¿Por qué mueren los pilotos de carreras?

Antes de nada indicar que el artículo que vais a leer a continuación es una traducción del publicado por el doctor en medicina Jim Norman para Jalopnik en 2013, titulado “Why Drivers Still Die In Racing Crashes y adaptado de uno muy similar publicado en el blog del Norman Parathyroid Center. Dicho texto salió a colación durante una ponencia a cargo de Owen Carless, Jefe de Análisis Estructural (Head of Stress) de Red Bull Racing en el máster de Ingeniería de Motorsport en la Universidad de Cranfield, Reino Unido. El texto original surgió tras el fallecimiento de Allan Simonsen en las 24 horas de Le Mans en 2013 aunque se actualizó ligeramente tras los desafortunados incidentes de Sean Edwards y Jules Bianchi. Sirva como homenaje a todos aquellos que han dado su vida por este honorable deporte.

Mónaco 2014, primeros puntos de la historia para Marussia; a bordo Jules Bianchi (la foto es en clasificación)

¿Por qué los pilotos siguen muriendo en accidentes de carrera?

Los pilotos de carreras fallecen en “acto de servicio” debido a las fatales lesiones producidas por 6 diferentes mecanismos, los cuales relatamos a continuación con detalle. Mucho se ha hecho a lo largo de estos años, pero mucho más ha de hacerse ya que consideramos que muchas de estas muertes se podrían haber evitado.

Hoy [por el 9 de octubre de 2014], actualizo el artículo debido al terrible accidente de Jules Bianchi en el GP de Japón. Aunque Jules no ha fallecido debido a las lesiones [fallecería en Julio de 2015], su accidente era evitable y prevenible tal y como sucede con las lesiones de otros muchos pilotos tratados a lo largo de este texto. Actualizaciones anteriores se hicieron debido al fallecimiento de otro joven piloto, Sean Edwards, solo 4 meses después de Allan Simonsen.

Aston Martin de Allan Simonsen con el dorsal 95 durante la fatídica edición de 2013

La muerte de este último (Simonsen) en los primeros compases de la edición de 2013 de las 24 horas de Le Mans, junto a la de Sean y al horrible choque de Dario Franchitti en el GP de Houston ha contribuido a que muchos aficionados y pilotos se cuestionen la seguridad de este deporte y si los organismos reguladores están haciendo lo suficiente por garantizarla. Este artículo trata en detalle qué ocurre en el cuerpo humano para que se produzca la muerte y cuánto de lejos ha llegado la seguridad en este aspecto.

Las 6 razones médicas por las que los pilotos de carreras mueren:

1. Contusión por cuerpo romo

Contusión por cuerpo romo es el término médico que hace referencia a la contusión causada por un objeto romo (sin filo) con nula o mínima penetración en la piel. Este tipo de trauma puede provocar lesiones en numerosas partes del cuerpo, siendo lo más frecuente huesos rotos o daño de tejidos blandos, sin llegar a causar la muerte. Los casos más habituales se daban antes de la invención de los cinturones de seguridad, ahora prácticamente se dan solo en coches sin carrozar tipo Formula.

Ejemplos de pilotos fallecidos debido a una contusión por cuerpo romo:

Choque contra un árbol en Hockenheim, Alemania, en 1968. Sufrió rotura de cuello, fractura de cráneo y numerosas lesiones en pecho y abdomen.

 

Joe defendía el Campeonato de NASCAR cuando falleció en 1964 en el Riverside International Raceway durante la quinta carrera de la temporada. El choque contra un muro hizo que su cabeza saliera por la ventana, impactando contra dicho muro y causando su muerte instantánea. Hay que indicar que Joe no quería protección laterales tipo red por el miedo a quedar atrapado por un incendio. A partir de ahí se obligó en numerosas competiciones a lo largo del planeta a usar redes laterales en las ventanas.

 

Dan era el presente campeón de las 500 Millas de Indianápolis en el momento de su muerte. Esta se produjo tras volar e impactar contra un poste de sujeción de una valla de seguridad en Las Vegas Motor Speedway. Su cabeza sufrió una frenada de 250 G tras haber volado su coche durante 100 metros tras un incidente en pista. A partir de ahí se implantaron numerosas medidas para evitar el vuelo de los coches, así como protección añadida para la cabeza y el cuello.

 

Jason Leffler era un popular piloto de NASCAR que murió solo una semana antes de Allan Simonsen en junio de 2013. Jason rodaba en segunda posición en un circuito de dirt track cuando su vehículo dio varias vueltas de campana, golpeando el muro de protección en repetidas ocasiones. La autopsia reveló una contusión en el cuello, sin especificar más datos. De nuevo, se trataba de un coche sin carrozar que dejaba la parte superior de su cuerpo al descubierto.

Otros notables pilotos que fallecieron por esta causa son:

 

 

 

2. Traumatismo penetrante

Traumatismo penetrante es el término médico para una lesión generada cuando un proyectil (una bala) o algo estático (una rama de árbol) penetra dentro del cuerpo. También este tipo de accidente es más común en coches sin carrozar, donde el cuerpo está más expuesto y en dónde el uso de cinturones de seguridad ha minimizado drásticamente la mortalidad. La reducción de objetos afilados o sin asegurar en el interior del coche se ha visto reducida gracias a un nuevo diseño del interior de este.

Ejemplos de pilotos fallecidos debido a traumatismo penetrante:

Considerado uno de los más grandes de todos los tiempos, fallecería en el GP de San Marino de 1994 celebrado en el circuito de Imola. Tras chocar a unos 200 km/h, parte de la suspensión delantera se incrustó en su cráneo, provocándole la muerte casi de modo instantáneo.

[N.del T.] La muerte de Senna nunca se llegó a esclarecer por completo pero, en cualquier caso, no se produjo por el motivo que indicamos aquí. Hemos querido mantenernos fieles al texto original, de ahí nuestra aclaración. 

 

Aunque no falleció, es el mejor ejemplo de este tipo de incidente. Durante la clasificación del GP de Hungría de 2009, un resorte de la amortiguación del coche de Rubens Barrichello impactó en su casco, atravesándolo y llegando a entrar en su ojo y su cráneo. A partir de ahí se obligó a una mejora en la construcción de los cascos y viseras de todos los pilotos.

3. Lesiones en la médula espinal y la base del cráneo

Las lesiones de este tipo, frecuentemente en la zona de unión de la columna con el cráneo, están en su momento de incidencia más bajo debido al uso del HANS (Hans And Neck Restraining). Dicho elemento evita que la cabeza se flexione más de lo debido en momentos de deceleración causados por frenadas bruscas o accidentes.

Ejemplos de pilotos fallecidos debido a lesiones en la médula espinal y la base del cráneo:

La muerte de Dale Earnhardt tuvo un impacto enorme en pilotos de todo el mundo, dándole importancia de nuevo a los riesgos asociados a las lesiones en la cabeza y el cuello. Falleció en la última vuelta del Daytona 500 en 2001 cuando, su coche viró impactando contra el muro exterior. Por las imágenes no parece un golpe muy violento, pero la falta de protección cervical impidió que las consecuencias fueras menos graves. Por aquel momento existían elementos similares al HANS, pero no eran obligatorios ya que muchos pilotos consideraban que limitaba la movilidad de la cabeza. Tras dicho accidente, numerosos organismos reguladores obligaron su uso, destacando la Formula 1 en 2003.

 

Dale Earnhardt Sr. y Jr.

 

En mayo del año 2000, Petty practicaba para el Busch 200 NASCAR Nationwide Series en el circuito de New Hampshire cuando el acelerador se quedó bloqueado en la posición de máxima apertura, causando que el coche chocase contra la protección exterior de modo casi frontal. Petty falleció en el acto debido a una fractura en la base del cráneo. Se demostró que Adam podría haber sobrevivido al choque si hubiese llevado un HANS.

 

  •  Otros notables pilotos que fallecieron por esta causa son: Roland Ratzemberger, Scott Brayton, Jim Fitzgerald o Neil Bonnett.

4. Lesiones por frenada súbita con lesiones internas de órganos

Desaceleraciones súbitas pueden ocurrirle a cualquier persona que se vea frenada rápidamente debido a situaciones como un choque frontal. El mecanismo de las lesiones se basa en que el cuerpo es forzado a detenerse, pero los órganos corporales siguen en movimiento debido a la inercia. El cerebro es especialmente vulnerable a este tipo de traumas, así como la aorta (la principal arteria del cuerpo humano). Para este apartado pondremos ejemplos para ambos órganos. Las lesiones cerebrales por deceleración suelen estar causadas por hematomas subdurales, mientras que en la aorta lo son por diseccionamiento de la misma.

Ejemplos de pilotos fallecidos debido a lesiones cerebrales por deceleración súbita:

Falleció durante una sesión de práctica en el GP de Austria de 1975. En su segunda vuelta, mientras circulaba a 260 km/h, una de las ruedas traseras de su March 751-Ford estalló repentinamente, haciendo que perdiera el control del coche y atravesando la valla más de 50 metros, saltando por encima del guarda raíl hacia un barranco. Donohue se golpeó la cabeza con un poste y quedó inconsciente. Varios minutos después recuperó la conciencia.

Existe un vídeo de él hablando con sus rescatadores sin síntomas de haber sufrido lesiones. Más tarde sería llevado al hospital para observación. A lo largo del día siguiente se encontraba confuso y acabaría quedando en coma; síntomas clásicos de un hematoma subdural que cualquier médico o enfermera conocerían hoy en día. Sería operado esa misma noche por un neurocirujano, pero moriría a causa de las lesiones dos días después.

Este tipo de muertes son mucho menos comunes hoy en día gracias al conocimiento que se tiene sobre este tipo de accidentes y a un mejor preparamiento de los equipos médicos que son capaces de reconocer los primeros síntomas de lesiones cerebrales y coágulos sanguíneos. El uso universal de TAC en cualquier piloto que sea sospechoso de tener daño cerebral es otra de las causas por las que este tipo de muertes sean muy raras y posiblemente no las volvamos a ver nunca más.

 

Antes de nada, hay que recordar que Michael no ha fallecido y ni siquiera sufrió lesiones cerebrales mientras pilotaba un coche. Indicamos esta lesión aquí para indicar que lo que pasa en las carreras puede pasar en otros momentos de la vida. El objetivo es minimizar las oportunidades de que esto ocurra. Michael sufrió un hematoma subdural después de que su cabeza golpease una roca mientras esquiaba en diciembre de 2013. Llevaba en ese momento un casco y no mostraba signos de lesiones.

Respecto al accidente de Jules Bianchi en el GP de Japón de 2014, nos podemos referir a algo similar. Resumiendo, tras haber en una escapatoria una grúa que recogía al Sauber de Adrian Sutil, Bianchi se sale de pista por la intensa lluvia y acaba golpeando con su casco contra el contrapeso de la grúa. A pesar de que el casco no se rompió, Bianchi quedó inconsciente al instante. Se logró extraerle y evacuarle rápidamente para posteriormente operarle y conseguir drenar la sangre alrededor del cerebro.

El mecanismo de las lesiones es una súbita deceleración que puede causar daños de dos modos:

  1. Rotura de vasos sanguíneos que pueden causar sangrado, como hemorragia subdural o epidural (caso de Mark Donohue).
  2. Daño axonal difuso: Similar a una contusión cerebral masiva, pero afectando a una porción enorme del cerebro (caso de Jules Bianchi).

Ejemplos de pilotos fallecidos debido a lesiones en la aorta y otros órganos (hígado, vena cava o hilio pulmonar) por deceleración súbita:

Scott era piloto de Top Fuel (dragster), perteneciente a la famosa saga Kalitta, cuando tuvo un accidente a unos 500 km/h durante la última ronda de clasificación de las Lucas Oil NHRA Super Nationals. Debido a una explosión, no pudo frenar a tiempo y acabó impactando contra un poste de hormigón que sujetaba parte de la red de seguridad.

 

Roland fallece el día antes que Senna en Imola. Sufrió lesiones letales incluyendo disección aórtica y fractura en la base del cráneo (mencionado en el apartado anterior).

Suena hasta macabro que los comentaristas hablasen de lo seguros que eran los coches de Formula 1 justo antes del accidente

 

A pesar de conducir un coche carrozado y moderno, el piloto danés no superó el choque en los primeros compases de la carrera gala. A pesar de ello, su familia pidió que se siguiera disputando la carrera, en honor a su ser querido.

5. Fuego como causa de fallecimiento

El fuego es una causa obvia en fallecimiento de pilotos, pero es extremadamente poco frecuente en la actualidad. Una de las peores muertes por fuego fue la de Roger Williamson quien falleció en el GP de los Países Bajos de 1973 cuando su March volcó y se prendió fuego tras un reventón en uno de los neumáticos. Williamson salió ileso del choque, pero sucumbió a las llamas y a la inhalación de humo.

Este impactante vídeo muestra a su amigo y piloto David Purley intentando en vano darle la vuelta al coche para liberar a Williamson. Por desgracia, ningún miembro del equipo médico llega en un periodo razonable y el resto de los presentes no puede tampoco ayudar.

6. Fallecimientos por motivos distintos a traumatismos

El mismo día del fallecimiento de Allan Simonsen en las 24 horas de Le Mans de 2013, el doble campeón de las VLN, Wolf Silvester, murió debido a un ataque al corazón sufrido durante una de las carreras del campeonato en Nürburgring. Los comisarios médicos indicaron que Silvester aparentemente perdió el control de su Opel Astra OPC y que, al acercarse para socorrerle, le encontraron inmóvil en el asiento. Los pilotos de carreras se encuentran bajo un estrés considerable durante la competición. Todos los organizadores requieren electrocardiogramas a los pilotos cada 2 años pasando a ser anual para mayores de 50.

¿Puede la competición ser más segura? ¿tienen los pilotos necesariamente que morir?

Los pilotos de coches están más seguros que nunca pero aún queda trabajo por hacer, y buena parte de ello les corresponde a los propios pilotos. Los coches son más seguros, los muros son más seguros y los cascos y trajes son más seguros. Los circuitos se actualizan cada año, pero, desafortunadamente, estos cambios parece que solo ocurren tras peligrosos, cuando no mortales, accidentes.

Por este motivo, gente como Allan Simonsen o Sean Edwards estarían hoy vivos si numerosas cosas sencillas se hubieran hecho de otro modo en los respectivos circuitos. Comisarios de pista, propietarios de circuitos, promotores de carreras y organizadores evalúan las pistas de modo regular. Sin embargo, esto ocurre frecuentemente por la insistencia de los propios pilotos o por las aseguradoras de la pista.

Normalmente, el mejor modo de conseguir un cambio necesario para nuestra seguridad es mediante la educación, objetivo principal de este artículo. ¿ha llegado el momento de formar un grupo universal de pilotos para conseguir una voz alta, clara y unificada que abogue por cambios en nombre de la seguridad?

Como resumen, al igual que en cualquier otro tipo de accidente con adversos resultados, los elementos necesarios son la combinación de fuerzas extremas aplicadas en un momento crítico en el que el cuerpo o el equipamiento (o ambos a la vez) son incapaces de proteger frente a un daño severo.

En otras palabras, pilotar un coche de carreras a 300 km/h es, de modo inherente, más peligroso, por la imposibilidad de controlar todos los factores de peligro que se ven ampliados, que otras actividades a menor velocidad (y menor riesgo). Recordemos que nuestro cuerpo es la parte más frágil de un coche de carreras. Fuerzas extremadamente grandes absorbidas por el cerebro, la espina dorsal o nuestro torso tendrán funestas consecuencias si se da una desafortunada combinación de factores en el momento del impacto. Ninguno de nuestros esfuerzos para mejorar la seguridad ha de ser subestimado.

Máxima fuerza G que puede soportar el cuerpo humano en función de la dirección de la aceleración y del tiempo de aplicación

Compite al máximo, disfruta con la emoción de nuestro deporte, pero ten un momento para pensar en todos aquellos que han dado sus vidas y que con ello han conseguido que las nuestras sean más seguras y duraderas. Todo esto se ha conseguido con lo que hemos aprendido, lo que aprendemos y con cada nueva tragedia.

Mejoremos entre todos este amado deporte que tanto amamos.

———————————————————————————————————————————————————————-

El texto ha sido revisado por mi amiga Ana Alfayate, doctora en medicina por la Universidad Complutense de Madrid. Agradecer su colaboración desinteresada y su amabilidad.

Referencias adicionales:

Extra Lap

Queríamos dedicar estas últimas líneas al ya mencionado y recientemente fallecido Robert Hubbard, inventor del HANS. El cual, gracias a su vida, evitó la muerte de muchos. DEP. Robbert Hubbard (1944-2019)

Artículos relacionados

3 comentarios en “¿Por qué mueren los pilotos de carreras?”

  • Roberto Merino

    20 de febrero de 2019 a las 16:59

    Impresionante artículo. Estremecedor y emotivo a partes iguales. Lo que me queda claro es que hay dos factores de extrema importancia. Los circuitos cuyas medidas de seguridad no están “a la altura” y los coches en los que ruedas y pilotos van al descubierto.

    Por lo demás, sigo pensando que a día de hoy el automovilismo deportivo es un deporte relativamente seguro teniendo en cuenta que vas al límite constantemente en un amasijo de hierros que se desplaza a gran velocidad…

    Enhorabuena, como siempre.

  • Ramón

    21 de febrero de 2019 a las 00:06

    Un artículo EXCELENTE , abordando algo importante.
    Desde el punto de vista de la medicina del trabajo, nuestros amigos, nuestros ídolos, son trabajadores a todos los afectos , remunerados en consonancia con su valía, sus aptitudes, su entrenamiento y su riesgo.
    Igualmente, como trabajadores, cualquier evento desfavorable que sufran y les cause lesiones con motivo de su trabajo y en el ámbito del mismo, tiene la consideración de accidente de trabajo, con todo lo que ello conlleva.
    Finalmente, todo trabajador tiene derecho a la existencia de medidas de prevenció a tenor de los riesgos derivados de su trabajo, previa su evaluación.
    No es lo que más me gusta el deporte del automóvil, pero estos SEÑORES tienen todos mis respetos.
    No olvido que su actividad deportiva aporta mejoras en la ingeniería del automóvil.

  • Victor

    21 de febrero de 2019 a las 09:09

    Artículo que toca la patata sin duda. En cualquier accidente se dice que siempre se podía haber hecho algo más para proteger la vida del piloto. Y siempre vemos la época actual como la más segura (porque obviamente lo es) pero queda trabajo por hacer. Y eso sin meternos a ver los accidentes de motociclismo.

    En el programa de Amazon Grand Tour, en la temporada que se está emitiendo actualmente, la 3, capítulo 5, hacen un buen homenaje a Jim Clark.

Deja un comentario