Prueba Golf R32 DSG, el asfalto dicta sentencia

Sólo hace un par de días que volví a ver el Golf IV R32 y recordé el aspecto bestia que tiene este coche, realmente es un exceso en toda regla. Eso es me gusta, aunque la nueva versión es más discreta. Mucho más que, por ejemplo, la versión GTI. De la que sólo se distancia por la doble salida central. Por lo demás cualquier despistado podría confundirla con cualquier versión mundana del Golf V (O un Touran con esa calandra). Al principio pensé que sería más sustituto del extinto Golf IV V6 que del R32, pero que equivocado estaba…

A pesar de ser un coche tan discreto para lo rápido que es, su discreción no evita que los detalles pongan los pelos de punta al conocedor de la maravilla que esconde en su conocida carrocería Golf que tanto se ve por las calles. La calandra cromada y los 20 mm rebajado respecto a un Golf convencional te avisan. Asomarte a una de esas llantas y ver el equipo de frenos que monta ya te empieza a sugerir algunas cosas. Sigues rodeando el R y llegas a la parte de atrás. Dos enormes cañerías que parece que puedan llenar una piscina en cuestión de un par de horas se presentan, pero a mí no me dicen gran cosa. Eso cambia, y mucho, cuando se arranca el motor. Ese ronroneo grave ya avanza lo que puede pasar cuando se suba de vueltas. Pero eso será más tarde.

El “nuevo” R32* es un coche muy deportivo, y sobre todo efectivo. Y esa es la gran diferencia con elR32 original, que no era un coche tan rápido como debería, la menor efectividad de su chasis y su sistema de tracción total menos perfeccionado lastraban el conjunto.

En la primera parte decía que el chasis del R32 se había aburguesado respecto a la última generación. Pues bueno, es un acomodamiento relativo, pues en el chasis es donde hay que buscar la salsa de un coche como este, y desde luego este coche la tiene. En las curvas rápidas se maneja bien, y no pierde el ritmo de coches mucho más potentes. Se apoya y no se mueve, sorprendente para su corta batalla. En las lentas, y en contra de lo que había leído de él, no es patoso.

De hecho me sorprendió su agilidad, si bien 100 kg menos le vendrían muy bien (siempre sobran 100 kg) el R32 no resulta demasiado aparatoso en terrenos complicados. Además su chasis es muy neutro y si se juega con los pesos se puede pasar de un comportamiento inevitablemente subvirador a  poder deslizar las cuatro ruedas con bastante facilidad. Una vez perdida la adherencia se puede aprovechar el Haldex para salir como un tiro ya que consigue traccionar tan pronto como apretamos el acelerador, en terrenos bacheados puede ser determinante.

En su interior todo transcurre tranquilamente, sobre todo si se ha tenido la osadía de comprarse los asientos opcionales, pues el precio está fuera de todo razonamiento lógico. Pero aun así, para algunos, valen la pena. Lamentablemente me incluyo entre ellos. Y digo lamentablemente porque es un capricho realmente caro, pero unos buenos asientos son claves a la hora de encontrarte a gusto yendo rápido y estos agarran de verdad. La sensación de seguridad que produce una buena sujección es determinante cuando las curvas se suceden a velocidades que se acercan al límite de tus manos.

Además puedes gastar más dinero en ponerle navegador, tapicería de cuero, techo solar…caprichos. Afortunadamente nuestra unidad los tenía todos y pudimos comprobar cada uno de ellos. Desde luego son comodidades que en el día a día se agradecerán. Incluso los asientos, da gusto sentarte en esos baquets cada mañana.


Pero hay una opción en este coche que marca la diferencia: El DSG. No soy partidario de nada que no lleve pedal de embrague (Hasta los F1 siguen llevando algo parecido), por lo que creo que en ese sentido no puedo ser objetivo, pero así como el PDK de Porsche me encantó el DSG también. No son ni parecidos entre ellos (en cuanto a sensaciones, el planteamiento mecánico es en ambos un sistema de doble embrague) y, sin embargo, son los dos mejores cambios automáticos que hay en la actualidad.

El DSG, por cifras, probablemente sea más rápido (en la realidad inapreciable para mí) pero también es más brusco que el PDK cuando se busca suavidad y moverse por ciudad. En el modo Sport las vueltas suben y el sonido del motor se disfruta más, cambia muy rápido y parece que no se puede mejorar. Entonces recuerdas el Sport Plus del PDK, y no hay más que hablar, sencillamente es superior al DSG. Tremendamente superior, pero sólo vale para circuito (Ya comentaremos esto largo y tendido). Eso no quita que el DSG sea muy bueno, y lo mejor de todo es llevarlo en el modo D (D de Despacio pensaba yo).

El cambio varía completamente su gestión en función del tipo de conducción y cuando vas rápido cambia al corte (sólo en 1ª y 2ª, capado en las demás) y reduce la marcha cuando te acercas a las 4000rpm. Por lo que resulta un estupendo aliado cuando en tu camino te encuentras una carretera de montaña y simplemente quieres apurar algunas curvas, acelerando a fondo entre ellas. Y todo esto sin haber soltado las manos del volante.

Pero todavía nos queda la posibilidad de ir en modo manual con las levas del cambio. Las levas son muy cómodas de usar y su accionamiento es muy directo, pero hay una sensación de retardo entre que tiras de la leva y se engrana la marcha que hace parecer lento al cambio. Nada más lejos de la realidad, pero la sensación está ahí y a mí me supone una barrera psicológica que hace que anhele un buen cambio manual. Lo cierto es que el DSG en modo manual tiene muy buen rendimiento y da muchas satisfacciones, lo que sumado a la aplastante superioridad de comodidad en ciudad lo sitúa como una interesante opción para los que simpaticen con los cambios no manuales, porque se sitúa muy lejos de los ya superados cambios con convertidor de par que se montaban hace no mucho tiempo (y aunque siguen fabricándose, se augura un final rápido para estos sistemas).

VW irracionales, hay unos cuantos…

Pero este coche no tiene cabida en el universo Volkswagen, un universo de racionalidad y coherencia, casi siempre. El nuevo R32 es un paso adelante y hacia la neutralidad de los VW, principalmente porque este coche fue concebido desde el principio de la existencia del Golf V. Todos los aspectos de acabado están en la misma línea que el resto de la gama, no tiene carencias de habitabilidad o de utilización en viajes o ciudad. Curiosamente podría pasar por cualquiera de sus hermanos sin problemas. Hasta que te pisas un poco el acelerador.

La reacción no es fulgurante, ni mucho menos, responde con viveza pero tampoco te pega al asiento, pero el sonido que emite te recuerda que este coche lleva un corazón especial. Si sueltas el acelerador en ese momento el ronroneo dará lugar a un suave petardeo, un sonido que incita a volver a apretar el pedal. Con cierta curiosidad aprietas el acelerador, ahora sí hasta el fondo, y el empuje ya es contundente. De 2500 a 3500 tenemos una meseta de par que proporciona esa sensación de empuje, y según suben las vueltas el sonido comienza a convertirse en adictivo y a partir de 5000 empieza la fiesta. Empuja de manera constante, pues aunque la curva de par tiene un bache importante sobre el papel al volante no se resienten las sensaciones.

En conclusión:

El cambio, según gustos. El DSG es muy bueno, pero el PDK es mejor. La única pega es que necesitas comprar un Porsche entero para tenerlo.

El motor, anticuado pero cumple su función con creces. Le falta contundencia, pero a cambio si se lleva alto de vueltas no desfallece y es muy fiable. Su sonido es punto y aparte.

Chasis, muy bien puesto a punto. La tracción total supone un importante lastre en peso, pero hace que el coche sea muy rápido en condiciones complicadas y donde un tracción delantera perdería tracción.

Se trata de un coche muy muy rápido, que en buenas manos se irá de un Golf GTI de serie a poco que el asfalto no sea de gran premio. Consume más y es más caro, pero también es más deportivo (no sólo se trata de ir en línea recta, y el GTI tiene un sistema de tracción que tiene un límite). A nada que se retoque el 2.0 Turbo se pone a la altura del R32, y en cifras le pasará por encima, pero no se trata sólo de eso.

La diferencia fundamental, tal y como yo lo veo, es que el R32 es un coche que da muchas más satisfacciones yendo rápido que un GTI. Por este motivo, con el tiempo, se recordará este coche como un vehículo muy especial. Su sonido y su exclusividad lo separan tanto del Golf GTI como de otros rivales de planteamientos similares.

Y para disfrutar un poco más…todas las fotos en Flickr:

* Nuevo R32: Pedimos disculpas, pero en 8000vueltas hacemos las cosas a otro ritmo. Y el R32 V ha pasado a mejor vida mientras redactábamos el artículo.

Este artículo viene de la primera parte:

Prueba Golf R32 DSG, el fin de una generación

Otros artículos de 8000vueltas:

Tracción total: descripción, catalogación y análisis (1 de 2)

Contacto: BMW 135i

Artículos relacionados

11 comentarios en “Prueba Golf R32 DSG, el asfalto dicta sentencia”

  • Prueba Golf R32 DSG, el fin de una generación - 8000vueltas.com

    15 de diciembre de 2008 a las 23:44

    […] « Frases para el recuerdo, 16 Prueba Golf R32 DSG, el asfalto dicta sentencia […]

  • Jaime

    15 de diciembre de 2008 a las 23:55

    Muchas gracias!!!

  • Fernando

    16 de diciembre de 2008 a las 22:29

    El Golf R32 es para mí, sencillamente, uno de los mejores deportivos que se han creado, soy propietario de un Golf IV y mi mayor ilusión seria algun dia poder poseer un Golf IV R32 aunque el protagonista que ocupa este articulo es tambien una autentica Joya

  • jmt46

    16 de diciembre de 2008 a las 23:30

    Muy buen articulo!! la verdad que el coche esta precioso en ese azul electrico,exclusivo del R32 los baquets…por cierto vendran con cuero solo¿no? no habra una opcion de elejirlos con tela¿no? y cambio DSG!!que mas se puede pedir!!

  • jmt46

    17 de diciembre de 2008 a las 10:31

    Ley ayer que el nuevo R32 desaparece para dar a una version R con motor cuatro cilindros turboalimentado a 270cv y traccion total. Yo creo que se estan colando si quien hacer algo con 135i/s3 y demas… necesita un bloque mayor,para que le dure mas tiempo un V6 estaria bien o un 5cilindros como el del RS3…
    Pero bueno no es la primera vez que pasa, en el passat desaparacio el V6TDI y elW8…quizas el ultimo con la llegada del R36 se cubre pero el anterior que yo le veo bastante mercado descontento con los precios de las otras 3 alemanas… podria tener su publico,por supuesto con traccion integral,nada de delantera.

  • Xabier

    18 de diciembre de 2008 a las 00:53

    Estoy contigo…

    Creo que de todo lo que he probado hasta día de hoy, es al que más cariño le he cogido y el que más me ha gustado en todos los aspectos (hmm, sí, suena extraño sabiendo con que suelo hacer escapadas).

    Gracias a alguna conjunción astral, la unidad que yo probé tenía cambio manual, y es todo un lujo…

    Es un coche de los que teniendo posibilidades, sí me compraría, antes incluso que un A5 o un S3 (disponiendo de la pela claro).

    Tiene un encanto peculiar, y ese ronroneo enamora de una forma que aún puedo escucharlo…

    Eso sí, el 2003 RS6 berlina intocable ;D

    (voy a ojear la galería)

  • Carlos B.

    28 de diciembre de 2008 a las 02:50

    Ese Scirocco!! jejeje, un saludo Delarosa and company!

  • supercati

    30 de diciembre de 2008 a las 22:07

    El R32, para mi gusto es el mejor coche que VW ha fabricado. De hecho, es mi sueño, y que algún día llegaré a cumplir.

    Una lástima que como bien dices, aya pasado a mayor vida.
    A ver que pasa con la version .:R de la sexta generación del Golf. Supongo que será el mismo moor que el S3: 2.0 TFSI y unos 275cv, 4Motion, … pero no será lo mismo.

    Saludos!

  • Toni

    26 de agosto de 2012 a las 15:12

    Me encanta este coche, ojala pudiera permitirme uno como 2º coche para disfrutar el fin de semana. Esos si con DSG, llantas ligeras de 18″, con los baquet originales, sin los asientos traseros (para aligerar un poco), linea completa de titanio, una pequeña mejora de freno y suspensiones y a disfrutar.

  • richard

    9 de diciembre de 2012 a las 17:55

    es un grandisimo turismo yo me voy a comprar uno igual k el k presentan es mi sueño me lo voy a comprar con cambio dsg y levas en el volante

  • El peso en clave GTI – 8000vueltas.com

    2 de marzo de 2017 a las 20:03

    […] VR6, el modelo GTI ha ido perdiendo fuerza y presencia. Tenemos los Golf IV R32 con el primer DSG, el Golf V R32, y los VI-VII R con 4 cilindros turbo al igual que el GTI. El GTI necesitaba tener algo más […]

Deja un comentario