R8: ahora sí, en la carretera

El que da 2 veces…

Pues eso, que nos sentamos en el heredero de toda la tecnología probada en el Lamborghini Gallardo, el Audi R8, y esta vez para conducirlo. Después de nuestra sesión de fotos (acompañada de alguna otra prueba que ya llegará) tocó volver al garaje de 8000vueltas para recoger el otro R8. Cuando lo vi no pude evitar elevar el tono gritando algún improperio. Ya llevábamos toda la mañana rodeados de R8s, el blanco y uno gris. Pero es que el nuestro era en negro, comparativa completa!! Y lo más importante, este era para nosotros. No sólo lo íbamos a poder conducir, sino que además no tendríamos a nadie de Audi “supervisando” la prueba lo que siempre te da una cierta libertad a la hora de investigar el coche a fondo.

Nos lo habían dejado aparcado hacia delante. Lo primero que pensé es que habría que sacarlo del garaje marcha atrás, que con un coche de casi dos metros de ancho (1,94m sin retrovisores) no es una tarea fácil. Afortunadamente con la práctica de haber sacado otros coches no hubo mayor problema, aunque para ello hubo que arrancar el coche.
Parece una tontería, pero arrancar un coche así lleva su tiempo, al menos la primera vez. Tras haber revisado todo su interior de nuevo y haberlo visto a fondo nos decidimos a hacerlo. El procedimiento en sí resulta sencillo, meter la llave y girarla. No hay botones extra, como en el RS 4, lo que me sorprendió. Algunos opinan que el sistema de llave y botón es una redundancia innecesaria, pero a mi me gusta (al final seré un hortera).

Es muy complicado moverse marcha atrás con este coche por varios motivos: El primero es que es muy ancho (por los retrovisores laterales sólo se ve aleta posterior), y si miras por el retrovisor central ves el motor (lo que es un problema, porque te emboba tanto ese bloque en gris metalizado que no te fijas en si estás atropellando a alguien o la columna que estás a punto de clavar en la trasera de tu flamante R8, definitivamente no es un coche para herederas del imperio Hilton). Además de eso, hay que tener un poco de práctica porque desde dentro se pierde enseguida la noción de las dimensiones del coche. Es demasiado corto por delante y demasiado largo para lo que podríamos intuir, pero enseguida se acostumbra uno…a dejarlo a un metro de la posición correcta! Además hay que ser un poco avispado y saber a donde se va, pues no es un coche que entre en cualquier garaje.

 

Todas estas menudencias se olvidan en cuanto te encuentras el mundo delante de su morro y comienzas a acelerar. Nuestra unidad venía muy bien equipada, y entre los extras venía el cambio R-Tronic. No había, pues, un embrague entre los pedales y sí unas levas tras el volante, lo que hizo la experiencia mucho más deportiva. No se trata de un cambio con convertidor de par, por lo que el coche no empieza a andar al soltar el freno, de hecho si te encuentras cuesta arriba el coche caerá al soltar el freno con la primera engranada, lo cual te descoloca un poco, pero en cuanto aceleramos un poco el coche empieza a avanzar con total suavidad. Después de algunas aceleraciones y reducciones ya te acostumbras a él, es muy sencillo de llevar. Y, sobre todo, que nos permite cambiar de marcha sin dejar de acelerar. Además, para los más perezosos, baja el solito de marcha cuando descendemos la velocidad (cuando nos estamos parando, vamos, que no es intrusivo sino que te ahorra trabajo). Un detalle que no me gusto de este cambio es que para meter primera desde punto muerto hay que pisar el freno, y en algunas ocasiones no es demasiado intuitivo, pero a todo se acostumbra uno. Se puede conducir en modo automático también, pero no lo probamos demasiado. Además tras el cambio tenemos el botón Sport, que resultó ser de lo más práctico.

Metemos primera, y mantenemos el freno pisado. El semáforo se pone en verde, el pie derecho pasa del freno al acelerador, aplastamos el pedal contra el suelo y salimos. Ojo con el corte, son 8000vueltas, pero se agotan enseguida pues el motor sube de vueltas a velocidad de vértigo. Clic en la leva derecha, espera, corta, pero angustiosa, entra la segunda, el coche sigue disparado hacia delante, no se cansa nunca. Levantamos el pie y nos dejamos llevar, sino nuestros puntos volarán. El único semáforo donde recomiendo pisar a fondo este coche es en el de un circuito. Para la vida real, o al menos en ciudad, toca llevar el coche con suavidad, lo que no es difícil, pero no es tan agradable como debería. Cuando vamos despacio el coche cambia algo bruscamente y no estás a gusto en él. De hecho es ahora cuando el botón sport mejora esta sensación. El hecho de cambiar algunas revoluciones por encima le da más suavidad al cambio, y el paseo se vuelve más placentero. Además, el modo automático con el botón Sport da más de una satisfacción. Puede que te encuentres a 100 km/h en 6ª, tranquilo, el murmullo del R8 no molesta, pero quieres acción. Pisas a fondo y te encuentras en 3ª, con todo el par del mundo disponible y catapultado a 150 de nuevo con la tormenta desatándose tras tu cuello.


Pero es algo temporal, estamos volviendo a entrar en ciudad. Levantas tu pie y todo vuelve a su posición “educada” no es un gentleman, pero tiene modales. Ahora vas de semáforo en semáforo despacio, con suavidad. Exceptuando la voluntaria escandalera que provocas en un túnel al pisar un poquito el acelerador tras bajar una marcha. Te paras a un lado y sales del coche. 5 minutos. Cuando vuelves te encuentras a un grupo de chavales haciéndose fotos con el móvil a su lado, no esperes pasar inadvertido con este sueño con ruedas que poblará en forma de póster las paredes de muchos adolescentes (y no tan jóvenes…). Pocos coches a día de hoy llaman tanto la atención. Es difícil de ver y llama la atención mucho más, por ejemplo, que un 911. Que no es poco.

Para explotarlo en condiciones es mejor salir de la marabunta urbana y buscar un circuito o una zona despejada. Ahí es donde descubre que es facilísimo ir rápido con él, no pide más que cualquier otro Audi, pero sí da más, mucho más. Giras el volante y el coche se dirige al punto indicado sin el más mínimo balanceo, se lanza al vértice de la curva sin miedo (por parte del piloto), sin balanceos, sin vibraciones ni golpes. Es genial. Enlaza las curvas con una facilidad asombrosa, y la zaga no se inmuta. Para provocarla hay que abusar del acelerador en las zonas más viradas. El límite está muy lejos de las condiciones normales de conducción, pero existe. Eso sí, el R8 avisa con tiempo suficiente y es muy previsible en este sentido. Que Audi es!!

Rápido, pero seguro, fácil de conducir, con aplomo…sin el excitante sonido que tiene me atrevería a acusarlo de aburrido, y es que en condiciones normales te encuentras tan por debajo de sus posibilidades que no te das cuenta de la fiera que lleva dentro. Está bien insonorizado, y no molesta, incluso tras varias horas en el interior, pero falta le hace. Fuera suena como un trueno, y eso cautiva a los que lo ven pasar. Pero es demasiado para el que conduce. Además el R8 tiene otro problema, y es que suena mejor fuera que dentro. Audi debería haber cuidado más este aspecto. Personalmente pienso que aunque suena más que el RS 4, este último suena mejor, aún compartiendo corazón.

Un corazón con leves retoques que le dan un carácter discretamente diferente. Con más par en la zona de altas y una espectacular zona plana de par máximo entre 4500 y 6000 rpm, le da un carácter único, con un empuje sin constante en la zona más agradable de utilización de este motor. Más arriba sólo será apreciado por algunos, e incluso entre los más fanáticos se disfrutará del espectacular sonido del corte de la inyección, desagradable en otros modelos y una auténtica delicia en este Audi R8.
Como ya comenté anteriormente, nuestra unidad de pruebas venía muy bien equipada: R-Tronic, navegador, asientos deportivos y tapizados con costura específica R8, sensores de aparcamiento, Home Link (mando a distancia universal), equipo de música Bang & Olufsen
Pero hubo dos opciones que eché en falta: La suspensión Magnetic Ride y la cubierta de fibra de carbono para el motor, que le da un aspecto brutal (además las famosas luces para el motor sólo están disponibles en conjunto con esta cubierta especial)
Y alguna que no imagino el coche sin ella, como el fantástico navegador (que no encendí siquiera, pues es el mismo que equipa el RS 4 y no tenía mayor interés en despistarme de mi tarea de conducción) sin él el salpicadero se vería francamente mucho peor, a causa del gran vacío que dejaría. (no me lo quiero ni imaginar).

En resumen, un coche para ir rápido y llamar la atención. O sea, que no es una novedad. Lo que sí resulta una novedad es que venga de la mano de un fabricante tan generalista, que ofrezca, presumiblemente, una fiabilidad tan contrastada y, sobre todo, que sea tan fácil de conducir, no exige ningún tipo de preparación (sólo mentalizarse un poco).

O sea, que es rápido, exclusivo, fácil de conducir, bonito, y caro. Aunque eso es lo de menos para el que se lo pueda comprar, y además mantendrá su exclusividad y su precio de reventa en un futuro. Además es más espacioso de lo que creía, pues sí que cabe una bolsa de golf completa tras los asientos (comprobado tras discutirlo sin resultados). Entonces ¿Es el deportivo de motor central perfecto? Quizá (seguro que no), pero hay otras alternativas que al que escribe le gustan más.Lo que tengo claro es que no es mi coche favorito, y, desde luego, no es el más deportivo, pero llega a un buen compromiso. Tan bueno, que Porsche ya ha decidido tomar cartas en el asunto y comprar buena parte de Audi para seguir controlando que es lo que pasa dentro de sus fábricas. Aunque a lo mejor no ha sido por eso…

tabla-r8-2-copia.jpg

 

Artículos relacionados:

Audi R8, prueba en pista: Circuito del Jarama

Audi R8: R de Obsesión

Contacto: Audi R8, el blanco es el elegido

El R8 en blanco, y negro

Y, por supuesto, las todas las fotos! ¿Todas? Bueno, algunas aún nos las reservamos, que no hemos acabado con el R8.

black-r8-mix.jpg

Artículos relacionados

22 comentarios en “R8: ahora sí, en la carretera”

  • Nitrok

    18 de julio de 2007 a las 20:35

    Guau, coche increible. Me parece un coche fiable y deportivo, pero es verdad que los lamborghini y los porsche tiene un encanto especial (ganado con el paso de los años, claro esta…)

    Un saludo

  • PeRcHaS

    18 de julio de 2007 a las 22:05

    El articulo como siempre fantastico, pero es que las fotos…simplemente enamoran. Enhorabuena por el trabajo.

    salu2

  • FINCH

    18 de julio de 2007 a las 23:21

    Que pasada de articulo!!! Y las fotos!!! Que suerte el que conduce el coche!!! Ojala todos tuvieramos la misma suerte!!!!

  • Ndres

    19 de julio de 2007 a las 00:14

    Creo que en ésta ocasión el coche contribuye mucho para que las fotos enamoren. En negro se ve espectacular, no me quiero ni imaginar cómo se verá en directo.
    Qué paradójico que con un modo que radicaliza la respuesta del acelerador y el cambio el coche se sienta más cómodo en ciudad. Personalmente me quedaría con la preciosa caja manual, a falta de una con doble embrague.

    ¿Se notan sensaciones muy diferentes respecto al RS4? Si éste ya es increíble a pesar de llevar el motor casi por delante de la matrícula, el R8 debe ir muy fino, no?

    Una duda: no hay disponibles unos bacquets estilo RS4 para el R8? Son asientos de lo más bonito que hay.

    Un saludo!

  • Autor Staff

    delarosa

    19 de julio de 2007 a las 09:24

    Ndres, te vamos a prohibir comentar, jaja, no nos desveles nuestro próximo artículo!! Efectivamente la comparación inevitable es saber como se comportan dos coches tan diferentes con el mismo motor, pronto lo sabremos! Lo de lo bacquets ahora mismo no lo sé, pero si alguien lo sabe que nos comente algo.

    Me alegro de que a todos os haya gustado el artículo. En cuanto a las fotos, habrá más, y alguna sorpresa que no esperáis. Este verano está siendo de todo, menos tranquilo, en 8000vueltas.

    Un saludo a todos!

  • Quique

    19 de julio de 2007 a las 13:22

    Buen articulo De la Rosa. Afortunadamente he podido conducir este coche con caja de cambios manual, y creo que no he echado de menos las levas en el volante ni el botón sport. El cambio manual es espectacular tanto en accionamiento como en diseño estilo Ferrari.
    Me ha gustado que no hayas caido en comparativas con Porsches o Lamborghinis, poque estoy harto de oir comentarios contra el R8 diciendo que se queda corto de motor, que no es tan deportivo como un Ferrari etc. Existe mucha gente a la que se le ha olvidado que estamos hablando de un AUDI, y como Audi que es mantiene su esencia en un nuevo sector de ventas para la marca.

    Saludos a todos.

  • Mustang

    19 de julio de 2007 a las 16:56

    Gran artículo OftheRose. Como dice Quique, una nueva vuelta de tuerca a lo que puede dar de sí Audi, y hay que reconocer que han hecho un fantástico trabajo a todos los niveles, sin perder además su filosofía de hacer coches.

    Viéndolo, sobre todo por detrás, y analizando el concepto que representa, no puedo evitar pensar en Lamborghini, como si fuera el hermano pequeño del Gallardo, pero quizá es también un simple prejuicio, lo reconozco.

    Me gusta que Audi haya probado en este segmento tan elitista; un poco -y salvando las distancias- como Alfa con el 8C Competizione. La viabilidad de estos proyectos la veremos a medio plazo (¡y esperemos que vayan bien!) pero como mínimo Audi consigue ese plus de imagen deportiva con el exitoso R10 en competición y con el poderío de este R8 en la calle.

    Espero ese siguiente artículo que ya medios sabemos por dónde va a ir ;)

  • White_manu

    25 de julio de 2007 a las 01:56

    Perfecto, cada dia me gista mas esta pagina por el trabajo que estais relaizando ademas tube el placer de conoceros a los creadores.
    Un saludo y seguir asi !

  • 8000vueltas prueba el Audi R8 en el Jarama

    7 de noviembre de 2007 a las 14:55

    [...] compañeros de 8000vueltas.com le han puesto el guante encima al Audi R8. Cuando lo probaron en la calle se quedaron con la incógnita de saber como sería su comportamiento en un [...]

  • `¯-¯-¯.`.( FIREBIRD ).´.¯-¯-¯´ » Blog Archive » 8000vueltas prueba el Audi R8 en el Jarama

    7 de noviembre de 2007 a las 16:32

    [...] compañeros de 8000vueltas.com le han puesto el guante encima al Audi R8. Cuando lo probaron en la calle se quedaron con la incógnita de saber como sería su comportamiento en un [...]

  • Audi R8, prueba en pista: Circuito del Jarama - 8000vueltas.com

    8 de noviembre de 2007 a las 13:04

    [...] R8: ahora sí, en la carretera [...]

  • 8000vueltas.com prueba el Audi R8 en el Jarama

    10 de noviembre de 2007 a las 15:44

    [...] el blog 8000vueltas.com están de enhorabuena, probar un Audi R8 es algo que no se hace todos los días, pero probarlo por segunda vez y poder darle rienda suelta [...]

  • carolina

    20 de noviembre de 2007 a las 19:23

    este automovil es super espectacular, es genial.

  • ¿Debería Audi sacar el R8 V12 TDi? - 8000vueltas.com

    9 de marzo de 2008 a las 05:18

    [...] de la siguiente manera: ¿Cuál es el cliente tipo de un R8? Cuando lo probamos en 8000vueltas descubrimos que es un coche ideal para ir rápido sin demasiadas exigencias y que por lo tanto, un [...]

  • Prueba Mercedes C63 AMG, Parte 2: Borrasca - 8000vueltas.com

    5 de agosto de 2008 a las 00:18

    [...] R8: ahora sí, en la carretera [...]

  • La sobrealimentación en los circuitos, parte 1 - 8000vueltas.com

    28 de agosto de 2008 a las 18:03

    [...] R8: ahora sí, en la carretera [...]

  • Contacto: BMW 135i - 8000vueltas.com

    23 de octubre de 2008 a las 13:12

    [...] R8: ahora sí, en la carretera [...]

  • jonathan

    2 de diciembre de 2008 a las 05:38

    yo quiero uno para navidad porfa santa te loo encargo nomas no lo patines mucho

  • Porsche Panamera, impresiones en el Jarama. Vuelven las superberlinas!! - 8000vueltas.com

    31 de octubre de 2009 a las 23:24

    [...] los cambios secuenciales con embrague pilotado. Estas sensaciones ya las plasmamos en la prueba del Audi R8 con cambio secuencial. En el Panamera esta brusquedad artificial del PDK al cambiar desaparece; no obstante, estamos ante [...]

  • Michelin Pilot Performance Days 2011, más coches y más neumáticos - 8000vueltas.com

    1 de agosto de 2011 a las 13:57

    [...] esperais a la próxima parte podéis leer nuestra prueba del Audi R8 en carretera y en [...]

  • Michelin Pilot Performance Days 2011. Comparando R8s. - 8000vueltas.com

    3 de octubre de 2011 a las 11:56

    [...] recordaréis en los inicios de 8000vueltas probamos el Audi R8 en varias ocasiones, también en circuito. Desde entonces no había vuelto a poder probar uno y [...]

  • Prueba del Audi R8 en el Jarama (por 8000 Vueltas)

    2 de septiembre de 2013 a las 14:05

    […] No es la primera vez que la gente de 8000 vueltas prueba esta máquina. Por lo visto conducirlo por la calle les supo a poco y ahora han podido desquitarse en circuito cerrado. […]

Deja un comentario