Prueba: Porsche Cayman

Comienza una nueva entrega de las pruebas 8000vueltas, esas grandes añoradas (Sobre todo por nosotros). Si 8000vueltas tiene una vocación, esa es la de escribir pruebas. Y cuanto más completas mejor. Conducir es nuestra máxima. Y que mejor modelo para conducir que el “nuevo” referente en cuanto a conducción pura, un icono de maniobrabilidad. Un tracción trasera, motor central, sin ayudas (si así lo quieres) y firmado por un grande de entre los constructores de deportivos: Porsche.

Introducción

En Stuttgart a veces se olvidan de que Porsche es una marca, y que 911 es el nombre de un modelo. Pues a veces parece que Porsche 911 es un ente, pero no es así. El 911 es un mito, pero Porsche es mucho más. Lejos de tener aires de grandeza los alemanes han puesto siempre la deportividad más pura al alcance de mucha gente aunque, obviamente, no tienen el mismo precio que un compacto generalista. Y un Porsche, amigo mío, se paga.

Conviene recordar a los repudiados por los puristas, infames máquinas de motor delantero (algunos con motor Audi) refrigerados por agua: Los 924, 944 y 968. Y, sin embargo, para otros, entre los que se incluye un servidor, la esencia pura de conducción de Porsche en formato más económico, más fáciles de mantener y con un encanto fuera de toda duda. Adoro los Porsche que están por debajo de los 911!!

De hecho el Boxster original avivó el mercado que copaba en solitario en los 90 la gama 911. Fue un soplo de aire fresco que devolvió a la marca al mundo del beneficio empresarial. Aunque ahora se pueda ver desfasado, e incluso algo flojo en su variante de 204 caballos, nadie pone en duda que es una máquina de diversión en las manos adecuadas.

Ahora un nuevo Boxster completamente rediseñado lo ha sustituido. Es un coche diferente, con un comportamiento que no es ni comparable. Quizá mejor que su predecesor del primero al último tornillo. Pero sigue siendo un descapotable, y los puristas (de la conducción deportiva, no de Porsche) prefieren los modelos cerrados, por su mayor rigidez estructural.

Pues los puristas de la conducción deportiva están de enhorabuena: El Cayman tiene todo lo que necesitan. No lo duden, no se necesita más. Un coupe racional, con motor central, tracción trasera y espacio para las maletas de un fin de semana.

Pero todo esto ya lo saben nuestros lectores, ya lo han visto en las revistas. Y en Porsche se lo pueden contar, así que pasemos a la información importante.

Capitulo I: Mi Nürburgring particular

El Cayman es un misil tierra-tierra. En mi primer contacto con él me fui a una zona de autovía que se caracteriza por sus pronunciados desniveles y sus amplias curvas, lo que invita en condiciones normales a rodar por debajo del límite genérico de velocidad de este tipo de carreteras. Pero curiosamente resulta que es lo más parecido a un Nurburgring que haya encontrado en nuestro país, es lo que tienen las carreteras gallegas. Con el Cayman te olvidas de ciertas normas y ayudó que la zona estaba desierta, lo que me permitió poder conducir el Porsche Cayman como se debe conducir: Entre las 6000 y la 7000vueltas (Sí, le falta mil). El sonido bronco emanado por el motor tras mi cabeza que me había acompañado hasta allí desapareció, dando paso a un sonido mucho más incitante, un sonido a tormenta tras los asientos que te obliga a pisar más fuerte el acelerador para intentar escapar de ella. En vano.

Una gozada la sensación que transmite el flat 6 a fondo, subiendo curva tras curva con un chasis dándote la sensación de que nunca vas demasiado rápido para él. Si bien es un poco alto para moverse de semáforo en semáforo en una mañana en la que no has ido en autobús a trabajar, pero no llega a ser incómodo.

Volvamos a la carretera por la que volaba a ras de asfalto. Volé engranando las marchas a la perfección, sintiéndome un piloto de los de antes: Exprimiéndo el cambio manual (opcional de 6 velocidades que equipaba este modelo, una delicia con una sexta larga pero que no aburre para ir rápido). Una sensación de perfección mecánica que queda patente en cada marcha que engranas, la sensación de que cada movimiento hace su justo clic y que todo es perfecto no se te quita de la cabeza. Y es que cuando el velocímetro supera la segunda centena no se pueden tener dudas, y menos cuando hay curvas de por medio. Más bien había rectas de por medio, pues la experiencia con este coche se vive en las curvas.

Capitulo II: El otro Cayman, en el circuito

Como habréis notado el Cayman es un coche que hace que se te quede pequeña cualquier carretera, así que lo mejor era meterlo en el circuito. Un lugar cerrado al público para poder comprobar todas los tópico que hemos tenido que leer alguna vez: Traza las curvas con tiralíneas, más equilibrado que el 911…en fin, que es todo cierto.

Si levantas el pie suavemente antes de entrar en la curva entra en ella por donde quieres, si lo haces en pleno apoyo la trasera se insinua pero sólo eso. Difícilmente pierde tracción y cuando lo hace no da latigazos al recuperarla. Tiene una disposición perfecta de los pedales para que hasta el más inexperto (por ejemplo, el que escribe) pueda intentar hacer un punta-tacón con éxito. Con el pedal del acelerador apoyado en el suelo y no colgando. Pero sin duda le falta algo de poderío, en altas se echa de menos un poco más de brío, algunas revoluciones más, se echa en falta la S (aunque alguno piense que mi visión está distorsionada) y sería una decepción para muchos comprarse su Porsche y que eche en falta unos caballitos más.

Otra cosa que se echará en falta es la suspensión Sport, que desgraciadamente no viene de serie pero debería ser obligatoria. En carretera abierta resulta algo incómoda cuando está activada porque transmite demasiado las irregularidades, para mi gusto es muy seca aunque acorde a la filosofía de este coche de eso no hay duda. En circuito el coche bota demasiado en las zonas lentas más bacheadas, algo lógico por otro lado pues el modo Sport se aprecia en las curvas más rápidas con apoyos largos, pues el coche se apoya antes debido a que permite menor balanceo de la carrocería. En este tipo de curvas deja un amplio margen desde que avisa hasta que empieza a deslizar, se trata de un coche muy noble y lo más importante, no muerde como su hermano el 911.

Sin y con las suspensión Sport

Y hablando del 911, la eterna duda, ¿podría un Cayman S ser más rápido que un 911? Desde mi humilde opinión, sí (y es mucho decir, eso lo pone al menos a la altura de un M3 E46). Es más equilibrado, apenas pierde tracción, su paso por curva es más rápido y su frenada en apoyo permite apurar unos metros más. Pero yo no lo he podido comprobar con tiempos (y mis manos aun no me permiten tantas licencias como para emitir un juicio de este calibre), así que dejo la puerta abierta a la opinión de alguien que haya hecho tiempos con ambos modelos. Pero ojo, si el 911 lleva la S como apellido…ahí ya no quedan dudas: Como dije en su momento son 110 caballos más y el 911 no es un coche torpe precisamente.

Epílogo: Conclusiones y apuntes varios

Recuerdo cuando fui a recoger el Cayman que llevaba un rival en la cabeza: El BMW 135i. Un coupé con 60 caballos más podría transmitir unas sensaciones equiparables. Nada más lejos de la realidad. Ni por asomo se pueden establecer comparaciones, mientras que el BMW se escapa en línea recta por potencia, ofrece una comodidad de coche lujoso y una mayor discrección para su amplio potencial. El Cayman se va del BMW en todos los demás campos, con curvas de por medio las sensaciones se multiplican y el peso del motor delantero merman la agilidad del pequeño coupé, que no deja de ser un gran coche.

Quizá la realidad sea más ajustada cronómetro en mano que la ficticia realidad generada por mis sensaciones. Un Cayman es lo que es, disfrute en formato barra libre.

Lo que no desmerece nada es la utilización diaria, modo sport off y a la compra con él. El espacio interior sorprende a primera vista, ya que es más espacioso de lo que se adivina desde fuera y las piernas de los pasajeros más corpulentos lo agradecen. Los asientos de serie no recogen mucho, pero a cambio son muy cómodos y permiten una buena accesibilidad. El interior es muy Porsche, con buenos plásticos, pero plásticos a fin de cuentas. La madera, el carbono, el aluminio están disponible, pero en el catálogo de opciones. Lo que encarece el coche y no le da mejores prestaciones, pero tiene su encanto personalizar tu Cayman para que sea único.

Pero no todos son flores! Me decepcionó un poco la falta de espectacularidad que era la unidad la primera unidad que probé, no demasiado agraciada: Gris plata (no sé el nombre exacto, y para muchos será el mejor color pero con esto de los colores ya se sabe…), llantas de 17″ poco vistosas, pero que de tamaño son perfectas para la dinámica del coche, lo hacen ágil y de barata sustitución de gomas!, y sin Aerokit, que en el Cayman queda espectacular (a excepción del alerón que a un servidor no le gusta demasiado). El cayman básico llega de sobra para torcer cuellos hasta el dolor, pero si lo que buscas es un Cayman deportivo, que te guste a tí, que te llene al verlo en tu garaje…quizá necesites algo más.

Entre las opciones de la casa encontraras ese punto estético que busca el más entusiasta de los deportivos, y también pequeñas ayudas para disfrutar aun más de la conducción, la citada suspensión, volante más grueso, palanca de cambio más corta y unos asientos con algo más de agarre (amen del sistema de escape deportivo, un must para los más racing, sonido pata negra). Como siempre unos euros más al presupuesto, pero no os olvidéis que es lo más rápido que se puede conseguir por este dinero…

Un gran coche, que además pronto empezará a encontrarse en el mercado de segunda mano por precios razonables que permitirán a los más aficionados encaramarse al Porsche de sus sueños. Y si les permite subirse a un S mejor que mejor. Una compra segura con un gran valor de recompra y unos costes de mantenimiento muy razonables, aunque no es apto para los vergonzosos y los amantes de su intimidad. Tus vecinos sabrán siempre a que hora vuelves a casa!!

Al final todo queda entre él y tú…un coche para disfrutar

Y, como siempre, tenéis a vuestra disposición toda la galería de fotos:

Si queréis más información sobre este vehículo, como precio, equipamiento, etc… me gustaría recordaros que nuestros compañeros de Rugenmotores.com han hecho un completo análisis del Cayman que os invitamos a leer.

Agradecimientos al Centro Porsche A Coruña.

También te pueden interesar:

Contacto: BMW 135i

Prueba: Porsche 997 Turbo

Artículos relacionados

12 comentarios en “Prueba: Porsche Cayman”

  • Juan Lasheras

    7 de julio de 2008 a las 23:36

    Plas Plas Plas! Ooootra ooootra otraaaa… genial, pero… que es eso de llevar el codo apoyado en la ventanilla??? Jejeje, es coña, esperando la siguiente con impaciencia.

    Salu2

  • ata

    8 de julio de 2008 a las 09:54

    ¡¡VIVA LA SUBJETIVIDAD!!
    Suena irónico, pero no lo es. Tras leer la mayoría de pruebas en revistas actuales me quedo con la sensación de que “a este tipo, lo que realmente le gustaría es ir en AVE”, porque valoran la perfección, el asepticismo.

    Poca gente conduce el cronómetro en el salpicadero y hay coches que transmiten emociones en cosas tan simples como el diseño del salpicadero.

    Enhorabuena por una prueba subjetiva, con opinión y pasión. Y por lo bien que te lo has tenido que pasar.

    p.d ¡Ojo con las confesiones, la DGT está al acecho!

  • Fastback

    8 de julio de 2008 a las 14:20

    Pedazo de artículo y pedazo de fotos, como siempre. Eso sí, admito que me dáis algo de envidia por poder conducir máquinas como esa XD

  • VeyronDB9

    9 de julio de 2008 a las 09:24

    Oye, cuando probéis algo así por Galicia, avisad leñe! que así también voy yo xD

    Gran trabajo, como siempre ;)

  • Autor Staff

    delarosa

    9 de julio de 2008 a las 20:32

    Gracias a todos por vuestros comentarios. Pronto habrá más pruebas, y voy a dar una pista: Este es el coche menos potente de esta serie de pruebas (si no me falla la memoria).
    Por cierto VeyronDB9, la prueba del Cayman fue en Galicia. Lo que no te puedo decir es donde, jejeje.

    Un saludo a todos

  • VeyronDB9

    10 de julio de 2008 a las 13:19

    Imagino que cerca de Coruña, pero más que nada por los comentarios que hacéis en el post … lo que no acabo de concretar es el “dónde” exactamente xD

    Que bueno oír que es el coche menos potente que habéis probado, auténticas bombas esperamos!!! :)

  • Muimed

    12 de julio de 2008 a las 00:48

    pero es dificil saber en que parte de galicia porque otra cosa no, pero carreteras llenas de curva y puertos de montaña en galicia tenemos bastantes xDDD

  • Víctor Fernández

    13 de julio de 2008 a las 16:41

    Hace tiempo que os leo pero no me he animado a escribir un comentario hasta ahora. Diré lo que todos dicen, y que por supuesto es verdad: enhorabuena por estas pruebas en las que demostráis vuestra auténtica pasión por estas máquinas de cuatro ruedas que a muchos nos vuelven locos. Ojalá todos pudiéramos disfrutar de unos minutos de gloria con un Cayman.

    Un saludo

  • Prueba 911 Carrera S PDK, el 997 plus (Parte 1) - 8000vueltas.com

    1 de septiembre de 2008 a las 14:45

    […] Prueba: Porsche Cayman […]

  • Curso de conducción Porsche Jarama, un día para el recuerdo - 8000vueltas.com

    6 de septiembre de 2008 a las 19:06

    […] Prueba: Porsche Cayman […]

  • Coches especiales, la prueba pendiente del coche misterioso - 8000vueltas.com

    20 de enero de 2009 a las 01:49

    […] Prueba: Porsche Cayman […]

  • 8000vueltas.com cumple dos años - 8000vueltas.com

    30 de marzo de 2009 a las 20:57

    […] Bugatti Veyron, BMW M3,Mercedes C63 AMG, MINI Cooper Power On, Golf R32 DSG, Buggy Azel 1100, Porsche Cayman, Boxster 50 aniversario, 911 Carrera S PDK (y también en circuito), Porsche 911 GT3 y Maserati […]

Deja un comentario