E-City Racing Cup

“Racing is life. Anything before or after is just waiting.”

(La vida son carreras, todo lo que sucede antes o después es simplemente tiempo de espera)

Jaguar XKSS 1957 + Steve Mcqueen = Carisma al cuadrado

Sé que usar esta legendaria cita del gran Steve McQueen en el artículo que vais a leer a continuación puede hacer que salga mi cara en carteles gigantes bajo un rótulo en el que se lee la palabra “Recompensa”. Sin embargo, creo que es un riesgo a correr y que, una vez hayáis leído el artículo, comprenderéis.

Para hacer frente a la dura realidad que nuestro ídolo Steve McQueen nos presenta, apenas tenemos recursos con los que afrontarla. Es verdad que podemos adquirir la Xbox con el Project Cars y batirte el cobre con niños chinos que la única luz que han visto en los últimos meses es la bombilla del ladrón de 8 enchufes que reparte el voltaje entre los distintos aparatos de vicio. También puedes ir de vez en cuando a unos Karts infames, a un precio por minuto que ni en la Granja Avícola “Vive”, y hacer el cuadragésimo tercer mejor tiempo de la tarde. La otra opción es ir a un buen trackday (como nuestro Afterwork del próximo 11 de octubre, del que tienes más información aquí).

Gracias a Dios, los europeos hemos sobrevivido a siglos de guerra fratricida, una peste que diezmó a la población en el S. XIV e, incluso, a casi 20 ediciones de Gran Hermano. Por tanto, ¿cómo no íbamos a encontrar una solución al reto de competir sin tener que esperar? Jaque mate amigo Steve.

“Pure driving, no politics involved”

Todos queremos ser pilotos; pilotos respetados, pilotos rápidos, hábiles y certeros, pilotos que sepan leer la carrera o pilotos sencillamente valientes. En el fondo, el epíteto que nos gustaría que acompañase a la palabra piloto es: respetado. Igual que cuando te sientas a una mesa de póker, todo el mundo conoce a sus contrincantes, incluyendo al tahúr y al más primo, en el circuito ocurre lo mismo: toda la parrilla sabe cómo tratar a sus rivales y, sólo aquellos que lo han demostrado, obtienen el respeto de los demás.

Los 3 mejores pilotos del momento en la F1

Viendo estos dos puntos previos, las ganas de competir y el respeto que necesitamos para sentirnos realizados, hemos tenido que desarrollar un método para poder suplir nuestras necesidades a un coste moderado. En primicia, y sin miedo a que ningún medio generalista nos pise la idea, con todos ustedes: E-City Racing Cup.

Calendario de la temporada

Sin nada que envidiar a campeonatos tan reputados como la Porsche Carrera Cup o el Mundial de Rally Cross, llega a sus ciudades el duelo por el trono a la corona de la velocidad. Es cierto que ha habido en nuestro país certámenes con más o menos prestigio, pero ninguno ha cuajado entre la sociedad con tanto ahínco. Desde el “Circuito” en Logroño o los “tramos” en Galicia grabados con un Nokia 3310, hasta los cortes de encendido de series 3 en la explanada del Wanda; todo eso quedará eclipsado por los nuevos reyes del asfalto. Los coches que participan en la Copa E-City nos recuerdan a los campeonatos legendarios como las 24 Horas de Le Mans, en el sentido que podías ver coches de todo tipo y condición batiéndose el cobre en igualdad de condiciones. Sin ir más lejos podías ver un paquidérmico y poliédrico Cadillac Le Monstre contra un estilizado Porsche 356 Speedster. Aquí ocurre más o menos lo mismo; los contendientes son cada uno de su padre y su madre.

Sí, han corrido juntos y revueltos (en Le Mans Classic)

ZITY – Renault Zoe

Con su lema “El Carsharing con 5 plazas, standby y 100% eléctrico” la verdad que no puedes esperar nada más emocionante que un documental de gacelas reumáticas, pero más adelante veremos que no es así. Lo opera Renault junto con Ferrovial Servicios. Es el que más autonomía tiene, más plazas (5), mayor amplitud y más extras (cámara trasera, avisador acústico, o cargador del móvil). Sus precios son más que aceptables (0,26€/min), aunque es el más caro de todos, y cuenta con la posibilidad de una tarifa plana y con opción a dejar el coche aparcado gastando solo 0,09€/minuto. Sin duda es la opción más lógica. En el configurador de la web hay dos motores de 92 y 109 CV, pero Zity equipa el primer escalón de potencia. El peso ronda los 1470 kg.

Con cargador para móvil y todo

EMOV – Citroën C-Zero

El primero en atreverse con las 5 puertas, aunque con sólo 4 plazas al ser un coche muy estrecho. Con 75 km cuadrados de radio de acción y un precio de 0,25€/min, no está mal como plato de presentación. Sus escuálidos 67 cv son el contrapunto a los 1120 kg en báscula. Pertenece al Grupo PSA (Peugeot-Citroën) y se rumorea que hay competiciones internas en sus oficinas de Villaverde en Madrid.

Botón PUSH MAX. No troll

Car2go – Smart Fortwo

Como pionero en el mundillo del coche compartido le debemos un cierto respeto. 2 plazas + 75 cv + 1.085 kg = ligera sonrisa ladeada. Poca autonomía y poco radio de acción comparado con sus rivales, aunque el coste es el más exiguo, sólo 0,21 €/min. Es el único que te pide acudir físicamente a sus oficinas para validar tu carnet de conducir; claro punto desfavorable.

Para poder exprimirlos a fondo recluté a dos de mis fieles compañeros de este humilde blog. Esta vez los elegidos serían “Pakone Fotógrafo” y “Carlos I, heredero al trono”. El objetivo sería probar a fondo estos bólidos, cual comparativa real. Habría que seguir las típicas pautas de marcar “Top Speed”, 0-100 km/h, “prueba del alce” (ejem) y otra de frenado, controlando las altas posibilidades de que la cosa se desmadrara por algún lado.

Comenzamos por el Barrio del Pilar, zona en donde se podían recoger los 3 pesos pesados de esta prueba. No nos iba a preocupar el coste ya que contábamos con bonos de minutos gratis y descuentos por ser usuarios primerizos en algunos casos. Por este motivo empezamos haciendo una sesión de fotos en plena calle para mayor asombro de algún que otro amante de la velocidad que pasaba por el lugar. Los tres coches son algo llamativos, por supuesto que no levantaban las pasiones como lo hace una “macchina sportiva rossa”, pero verlos juntos, uno tras otro, despierta tu lado curioso ¿Quiénes son estos locos? ¿Estamos ante el fin del periodismo automovilístico? ¿Habrá llegado el hombre a la Luna?

Primeras fotos y directos a nuestra “zona de pruebas secreta”, momento perfecto para marcarte un Top Speed. Empiezo en el Car2Go, el cual me recibe al arrancarlo con musicote de Loca FM (buen presagio) y una postura de conducción arcaica a la vez que deportiva. La verdad es que lo recordaba distinto, menos espacioso, aunque con un pedal de freno un poco mejor. Literalmente es el peor pedal de la historia, este sí que debería ser multado por Equipo de Investigación. Nada más subirte en uno de estos coches te das cuenta de lo útil que es una luz interior (para saber qué marcha estás engranando) o unos huecos en dónde dejar tus enseres. El Smart peca bastante de esto, pero a cambio lo compensa en amplitud como hemos indicado.

Booty party

Volviendo al Top Speed, que es lo que nos interesa, se vieron claramente las diferencias. Todos aceleran más o menos igual pero sólo el Zity sigue empujando hasta los 140 km/h; donde parece que entra en acción algún tipo de limitador, pues da la sensación de que de no ser por ello, podría alcanzar más velocidad. El Smart se queda en unos 130 km/h y el Emov directamente se queda sin partes de la carrocería. Los paragolpes se doblan por efecto del rozamiento con el aire, en un intento por emular al DRS de la Formula 1. Si solo se doblasen no te importaría, el problema viene cuando eso empieza a entrar en resonancia y empieza a aletear cual paloma urbanita; el susto es importante.

Tras experimentar toda la caballería eléctrica a pleno pulmón sobre ruedas de 145/65 R15 decidimos reposar un rato. La batería del Emov nos sorprendió bajando de un 32% al 1% mientras estábamos ya aparcados por lo que hubo que cerrar el coche llamando al servicio de atención al cliente. Minutos después habíamos cogido otro…

Rodeando al enemigo

Rotamos los coches y me subo de nuevo al Emov. Preparándonos para hacer los “launch control”. El procedimiento era sencillo, los coches en paralelo, pie izquierdo al freno y pie derecho pisando ligeramente el acelerador; luz verde y gas. El resultado fue lo esperado habiendo visto las prestaciones durante el Top Speed. El Zity, a pesar de su mayor peso, es notablemente más rápido que sus contrincantes, quedándose el Emov como el más rezagado. El pequeñín de Citroën no me disgusta a pesar de ser el más feo y el menos potente. Con unas dimensiones absurdas y unas ruedas más propias de una carretilla, es un coche ultra ágil. La dirección gomosa y el tacto terriblemente blando de todo en general le confieren la capacidad de hacerte sentir a bordo de un avión de papel y eso, nos gusta. Tras un par de “cortes de inyección” en un túnel, venía la hora de saborear el Zity por primera vez; sabiendo que era el más rápido de los tres, la cosa me apetecía mucho.

Corte de inyección… Me recordó a esto.

El Zity/Zoe es netamente superior en todo como ya hemos indicado, de hecho, me parece hasta bonito. 130 km/h bajando por nuestro “circuito de pruebas” y mi corazón ya latía cual hinchada argentina de fútbol. El apurar las curvas entrando en ellas como alma que lleva el diablo provocaba un chillido vacío en las ruedas, acentuado por el silencio más absoluto alrededor. Esto sólo lo había experimentado en el Smart de Car2Go, en el Emov no me atrevo ante semejante esbeltez dimensional (altura/anchura). Por cierto, he mencionado el sonido del Zoe, pero la verdad es que el coche emite una especie de sinfonía que nos recuerda al Halcón Milenario y que nos gustó MUCHO ¿será este el antídoto frente a la escasez de explosiones? Unos últimos “pies a tabla” de semaforo a semaforo y nuestra prueba estaba finiquitada.

Resumiendo, y comparando con cosas que suenan más cristianas, podríamos haceros un cuadro esquemático para los de la LOGSE:

Los precios rondaron los 15€ por coche, aunque los descuentos fueron agradecidos por nuestro bolsillo. No estuvo nada mal para haber estado una hora y media haciendo el ganso. Si esto hubiesen sido un trío de alemanes la factura hubiera sido de, al menos, el cuádruple. Por supuesto hubo muchas más historias, pero estamos ya al borde de lo políticamente incorrecto por lo que sólo podréis oírlas tomando un bistec a la piedra en el Pistenklause junto a nosotros…

¡Feliz Verano!

 

Artículos relacionados

8 comentarios en “E-City Racing Cup”

  • Javier

    13 de agosto de 2018 a las 21:25

    Te mato!! jajaja

    Menos mal que el tono cómico con el que está narrado el artículo ha hecho que me quede.

    Madrid, agosto y de noche. Combinación genial para salir a divertirse ;)

  • Muy bueno y ocurrente articulo jajaja. Sois unos crack. Mi Enhorabuena

    14 de agosto de 2018 a las 16:24

    Muy bueno y ocurrente articulo. Sois unos crack jeje. Mi Enhorabuena🙋

  • abuelo

    15 de agosto de 2018 a las 17:53

    La foto de inicio con el gato y Steve llevaban al engaño, pero quiero os conoce sabe que, salvando las distancias, los años y lo políticamente correcto,….. ahí habéis estado…jajaj

  • Gis

    21 de agosto de 2018 a las 08:27

    Jajaja

    Me habéis sacado varias carcajadas. Fantástico artículo! Sois unos putos cracks

  • Dkt

    21 de agosto de 2018 a las 20:11

    Excelente artículo, pero creo que el mejor calificativo para un piloto es más allá del respeto, la admiración, porque puedes respetar al piloto que conserva las llantas, el que juega a la segura, el que va por un tiempo o unos puntos, pero admiras a aquel que hace lo impensable, que cruza el auto como ninguno, que hace rebases donde nadie se atreve , aquel que a pesar de ser el primero lo arriesga todo por ser demoledor, bueno al menos es lo que pienso

  • Ramón

    24 de agosto de 2018 a las 09:45

    Qué pena!
    Menos mal que me reí pues el humor es capaz de salvar cualquier situación, incluso futuros poco prometedores.
    Me pregunto si los políticos se desplazarán en coches asi.

  • Adrian

    27 de agosto de 2018 a las 20:16

    Muy buen articulo y sentido del humor.
    Como gallego que soy me senti plenamente identificado a lo de grabar los tramos con el 3310.

    Muy muy bueno.
    Seguid asi.

  • Juan

    30 de agosto de 2018 a las 01:23

    Jajaja. Me parto, pero doy fe que el escuálido Emov alcanza los 142 km/h y a partir de ahí se da contra un muro. :-)

Deja un comentario