Vuelta a los orígenes, 1987.

Volvemos a la carga con otro coche del garaje de 8000vueltas, esta vez el mío. Espero que os guste. Lleva más de dos años conmigo y me decido a escribir ahora sobre él ya que hoy hace 2 años que lo compré y ya hemos reocrrido 10.000 km juntos.

Aunque no era una idea nueva, no había podido materializarla antes. Siempre me rondaba la cabeza pero no es fácil meterse en según qué inversiones. El punto de inflexión fue el día que escribí el artículo “El fin de los coches“, en 23 días estaba a 1000 km de mi casa comprandome una cafetera de los 80, había demasiadas carreteras esperando a ser recorridas.

Prueba Porsche 944 Turbo 1987

El mismo día que mi compañero Lasheras partía hacia Barcelona a buscar su BMW E36 325, yo me encontraba, literalmente, en la otra punta de España: en Huelva. Mis motivos tenía: había localizado otro coche de 2.500 cc pero con 2 cilindros menos. Para compensar esta carencia, el coche que yo había encontrado tenía un turbo K26/6.

Por supuesto hablamos de un coche de propulsión, con motor delantero y configuración transaxle, reparto de pesos 50/50 y ese sabor ochentero que tienen los coches con faros retráctiles: hablamos de un Porsche 944 Turbo.

Prueba Porsche 944 Turbo 1987

Menos refinado, menos práctico y menos económico que un BMW E36 berlina, no cabe duda; pero con un encanto difícil de justificar. Para ser sinceros, yo no quería un 944 Turbo ; el coche que llevaba años buscando era un 968 bueno, bonito y barato. Desgraciadamente, los buenos y bonitos no eran baratos (salvo uno que se me escapó, aunque se lo llevó un buen amigo). Los baratos me daban pánico porque -¿por qué no decirlo?- soy un manazas con la mecánica.

Pues en este proceso de búsqueda y descarte apareció un Porsche 944 Turbo de 1987 con 170.000 km que parecía haber sido cuidado a conciencia. Cuando buscas un coche así hay que fiarse de la intuición porque es mejor un coche bien cuidado y con muchos kilómetros que uno con pocos kilómetros (que vaya ud. a saber si son reales o no) y que haya tenido un pobre mantenimiento.

Prueba Porsche 944 Turbo 1987

El anuncio ya tenía muy buena pinta, no sólo las fotos sino también la descripción del vehículo. Cuando llamé al vendedor nos pasamos una hora larga hablando de coches, yo ya estaba convencido. Como el coche estaba a muchos kilómetros de mi casa, tardé unos cuantos días en ir a por él. En ese tiempo su dueño y yo echamos horas al teléfono y enviándonos correos; en pocos días tenía en mi correo un buen número de facturas del coche, sin duda, buena señal.

Llegado el día, y tras un largo pero intenso viaje (de esos que hacemos en 8000vueltas), aterrizamos en un pequeño pueblo con mar donde nos esperaba el Porsche 944 Turbo. Recuerdo las palabras de Luis, el vendedor, que me dijo: Este es el momento en el que más a vas a disfrutar del coche y los vas a recordar siempre, trata de recordar todos los detalles, el coche está perfecto.

Prueba Porsche 944 Turbo 1987

Eso hice. La verdad es que estaba impoluto, daba gusto verlo. Me dio las llaves y abrí la puerta para entrar en él. Todavía recuerdo el olor a cuero tan característico de Porsche… este coche había sido mimado, muy mimado. Alguien se había pasado muchas tardes en el garaje limpiando cada recoveco. Por aspecto parecía un coche nuevo, pero nuevo de verdad. Y lo sigue pareciendo.

Abrimos el capó y descubrimos que el motor estaba brillante (esto no siempre es buena noticia). Lo que sí era una buena noticia es que se habían cambiado los vasos de expansión, los cableados, los manguitos… (incluso tenía la tapa de la batería, una rareza en este modelo). A veces no llega con hacer las cosas bien, hay que ponerle cariño. Este coche lo había recibido, se habían invertido muchas horas. Lo cierto es que algunas veces un buen aficionado puede mejorar el trabajo de muchos de los profesionales: hay cosas que nadie hace si no son para su propio coche, puesto que económicamente no merece la pena el esfuerzo. Son pequeñas cosas que sólo requieren tiempo, mucho, pero que no repercuten de manera directa en un hipotético precio de reventa, salvo que des con quien sabe apreciar esos cuidados.

Prueba Porsche 944 Turbo 1987

A un coche con 24 años SIEMPRE hay que hacerle cosas, es el peaje que acompaña a coches de esta edad. No obstante suelen ser cosas relativamente baratas y sencillas de hacer, por lo que si te lías la manta a la cabeza puedes hacerlas tú mismo. Sólo necesitas herramientas y un amigo que sepa de estas cosas para solucionar los desaguisados que vayas provocando.

Este 944 Turbo tenía todas las tareas de mantenimiento importantes (caras) realizadas: distribución, embrague y -de regalo- unos amortiguadores Koni Sport nuevos. Me fijé en que los discos delanteros estaban para cambiar, pero esa era una operación fácil para mi mecánico, aunque no barata si ponemos discos originales Porsche. Al ser una unidad de Septiembre de 1987, importada de Alemania, ya viene con las especificaciones de 1988: ABS, distribución con regulación automática y velocímetro tarado a 300km/h (buena falta le va a hacer).

Prueba Porsche 944 Turbo 1987

A los mosquitos no les gustan las altas velocidades.

Ahora había que ponerlo en marcha y comprobar si todo estaba en orden. El coche no estaba frío, ya había sido usado esa misma tarde. No me preocupó, al día siguiente lo vería arrancar en frío. Pongo el contacto, todo en orden. Giro la llave y el coche arranca a la primera. Y así lo ha hecho desde entonces, cada una de las veces en este último año.

Prueba Porsche 944 Turbo 1987

Ahora tenía que conducirlo por primera vez y había de estudiar detenidamente muchos aspectos de su comportamiento. Me había estado informando de qué tenía que encontrar en un 944 Turbo en buen estado: los valores en los que se tenía que mover la temperatura del agua, la presión de aceite, presión de soplado del turbo y, muy importante, acelerar a fondo desde 2.000 vueltas hasta el corte para comprobar que no hubiera baches en la curva de par o que el motor entrara en modo de protección, ambos síntomas de algún fallo que me provocaría muchos quebraderos de cabeza.

Prueba Porsche 944 Turbo 1987

No fue así, el coche empezaba a acelerar a partir de 2.000 vueltas con tranquilidad. Conocía esa sensación porque había probado dos 944 Turbo el fin de semana anterior para llegar con una buena referencia y poder comparar. Hasta las 3.600 vueltas me podría haber adelantado cualquier coche y alguna bicicleta, realmente parece que no hay 220 caballos bajo el capó; pero cuando nos acercamos a las 3.800 vueltas ya tenemos la cabeza pegada contra el asiento. ¡Esta es la famosa patada de los turbo!, ahora suavizada con biturbos, compresores y cartografías de inyección ridiculizadas por el control de emisiones. Sensaciones como esta ya no están al alcance de todos los coches, ¡qué manera de empujar!.

Prueba Porsche 944 Turbo 1987

Sopla el turbo sin contemplaciones hasta las 6.500 vueltas, suficiente, no quiero llegar al corte. Parece que el coche no se ha dejado ni un caballo en el paso de los años, y con un cuidado mantenimiento se conserva joven y con ganas de guerra. Echo de menos algo de sonido, pero todo se andará. Luis nos ha llevado a una carretera de curvas cercana con muy buen asfalto, el coche no balancea y entra en las curvas con decisión. La única decisión que se echa en falta es la mía, que estoy hecho un manojo de nervios. No en vano, va a ser el primer COCHE -con mayúsculas- que vaya a tener, además es un Porsche y de sobra es conocida mi afición por la marca.

Me tengo que llevar este coche a casa, no hay duda.

Prueba Porsche 944 Turbo 1987

Me aseguro de que todos los mecanismos funcionan. Así es, aunque no sé para qué lo compruebo, me lo iba a llevar de todos modos. Todavía no lo he comprado y ya se tengo una lista de cosas que le vamos a cambiar: volante de piel vuelta, discos, pastillas, latiguillos, líquido de frenos, suspensiones… pues no. Llevo dos año con él y no le he cambiado nada, por increíble que parezca. De hecho he pasado de las Ferodo DS 2500 a las Pagid de serie. ¿Por qué? Sencillo, quería tener el coche totalmente de serie una temporada para saber cómo era en origen, su comportamiento original y sus prestaciones reales.

Prueba Porsche 944 Turbo 1987

Una de las cosas que me hizo echar el freno fueron los buenos comentarios de los entendidos: el coche está mejor de lo que pensaba y sería una pena ponerse a cambiarle cosas cuando de serie está tan bien. De hecho, lo he mantenido hasta ahora de estricta serie (aunque tengo algunos malos pensamientos rondando).

Prueba Porsche 944 Turbo 1987

Eso sí, me he permitido una licencia: quitarle las poco agraciadas Winterrad Cup 93 en 16″ y poner, en su lugar, unas magníficas Cup II en 17″, la llanta Porsche original más ligera fabricada en 17″ (opciones de magnesio aparte). El resultado puede ser opinable: para alguno no es la correcta pues no es la de serie. Pero, para mí, el aspecto es espectacular y -por lo pronto- así se queda. Con el cambio de llanta ha llegado un nuevo set de ruedas: los neumáticos han pasado de ser unos Bridgestone Potenza S-02 (que están guardados a la espera de alguna visita a circuito) a unos Michelin Pilot Sport 2, aunque pronto necesitarán un relevo.

Seguiremos informando desde el garaje de 8000vueltas, este es el comienzo de una historia apasionante.

Prueba Porsche 944 Turbo 1987

Extra Lap

Un vídeo de otra época.

Artículos relacionados

28 comentarios en “Vuelta a los orígenes, 1987.”

  • Borjal84

    27 de noviembre de 2012 a las 20:07

    Buen artículo.

    Yo pude probar uno durante una semana y la verdad es que las sensaciones que me dejó no fueron nada buenas, así que al final no me decidí por él.

  • HJAA

    27 de noviembre de 2012 a las 20:41

    Excelente artículo! Se siente como amas al coche.

  • David

    27 de noviembre de 2012 a las 21:24

    Menuda envidia, tiene que ser genial la sensación arrancar por primera vez un COCHE y que sea tuyo… Yo querría hacer lo mismo, pero con mi adorado Ferrari 400i :P

  • Punkhead

    27 de noviembre de 2012 a las 21:35

    Que envidida de coche, diseños de este estilo no los hay en demasía. Menuda suerte encontrarlo así de bien, que disfrute debe ser conducirlo!

  • ramón

    27 de noviembre de 2012 a las 23:21

    Muy bien, Oscar: escrito con toda la pasión que merece un coche amigo.
    ¿ Por qué será que algunos que viven de los coches escriben con auténtica asepsia ?

  • Bub0

    27 de noviembre de 2012 a las 23:21

    ¿Para cuándo el apartado dinámico? Creo que sería muy interesante saber cómo se comporta, la rigidez que tiene, su comportamiento subvirador, sobrevirador o neutro, etc.
    ¡Me encanta el coche!

  • John

    27 de noviembre de 2012 a las 23:59

    Demostrando tu pasión por un coche que no era el buscado, pero que termina enamorando. Buen artículo.

    PD: Me intriga saber en que lugar de España está tomada la tercera foto, graciñas ;)

  • Autor Staff

    delarosa

    28 de noviembre de 2012 a las 00:36

    Gracias a todos. La prueba dinámica llegará más adelante, tranquilos.

    Respecto a las fotos están tomadas en: Puerto de Navacerrada, El Escorial, Estaca de Bares, Noia y las del parque éolico en algún lugar de Lugo.

    En concreto, la que preguntas, está tomada en el Escorial (al día siguiente de hacer las de la nieve, por increíble que parezca).

  • Pía

    28 de noviembre de 2012 a las 00:39

    Muy buena historia y mejor escrita… Ese es uno de mis coches favoritos, y es una pasada ver esa emoción en otra persona. ¡Disfruta de él!

  • nachetetm

    28 de noviembre de 2012 a las 00:56

    Madre mía, ¡dos años! Yo no hubiese aguantado tanto para escribir la entrada ;-)
    Este verano me quedé con las ganas de ver al blanquito, a ver si para la próxima vez puede ser.
    Y respecto a la lista de cambios, yo soy igual: siempre tengo cien cosas en la cabeza, y al final, casi nunca hago nada (excepto el mantenimiento, que lo llevo a rajatabla). Si algo va bien, mejor no trastear mucho…

  • Angel Martín

    28 de noviembre de 2012 a las 03:43

    Que aparato Óscar, es raro encontrar un ejemplar tan mimado en venta. Normalmente un dueño así no se separa de un coche tan querido, y mucho menos si es tan especial como un 951; toda una referencia en la época. Me alegra mucho que hayas dado con el compañero adecuado.

    Espero que sigas con tu amigo muchos años más. Ansioso me hallo por leer el resto del artículo.

    ¡Suerte con el coche!.

  • kekis

    28 de noviembre de 2012 a las 12:35

    Mira qu eno me gustaban mucho los 944, peor con el tiempo me van gustando más, además el color de tu unidad… está precioso. LAs llantas tb son muy buena modificación,le quedan muy bien, sin romper la estética del cocche.

    A disfrutarlo

  • CASABELLA

    28 de noviembre de 2012 a las 12:35

    Enhorabuena!!!
    No lo había visto nunca y la verdad es que está precioso.

    El vídeo es antiguo, pero me ha encantado!!! Hacen las pruebas justas que hay que hacerle a un coche para poder compararlo con otros.

    A ver si nos vemos pronto!!!

  • Dario

    28 de noviembre de 2012 a las 12:44

    Enhorabuena por semejante aparato. Me siento muy identificado con el artículo, pues yo he seguido exactamente los mismos pasos hasta encontrarme una unidad en el mismo espectacular estado, aunque de un Audi Coupe 2.3E de 1993, éste concretamente: http://bit.ly/11aImsT
    Por supuesto lo tenéis a vuestra disposición en Madrid si os cuadra para algún articulo de Ochenteros-noventeros. A parte del encanto de su cuadrado y anti-aerodinámico diseño; de su lujoso y deportivo interior: Manómetro y termómetro de aceite y voltímetro de serie combinado con madera de raíz y cuero, lo mejor es el embriagador sonido de sus 5 cilindros escalando hasta la máxima potencia. Un sonido hoy día perdido en el mercado actual.

    No se, a lo mejor queréis hacer un articulo de como sonaban los cuatro, cinco, seis y ocho cilindros de los 80´y 90´.

    Lo dicho, enhorabuena por el de Stuttgart (o este lo hicieron en Leipzig?) y gracias por el blog ; )

  • Autor Staff

    delarosa

    28 de noviembre de 2012 a las 13:48

    @Dario
    El 944 se fabricó en Neckarsulm (efectivamente, fábrica de Audi), donde vieron la luz casi la mayoría de los Porsche de cuatro cilindros de la historia, 313.122 Porsches fueron ensamblados allí. El último, un 944 S2, el 22 de Abril de 1991. (Fuente: Transaxle)

    Te dejo estas fotos sacadas de Rennlist. Son de 1985:

  • Gis

    28 de noviembre de 2012 a las 14:37

    Has tardado en escribir sobre esto!!!

    Enhorabuena por un magnífico coche, que visto en persona, aún gana más.

    Por cierto, reclamo mi protagonismo al respecto de las llantas de 17. Tanto en el transporte como en ponerlas (costó lo suyo…);)

    Un abrazo!

  • Alvaro

    28 de noviembre de 2012 a las 15:09

    Precioso ese Porsche. He tenido oportunidad de verlo un par de veces en la JPA, y en cars&coffee y el coche esta como dice el articulo, impoluto!
    Y eso que nunca ha sido de mis porsches preferidos pero cada dia me gustan mas!!
    El articulo me encanta, te hace revivir ese dia de compra del coche querido, que la mayoria hemos tenido y que yo tuve cuando compre mi e30 blanco, aunque yo no me he podido resistir en transformarlo entero…:P Asi que supongo que tiempo al tiempo, con ese porsche jejeje

    Esperando me hallo para la prueba dinamica!!

    Un saludo del e30 con compomotive oscuras :P

  • Dario

    28 de noviembre de 2012 a las 15:54

    @delarosa gracias por la información. Sabia que el desarrollo del motor habia sido conjunto con Audi o algo similar, pero no que se había montado en su fabrica.

    Curiosa la foto de los bloques.

  • Autor Staff

    delarosa

    28 de noviembre de 2012 a las 16:36

    @Gis
    Al César lo que es del César: si no es por ti aun no tengo las llantas.

    @Darío
    El motor del 924 2.0 es un motor VW (proveniente de la furgoneta VW LTR). El resto, que yo sepa, son desarrollados únicamente por Porsche.

    Lo mismo pasa con el chasis: Porsche lo diseñó para VW, pero finalmente decidieron no fabricarlo, con lo que Porsche se lio la manta a la cabeza y nació el 924. Si te interesa, aquí tiene un enlace con la increíble historia del Porsche 924.

    (Escrita por un compañero de Soloporsche)

  • Begargo

    29 de noviembre de 2012 a las 16:21

    ¡Ya era hora! Llevábamos dos años esperando esta prueba. El coche es magnifico y esta perfecto. El 944 ha sido mi Porsche preferido después del 928. Enhorabuena y espero la prueba dinámica con impaciencia.

  • highescorts

    29 de noviembre de 2012 a las 18:53

    Bonito reportaje!!
    PD: Ese 951 casi me lo llevo…pero te adelantaste!! estuve a la espera que te echaras atrás, pero no fue así!! Me alegro mucho que lo disfrutes tanto!

    Saludos
    Carlos

  • indeciso

    30 de noviembre de 2012 a las 00:10

    he tenido la oportunidad de verlo en persona y me gustó mas incluso q en las fotos.
    Gran artículo escrito con esa fuerza y pasion q os caracteriza

  • Ricardo Botín (Wanderer 75)

    30 de noviembre de 2012 a las 20:21

    Una suerte encontrar un coche en tan buen estado. Supongo que el precio se habrá correspondido con el estado de conservación, así que barato no será. Ese modelo me encanta. De hecho, cuando era pequeño, llevaba una foto de un modelo similar pegada en la carpeta del cole.

  • FMM

    1 de diciembre de 2012 a las 17:04

    Como pronto toca cambio de neumáticos, aprovecha a montarles las nuevas Michelin Sport 3.

  • ov3rm4x

    24 de diciembre de 2012 a las 18:44

    Genial coche y estupenda unidad! Sin duda el Turbo representa la cúspide de este modelo que sin embargo encandila desde sus primeras -y básicas versiones-. Como recién poseedor de un 944 de primera serie, sepa que su coche y su estado, es a lo que todo iniciado aspira en un Porsche de motor delantero.

    Enhorabuena!

  • Porsche 944 Turbo: a veces ocurren cosas – 8000vueltas.com

    15 de febrero de 2013 a las 14:23

    [...] Vuelta a los orígenes, 1987. [...]

  • Porsche 944 | Retrincos.Net

    8 de abril de 2013 a las 08:53

    [...] lo distingue de otros “cohetes” divertidos, pero con menos finura (hola, BMW). En 8000vueltas hablan de uno comprado de segunda mano, con sus pros y sus contras. Un artículo muy recomendado [...]

  • Viajes como los de antes, tan cerca y tan lejos – 8000vueltas.com

    8 de diciembre de 2013 a las 13:43

    […] en completo desuso, buen estado y que pueden ser una magnífica experiencia. Por eso, aprovechando que tengo un coche de 1.987 (que no es precisamente representativo de lo que se movía por nuestras carreteras en los […]

Deja un comentario