Targa Florio, parte 4. Nuevos aires, nuevas musas

Cuarta parte del especial Targa Florio de Jorge Azcoitia (consultad el índice para leer el resto: Targa Florio 1965, Mountain legend)

Aunque el automovilismo es un deporte que siempre se ha asociado al género masculino, ha habido algunas excepciones en el que algunas valientes mujeres se han hecho paso por mérito propio. Seguramente a muchos les suene Danica Patrick o Michele Mouton, pero muy pocos recordarán a la excepcional Madame Elisabeth Junek. Madame Elisabeth Junek era el nombre que usó en las carreras Betke (Betty) Pospisilová. Su nombre venía de cambiar Betske por Eliska, Elisabeth en inglés y su apellido Junek, era el de casada.

Madame Elisabeth Junek

De origen Checoslovaco, Junek no era la primera mujer en competir en la Targa, pero sí era la primera que tenía el talento para mezclarse con los mejores. Corría para Bugatti, siempre acompañada de su marido como mecánico.

La Amazona de la Madonia corriendo la Targa de 1927.

En su primera aparición en la Targa en 1927, tuvo que abandonar cuando su dirección se rompió, saliéndose sin demasiadas consecuencias, cuando iba en un digno cuarto lugar. Pero no se quedó ahí: al año siguiente partió para Sicilia dos meses antes de que se celebrase la Targa para prepararla. Junek no escatimó esfuerzos, trayendo dos Bugattis de carreras, para tener uno de repuesto, y otro de calle para entrenar a diario. Además, en esta edición se daría una vuelta más, siendo un total de cinco para 540km de recorrido. En ocasiones, Junek se bajaría del coche, haría extraños dibujos y formas con tiza a lo largo del recorrido y luego los usaría como referencia. Toda esta preparación hizo que se hablase de ella, apodándola al principio Miss Bugatti y, al tiempo, alguien la bautizó la Amazona de la Madonia.

Junek, dispuesta a hacer una gran carrera en la Targa. Aquí en una secuencia de imágenes con Vincenzo Florio.

La carrera de 1928 dio comienzo con un Louis Chiron destacado con su Bugatti por delante del Alfa de Campari y el otro Bugatti de Divo. Junek estaba justo detrás de todos ellos, prácticamente empujando a Divo y quedándose a medio minuto de Chiron al terminar la primera vuelta. Chiron sufrió un pinchazo que le dejó descolgado del grupo de carrera. Junek encontró un ritmo que sus rivales no podían mantener y consiguió rebasar a Divo y Campari, siendo provisionalmente la líder de la carrera. El público enloqueció.

Junek llamaba la atención allá donde fuese. En la línea de salida.

Giuseppe Campari al volante de su Alfa Romeo 6C 1500 MMS.

En un repostaje, con Florio en la esquina derecha superior de la imagen.

Louis Chiron pierde el liderato de la Targa 1928 a causa de este pinchazo.

No contenta, siguió distanciándose de sus rivales, llegando a tener a Campari a 20 segundos. El piloto de Alfa Romeo, viendo que la posibilidad de que Junek ganase se hacía cada vez mayor, subió el ritmo y retomó el liderato. Mientras Junek, ahora segunda, empezaba a acusar el cansancio de liderar una prueba tan dura como la Targa.

Alberto Divo pasa velozmente por delante de las gradas de Floriopolis persiguiendo a Elisabeth Juneken un Bugatti Tipo 35.

Divo se creció al ver que se acercaba a la Checoslovaca y empezó a recortarla distancias. Al comienzo de la última vuelta Junek estaba dando todo lo que tenía para resistir el ataque del parisino, pero en una curva rápida tuvo que esquivar dos grandes rocas que en la vuelta anterior no estaban ahí. Pudo salvar el coche, pero no pudo evitar un pinchazo que la hizo perder preciosos minutos y con ello sus posibilidades de victoria.

Una entrevista que hicieron a Madame Elisabeth Junek hace unos años (en inglés):

Divo, obcecado con la victoria, siguió a un ritmo frenético y llegó a Floriopolis por delante de Campari. Esta era la cuarta victoria consecutiva para Bugatti. Junek, finalmente quinta, fue ovacionada por el público como una heroína por su gran demostración. Fue el propio Florio el que le diría en las celebraciones “Madame, es usted excepcional. Divo tendrá que disculparme, pero la victoria moral ha sido suya”. El piloto de Bugatti se unió al comentario de Florio y a las felicitaciones a Junek por su excelente carrera.

Divo al terminar la prueba de 1928 en primer lugar. Una acuarela del vencedor.

Al año siguiente (1929), Divo repetiría victoria y daría a Bugatti la quinta victoria consecutiva, por la que el propio Florio entregaría una placa conmemorativa al fabricante francés de origen italiano por sus éxitos en la Targa. Pero los rivales de Bugatti no se quedarían de brazos cruzados por mucho más tiempo.

Cinco victorias consecutivas habían sido un récord suficientemente impresionante para que Vincenzo Florio le otorgase una vez más, una placa especial al fabricante francés de origen italiano, Ettore Bugatti. Aquí posando junta a una de sus más conocidas creaciones, el Tipo 35, alrededor de 1924.

Secuencia de Alberto Divo celebrando su victoria en la Targa del año 1929, con su cigarro y su copa de Marsala encima del capó.

Videos de las ediciones de 1928, 1929 y 1930:

https://www.youtube.com/watch?v=sxPuEGgf0Hc

Jorge Azcoitia

Artículos relacionados

6 comentarios en “Targa Florio, parte 4. Nuevos aires, nuevas musas”

  • marco sanchez esparza

    10 de febrero de 2012 a las 23:03

    hola saludos desde el pais del macho mexicano y el tequila ,me llama la atencion que en esta ocasion no han llovido los comentarios, por hablar de una mujer.. aqui reza en mi pais una cancion que dice.. “no queda otro camino que adorarlas” seguramente ella fue alguien excepcional tomando en cuenta la clase de caminos que ella recorrio, hoy dia se requieren asfaltos como espejo para sentirse grandes conductores no? saludos

  • kerrosene

    11 de febrero de 2012 a las 12:32

    Es una historia realmente admirable. El machismo hasta no hace mucho, como quien dice estaba presente en Europa, y además aceptado, ya que se no tenían derecho al voto, como todos saben…

    Lo de esta mujer es increíble. Al igual que los otros pilotos que también se jugaban la vida en carreras de este tipo, las carreteras y kilómetros de aquellas carreras no tienen nada que ver con lo que hay hoy en día, ni la seguridad y en este tipo de carreras te jugabas la vida en cada segundo y además peleándote con el coche. Sin nada de electrónica o de ayudas, con el publico tampoco sin ninguna protección

    Junek, aunque no se cuente, estoy casi seguro que se llevo alguna que otra mala mirada.

  • Staff

    delarosa

    11 de febrero de 2012 a las 15:28

    @kerrosene

    Alguna mala mirada, trabas de todo tipo, impedimentos para correr tanto por la organización, como por los contrincantes y seguro que dentro de su propia familia. No lo sé con certeza pero lo puedo suponer.

    Aun hoy en día es complicadísimo encontrar alguna mujer en competición y que, además, sea competitiva es casi anecdótico. Gran parte de la culpa de esta situación es que no se le facilitan las cosas a las mujeres para correr, a cualquier nivel.

  • Tomeu

    11 de febrero de 2012 a las 20:04

    No tenia ni idea de esta relación bugatti-mujeres. Bonita historia.

  • xavih

    13 de febrero de 2012 a las 12:01

    Bonita historia de la pionera Junek, ahi es nada liderando la mitica Targa.

  • Targa Florio 1965, Mountain legend – 8000vueltas.com

    27 de enero de 2014 a las 10:37

    […] Targa Florio, parte 4. Nuevos aires, nuevas musas […]

Deja un comentario