Prueba Opel Speedster 2.2 compresor, parte 2

Después de unos días de angustiosa espera, por vuestra parte, volvemos a donde lo dejamos, ¿quién dijo miedo? A fin de cuentas, no son 1.000 caballos, no pueden asustar tanto.

Prueba Opel Speedster Compresor

Así que decido que voy a pisar el acelerador a fondo y dejaré que el destino decida lo que pase en los próximos segundos. Suelto el acelerador y el motor empieza a retener mientras el escape emite un par de petardazos (no creo que haya palabra ni más técnica más adecuada para este momento), bajo de 4ª a 2ª y prácticamente detengo el coche. Estoy en segunda velocidad, a casi 2.000 rpm, y hundo el pie en el acelerador. Salimos catapultados hacia delante y las 7.000 revoluciones llegan de una manera tan súbita que me pilla por sorpresa y cambio un poco tarde, de hecho. Seguimos acelerando en 3ª, que también dura un suspiro, y ya estamos en 4ª velocidad. Decido levantar el pie…

Prueba Opel Speedster Compresor

Y no porque la aceleración me haya dejado sin respiración sino porque cuando se superan los 150 km/h en este coche parece que vayas a 250 km/h y la sensación de velocidad sí que quita el hipo. Además todo vibra, hace ruido y el rugido del escape hace que me sienta un poco acobardado para seguir ganando velocidad. El dueño del coche está de acuerdo y me dice: Como te encuentres con una vaca a estas velocidades no lo cuentas (literal). ¿Una vaca? ¿Estamos locos? Si hubiese habido algún ser vivo en 3 kilómetros a la redonda, habrá salido corriendo a refugiarse. Cuando este coche acelera es atronador, no creo que se quede nada ni nadie en mitad de la carretera esperando a ver qué es ese estruendo que se acerca.

Prueba Opel Speedster Compresor

El sistema escape es uno de los causantes de que conducir este coche te provoque una risa nerviosa: sabes que el peligro te ronda y que te encuentras bastante desprotegido (desventajas de este tipo de coches: aunque viajas en una bañera de fibra de carbono muy resistente a los golpes, la baja altura a la que estás sentado te hace estar muy expuesto en caso de colisionar con otro coche o con algún animal hervíboro de grandes dimensiones), pero no te importa porque el sonido es glorioso.

Prueba Opel Speedster Compresor

Otra de las cosas que te hacen sonreír al conducir el Speedster es empezar a enlazar curvas a velocidad endiablada, trasmite la sensación de que el chasis lo asimilase todo. Con un mínimo giro de volante se pasa de curva a contracurva; el motor central y su poco peso hacen que las inercias queden en el olvido y que empieces a descubrir cuál es el verdadero talento de este coche porque, muy a pesar de sus casi 300 caballos por tonelada, la aceleración no corta la respiración.

Prueba Opel Speedster Compresor

Prueba Opel Speedster Compresor

Pero no lo subestimes, la aceleración es muy contundente y probablemente las cifras sean escandalosas, pero no impresiona como en un coche de 500 caballos y 1.600Kg (por ejemplo un 911 Turbo PDK). Ahí puede tener mucho que ver cómo se consiguen lo caballos, esto es: la curva de par. La respuesta del compresor es muy lineal, diría que hasta suave, pero la realidad es que estás acelerando muy rápido. En una recta amplia la sensación es engañosa; entre dos curvas, como pises el acelerador con ganas, ya te has quedado sin metros para frenar: es ahí donde este Speedster parece un verdadero misil. Este coche es devastador en carreteras de montaña. En este terreno dejaría tirado a un 911 Turbo PDK, a un Bugatti Veyron y a todo un batallón de superdeportivos. La ligereza manda y, acompañada de este manada de caballos salvajes, la rapidez a la que nos movemos por estas rutas curveadas desborda mis previsiones. En otros terrenos y en un circuito donde hay largas rectas y amplias curvas, por supuesto, sería otro cantar.

Prueba Opel Speedster Compresor

Prueba Opel Speedster Compresor

Es un coche con una sorprendente y contundente respuesta de 2000 a 5000 vueltas, en esa zona es un obús. Ahí sí que puedes olvidar las referencias que tengas, porque el Speedster Kompressor las pulveriza. Además, en tramos de 2ª y 3ª velocidad es letal; diría imbatible, pero no me gusta dictar sentencias de ese calibre, aunque en este caso me quedo con las ganas. Como ya nos hemos hartado de repetir: el peso es la clave, aunque tenga sus inconvenientes según lo vas llevando al extremo. Los inconvenientes relacionados con estas características tan especiales son de importancia menor, pero te invitan o sugieren a que hagas únicamente un uso recreacional del coche, ni más ni menos. Por tanto, si necesitas un coche para todo no te debería recomendar un superligero (pero lo hago, sólo se vive una vez).

Prueba Opel Speedster Compresor

Y digo que no debería porque a la mayoría de los dueños de estos coches que yo conozco les causa aversión cualquier vehículo que supere la tonelada y acaban teniendo exclusivamente estos aparatos en el garaje, y los usan hasta para ir a la compra (aunque también se pueden permitir la licencia de una moto). Desconozco qué puede llevarles a comportarse así, pero la realidad es que una decisión así cambia tu vida. Y lo digo literalmente, esto no es como elegir el color de la carrocería; cuando te compras un coche así -y más como coche único- ya puedes olvidarte de viajar con equipaje (ya sea este dos maletones llenos de ropa o un par de niños llorando en el asiento trasero).

Prueba Opel Speedster Compresor

Prueba Opel Speedster Compresor

Esta compra irracional te hace firmar un compromiso de convivencia pacífica con los ruidos, con la incomodidad de entrar y salir con escasa dignidad, con llamar la atención allá donde vayas y con la desaprobación de cualquier miembro de tu familia. Y mejor no les des una vuelta porque será peor, no se fijarán en que el coche vuela y va por donde quieres, con agilidad y sin inercias. Quizá la solución sería que lo vendiesen monoplaza para que tu familia pensase ilusamente que, al menos, será un coche increíble una vez te pongas a los mandos.

Prueba Opel Speedster Compresor

Pero volviendo a las ventjas del poco peso: las frenadas. Con un equipo AP Racing de 4 pistones delante y menos de 1000kg, las frenadas no deberían ser un problema. El único pero es que este Speedster aún no monta las pinzas de 4 pistones, se conforma -temporalmente- con las pinzas de serie de 2 pistones. De todos modos no he llegado a hacer sufrir el coche en este sentido, pero mi impresión es que el tacto es bueno y la resistencia a la frenada también. En carretera abierta, el equipo de frenos es efectivo y difícil de agotar.

Prueba Opel Speedster Compresor

Cuando tratas de ir un poco más rápido de lo que dicta la prudencia aparece otra peculiaridad de este coche. Sus características constructivas: motor central, bajo cdg y corto recorrido de suspensiones hacen que su estabilidad sea muy buena y el límite se encuentre muy arriba, pero no es un coche progresivo de reacciones; cuando se va, lo hace con violencia. El agarre lateral es altísimo y tracciona como una bestia, cuando pisas el acelerador parece que estés arrancando trozos de asfalto pero no destaca porque avise y deje margen de reacción. A cambio su ligereza hace que puedas controlarlo con un poco de habilidad. Aun así sería deseable que tuviera una transición más progresiva y que permitiera conducirlo más con el acelerador. Pero el Speedster no funciona así: es todo o nada. Y es un gustazo, me gusta que los coches tengan sus peculiaridades y el Speedster tiene muchas, muchísimas.

Prueba Opel Speedster Compresor

Prueba Opel Speedster Compresor

Entre ellas, y es la guinda del pastel, es que se puede disfrutar sin ir dentro de él, sobre todo por la noche. Porque, y esto es glorioso, este coche tiene el buen gusto de expulsar unas preciosas llamas azules por el tubo de escape (no creo que haya ni una persona leyendo ahora mismo esto que no haya sonreído). Recuerdo dos coches que haya conducido que emanen llama visible por el escape y ambos son mágicos. Este es uno de ellos, en una ruta nocturna parece que lleve un soplete en la parte trasera. No es un llama exagerada, apenas unos centímetros de luz azul en aceleración y una llama algo más larga y amarillenta en reducciones. Quizá algún día el parachoques trasero pudiera aparecer derretido (o el coche en llamas, de no ser por la protección dorada que lleva), pero este Opel -increíble que lleve la insignia Opel- no se ha hecho para ir a la ópera en él sino para sacar su quintaesencia en carreteras perdidas. Un coche para conductores, para disfrutar, para sonreír. Y lo consigue, vaya si lo consigue.

Prueba Opel Speedster Compresor

Prueba Opel Speedster Compresor

Prueba Opel Speedster Compresor

Lo que no entiendo es por qué un coche que me hace disfrutar tanto es tan exótico y difícil de encontrar. En el mercado de segunda mano se encuentran unidades en perfecto estado y con pocos kilómetros a precios de Seat Ibiza, con motores Opel (mecánica sencilla y repuestos baratos) y listos para sacarte del Matrix de los climatizadores bizona, los asientos con regulación lumbar y calefactados o los 8:23 en Nürburgring. Abre los ojos a la verdadera deportividad y descubre que puedes vivir con un superlight como este. Desde hacer un viaje a los Alpes hasta llevar una estantería de IKEA en el asiento del copiloto. Redecora tu vida: ¡adopta un Speedster!

Prueba Opel Speedster Compresor

El resto de las fotos en nuestro Flickr:

FIN

Extra Lap

¿Has visto nuestro renovado menú de Pruebas? ¿Cuanto hace que no lees tu prueba favorita? Ahora es buen momento para recordarla.

Artículos relacionados

21 comentarios en “Prueba Opel Speedster 2.2 compresor, parte 2”

  • Begargo

    25 de abril de 2012 a las 11:08

    ¡Plas Plas Plas! ¡Magnifica la prueba! ¡Gracias Delarosa!

    Si me ha entrado taquicardia y todo. La voy a imprimir y a plastificar para llevarla en el coche y dársela a leer a cualquiera que me pregunte porque se me saltan las lagrimas cada vez que salgo de ruta con mi coche y eso que el mio esta lejisimos de como debe andar con un buen compresor, pero las sensaciones y el sentimiento son iguales.

    A los que preguntan ¿cuanto corre? habría que corregirlos para que preguntaran ¿Cuanto se siente? Porque es otra realidad frente al resto de coches.

  • RatON

    25 de abril de 2012 a las 11:11

    Cada día lo tengo más claro. Cuando mi economía me lo permita, no iré a por un 911, o un M3, me decantaré por un Lotus (o un coche como éste). Qué más da la velocidad pura si no se puede correr? Son mucho mejores las sensaciones que parecen aportar este tipo de coches.

  • SQL

    25 de abril de 2012 a las 11:12

    Estaba deseando alguna prueba de este tipo de nuevo en 8000 vueltas, y la de este “molinillo” ha sido estupenda, dejando de lado el coche en sí, el relato ha sido muy real. Nunca he llevado un coche inferior a una tonelada que no fuera un panda rutero con unas aptitudes de escalada impresionantes, ni tampoco he sentido lo lineal del compresor de un motor, pero entiendo a la perfeccion cuando se refieren las sensaciones de un buen turbo aun con algo mas de peso del que tirar respecto al tipo de motor probado. Creo que siempre se llega a lo mismo, la vida son sensaciones y aqui en el mundo de las cuatro ruedas no iba a ser menos.

    Como digo, este test me ha parecido estupendo aun no siendo un un “señor sportcarsclub” o un fan de la “dieta extrema” teniendo que prescindir de algunas de las comodidades basicas. Rizar el rizo seria el poder haber analizado al mismo tiempo un modelo de serie como el turbo, dejando de lado las prestaciones puras, obviamente mas discretas de necesidad, haber podido comparar el resto de reacciones de un coche antes de cambiar el propulsor hubiera sido estupendo.

    Para terminar solo un par de apuntes, me ha llamado extremadamente la caida del eje trasero que se ve en el coche, esta claro que es un “toque muy racing” pero creo que si no estas a diario pisando el circuito casi deberia tener mas inconvenientes que ventajas, es mas, dependiendo del modelo la mayoria de coches configurados para correr llevan la caida mas exagerada delante. Otra cosa seria que por querer llevar separadores detras, se haya visto obligado a ese angulo para salvar las aletas. Como curiosidad Oscar ¿Podrias decir que tipo de posibilidades de reglaje ofrece el coche de serie?

    Y ya para acabar preguntando mas distendido… ¿Que pone en la señal de trafico que aparece en la decima foto empezando por abajo? ahora mismo no se que seria mas que un guiño a Pere, nuestro antiguo “amigo director”. Esperemos que la nueva jefa irracionalmente mire un poquito menos por la postulacion y mas por los usuarios de las vias que somos todos…

    Saludos!

  • Autor Staff

    delarosa

    25 de abril de 2012 a las 11:56

    @SQL
    Intentaremos probar uno de serie para comparar lo antes posible. Está en nuestros planes.
    Para tu pregunta sobre los reglajes del coche de serie no tengo respuesta, preguntaré a los expertos.
    Y lo de la señal… que rápido os habéis dado cuenta :)

  • Storm

    25 de abril de 2012 a las 12:23

    Bravo!
    Somos pocos pero resistimos!

  • kykpress

    25 de abril de 2012 a las 16:35

    El articulo expectacular como siempre!!

    Recomendarías el speedster frente a su primo el elise?
    La verdad es que como deportivos de fin de semana no tienen rival en relación/calidad/precio.

    Pd: teneis que probar el GT-86.

  • muzaman

    25 de abril de 2012 a las 19:05

    por fin… que días más largos…
    IMPRESIONANTE artículo…

    la mejor respuesta cuando te preguntan “¿cuanto corre?” es sentarlo al lado y y dar 1 vuelta completa a la rotonda más próxima que encuentres… al volver al punto de partida les respondes “¿suficiente?” (y el mío está de serie completo); “si, si…” jajajaja

    quién quiere correr con estos coches?? lo divertido es lo que hay entre rectas…

  • nachetetm

    25 de abril de 2012 a las 22:24

    Si el Miata me tiene impresionado por su paso por curva y su dirección telepática (todo lo que diga sobre ella es poco), echo de menos un “secador de pelo” que le suba la potencia a unos 200 Cv (vamos, lo que hizo Mazda con el Mazdaspeed). Este, con 200 kg menos, chorrocientos Cv más que el Miata y una suspensión menos condescendiente con el conductor ocasional, debe ser la máquina de tomar curvas definitiva. Vamos, que quiero uno. Ya.

    Pero es cierto. Estos coches tienen muy poco público. Si mis amigos ya me dicen que “vaya mierda de coche que te has comprado, eso no sirve para nada” porque sólo tiene dos plazas y apenas maletero, no quiero ni pensar en lo que la mayoría de la gente diría al ver el espartano interior del Speedster.

    Muy buena la prueba, como siempre, Delarosa, y felicidades al propietario.

    Pd: De estos modelos tipo Speedster/Elise, el que a mi me gustaba de verdad era el Renault Spider. Me consta que tenéis alguno medio a tiro, a ver si cae la prueba :-)

  • Jorge Azcoitia

    26 de abril de 2012 a las 06:01

    SQL, yo he tenido la tremenda suerte de llevar ese coche más de una vez y la caída atrás estoy seguro que no pasa de dos grados, pero el corte de lo que sería el paragolpes trasero seguramente hagan algún efecto óptico que engaña.

    Genial prueba (por fin completada) de un genial coche.

    Por cierto, dentro de poco toca otra que lleva días pidiendo paso… ;)

  • JAvi

    26 de abril de 2012 a las 20:22

    Propongo un Video…

  • GS2008

    26 de abril de 2012 a las 21:23

    Mi reino por un Ariel Atom V8…
    P.D. Como antiguo probador de una conocida marca de coches, ojito con los escapes “sonoros” y las carreteras de montaña, en cualquier recodo te encuentras una patrulla y te empluman por conducción temeraria…
    Saludos.

  • Begargo

    27 de abril de 2012 a las 12:55

    @GS2008
    Yo por Montaña nunca he tenido problemas con mi escape “sonoro”, eso si entro en los pueblos por debajo de lo legal, porque te espera la Benemérita con pancarta de bienvenida incluida y cuando te ven pasar a dos por hora, les ves maldecir a todos sus muertos (En una ocasion vi a uno golpear el capo del coche y maldiciendo) :D

  • Tecnicaf1

    27 de abril de 2012 a las 19:08

    Me encantan este tipo de coches de sensaciones. El problema es que es muy dificil evaluar eso, y siempre tengo la duda de cual será más divertido. Un buen caterham, un elise, un renult spider o este?? Que opinais?

  • Sr.espada

    27 de abril de 2012 a las 21:29

    Una muy buena prueba.

    Al respecto, echo en falta alusiones al KTM X-BOW que se probó en esta casa. Sobre todo para poder hacer extrapolaciones (yo probé uno) hacia este Opel y comparar.

    Un saludo.

    p.d: La Guardia Civil hace una excelente labor preventiva en nuestras vías pero , desgraciadamente, a veces pagamos justos por pecadores con eso de la “conducción temeraria´´.

  • Sr.espada

    27 de abril de 2012 a las 21:33

    @ Tecnicaf1

    Eso depende mucho del estilo de conducción del que maneja el volante. No todos tenemos el mismo concepto de diversión aunque a todos nos guste el automovilismo deportivo… Bien es cierto que , por el mero hecho de ser unos “petrolhead´´, se presuponen fuera de lista muchos coches ; pero eso no significa que todos los coches “de verdad´´/“para machotes´´ sean del gusto de todos.

    Encantado de saludarle.

  • Storm

    1 de mayo de 2012 a las 14:22

    @ GS2008 y Begargo
    MUY cierto!
    Yo me he librado de un par de éllas pero… toco madera.

  • MarianoMan

    12 de abril de 2013 a las 13:31

    Hola,
    Me gustaría saber el motivo por el que ha sido eliminado mi último comentario…
    Imagino que se deberá a algún tipo de error técnico.
    Gracias de antemano.
    Un saludo.

  • Autor Staff

    delarosa

    12 de abril de 2013 a las 14:12

    @MarianoMan
    Lo lamento pero no sé a que comentario se refiere. Quizá haya ido a la carpeta de spam, que no podemos revisar porque recibimos varios cientos de correos de spam al día.
    Quizá contuviera algún enlace.

    Voluntariamente no lo hemos borrado.

  • MarianoMan

    12 de abril de 2013 a las 15:10

    Hola,

    Pues es raro porque ayer aparecía el comentario en su blog (que por cierto me tiene “encandilao”), pero no hay problema, seguro que tendré ocasión de comentar más adelante.
    Por cierto, gracias por contestar tan rápido a mi incidencia. (Y es que cuando la velocidad se lleva en la sangre…se nota en todo!).

    Felicidades y gracias por vuestro trabajo.
    Un saludo!

  • amancio

    18 de agosto de 2013 a las 21:18

    buena prueba.se ve que te ha emocionado el coche, si señor. me identifico completamente con el comentario que haces sobre el vicio de la ligereza (porque es un vicio). aun conduciendo cacharros, menos de 900 kg es diversion asegurada, conduccion al limite y tambien control. aun recuerdo cuando en una prueba en una revista de un ferrari 348 se le criticaba un comportamiento delicado y lastrado sobre todo porque su elevado peso de 1400kgs. hoy eso es casi ligero. y ya se que los neumaticos han mejorado mucho, pero cuantos detalles se han perdido tambien.

    parece ser que el speedster lleva medidas de neumaticos “erroneas” a proposito por eso de que la gente ahora no debe saber conducir, no se…

    lo de aumentar la medida delantera de la llanta es ya famoso. ¿alguien que lo haya hecho por ahi? ¿y quitarle una atras? es que unas 225 para ese coche parece demasiado y no se si se dulcificaria un poco. ¿quizas 16″ con la misma anchura o incluso tambien menos?

    es un coche que me interesa bastante y puede que caiga pero no lo he probado.
    he leido que no deja jugar mucho y se pierde sin remedio pero tambien que con un poco de contravolante vueve al sitio, no lo entiendo. supongo que andara por el medio de los dos extremos, pero nunca me queda claro como va ese coche a a fondo. siempre faltan detalles de comportamiento en las pruebas que aclaren si pisa, desliza, como es la direccion, el motor, el conjunto que forman.

    creo que el exceso de peso se ha cargado tambien las ganas de conducir de la gente porque si no no entiendo como nadie habla de otra cosa que no sea si el coche tiene la suspenion mas o menos dura o si hay mas o menos vueltas de volante en la direccion.

  • Trackday Catalonia

    16 de octubre de 2013 a las 00:10

    ¡Una comparativa con el Lotus Elise sería muy interesante!

Deja un comentario