Prueba Mercedes C63 AMG, Parte 2: Borrasca

Borrasca, por no repetir la palabra tormenta. O fuerte marejada, o huracán. Sólo fenómenos meteorológicos de esta envergadura pueden ser representativos de lo que te hace sentir este coche. Fuerza, aplomo, y sobre todo un sonido que hace que te olvides de todo lo que te rodea. Potencia, mucha potencia!!!

Pero para el común de los mortales parecer otra cosa. Es un coche sencillo de conducir, extremadamente sencillo. Las instrucciones aunque breves fueron muy completas. Se trata de un coche automático, con 2 pedales y un volante. El cambio tiene tres posiciones Comfort, Sport y Manual, pulsando un botón al lado de la palanca vas cambiando entre las tres. Ya está. Ya puedes conducir tu Mercedes de 450 caballos, aunque seas un imberbe con la L, no hay problema. Aunque parece ridículo es cierto. Cualquier persona con carnet de conducir y estas instrucciones está capacitada para circular con esta bestia por las calles de su ciudad.

Una vez explicado esto ponemos la posición D y soltamos el freno. El coche arranca, suavemente, y nos ponemos a circular. Circular es un eufemismo, pues en realidad parece que estemos surcando la carretera a 1 cm del asfalto. Es un coche muy silencioso y en la puntita del gas se puede ir el 90% del tiempo.

De hecho es un coche que no invita a correr (ya matizaremos esto). Bueno, a mí sí que hundo el píe del acelerador hasta el fondo hasta en un carrito de golf. Digo que la gente normal no lo notará pues enmascara completamente su condición y  parece un burgués Mercedes Clase C. Pensará: Anda bien, sí, pero no parece que vaya a ser nada del otro mundo. Craso error.

Aunque mi madre podría hacer un viaje de 500 km con él sin saber que este aparato tiene más de 400 CV basta con que hundas un poco más el acelerador y que salten todas las alarmas de tu cerebro. Tu cabeza golpea contra el asiento, el sonido se vuelve bronco y parece que algo vaya a despegar. Eres tú.

Un buen sitio para practicar esto de los despegues es un túnel. Muy despacito entras en un túnel, a ser posible con las ventanillas bajadas, y reduces un par de marchas. El sonido de las reducciones es sublime, un ronroneo que adelanta lo que está por llegar. Pones punto muerto y das un par de golpes de gas, el eco los transforma en dos truenos.

Es el momento de pisar a fondo. Es uno de esos momentos en los que en las películas se hace el silencio, pero aquí no. Dentro del C63 el estruendo se apodera de tus oídos. Comienzas a acelerar y, con la cabeza irremediablemente pegada al asiento, ves subir la aguja al tiempo que el sonido aumenta su intensidad hasta que llegas a la zona roja, lugar donde la pantalla del velocímetro se vuelve roja y te exige que cambies de marcha.

Entonces lo lógico es cambiar de marcha, y lo más recomendable si el coche es tuyo, si lo haces el coche sube una velocidad, te golpea contra el asiento de nuevo. Levantas el píe y resoplas, aliviado e impresionado a la vez, que bien suena!! Pero hay otra opción que hay que probar al menos una vez: Seguir acelerando, a fondo, hasta llegar al corte de inyección. Un ruido metálico parecido a una ametralladora no sólo te hará vibrar a tí, sino a todos los que estén cerca (incluyendo fuera del túnel). Entonces cambias de marcha y el ruido (esto ya no es sonido) asusta, parecerá que acabas de romper el escape. El pulso está ya por la nubes, y aún vas a velocidades legales!!

Otra opción para disfrutar del sonido es acelerar a bajas vueltas, un sonido grave inunda el habitáculo acompañando a una aceleración muy superior a la de sus rivales, 6200cc son muchos, y se notan! (opción muy válida, pero el cambio al corte en túnel es obligatorio!). El motor es realmente suave, y su uso resulta muy agradable. Responde a cualquier régimen, con unos bajos y unos medios asombrosos. Pero respecto a sus competidores pierde un poquito de pegada en altas, pero esto viene dado por la filosofía del motor AMG. Si se ponen a apretar este motor podrían sacar más de 600 caballos (y quizá eso fuera demasiado para su berlina más pequeña, no? De todos modos no es nada desdeñable lo mucho que sube de vueltas! (Casi 7000) Y todo esto sin contar con inyección directa y tiene una relación de compresión de 11,3!! (con este motor y el del M3 uno se pregunta para que diablos servirá. Para dar sensaciones no hace falta, desde luego)

Una vez abandonados los túneles llegamos a la autovía. El C63 se mueve en su terreno, ya que es una máquina de devorar kilómetros sin esfuerzo, quitando el económico de parar cada 3 horas a repostar, o menos! El depósito es el mismo que el de la versión 1.8, fantástica labor de cálculo que han hecho, en fin…

Para evitar hacer consumos disparatados Mercedes ha decidido ponerle, no una, sino dos marchas de desahogo al coche. Puede que AMG calculara los 5 primeros desarrollos, pero la 6ª y la 7ª son obra de Mercedes. En 6ª puedes llegar a 330 km/h y en 7ª a 360 km/h, para estar limitado a 250 km/h se me antojan demasiado exageradas, sólo sirven para reducir el consumo y la sonoridad. Sin embargo al C63 le sobra fuerza para acelerar en cualquier marcha, pues tiene un par descomunal 600 Nm!!! (Un RS 4 tiene 430 Nm!) Y resulta curioso ir en 7ª en puntita del gas y bajar 4 marchas de un tirón para acelerar como un poseso. Más que curioso, adictivo. Eso sí, lo de llegar al corte se acaba en 4ª, en las siguientes velocidades el limitador actúa antes de llegar a ese régimen.

Bajar marchas es un placer, así como subirlas, pues el tacto de las levas es muy bueno no como en otros modelos como el R8 que tenía un tacto demasiado Microsoft®. El cambio es muy suave, pero no demasiado rápido. Aunque resulta aceptable incluso yendo rápido, aunque se agradecería un poco más de rapidez. En el modo Sport los cambios son un 30% más rápidos, aunque sinceramente no notamos diferencia alguna (posiblemente hubiera más coche que piloto). Donde sí se nota rápido el cambio es en el modo Sport cuando haces las reducciones salvajes de 7ª a 3ª de las que hablábamos, pero no tanto como el R8. Una alegría, en el modo Manual se conduce sólo con las levas y no cambia aunque llegues al corte de inyección, aunque en 1ª acelera tan rápido que es difícil cambiar manualmente apurando la zona roja. Y por último el modo Confort, que no sabemos para que sirve (es broma, sirve para ir de paseo o a comprar una tarta. Pero no la metas en el maletero o lo lamentarás!!)

Tras unos kilómetros de autovía el corazón puede a la razón y nos vamos a una carretera de montaña, con curvas, pendiente, giros fuertes, aceleraciones y frenadas…Despegamos!!!

Aceleramos fuerte, se acerca la primera curva, frenamos con decisión y…frena como un poseso, buen tacto y buena frenada, no se alarga ni un metro más de lo debido. Giramos el volante y el coche se inscribe en la curva, la dirección es muy directa, y balancea un poco pero no provoca que se pierda confianza. Enfilamos la salida, pisamos el acelerador con decisión y el coche desliza de la parte trasera y hacemos una cruzada que quita el hipo. Se recompone con mucha suavidad y seguimos a tope a por la siguiente curva. Y ni siquiera nos ha hecho sudar. Pero, ¿Cómo lo hemos hecho? Vayamos por partes.

El coche se nota ágil en línea recta, pues los más de 450 caballos ayudan a que su peso se enmascare. Esto no es un gran descubrimiento. Lo que sí es un hallazgo es que también se nota ágil en las curvas, y eso para un Mercedes de 1730 kg es una proeza. El tren delantero de este coche ha sido desarrollado como nunca antes por Mercedes, y fruto de ese trabajo el C63 se convierte en una poderosa arma también en carreteras de curvas. Como dice Juan: Se dice que es el mejor chasis que hay hecho mercedes en mucho tiempo y no es de extrañar, porque da mucha confianza y se siente hasta ligero. En resumen :se siente deportivo y te da ganas de ir rápido en curvas. Y esto no ocurría en Mercedes desde hace tiempo. Sinceramente no lo podría explicar mejor.

La dirección es muy directa y ofrece una precisión que sorprende, aunque sus rivales lo mejoran en este apartado, pero para ser un Mercedes…sorprende mucho!! Los cambios en el chasis explican, en parte, esta efectividad: El coche es más ancho, mayor dureza de amortiguador y muelle, una estabilizadora más gruesa y una considerable caida negativa en el tren trasero.

El equipo de frenos (unos LP’s delanteros de 360mm perforados y traseros de 330mm perforados y rayados) está a la altura del bastidor, y aguantó estoicamente la paliza a la que lo sometimos. Paliza, eso pensábamos nosotros, pero no fue suficiente como para que ofreciera señales de fatiga. En circuito probablemente se pueda llegar a agotarlos, pero en carretera abierta el sentido común era el factor limitante.

El ESP conectado ON, por carretera abierta siempre, esulta decepcionante; como siempre en Mercedes. El tren trasero se pega al asfalto y cualquier amago de diversión se fustra con su actuación. Es más, el simple hecho de intentar ir rápido por una carretera de curvas hace que se dispare constantemente impidiendo disfrutar de una ruta dinámica. Pero el ESP tiene tres modos: ON, OFF y Sport. Del modo ON ya hemos hablado. El modo OFF mejor reservarlo para circuito, pues el abundante par disponible puede hacer que se descontrole el coche. Aquí es cuando uno sólo encuentra una palabra para el C 63 AMG: SALVAJE!!!! Podrías dar una vuelta a cualquier circuito cruzado en todas las curvas, si te atreves, claro.

Pero la opción racional (por utilizar alguna palabra) es el modo Sport: Es la manera más rápida de sentirte Villeneuve (padre, por supuesto). Curva tras curva te permite cruzar el coche con una precisión que te hace pensar que conduces mucho mejor de lo que realmente lo haces. En media docena de curvas te sentirás como si llevaras toda la vida haciéndolo. Sencillamente sensacional!!

La enorme fuerza del motor hace que despegar el tren trasero del asfalto se convierta en un juego de niños, y lo hace con una suavidad inusitada. Claramente mejor que el Dynamic Mode del M3, interfiere menos en la conducción, dejando un gran margen hasta que las cosas se ponen feas y tocas el freno. Ahí vuelve todo al modo ON, aunque solo por unos segundos. Con las llantas de 18″ la progresividad es ejemplar, pisas el acelerador, deslizas la trasera, contravolante y vuelta a la trazada. Una y otra vez, más fácil no se puede hacer! Pero esto tiene una pega: Vicia, y mucho!! Lo mejor es que no parece que estés arriesgando al hacerlo, el bastidor te hace sentir completamente seguro. El único elemento preocupante es pararte a pensar cuanto podrían durar las ruedas a este ritmo. Poco, seguro.

Cuando se conduce así, y con este motor no hace falta ir rápido para hacerlo, los asientos cobran vital importancia, y su agarre también. Y estos asientos valen su peso en oro. Son muy cómodos pero tambien agarran mucho y permiten regulación lateral en tres puntos hasta presionarte el costado. En las piernas no ajusta tanto, pero así vas suficientemente sujeto y a la vez cómodo. Un detalle a tener en cuenta es la posición al volante con la cabeza apoyada en el reposacabezas, integrado en el asiento. ¿Alguno recuerda otro Mercedes con el reposacabezas así? Importante sentirse así de respaldado a nivel de seguridad a ciertos ritmos!

Y más o menos así acaba la prueba dinámica, hemos pasado por casi todos los puntos del coche y la gran mayoría son altamente satisfactorios. Es más, muchos de ellos son la referencia de esta categoría tan especial que son las berlinas “pequeñas” potenciadas a base de V8’s. Una categoría única!

Y este coche es un ejemplar único. Una berlina elegante y deportiva, suave y salvaje, refinada y poderosa, discreta y atronadora a su paso. Desde luego nadie lo va a confundir con un clase C con llantas, es algo más. Ya no hace falta subirse a un AMG para saber que es un Mercedes especial. Pero si te subes…bueno, eso sí que no se puede resumir. Eso es una experiencia única.

Mercedes-Benz C63 AMG, un clase C como nunca antes

PD: Pero, es el mejor??? Eso aun no lo podemos decir, porque aun faltan coches por probar…

Más información en la review de km77 y en Carfolio, donde encontraréis todos los datos que podáis echar de menos.

Leer la 1ª parte: Prueba Mercedes C63 AMG, Parte 1: La calma antes de la tormenta

Leer la 3ª parte: Prueba Mercedes C63 AMG, epílogo

Y la galería completa de fotos (Muy recomendada):

Pruebas relacionadas en 8000vueltas:

R8: ahora sí, en la carretera

Prueba RS 4

Y para saber más de este alucinante motor:

Motores V8: esto es la guerra!!

Artículos relacionados

20 comentarios en “Prueba Mercedes C63 AMG, Parte 2: Borrasca”

  • Prueba Mercedes C63 AMG, Parte 1: la calma antes de la tormenta - 8000vueltas.com

    5 de Agosto de 2008 a las 00:25

    […] Leer la 2ª parte: Prueba Mercedes C63 AMG, Parte 2: Borrasca […]

  • Enric

    5 de Agosto de 2008 a las 00:35

    Brutal! Espectacular!

    Parece que vaya dentro del coche y lo esté probando yo… Queremos más pruebas como estas!

    PD: Felicidades por la prueba, os estáis superando!

  • FINCH

    5 de Agosto de 2008 a las 00:35

    Solo puedo calificar esta segunda parte con el sentimiento que me llena el cuerpo al leerlo…

    Envidia! y os prometo que no de la sana!

    Felicidades!!

  • RatON

    5 de Agosto de 2008 a las 03:24

    Como de costumbre, da gusto leeros, y ahora me veo todo el Flickr de la prueba, que lo que he ido viendo es bastante agradable.

    Eso sí, en el siguiente túnel que entre voy a quitar la música, bajar las ventanas, y si el tráfico lo permite, subir de vueltas mi divertido motor japonés… espero que no vicie tanto como éste.

  • pafet

    5 de Agosto de 2008 a las 12:56

    MUY BUENA PRUEBA

  • GILLES

    5 de Agosto de 2008 a las 16:27

    me gustaria que escribieras un tema o hicieras una seccion de grandes pilotos emepzando por Gil evidentemente para mi el mas grande.

    siempre ventisette rosso

  • Gis

    5 de Agosto de 2008 a las 18:34

    plas, plas, plas!! (sonido de aplausos).

    Aún me resuenan en la cabeza las palabras de cierto caballero que me llamó para decirme: “No te imaginas como suena esto”.

    Señor Delarosa, que sepa que aún me duele el no haber PODIDO aceptar su invitación. Mecachis.

    En fin, que realmente da igual por que es una prueba/descripción magnífica.

    A seguir así!

  • 599

    5 de Agosto de 2008 a las 21:52

    En una ocasion vi una mujer de aspecto filipino conduciendo un MB320 ¿con su señora ama? al lado Pues esto debe ser igual, cualquiera conduce esta maquina. El niño de papa, el novato, la chacha, el mayordomo, el chofer, el dueño del coche, la mujer del mafiosillo ruso de turno, … coche para todos, .. Pero me sigue gustando mas el coupe CL.

  • Lordvader

    5 de Agosto de 2008 a las 23:51

    ¿Esta era la sorpresa? Que bien os lo montais… :-)

  • VeyronDB9

    6 de Agosto de 2008 a las 12:31

    Por favor, sé que a lo mejor es un coñazo, pero con coches así lo suyo sería poner vídeos de prueba ^_^ aunque sólo sea por escuchar esos motores!!

    Enhorabuena, otra prueba más para enmarcar.

  • YAGUE

    7 de Agosto de 2008 a las 15:47

    QUIERO UNO!!

  • Autor Staff

    delarosa

    8 de Agosto de 2008 a las 13:17

    @GILLES
    Es una buena idea, tomo nota! Por supuesto empezando por G. Villeneuve!

    @VeyronDB9
    cierto, es un coñazo, pero nos encantaría hacerlo. El problema es que faltan medios, pues para hacerlo mal no se hace. Y hacerlo bien es demasiado costoso por el momento. Amen del trabajo que lleva…

    @GIS
    Ya te llamaré con otra sorpresa la proxima vez con más tiempo. Y no quiero decir más…

    Gracias a todos por los comentarios!
    Saludos

  • Víctor Fernández

    8 de Agosto de 2008 a las 20:55

    Simplemente espectacular. Eso sí que es un V8 en condiciones. He tenido la suerte de escuchar uno acelerando a tope, pero estaba a 100 metros y era en un polígono industrial :D

    Un saludo y enhorabuena

  • Jaime

    12 de Agosto de 2008 a las 15:22

    Me encantan vuestras pruebas sobre todo por la manera de redactarlas y las buenas fotos que realizáis. Como ya dijeron, lo perfecto sería que pusierais algún vídeo en movimiento dentro del coche o del sonido del motor. Pero si no tenéis medios no pasa nada. Pero ya os digo, siempre me quedo alucinado con las fotografías que sacáis, de lo mejor.

  • R26R

    17 de Agosto de 2008 a las 00:47

    Impresionante! Y pensar que yo solo tengo un Cordoba con 11 años…jeje

  • Ndres

    23 de Agosto de 2008 a las 20:34

    Muy bueno, como siempre!

    O sea que se puede llevar el C63 casi al límite relajadamente, con la cabeza apoyada en el asiento? Sí que es verdad que éstos tienen pinta de recoger muy bien la espalda hasta bien arriba, cuando voy rápido no me gusta llevar los hombros sueltos. Y además son muy bonitos, no como los simples del SLK o los engendros del nuevo SL.

    Un saludo!

  • Prueba C63 AMG, epílogo - 8000vueltas.com

    24 de Marzo de 2009 a las 23:01

    […] Leer Prueba Mercedes C63 AMG, Parte 2: Borrasca […]

  • Pepe

    29 de Julio de 2012 a las 20:58

    Buenas, cual es la carretera de montaña de las imágenes?

    Un saludo

  • Autor Staff

    delarosa

    30 de Julio de 2012 a las 23:05

    @Pepe
    Se trata de carreteras cercanas al pueblo de El Vellón.

  • Jorger Federer

    13 de Septiembre de 2015 a las 07:44

    Alucinante artículo. Tengo la suerte de tener un c63 amg state , y puedo decir que cada vez que lo Cojo pienso en las sensaciones que me produjo el artículo al leerlo para transmitir las mismas al volante de piel vuelta de mi juguete. Felicidades y Chapeau!!!

Deja un comentario