía sucia.

A día de hoy dependemos de los combustibles fósiles o de la nuclear (que no es energía limpia)

Sin extenderme demasiado en ello -las fuentes citadas dan información suficiente- con el mix de energías del que disponemos en Europa (un 35% que no emiten CO2, principalmente gracias a Francia, que basa su sistema de energías en el modelo nuclear, a diferencia del resto del G8, que cuentan con sistemas energéticos basados en combustibles fósiles, incluido el carbón), un Tesla model 3 emitiría aproximadamente un 20% menos de CO2 que su alternativa de gasolina/diesel. A nivel mundial, sin embargo, nos encontramos muy lejos de ese 35% de energías que no emiten CO2, situándonos en un 10%, que virtualmente iguala al coche eléctrico y al de combustible fósil en lo que se llama el ciclo de vida «desde la cuna hasta la tumba».

Emisiones de CO2 de la cuna a la tumba en g/km dependiendo de la fuente energética (ASEPA)

Dejaremos de lado otro artículo más reciente (4), del IFO alemán (que seguro que conoces, pues suscitó mucha polémica). Según los expertos, los dos grandes fallos de este artículo fueron «omitir» el coste energético denominado «del pozo a la rueda» (extracción y transporte del combustible fósil) y datar la vida de las baterías en 150.000 Km. No entraremos a valorar la parcialidad o intencionalidad de un artículo así, pero dejemos las conclusiones del artículo y hagamos después un par de comentarios.

Dicho artículo compara un Tesla Model 3 con un Mercedes C220d, y calcula que según el modelo energético alemán así como la fabricación y reciclado de baterías y otros componentes, el coche eléctrico emite en su ciclo de vida útil entre un 11 y 28% de CO2 más que un diesel equivalente equipado con tecnología Euro 6 d-Temp.

Como decimos, aquí no se está contando el CO2 emitido durante la extracción del combustible, pero según un estudio realizado por el The International Council on Clean Transportation (ICCT) (5),éste equivaldría aproximadamente al 18% del CO2 emitido por TODOS los medios de transporte, siendo el automóvil el culpable de un 62% de las emisiones. Es decir, en el caso del C220d deberíamos sumar a este estudio un 11,16% (el 62% del 18%) lo que haría que, en el mejor de los casos del coche eléctrico, las cifras se igualaran con el de combustión, siendo en el peor de los casos el eléctrico más contaminante.

El diesel ya no es lo que era…

Respecto a la duración de las baterías, es de sobra sabido que ésta depende enormemente del uso al que sean sometidos (6), variando en un amplio rango en función de los ciclos de carga, las temperaturas o la exigencia a la hora de conducir. 

En cualquier caso, tras la gran polémica que despertó dicho artículo, publicaron a posteriori unos comentarios que rebatían cada punto criticado con fuentes y datos reales. Dejémoslo aquí (7) para los más deseosos de información, concediéndoles a los alemanes el beneficio de la duda.

¿Cuál es el coste ambiental real de una batería?

Para los más escépticos, que no «traguen» con el artículo del IFO, centrémonos en otro interesante artículo más (8).Esta vez de Bloomerg, en el que se habla de lo contaminante que es un coche eléctrico en función de otros factores, como dónde se producen las baterías o el tamaño de éstas, y en el que se cita al Departamento de Integración de Sistemas Eléctricos de Mercedes-Benz, quienes afirman que «a día de hoy (NdR: esto era en 2016) un vehículo eléctrico a lo largo de su vida útil emite en torno a un 20% más de CO2 que un diesel convencional. 

Bajo mi punto de vista queda demostrado que a día de hoy (2019) es, como mínimo, cuestionable que la afirmación «un coche eléctrico contamina menos» sea cierta. 

Un coche verde

Por otro lado, deberíamos valorar las consecuencias socio-económicas y políticas del asunto. Así, si mañana los 30 millones de vehículos que circulan por España fueran eléctricos, y suponiendo que los cargáramos por la noche en nuestra casa, haría falta una capacidad de suministro eléctrico de 90.000 MW (9),cuando actualmente estamos demandando por las noches unos 20.000 y por el día unos 30.000, siendo nuestro récord absoluto de demanda de 45.450 MW en 2007. ¿De donde pretendemos que salga esta energía? ¿Comprarla fuera empobreciendo el país?¿Pensamos ampliar nuestra capacidad de producir energía en los próximos años un 200 ó un 300% a base de renovables? ¿A qué precio económico y medioambiental estaremos cargando nuestros coches?

Central térmica de Taichung, la más grande de carbón del mundo (5.500 MW)

Pero no seamos tan agoreros, mañana no habrá 30 millones de vehículos eléctricos circulando, pero según el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (10), en 2030 deberían circular por nuestras carreteras 5 millones de vehículos electrificados. Me gustaría poder volver en 2030 a leer este artículo, desde luego las ventas actuales están muy lejos de cumplir objetivos.

Imagina 30 millones de coches cargando así en España…

Superada -aparentemente- la crisis del litio para la fabricación de baterías de los automóviles eléctricos (11), parece ser que el drama de suministros suficientes para la fabricación de los distintos componentes y minerales de una batería vuelve a la carga. Según Sarah Maryssael, gerente global de suministros de metales para Tesla, actualmente el principal problema es el aprovisionamiento de cobalto, necesario para el ánodo de las baterías de iones de litio; así por ejemplo, un Tesla Model X necesita 7 kg por vehículo y un Tesla Model 3 unos 4,5 kg.

Demanda de Litio prevista para los próximos años (Deutsche Bank)

En cualquier caso, si hablamos de las baterías, campo del que no es fácil encontrar información técnica detallada, también deberíamos valorar los tintes éticos del coche eléctrico (al igual que el del uso de móviles, por ejemplo). Pues según Amnistía Internacional, miles de niños de edades tan tempranas como 7 años trabajan y viven en minas extrayendo minerales por un dolar al día (12). Este mineral se extrae principalmente de la República Democrática del Congo, donde se incumplen los derechos humanos a través del trabajo infantil y falta de seguridad en las minas, entre otras muchas realidades (13). Luego llega a los mercados internacionales y su origen se diluye debido a la escasa trazabilidad existente. Finalmente, se refina fundamentalmente en China, por lo que se añaden los problemas geopolíticos de un país que hace y deshace a su antojo con el comercio.

Esta es la imágen más suave que vas a encontrar si buscas la realidad sobre la explotación de las minas de cobalto

Aquí tienes un buen artículo (14) -100% recomendable dedicarle unos minutos- sobre el coste y las implicaciones de la fabricación y reciclaje de una batería de coche eléctrico.

Llegados hasta este punto, es fácil adivinar que el futuro del automóvil eléctrico dependerá de que las baterías consigan la autonomía, el precio y la velocidad de carga suficiente para ser una alternativa real al combustible fósil, pero… ¿y de la vida útil de la batería? ¿Cuántos años durará nuestro coche eléctrico?

De nuevo según ASEPA(15) las baterías más extendidas son las de Ion-Litio, que suponen entre un 25 y un 35% del valor total del coche y que soportan una media de unos 3.000 ciclos de carga. En resumen, si se vacían y cargan una vez al día, equivaldría a unos 8 años de duración de media (según datos de sus fabricantes). Obviamente la vida que el usuario le dé puede ser algo más dura, sobre todo por falta de cuidados, condiciones de uso, temperaturas de trabajo, exigencias en la conducción, etc. con lo que la vida puede ser inferior.

En cualquier caso Arturo Pérez, director gerente de AEDIVE (Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico) informa: «Resulta difícil determinar el valor residual de los vehículos eléctricos al no existir un histórico previo, ya que los primeros llegaron al mercado hace ahora unos ocho años. Cambiar el sistema de baterías en un coche eléctrico puede sobrepasar la barrera de los 5.000 euros, lo que supone un tercio del precio del vehículo. Por lo tanto, “la vida útil de un coche eléctrico es tanta como la de su batería”.

Una afirmación que confirman desde la marca Nissan, que aclara que “tras doce años, es momento de que el coche se envíe al desguace, la batería se reutilice y el cliente adquiera uno nuevo”.

¿Vida útil del eléctrico?

Aquí sí que hemos topado con una barrera importante, pues resulta que mientras que un automóvil convencional puede durar tranquilamente 12 años (y el doble o incluso el triple) y recorrer cientos de miles de Kilómetros, millones si están bien mantenidos, los coches eléctricos son «de usar y tirar».

¿Coches que merecen ser conservados más de 12 años? No se me ocurre ningún eléctrico

Independiente del problema medioambiental que eso suponga, a nivel social ¿con qué coches empezarán a conducir nuestros hijos? ¿qué coches usarán aquellos cuyos recursos económicos sean más limitados si siempre tienes que comprar coche nuevo o semi nuevo? Algunos alegarán que así es mejor, siempre con coches modernos en las carreteras… si puedes pagarlos. ¿Se convertirá el automóvil en un elemento de lujo al alcance sólo de aquellos que puedan comprarlo nuevo, o habrá que comprar los coches financiados a 12 años?

Algo sobre los coches eléctricos que en España (y Europa) puede tener un gran efecto negativo, es que no somos constructores de vehículos eléctricos, pero el 10% de nuestro PIB se basa en el sector automóvil (16). Apoyar tanto el coche eléctrico cuando Japón, Corea, China y Estados Unidos ya dominan en ese mercado del vehículo eléctrico y Europa está a la cola de todos ellos, parece ciertamente peligroso para nuestra economía y trabajadores (unos 40.000 puestos de trabajo en España).

Factoría Renault en Valladolid

Por supuesto las baterías evolucionan, los tiempos de carga se reducen, la autonomía aumenta, la vida útil también (aunque a día de hoy seguimos estancados en este término) y seguro que en un período corto de tiempo los eléctricos son «mejores» en todo, pero ¿por qué no explotar otras alternativas? ¿Por qué tanto empeño en el eléctrico?

Es justo reconocerle al coche eléctrico que «limpia» nuestras ciudades y que es más silencioso (por lo menos hasta 2021, que deberá «hacer ruido» para evitar atropellos (17)) pero, si no son más limpios, no son más baratos, no son más rápidos, no son más divertidos, no te llevan más lejos, no recargan más rápido que un coche convencional… ¿cómo puede ser que a día de hoy todo el mundo trate de vendernos uno como si YA fueran el futuro? Puede que lo sean, pero no todavía, ni pronto.

¿Compras lo que necesitas o te venden lo que quieren?

Si después de esto sigues convencido en que necesitas un coche eléctrico, veamos que opciones tenemos en el mercado y qué otra cosa más «8000vueltas style» podrías comprar por el mismo importe.

A partir de aquí dejaremos de lado el tono académico por uno más lúdico. Luego tú ya decides dónde poner tus ahorros.

Renault Twizy (desde 7525 €). No es que podamos decir que sea un coche, más bien es algo tan inútil que honestamente nos sorprende que alguien haya sido tan ingenuo como para comprar uno. Tiene todo lo malo de una moto (no tiene puertas, 2 plazas…) pero nada de lo bueno (tienes que aparcar en plazas de coche, no cabes entre los otros vehículos en los semáforos…). Como no es exáctamente un coche, haremos una pequeña trampa en cuanto a nuestra alternativa 8000vueltas: una Honda CB650R (pasándonos en 500 € el presupuesto del Twizy, pero creemos que merece la pena).

Así sí

Renault ZOE, desde 21.900 €. Citroën C-Zero, este ya es de traca: desde 22.328 € por un coche que no comprarías por la mitad de precio ni aunque se te cayera el dinero de las manos, y Smart Fortwo EQ (desde 23.535 €). Recordemos este fantástico artículo en el que probamos los 3 en un duelo a cara de perro.

Como alternativa a estos «utilitarios» planteamos 2 opciones: o un coche de gama similar por la mitad de precio (un Citroën C1 cuesta 10.500 €) y dispones de, mínimo, 11.000 € para gastar en combustible o, por ejemplo un Suzuki Swift Sport por 19.300 y casi 3.000 € para combustible. ¡Qué dudas tengo oiga!

La foto más de ciencia ficción que he visto en años: de tramo lejos de la urbe con tu C-Zero

Mejor este

Seguimos. Opel Corsa E (28.690), Peugeot e-208 (29.850) o Hyundai Ionic Eléctrico (29.975). Por no alejarnos demasiado de la filosofía, seguiremos «regalando combustible». Te compras un Fiesta ST por 21.450 € (puedes leer la prueba que hicimos de este coche aquí) y te sobran 7240 € para gasolina, o subes un escalón en precio y te acabas comprando un coche del que nunca te arrepentirás: un Mazda MX-5 RF (desde 29.620 €), coche que también hemos probado y que tiene nuestro «8000vueltas Seal of Approval». No te equivocarás jamás.

Ford Fiesta ST - 8000vueltas-43

Mazda MX5 RF - 8000vueltas-32

Fiesta ST o Mazda MX-5 RF, tú decides

Podríamos seguir «subiendo» de gama con los Nissan Leaf (31.200 €), Mini Cooper SE (33.950 €), KIA Niro (35.485 €), BMW I3 (36.080 €), Hyundai Kona EV (36.100 €), VW e-Golf (38.020 €), DS3 Crossback E-Tense (39.000 €)… Con autonomías reales que van desde los 200 Km hasta los 340 Km, pero a todas luces, puestos a gastar esas cantidades nada despreciables de dinero, optaríamos por auténticas maravillas del disfrute y la conducción. ¿Ejemplos? Un Subaru BRZ (desde 31.600 €, coche cuya prueba puedes leer aquí) y nos sobarían casi 8000 € para combustible en contraposición al DS3. También podemos irnos a algo más «serio» y con mejor habitabilidad para el día a día, como un Hyundai i30N Performance de 275 cv (38.950 €), uno de los compactos más rápidos y divertidos que hemos probado (aquí) en los últimos años.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-9

Hyundai i30N - 8000vueltas_-18

¿BRZ o i30N Performance en vez de un «Citroën» DS3? ¡Qué dilema!

Pero el súmmum de este sin sentido viene de la mano de Tesla. ¡Oh Tesla! Ese gran proyecto que, en efecto, no quema combustible sino billetes -más rápido que tu GT2 RS rodando a fuego en Nürburgring-. Nadie ha gastado nunca más dinero de esa forma que Elon Musk, todo para impulsar una quimera imposible no ya de mantener, sino siquiera de alcanzar. A mediados de 2018, Tesla perdía más de 7.000 $ por minuto (18) y tras una reducción de un 50% de la deuda (donde se declararon ganancias en los dos últimos trimestres de ese año) de nuevo vuelven a darse un batacazo, con pérdidas de 702 millones de dolares (19) en el primer trimestre de 2019.

A todo esto hay que sumar que están catalogados por Forbes (20) como la antepenúltima marca más fiable (la tercera menos fiable, que así no dejamos dudas acerca de ello) de entre 29 fabricantes auditados en EEUU (uno de los mercados donde Tesla tiene mayor representación) y que el Tesla 3, su modelo más económico, el que debía democratizar el coche eléctrico en Estados Unidos y el mundo entero, se vuelve a quedar sin la recomendación de Consumer Reports por problemas de fiabilidad. (21)

Artículo sobre la quema de dinero de Tesla

Llegados a este punto, creo que hemos dejado suficiente información para que uno pueda decidir libremente si el futuro es el coche eléctrico o no. Puede que lo sea o puede que no (ojalá, si con ello hacemos un mundo mejor y más limpio de verdad), pero a día de hoy, yo tan solo puedo seguir pensando que NO es una alternativa real y que con lo que cuesta un Model 3 en España (desde 48.000 €) o mejor aún, un Model X (desde 93.600 €) puedes comprar muchos, muchos coches mejores en todo.

Tesla Model X

Supongo que de encontrarme en esa tesitura de tener que elegir un vehículo donde «meter» 90.000 ó 100.000 €, nos veríamos en la carretera y me reconocerías rápidamente; habrías visto como me alejaba en un tramo de montaña con mi, por poner un ejemplo, BMW M2 Competition (desde 75.550 €), por supuesto con cambio manual, y hasta arriba de piezas de carbono del catálogo de BMW Performance…Y aún me sobraría dinero para viajar gratis…

Prueba M2 Competition - 8000vueltas-51

BMW M2 Competition con cambio manual

Bibliografía y referencias

  1. Boletín de Noticias de Automoción Especial Vacaciones Agosto 2019 (I) de ASEPA
  2. Total Gas y Electricidad España publica el 15 de enero de 2019: EL 40% DE LA ELECTRICIDAD PRODUCIDA EN ESPAÑA EN 2018 FUE DE ORIGEN RENOVABLE
  3. La Agencia del Medio Ambiente publica en septiembre de 2017 el artículo titulado: La Energía en Europa: Situación Actual
  4. El IFO Institut publicaba en abril de 2019 el artículo Kohlemotoren, Windmotoren und Dieselmotoren: Was zeigt die CO2-Bilanz? (Motores de carbón, motores eólicos y diésel: ¿qué muestra el balance de CO2?)
  5. El International Council of Clean Transportation (ICCT) publicaba en el año 2010 un extenso estudio titulado Carbon Intensity of Crude Oil in Europe
  6. La empresa Factor Energía publica un artículo titulado Guía rápida de cómo cuidar la batería del coche eléctricoen el que se hace referencia a aquellas conductas que acortan sensiblemente la vida de las baterías
  7. Explicaciones por el ifo Institut sobre el artículo Kohlemotoren, Windmotoren und Dieselmotoren: Was zeigt die CO2-Bilanz?
  8. Bloomerg publicaba en octubre de 2016 el artículo The Dirt on Clean Electric Cars
  9. La web de noticias Xakata, publicaba en octubre de 2018, con una actualización en marzo de 2019, una noticia haciendo referencia a la imposibilidad de abastecer a un parque móvil eléctrico a día de hoy en su artículo El peligro para el coche eléctrico que es que triunfe el coche eléctrico
  10. El Ministerio para la transición ecológica publicaba en febrero de 2019 su PLAN NACIONAL INTEGRADO DE ENERGÍA Y CLIMA (PNIEC) 2021-2030
  11. La revista Energiminas publicaba el 3 de mayo de 2019 el artículo titulado Tesla: La crisis mundial del cobre y litio agravaría el avance del transporte eléctrico
  12. World Economic Forum publicaba el 27 de marzo de 2019 The dirty secret of electric vehicles en el que se hablaba de las penosas condiciones de explotación en las que trabajan miles de operarios, incluidos niños en las minas de cobalto del Congo
  13. La Vanguardia publicaba el 4 de julio de 2019 un artículo publicado Cobalto, el conflictivo ‘oro blanco’ que viene de África
  14. Recomendable artículo de la revista Engineering.com titulado Will Your Electric Car Save the World or Wreck It? publicado el 17 de agosto de 2018
  15. Boletín de Noticias de Automoción Junio 2019 (II) de ASEPA
  16. ABC publica la noticia en julio de 2017 El sector del automóvil aporta el 10% del PIB nacional
  17. El 10 de mayo de 2019 El País se hace Eco de la noticia con un reportaje publicado LOS COCHES ELÉCTRICOS TENDRÁN QUE HACER RUIDO OBLIGATORIAMENTE A PARTIR DE 2021
  18. Bloomerg publicaba en junio de 2018 el artículo Tesla Doesn’t Burn Fuel, It Burns Cash, en el que analizaba la situación financiera de la compañía
  19. La web de noticias Xakata se hace eco de las nuevas pérdidas de la empresa con el artículo Tesla perdió 702 millones de dólares durante el primer trimestre de 2019, su cuarta peor pérdida desde 2010 publicado en abril de 2019
  20. Forbes cataloga a Tesla como la tercera marca menos fiable en su artículo Here Are The Most- And Least-Reliable Rides On The Road For 2019 del 25 octubre de 2018
  21. Motorpasión pone de manifiesto a través de su artículo El Tesla Model 3 se vuelve a quedar sin la recomendación de Consumer Reports por problemas de fiabilidad, que Tesla está lejos de ser una marca que destaque por su calidad de fabricación a 22 de febrero de 2019

Artículos relacionados

20 comentarios en “La hipocresía del coche híbrido y del eléctrico. Parte 2”

  • Back to basics

    28 de agosto de 2019 a las 13:02

    Muy buen artículo. En mi opinión la solución al problema de la contaminación generada por el vehículo particular no depende tanto de la utilización de nuevas fuentes de energía sino de «concienciar» a la población para que haga un uso racional del vehículo, reduciendo al máximo su utilización en centros urbanos y trayectos cortos. De hecho, creo que hay cantidad de gente que debería empezar a plantearse la opción de no tener coche en propiedad, lo que, analizado en conciencia, supondría una sensible mejora de su nivel de vida y un beneficio para su entorno. Por último, coincido con vosotros en la manipulación de conciencias orquestada desde el poder, más interesado en los réditos que otra cosa. Veremos qué ocurre en 10 años, sólo espero que los vehículos que nos apasionan no mueran bajo el dominio de esos electrodomésticos que nos intentan vender.

  • Autor Staff

    Lasheras

    28 de agosto de 2019 a las 16:11

    @Back to basics,

    Muchas gracias por tu comentario. Totalmente de acuerdo con lo que indicas, aunque me temo que el coche deportivo está de capa caída y la cosa no va ir a mejor. Pequeñas marcas como Caterham no van a poder «adaptar» sus vehículos a las nuevas eras y tecnologías (electrificar un Caterham, que vende 400 coche al año y cuya filosofía es la de el bajo peso por encima de todo, supondría entre 150 y 200 kg extra y triplicar su precio). El coche está destinado a ser un lugar para navegar por internet o llamar por teléfono mientras nos conduce de forma autónoma a nuestro destino…

  • Lstone

    28 de agosto de 2019 a las 18:06

    Totalmente de acuerdo con el artículo. En definitiva se trata de una burda manipulación de la población por parte de los poderes políticos. Me alegro que salgan voces que discrepen y pongan de manifiesto este despropósito en que se está convirtiendo el tema de la movilidad particular y arrojen un punto de vista distinto a la corriente actual. Desgraciadamente la mayoría de webs sobre motor parecen haberse plegado a esta moda, en vez de defender las bondades de los vehículos y la tecnología actual, que ha supuesto un enorme avance en reducción de emisiones (además, «no es tan fiero el león como lo pintan…»).
    Únicamente veo posibilidad para los coches eléctricos cuando el repostaje se pueda hacer mediante intercambio de baterías (dejo la gastada y pongo una cargada para continuar viaje), pero ello exige una reducción notable del tamaño de éstas y cuando dispongamos de una fuente de energía realmente limpia (fusión nuclear).

  • Andy_Cupra

    28 de agosto de 2019 a las 21:01

    Como ya puse en la primera parte de estos dos fantásticos artículos Sr. Lasheras, simplemente brutal, espectaculares las argumentaciones-opiniones por su parte. Una verdadera gozada leerles siempre (ya desde hace bastantes años), seguirles como «favoritos» es obligado, asiduo lector de varios blogs de motor, para mi gusto ustedes son la referencia junto a http://www.km77.com (en ninguno más disfruto tanto, leyendo pruebas de vehículos como con ustedes -en su caso, artículos, opiniones, pruebas, eventos- y el anteriormente citado). Tan sólo es mi gusto personal. No quiero dejar de disfrutar de mi 3.0 6L (cada vez que lo pongo en marcha me saca una sonrisa, con cada cambio de marcha, con cada reducción con punta-tacón, su sonido… no quiero que me impongan una «aspiradora», sí, será muy rápida tanto o más que un FERRARI -junto a BMW- mi marca favorita, pero el nivel de obligatoriedad que nos están «imponiendo» y el «aborregamiento» tal al que estamos llegando, sólo hace que al girar la llave de mi actual «vieja maravilla», me guste cada vez más y viva su uso diario como un acontecimiento que tristemente (en no sé cuántos años) dejaremos de vivir. Mientras tanto lo disfruto como nadie. Un saludo a todos los que forman parte de 8000 vueltas desde Mallorca.-

  • Martindenes

    29 de agosto de 2019 a las 11:59

    Cada vez que leo un artículo de este tipo me doy cuenta de la guerra que existe. Conducir un coche eléctrico es una gozada, yo era defensor de esta ternologia pero cada vez me decanto más por la pila de combustible. El hidrógeno. Pero ya los orientales nos llevan ventaja, tenemos que ponernos las pilas pero para llegar al hidrógeno.

  • Joserra.

    29 de agosto de 2019 a las 13:53

    Hola, pues yo si veo interesantes los coches electricos, al menos su mantenimiento y consumo, por ejemplo un tesla model 3 performance tiene casi 500cv, consume tirando por lo alto una media de 20kw a los 100, unos 2€ cada 100km, y no necesita mantenimiento, el model s performance acelera de 0-100 en 2,6 segundos, consume unos 25kw/100km unos 2,5€, un coche gasolina con prestaciones similares gastaria 6 o 7 veces mas, vale que actualmente son muy caros y no tan limpios como dicen, pero la relacion prestaciones/precio es increible

  • Cantos

    29 de agosto de 2019 a las 16:25

    Estoy muy de acuerdo con el artículo, sobre todo en q no es todo tan verde como nos lo venden ni los gobiernos ni los fabricantes. Vaya por delante q de vez en cuando me convierto conductor habitual por trabajo de un Zoe al q le hecho viajes de 150 y 180kms en un dia en extraurbano. Me gusta llevarlo, hacer una conducción eficiente… es incluso mas agradable de llevar q muchos compactos y berlinas generalistas típicas de coche de gerencia.

    No son la clase de vehículos q nos gustan a la mayoría de lectores de 8000vueltas. Es otro tipo de movilidad, q a unos les interesa venderte por rédito político (igual q otros chiringuitos q no vamos a nombrar) y a otros les interesa hasta cierto punto invertir de cara al futuro como fabricantes, pero tampoco van ofrecerte un producto perfecto q hunda su propia red de fabricación de vehículos térmicos y sus repuestos asociados.

    Opino q hoy por hoy se tiene q ver como vehículo urbano o al menos como alternativa de corta/media distancia si se dispone de aparcamiento privado, pero las ventajas son mas por “comodidad” q por otro tipo de factores como ahorro de combustible o mantenimiento… al fin y al cabo y sin profundizar mucho, estas pagando el alquiler de las baterías, o la instalación de puesto de carga, o en definitiva un sobreprecio de compra q ya se verá hasta q punto amortizas con el ahorro de mantenimiento.

    Podría decirse q la única ventaja q tienen son las facilidades para circular y aparcar en las ciudades (zona azul, carriles vao), amén del confort de marcha y ausencia de humos y ruido de cara a los peatones y vecinos. Un electrodoméstico de transporte.

    No obstante si fuéramos tan concienzudos a la hora de adquirir un automóvil propio, térmico, de la misma manera q sopesamos un ZE, la mayoría de candidatos no serían adecuados para el uso q le da el 80% de los usuarios, siendo suficiente un dacia tricilindrico, por poner un ejemplo barato, racional hasta cierto punto y q “te lleva y te trae” sin trabas.

    Vamos, q tampoco podemos lapidar al comprador actual de ZE cuando todos somos target y resultado de una u otra influencia de los fabricantes y gobiernos. Además este usuario tiene de facto una serie de ventajas q no existirán cuando todo el parque o gran parte del mismo sea eléctrico, si es q se llega a dar esa situación. Probablemente en ese futuro hipotético con coches ZE de 1000kms de autonomía los fabricantes nos cobraran otros servicios, nos venderán la electricidad en casa, tarifas planas de mantenimiento, pagaremos completamente las matriculaciones, impuestos de circulación, circularemos por carriles normales etc etc.

  • Borja

    29 de agosto de 2019 a las 18:20

    La electricidad que compramos mayormente en España procede de Francia, por lo que es de generación nuclear (no es fuente renovable, pero si libre de emisiones de C02).

  • Borja

    29 de agosto de 2019 a las 18:29

    El artículo lo veo muy adecuado hasta la parte de la comparativa del Tesla, que sentido tiene comparar un M2 con un Tesla Model X… Ese modelo tendrías que compararlo con un SQ7 o un X5M o similares, que son coches de precio similar al Tesla.
    El que piensa en un M2 no habrá pensando en un SUV. Además el 99% de la gente no se va con su coche a ningún tramo a hacer el loco.

  • Autor Staff

    Lasheras

    30 de agosto de 2019 a las 10:32

    Muchas gracias por vuestros comentarios,

    @Lstone

    Lo cierto es que la idea del cambio de baterías lleva sonando mucho tiempo, pero la realidad, como tú bien indicas, es que a día de hoy es literalmente una utopía. Tamaños y capacidades ofrecen en la actualidad una relación muy poco favorable.

    Respecto a «no es el león tan fiero como lo pintan», es cierto que el automóvil de combustión ha mejorado mucho en los últimos años, pero aún es más cierto que tiene por delante, en mi opinión, todavía muchísimas posibilidades para ser más eficientes a través del motor de gasolina encendido por compresión (Mazda), la compresión variable, la distribución neumática… Para que nos hagamos una idea, un motor de F1 tiene un rendimiento de en torno al 50%, mientras que el de un coche de calle es de en torno al 30%. Cuando apliquemos esa tecnología en nuestros coches de diario habremos llegado a un compromiso realmente interesante.

    @Andy_Cupra

    Muchas gracias por tus comentarios, se agradece saber que hay alguien detrás de la pantalla cuando uno dedica tanto tiempo y esfuerzo a escribir. Gracias.

    @Martinedes

    Personalmente los coches eléctricos no me parecen especialmente cómodos o agradables, sobre todo con esas «frenadas» (regenerativas) cuando levantas el pie del acelerador. Sí tengo que reconocer que la primera vez que los pruebas hace cierta ilusión, pero pasados unos minutos y tras unas cuantas aceleraciones, se me hacen terriblemente aburridos.

    Con lo que sí coincido es con que Europa debe estar a la cabeza de la innovación del sector del automóvil, sea del tipo que sea, siempre que sea honesta.

    @Joserra

    Efectivamente la relación precio prestaciones es muy atractiva, pero deberíamos matizar que dicha relación es tan sólo en línea recta, es decir, los eléctricos de hoy en día son pequeños (o no tan pequeños) dragsters que superan a muchos deportivos convencionales, pero fuera de ese apartado tan específico no son comparables.

    En cualquier caso, desde 8000vueltas siempre hemos insistido en que prestaciones no tiene por qué ser sinónimo de diversión; hay coches lentos terriblemente divertidos (MX-5, GT86/BRZ…) y coches rápidos aburridos.

    @Cantos

    Gracias por tu comentario, muy, muy certero en todo, con argumentos que perfectamente podrían haber sido publicados en el artículo, y que demuestra que el debate es aún mayor a corto o medio plazo, donde tanto marcas como gobiernos harán su particular agosto cuando el coche eléctrico no tenga vuelta atrás (si finalmente se implanta como el medio privado de transporte dominante).

    ¡Cuántas similitudes con el Diesel en los 90… cuántas promesas de libertad y ahorro para después demonizarlo de forma salvaje!

    @Borja

    No es que comparemos un Model X con un M2, hablamos en el artículo de qué puedes comprar por el precio de un eléctrico en función de la gama a la que aspires. Tampoco son comparables un BRZ y un DS3. En cualquier caso, afirmas que el 99% de la gente no se va con su coche de tramo a hacer el loco, a lo que te respondemos:

    1- Esto es 8000vueltas, aquí la gente sí se va de tramo, y conduce por conducir, sin necesidad de ir a ningún sitio, solo por el placer de hacerlo. Los que nos leen habitualmente lo saben y lo comparten.
    2- ¿Quién ha hablado de hacer el loco? Un conductor experimentado puede ir por encima de los ridículos límites de velocidad de este país valorando cada circunstancia (tráfico, asfalto, climatología, visibilidad, trazado…) con mayor seguridad para sí mismo y para los demás que conductores que no usan indicadores, hablan por teléfono, fuman, no llevan su coche revisado, no adaptan su velocidad a las condiciones de la vía y otras cientos de razones.

    Gracias a todos de nuevo por vuestros comentarios.

    Un saludo.

  • Deivid Torrepower

    30 de agosto de 2019 a las 12:21

    Primero, por supuesto y como siempre (pese a la espera ;-) felicitaros y daros mi enhorabuena por vuestra entrada. Si en la primera hubo lugar a mucha polémica esta no deja margen, colocando al coche eléctrico dónde realmente está.

    Puede resumirse, como ya se ha comentado, en que ni los motores de combustión interna son tan malos ni los eléctricos unos angelitos. Y no es que esté en contra de los eléctricos, de lo que realmente estoy en contra (y esto me vale para todo) de que quieran venderme la moto. De todos modos las cosas caen por su propio peso, tiempo al tiempo.

    Lo que si, parece que lo eléctrico ha vuelto para quedarse y lo que pinta es que a medio plazo la combinación conjunta de ambos tipos de propulsión (combustión y electricidad) harán nuestros coches mas eficientes.

    De lo que dudo es que lo 100% vaya a funcionar en países de grandes extensiones y mucho menos en países que no sean el G10 (échale cuentas a los que se quedan fuera)

    Un tema que (creo) no hemos tocado es el del Hidrógeno que parecería ser la solución definitiva, peeero…

  • Jab

    30 de agosto de 2019 a las 16:50

    Mis felicitaciones por el artículo. Trabajado, riguroso en cuanto a las fuentes y en lo que a mí respecta, me ha dado una perspectiva interesante de la que carecía. (Parece que a día de hoy valorar el motor de combustión implica o bien ser un romántico y/o atentar contra la salud de las personas / medio ambiente). Como tantas y tantas veces, el diablo está en los detalles.
    Muchísimas gracias por vuestro trabajo (Aunque no siempre hagamos comentarios, y no siempre se esté de acuerdo.)
    Un cordial saludo.

  • Borja

    1 de septiembre de 2019 a las 00:38

    He visto vídeos de Tesla siendo más rápido que un M3 en circuito. No son sólo más rápidos en línea recta.

    En cuanto a mí respuesta, las comparativas en general no son muy acertadas. Está claro que hoy en día un eléctrico puro solo sirve para conductores concretos, entre los que no me encuentro. Estoy de acuerdo que los límites de velocidad en España son muy bajos y no sirven para nada que no sea poner multas (Por suerte no tengo que sufrirlos porque vivo en el extranjero y en un país donde no hay ese problema). Pero tampoco es lo adecuado irse a una carretera abierta al tráfico a poner a prueba el coche. Si me hablas de ir a un circuito me parece ok.

  • Borja

    1 de septiembre de 2019 a las 00:40

    El rendimiento del 50% de un F1 es sumando la parte eléctrica y son motores que poco se puede aplicar a los coches de calle a no ser un deportivo de varios millones de euros.

  • nachetetm

    3 de septiembre de 2019 a las 16:57

    Me siento en la obligación de dar la nota discordante. La primera parte, que leí con interés, me pareció más objetiva y aun así, muchos comentarios resaltaron la evidente tendencia a criticar la «nueva» tecnología frente a la «antigua» con argumentos que decantaban parcialmente la balanza hacia el motor de explosión. En esta segunda parte a mi me parece ya demasiado evidente y pasa de ser un artículo que pretendía ser objetivo a una opinión. De hecho me habéis sonado a típico señor de finales del siglo XIX riéndose de los primeros coches y sus problemas frente a los bien probados coches de caballos :D
    ¿Que te compras coches más divertidos por el mismo precio que un eléctrico? ¡Pues claro! Pero es que estamos comparando una tecnología relativamente nueva con otra que lleva más de un siglo de desarrollo. Cierto que los eléctricos llevan el mismo tiempo entre nosotros que el motor de explosión, pero siendo coherentes, nunca han tenido el nivel de inversión en su desarrollo del que ha disfrutado el motor de explosión. Además, esa no es la discusión.
    ¿Hay pegas al coche eléctrico? Muchas, pero el problema se puede enfocar de dos maneras: bien diciendo, esto no va a funcionar, sigamos con lo que tenemos; bien diciendo, esto TIENE que funcionar, hagamos lo posible para conseguirlo. Vuestra opción es la primera, pero en mi opinión, la correcta es la segunda. Y es la correcta por una serie de factores más o menos mencionados: porque un eléctrico saca la contaminación de la ciudad (los posibles humos procedentes de la generación de energía se deslocalizan), porque son más eficientes para aprovechar esa energía (frente al tírrico 30% del motor de explosión) y porque en un futuro que no debería ser muy lejano la energía que usarán los eléctricos será renovable. Y esa señores es la mejor razón de todas, evidentemente. Los problemas de las baterías se solucionarán como se han solucionado muchos otros problemas de la humanidad, quizá con aproximaciones que en éste momento somos incapaces de visualizar y que en el futuro nos parecerán de perogrullo.
    Ésta vez creo que habéis pasado la fina línea que separa a un «purista» de un «cascarrabias» (dicho con todo el cariño). A todos nos gusta el motor de explosión, pero éste debate no es sobre qué nos gusta más, sino sobre qué necesitamos para el futuro.

  • A. Senna.

    3 de septiembre de 2019 a las 21:44

    Muchas gracias por el esfuerzo y el tiempo dedicado para crear un artículo tan ilustrativo.

    En mi caso, sí soy partidario de una electrificación total de los vehículos privados, pero alterando el orden de sucesos.
    Como bien detallas (siendo algo agorero), en la actualidad sería insostenible la recarga de baterías de todos los vehículos eléctricos, por ello, debiera crearse previamente la infraestructura para abastecer dicha demanda. Es un poco ilógico tratar de vender vehículo con tan escasa autonomía y tan escasa infraestructura de recarga más allá de las grandes urbes. También, para que el cambio al vehículo eléctrico tuviera razón de ser, la energía debiera producirse desde fuentes sostenibles tales como las energías eólica, solar y, por qué no, nuclear.
    Todo lo que no se englobe dentro de esas premisas será una «cagada» de proporciones bíblicas para el medio ambiente. Y lo será, porque en la actualidad los mercados aprietan y no cesarán en sus inversiones sin (aún) fundamento hacia el vehículo eléctrico.

    Mientras tanto la tierra nos sigue padeciendo, ya sea con nuestros bonitos BMW vestidos de carbono y sus cuatro preciosas salidas de escape cromadas subiendo hacia el Monestir de Montserrat, o mientras enfriamos nuestra casa con aire acondicionado. El cambio debe ser GENERAL. El uso de nuestro vehículo debe ser MODERADO.

    Dicho esto y, a pesar de ser un loco del mundo del motor, de ganarme la vida con ello y de ser poseedor de un VW Golf GTI del 2015 con cambio manual y 30.200km, digo lo siguiente:

    – USA MÚSCULOS, NO MOTORES.
    – MENOS QUEMA DE HIDROCARBUROS, MÁS QUEMA DE CALORIAS.

    Un saludo y te sigo leyendo. :-)

  • Hablemos de coches

    5 de septiembre de 2019 a las 16:04

    Vaya por delante que yo también creo que hay muchísimos intereses para tratar de vendernos coches eléctricos que no tienen nada que ver con la ecología y que nos ocultan deliberadamente. De hecho en mi propia web tengo un artículo defendiendo directamente el diésel.

    No obstante, habiendo visto vuestro artículo veo un par de puntualizaciones importantes:

    1. El sistema eléctrico español es muy peculiar, y mucho más verde que el europeo. De hecho hay años que el 50% de la energía producida se hace mediante fuentes renovables.

    2. Fruto de lla especulación y la corrupción que reina en España, el sistema eléctrico está totalmente sobredimensionado, por lo que aunque el consumo máximo histórico que hemos tenido es de 45 GW, si revisáis el informe anual de Red Eléctrica España veréis que tenemos una potencia instalada de 100 GW, por lo que el problema de cargar los vehículos no es tal, y no habría que importar energía de ningún país vecino.

    Un saludo.

  • teodoro

    9 de septiembre de 2019 a las 01:50

    Por favor, no caigais vosotros tambien en lo de confundir «cuando menos» con «cuanto menos», no es por ser taliRAE, pero es que suena fatal…

  • yoque

    9 de septiembre de 2019 a las 19:27

    hemos pasado del mandamiento del petrolhead de mandar a la hoguera a cualquier petrolero, a defenderlos a ultranza. Y no lo digo por el artículo en sí, sino por esta corriente que parece que se ha instalado en los medios (generalistas y no tanto) de que si no quema dinosaurios es el diablo.

    Enhorabuena por el artículo de todos modos, porque al menos sí da para replantear cosas incluso a los que defendemos el coche eléctrico, pese a que, como bien decís, le queden aún muchas incógnitas que resolver.

    Extralap: https://www.transportenvironment.org/press/one-million-evs-be-sold-next-year-europe-alone

  • orazio

    18 de septiembre de 2019 a las 22:27

    Hacer este artículo ha debido llevar muchas horas de trabajo, investigación, por no hablar del alto conocimiento demostrado de la realidad. Simplemente me ha parecido magnífico, veraz, para muchos revelador, ha logrado resumir y reforzar todas mis opiniones sobre la actual situación de la industrial automovilística. Está claro que nos venden lo que les da la gana, y sólo unos pocos entendidos son capaces de descubrir el engaño.

    Que sepa usted, señor Lasheras, que recomiendo leer su artículo a todo aquel que me viene contando que va a comprar un coche nuevo y llegan entusiasmados comentando que será híbrido o eléctrico… :-)

Deja un comentario