Saab 99 Turbo, un turbo muy nórdico

Una marca tan carismática como era Saab no se prodigaba en su oferta de modelos, de modo que desde 1949 con sus habituales y bien recordados  92, 93 y 96 -los tres con sus motores de dos tiempos y su tracción delantera, remedos de los muy populares DKW de la AutoUnion anterior a la Segunda Guerra Mundial (1)-, el fabricante aeronáutico sueco sólo afrontó su sustitución por un Saab completamente nuevo en diciembre de 1967. Este nuevo Saab, el Saab 99, venía motorizado con convencional mecánica Triumph de 4 cilindros y 4 tiempos, firma con la había firmado un acuerdo al respecto en 1965.

01-Saab-99-2

Pronto se vio que el chasis del Saab 99 permitía satisfacer la demanda de mayor potencia y prestaciones que reclamaba el mercado para el nuevo Saab.

Saab, que en 1977 había sido el 54 fabricante del mundo sobre los 72 clasificados ese año, con un volumen de producción de 76.498 unidades, lo que le colocaba a nivel de Autobianchi, de Lancia, de Jeep, de Triumph o de Chrysler España, doblando en vehículos fabricados a Porsche, que hoy fabrica 7 veces más, estaba en condiciones de ofrecer más variedad en su oferta de tecnología y de prestaciones. (2)

a_saab99-1000244

La solución podía ser el aumento de cilindros o bien un mayor cubicaje, pero había otra más simple y más obvia, un turbocompresor, elemento cuyo uso en camiones dominaba desde décadas su asociada Scania.

El Turbo aplicado al automóvil era algo que Renault ya había intentado desde 1902, pero el mercado no dispuso de ningún automóvil Turbo hasta que GM ofreció el Oldsmobile Jetfire en abril de 1962, seguido por el Chevrolet Corvair Monza y, más tarde, en el Salón de Fráncfort de 1973, por el emblemático BMW 2002 Turbo o el por el tremendamente icónico Porsche 911 Turbo, presentado en el Salón de París de 1974. (3)

Así fue que justamente cuatro años después del BMW 2002 Turbo, era otra vez el Salón de Fráncfort el recinto para acoger un nuevo Turbo: el Saab 99 Turbo.

L-Saab-99-Turbo-Rally-Car

Autopista describía así al XLVII Salón del automóvil celebrado en Alemania, en Fráncfort, donde en septiembre de 1977 se habían reunido 1200 expositores en pleno apogeo del automóvil alemán: “La profusión de nuevos modelos, principal característica”(4).

En ese Salón, celebrado en los días en que en nuestro país aparecían el Seat Sport 1430, el Ford Fiesta 1300, el Seat 127 II y el Talbot 150,  aparecieron una serie de novedades que iban desde los nuevos Mercedes T (los break de la serie W 123), 300 SD (el Mercedes S con motor diesel turbo alimentado exclusivo del mercado USA) y 450 SLC 5.0, al Saab 99 Turbo, pasando por los Ford Granada, Opel Monza, Senator y Commodore, Volkswagen Iltis, Audi Avant, Datsun 2000-6, Mitsubishi Galant Sapporo y BMW 323 I con sus 143 cv.

A esas novedades que fueron coetáneas del Saab 99 Turbo se sumaron en el mercado de 1978  coches como los nuevos Talbot Horizon, Citroen Visa, Peugeot 305, Toyota Celica II, Mitsubishi Mirage, Fiat 131 Supermirafiori, Renault 18, Fiat Ritmo, Alfa Romneo Giulietta y Mazda RX 7.

Autopista mostraba una foto de un Saab 99 Turbo blanco, y la acompañaba de esta frase: “spoilers delante y detrás, además de llantas especiales y enseñas distintivas, son los detalles que caracterizan externamente al nuevo Saab Turbo”. A ello cabe añadir que el Saab 99 Turbo aumentaba su potencia en un 44% a 145 cv a 5000 rpm y su par en un 37 % a 24 mkg a 3000 rpm en relación al Saab 99 EMS, del que se erigía en versión deportiva.

Saab99turbo-engine

El fabricante del 99 Turbo lo presentaba a través de un catálogo cuya portada y contraportada exhibían sus nuevas y características llantas. Dentro, fotos del 99 Turbo en cardinal red metallic o en black ilustraban al nuevo modelo, lo que era complementado por páginas explicando el funcionamiento del turbo y por veraces frases como éstas:

”Saab introduce la potencia del futuro, el turbo”

“… sin embargo, el Saab Turbo es mucho más que una poderosa máquina, como cada Saab es una consumada máquina de rodar”

“… una sorprendente combinación de confort de gran coche y de prestaciones de deportivo”

La prensa de su época -no en gran medida- se ocupó de este efímero Saab.

Saab-99_1976_800x600_wallpaper_0b

Por ejemplo, Le Moniteur Automobile (5) lo describe como un coche con un agrado de utilización en la circulación actual superior a la impresión dada por las cifras de prestaciones (190,5 km/h de velocidad máxima , 16 y 31 segundos para hacer los 400 m y el km desde parado), agrado obtenido al buscar fundamentalmente el par a medio régimen, con un efecto máximo entre 3 y 5.000 rpm, lo que sería especialmente evidente en adelantamientos, así como un ahorro energético y un mayor cuidado ambiental. Le reconocen igualmente una neta mejora en su seguridad activa y una evidente suavidad y dulzura de funcionamiento, oponiéndole sólo la importante diferencia de precio que le separaba del 99 EMS, pues éste valía 291.000 francos belgas y 415.000 el Turbo.

En aquella Bélgica de un rey al que le gustaban los coches, Balduino I, su oponente declarado, el BMW 323 i con sus 143 cv, costaba 274.800 francos belgas; un Lancia Beta HPE 2000 de 119 cv valía 294.000 y un Porsche 924 con sus 125 cv costaba 376.500, lo que objetivaba el alto precio de un Saab 99 Turbo.

La revista de automóviles más veterana del mundo, en activo desde 1895, Autocar, también se ocupaba del 99 Turbo (6) y lo describía como uno de los más excitantes y diferentes coches del mercado de entonces, pues su sedoso turbo le proporcionaba fabulosas prestaciones con pocos problemas, sólo derivados de su tracción delantera.

236071-1000-0

Dicha revista lo comparaba, dadas sus 122 mph y sus 7.850 libras de precio, con coches de prestaciones y precios semejantes del mercado inglés, es decir el Ford Granada 2.8 Ghia, el Rover 3500, el BMW 528 i, el Reliant Scimitar GTE y el Porsche 924, de los cuales sólo el BMW y el Rover mejorarían sus prestaciones.

Siguiendo con sus prestaciones en la práctica, es interesante traer a colación la revista L’Action Automobile et Touristique (7), pues en ella se someten al veredicto del circuito de Montlhery los coches probados por ellos.

En el caso del Saab 99 Turbo la media alcanzada en ese circuito fue de 121,896 km/h.  Tal media hay que entenderla en el contexto de los coches de aquellos días y de sus cifras medidas en el citado circuito, que eran éstas: 118, 594 km/h para un Alfa Romeo GTV 2000; 124, 137 para un BMW 323 i; 124,615 para un BMW 528 i; 122, 727 para un Jaguar XJ-S; 122,260 en el caso de un Lancia Beta 2000 HPE; 123,100 en el supuesto de un Porsche 924 y 122,587 para un Volkswagen Golf GTI, o bien 141,114 Km/h para un Porsche 930 Turbo y 111,455 para un recién llegado Renault 18 GTS.

1977-saab-99-turbo

Otra revista, Auto d’Epoca (8) relataba los inicios de este Saab como una solución simple y obvia capaz de proporcionar más potencia al alto de gama de la casa, el 99 EMS, cuyo motor, diseñado por Saab, veía así su potencia cifrada en 145 cv gracias al turbo Garrett AiResearch y a su inyección mecánica Bosch K-jetronic. Una adecuada puesta a punto habría solucionado el problema del retraso de acción del turbo y, aunque el turbo sufría de un cierto tiempo de reacción, ello no impedía una marcha homogénea a escasa velocidad, expresando su potencia a un determinado régimen, expresión ésta a la que sus usuarios sólo recurrían en un 15 % de su uso rutero.

Rápidamente comercializado, el Saab 99 T en versión Kombi Coupé de 3 puertas, nuestro amigo era caro, pues costaba casi el doble que un 99 y un tercio más que un EMS. A esta versión la acompañó una de 5 puertas y, desde 1979, cuando salió el 900 T -derivado del 900 presentado en mayo de 1978- se ofrecieron los 99 Turbo como berlina de 2 y 4 puertas e incluso con caja de 5 velocidades opcional hasta su cese en 1980, después de fabricarse 10.607 unidades. (9)

Todo sin olvidar que en 1979, año en que cesó la producción de los 96, Blomqvist ganó el Rallye de Suecia con un 99 Turbo, siendo éste el primer coche turboalimentado que ganó una carrera del campeonato mundial de rallyes.

b6e91a83b5896dce51c5722dba591a6e

Popular Classic (10) lo comparaba al BMW 2002 Turbo y definía al Saab como “una notable realización en su día”, contraponiendo su carácter sereno de berlina rápida al más estresante 2002, que alcanzaba las 130 mph y hacía las 60 millas desde parado en 7,3 s al lado de los 122 mph y los 8,2 s del Saab.

Finalmente, habida cuenta de alguna divergencia observada en cifras en la bibliografía consultada, propongo las especificaciones del Saab 99 Turbo de 1978 sacadas de su aludido catalogo, y éstas son:

  • Motor de 4 cilindros longitudinal delantero e inclinado a 45 grados, de 1985 cc (90×78), con compresión de 7,2 e inyección Bosch K-jetronic y turbo compresor Garret dando 145 cv din a 5000 rpm. Válvulas y árbol de levas en cabeza, culata en aleación ligera, cigüeñal de 5 apoyos.
  • Caja de cambios de 4 velocidades
  • Frenos de disco en las 4 ruedas con servo y doble circuito
  • Dirección de cremallera
  • Suspensión delantera independiente y trasera de eje rígido con barra Panhard
  • Dimensiones: 4550 mm de largo, 1690 mm de ancho y 1440 mm de alto. Peso de 1230 kg

En suma: un civilizado turbo, casi break, casi turismo deportivo, cuya estética muy diferenciada y cuyas prestaciones y alto precio le destacaban en el paisaje automovilístico de sus días y lo hacen figurar en el de la historia del automóvil.

Saab-99-Turbo-005

Escrito por Ramón Roca, patrono de la Fundación RACE.

Bibliografía

  1. Deutsche Autos demuestra que DKW era el segundo fabricante de Alemania durante los años 30, sólo aventajado por Opel, por lo que sus productos eran un buen ejemplo a imitar
  1. L’Autojournal nº Salón de 1978 describe la posición de Saab dentro del concierto automovilístico mundial en los días del Saab 99 Turbo
  1. L’Autojournal nº 575 recuerda a grandes rasgos los hitos más importantes del automóvil turboalimentado
  1. Autopista nº 970 de 25 de septiembre de 1977 describe el Salón de Fráncfort de ese año
  1. Le Moniteur Automobile nº 626 de 17 de noviembre de 1977 prueba el Saab 99 Turbo
  1. Autocar nº 4244 de 11 de marzo de 1978, prueba también el Saab 99 Turbo
  1. L’Action Automobile et Touristique nº 216 de octubre de 1978 recopila las pruebas realizadas en el último año y sus cifras permiten comparar las prestaciones de los automóviles de aquellos días.
  1. Auto d’epoca nº 10 de 1994 evoca el Saab 99 Turbo y su corta historia
  1. A-Z of cars of the 1970s da la cifra exacta de unidades fabricadas
  1. Popular Classic nº de enero de 1994 se refiere al 99 Turbo, comparándolo con el referente que es el BMW 2002 Turbo.

Artículos relacionados

12 comentarios en “Saab 99 Turbo, un turbo muy nórdico”

  • Gis

    2 de junio de 2016 a las 13:15

    El artículo no es de Ramón Roca?

    Lo digo por que sin menospreciar los artículos delarosa, que me encantan, este tipo de artículos suelen ser de Roca, excelentes también.

  • Perdi

    2 de junio de 2016 a las 13:52

    Enhorabuena por el artículo!
    Es un gran desconocido en España, tecnológicamente la distancia que marcó respecto al mercado fue sideral.
    Yo poseo la única unidad que existe en España ;-)

  • nachetetm

    2 de junio de 2016 a las 14:25

    Durante un tiempo estuve considerando seriamente comprar uno, como clásico para los fines de semana, quizá rallies de regularidad e incluso posible inversión. Nunca ocurrió por temas de logística, y además son bastante raros de ver (no así el 900, mucho más abundante), pero es un coche que me sigue encantando. Un 900 sí estuve a punto de comprar, lo tenía apalabrado y el vendedor se echó para atrás, así que me sigue “picando” el tener un Saab en algún momento de mi vida automovilística.

  • Staff

    delarosa

    2 de junio de 2016 a las 15:47

    @Gis

    Había un error en el autor, ya está arreglado. Efectivamente, es de D. Ramón Roca.

  • ramon

    2 de junio de 2016 a las 18:21

    Gracias Oscar, Nachete y Gis.
    Efectivamente, el artículo podía ser de Oscar pues nuestros conceptos referentes al aitomóvil son muy semejantes, aunque yo no sea tan deportivo.
    En.cuanto a ti, Perdi, enhorabuena por tu amigo y, por favor, mándanos una foto de ese histórico superviviente, que tan ecologicamente conservas.

  • ramon

    2 de junio de 2016 a las 18:23

    Perdón, Perdi, con la emoción no vi la foto
    Gracias.

  • arribi

    2 de junio de 2016 a las 19:25

    Precioso. Nunca he visto ninguno en vivo (sí, en cambio, el 900), pero estoy seguro de que me quedaría mirándolo embobado. En cuanto al turbo, qué tiempos aquellos en los que llevar esa palabra en alguna parte de la carrocería implicaba prestaciones.

    Hoy en día, en cambio, se ha dado por completo la vuelta a la tortilla y ya no solo dominan el mercado (el atmosférico tiene los días contados, por mucho que nos pese a los amantes de esos motores), sino que lo hacen con coches que no son dignos de aquellos “Turbo”, esos coches poderosos y potentes de hace no tanto tiempo. En fin…

    Por cierto, muy buena entrada, como de costumbre.

  • antonio

    6 de junio de 2016 a las 18:27

    nachetetm

    Si te interesa un Saab 99EMS matriculado como histórico en estado original, contacta conmigo cresslime@hotmail.com

  • Staff

    delarosa

    7 de junio de 2016 a las 09:28

    Interesantísimo artículo Ramón. Por lo que cuentas, el 99 fue toda una sorpresa en el panorama del automóvil en los 70. Por lo que tengo entendido, el BMW contemporáneo era notablemente más rápido y deportivo pero el 99 tenía una gran fiabilidad, ¿Decían algo las revistas de la época sobre esto último?

  • ramon

    7 de junio de 2016 a las 12:14

    Arribi, gracias otra vez por tus observaciones, siempre pertinentes y certeras.
    Gracias por tu oferta, Antonio.
    En cuanto a ti, Oscar, te diré que la bibliografía usada para escribir sobre el 99 T objetiva unas prestaciones pagadas a alto precio y banalizadas por un 6 cilindros en línea. Eso sí, el encanto de un 99 T es algo no cuantificable y si alguien.dice que yo preferiría un 323 o un HPE, pues no sabría decir, como dice un arquitecto amigo.

  • Perdi

    1 de julio de 2016 a las 20:08

    Ramón si alguna vez quieres “cuantificar” el encanto de un 99T poniéndote a los mandos, será un honor dejártelo para que hagas una prueba dinámica.
    Si te apetece Oscar me tiene localizado.
    Saludos

  • ramon

    3 de julio de 2016 a las 09:25

    Gracias, Perdi.
    Tomo nota de tan grata oferta máxime vista su rareza cuantitativa.

Deja un comentario