Historias de un Hachi Roku californiano, probando nuevas soluciones

Tras la primera parte Historias de un Hachi Roku californiano, primeras evoluciones vamos probando nuevas soluciones.

Vuelvo de hacer el paralelo en West End Alignment con una sonrisa de oreja a oreja y a la semana siguiente me voy a probar el coche en el pequeño circuito de Adams Motorsports Park, en Riverside. Este pequeño circuito de karts tiene actividades muy interesantes. Por una parte, todos los fines de semana (algunos viernes y sábados) tiene trackdays abiertos a cualquiera que se presente con 30$ de 18 a 22h para rodar tanto en formato de Time Attack (vuelta de salir a pista, dos vueltas lanzadas para tomar tiempos y entrar de nuevo a boxes) alternándose con tandas de hacer drifting. Pero lo mejor es que entre semana también podremos practicar o ir a mirar como practican nuestra actividad de motor preferida. Todos los martes de 18 a 22h hay Time Attack y los jueves Drift Nights con el mismo horario. El precio de 20$ por hora, con dos o tres rondas en cada una no es “regalado”, pero preguntaos cuantos circuitos conocéis que abran entre semana para que puedas hacerte tus trackdays después del trabajo.

El circuito es tan revirado como cualquier otro de karting, con pocas escapatorias, pero sin embargo aquí tienes un par de zonas bonitas con curvas opuestas enlazadas que te hacen trabajar los cambios de apoyo y anticipar o sacrificar trazadas, frenadas en apoyo, un par de curvas de radio variable y hasta una curva peraltada casi como si fuera un oval. Resumiendo: es técnico y muy entretenido.

La GoPro no puede sacar más luz de donde no hay, este es el resultado, pero vale para hacerse una ideade lo divertido que era.

Bueno, respecto al coche, el comportamiento al límite mejora bastante con los cambios que hemos hecho. La mayor limitación que sigo sufriendo es que tengo una clara falta de recorrido en compresión del tren delantero, tocando casi desde parado en los topes. Esto me obligaba a llevar la amortiguación delantera muy dura y, para compensar y no tener subviraje, tuve que hacer lo propio con la trasera.

Fui un par de semanas a las sesiones de Time Attack, siendo la segunda en mojado, lo que la convirtió casi sin querer en una sesión de drift, en la que os podéis imaginar lo mucho que me divertí cruzando el coche a destajo.  Enlazando curva y contracurva mirando por las ventanas de las puertas. ¡Qué risas! Ni un trompo, por exceso de confianza (el primero que he hecho con el coche), me quitó la sonrisa de la cara.

Al poco tiempo volvimos al complejo de Willow Springs, que si lo miráis en Google maps, veréis que tiene varios trazados. El principal es el de Willow Springs o “Big Willow” como lo conocen los locales, “Streets of Willow” del que ya hemos hablado, y por último, “Horse Thief Mile”. Los habituales de Best Motoring USA ya conocerán este trazado después de ver a Tsuchiya haciendo de las suyas cuando rodaron algún episodio aquí. Es un circuito muy revirado con curvas de radio relativamente amplio pero con mucho desnivel y que pretende emular a un paso de montaña.

 Willow Springs, circuito de Horse Thief Mile. Una bonita lucha en pista que tuve con otro Hachi (A partir del 9:16), vaciado y con monta de 195/50R15.

 

Después de unas cuantas tandas como esta, decido cambiar de aires y pido que me metan en el grupo de drifting. Al principio voy cogiendo la medida de donde cruzar el coche en los mismos sitios donde llevo toda la mañana intentando conseguir que traccione, lo cual me impone cambiar el chip completamente. Por suerte, el coche me lo pone fácil y sin más preámbulo aquí os dejo el resultado de una tarde genial:

Vaya ritmo de trackdays que llevo pero, ¿tenéis suficiente? Yo por entonces no (ni ahora ni nunca), así que a los pocos días me cogí el casco de nuevo para ir a mi primer circuito oval en Fontana. No os echéis las manos a la cabeza todavía., El circuito de Auto Club Speedway no es sólo un oval donde se corre la NASCAR dando vueltas como peonzas. También tiene un circuito en la zona interior del infield que, combinado con una parte del oval hacen el llamado “Roval course” (unión de road y oval).

Este circuito era MUY rápido, demasiado para un coche como el mío. Además de tirarme cada vuelta cerca de un minuto seguido con el pedal a fondo, estaba quitándome de en medio tratando de no molestar a coches que al menos triplicaban la del mío. Y aunque hacer la curva del oval sin levantar a unos 170-180km/h no es moco de pavo en un coche pequeño de calle, lo más desagradable en esta ocasión fueron los excesivos baches. Especialmente en la parte final del infield y al salir del oval. Aun así me lo seguí pasando como un enano y fue una experiencia más.

El Auto Club Speedway de Fontana era un circuito muy rápido y divertido, pero la excesiva cantidad de baches me hizo plantearme que no podía seguir con el coche como estaba.

 

A pesar de todo esto, empiezo a darme cuenta que la excesiva dureza de la suspensión empieza a ser un incordio hasta en el circuito (cruzadas gratuitas aparte). No sólo eso, por muy dura que ponga la suspensión, veo que sigo haciendo topes en compresión del tren delantero con mucha facilidad, provocándome esos rebotes tan bruscos que habéis visto. Hay que hacer algo con el setup del coche.

Lo primero que tenemos que hacer es subir el tren delantero para recuperar algo de recorrido en compresión. Evidentemente esto afecta al equilibrio que tiene con el tren trasero, que también habrá que modificar en consecuencia. Además, habrá que aprovechar para comprobar y, si toca, hacer un “corner balancing” o lo que  nosotros conocemos como “hacer los pesos”, que consiste en variar las alturas de cada extremo del coche independientemente, para que el peso se desplace de modo que cada pareja de ruedas diametralmente opuestas sumen el mismo peso. Esto se hace para que el coche esté compensado incluso cuando hay una diferencia de peso lateral (el  piloto, que va sentado en el lado izquierdo, por ejemplo). Una vez hecho esto también tocará volver a hacer las geometrías de caída, avance y paralelo de nuevo.

Llamo a West End Alignment de nuevo para pedir cita y a la semana siguiente me presento allí con el coche en las mismas condiciones que suele ir al circuito: vacío de trastos y el depósito de gasolina a unos ¾ de capacidad.

Dos horas de trabajo meticuloso con Darin y por fin lo tenemos listo. Esta vez hice caso al maestro y le hemos aumentado la caída a -2º, ya que una vez el coche estaba apoyado en las curvas de radio amplio, notaba un punto de subviraje antes de empezar a acelerar. Como nota curiosa, al hacer los pesos averiguo que el coche pesa conmigo (unos 75 kg) y el depósito a unos ¾ de 50 litros, 1132 kg. Siendo el reparto de pesos 53.5% delante (46.5% detrás) y 52.6% en el lado izquierdo (47.4% en el derecho).

Por fin tenemos el coche listo. Ahora queda ver dónde lo vamos a poner a prueba. Necesitamos un trazado que tenga tantas partes lentas como rápidas, que tenga cambios de dirección, que nos deje probar la máquina al límite pero con un buen margen de seguridad, y sobre todo, tenemos que pasárnoslo en grande. Necesitamos volver a Willow Springs.

CONTINUARÁ…

Extra Lap

Como ya os comentamos, los jueves en Adams Motorsports Park son las Drift Nights y no queríamos dejar pasar la oportunidad de probar esta modalidad. Aquí os dejo unas tomas hechas con el iPhone de un amigo (así que tened piedad de su calidad) desde las gradas. Por mi parte añadir que no usé el freno de mano en ningún momento, simplemente descolocando el coche con un cambio de pesos y gas. El otro hachi coupe blanco del video es el de Joon Maeng, tipo encantador donde los haya, con el que ya hemos coincidido en las calles de Long Beach en el evento de Formula Drift. No le pidáis más que lo que veis. Su coche iba con el motor casi de serie y se iba subiendo por las paredes para seguir al otro coche (Nissan S13), que es uno de los que compiten en Formula D.

Artículos relacionados

7 comentarios en “Historias de un Hachi Roku californiano, probando nuevas soluciones”

  • Storm

    8 de mayo de 2012 a las 15:57

    Enhorabuena!
    Menudo placer el coger un coche sencillito y exprimirlo sin miramientos!
    Me da que le va a dar muchas alegrias!
    P.D: La carretera del Horse Thief Mile me ha puesto los dientes largos.

    Un Saludo.
    Storm.

  • topspeed

    8 de mayo de 2012 a las 21:22

    Como te lo pasas, ¿que pasa que donde vives está plagado de circuitos o te haces grandes recorrido para ir a las tandas?

    Un saludo.

  • muzaman

    9 de mayo de 2012 a las 22:13

    profunda envidia, pero de la buena…

    cómo os gusta dejarnos con la miel en los labios, ¿eh?

  • xavi

    10 de mayo de 2012 a las 10:45

    La prueba me parece sensacional. Transmites tus sensaciones tal y como un lector las necesita para meterse dentro del papel. Bravo.

    Tengo que decirte que 20$ la hora me parece una autentica ganga en comparación a los precios que tenemos por aqui. Un circuito de características similares como el Circuit de Mora d’Ebre – cerca de Tarragona – (41.076246,0.618936) cuesta alrededor de 32€ la hora pero en tandas de un minimo de 3 horas y media. En circuitos como el de Castellolí, los que tenemos coches pequeños, no podemos meternos sin saber que vamos a acabar con los frenos y con el motor puesto que tiene desniveles de mas del 8% y el circuito de karting – que es espectacular – no organiza tandas para coches. Si a esto le sumas los peajes y las horas de trayecto se te pasan las ganas de disfrutar.

    Por cierto, me encanta tu 86 y tu estilo “Drive” + “Fujiwara”.

  • Angel Martín

    11 de mayo de 2012 a las 15:02

    Jorge, me has hecho sentir una envidia y una nostalgia al ver los vídeos, que me has dejado descolocado. Inevitablemente he recordado esos fines de semana en los que me invadía un complejo de Takumi y tenía que ir a “soltarme” con el coche hasta que el cansancio se apoderaba de mí. He de decir que en Canarias no tenemos la oportunidad de irnos de Track Day, así que en ocasiones uno se ve obligado a traspasar los límites de la legalidad, eso sí, siempre de la manera más sensata posible. Es una pena que hoy en día sea tan difícil encontrar un sitio donde conducir a gusto y de forma legal. Otra vez más, debo felicitarte por tan buen trabajo, no puedo esperar a ver la próxima entrega.

    ¡Un saludo!.

  • John

    11 de mayo de 2012 a las 15:24

    Wonderful article. Congratulations!

  • Autor Staff

    Jorge Azcoitia

    12 de mayo de 2012 a las 08:45

    @Storm, sin miramientos tampoco, que es mi coche de diario! En comparación a otra gente con Corollas, al mío creo que lo mimo bastante.

    @topspeed, por suerte en el Sur de California hay bastantes circuitos a los que ir. El más cercano era el de Adams a una hora y media de camino (sin tráfico, si no, no bajas de 2).

    @xavi, Ángel Martín, y al resto de nuevo, muchísimas gracias. No sabéis la ilusión que me hace leer vuestros comentarios. Espero poder seguir cubriendo reportajes y pruebas para 8000vueltas mucho tiempo.

Deja un comentario