Prueba Skoda Octavia RS 245, ¿para qué quieres más?

Es muy difícil ser “el siguiente coche” cuando el que te tiene que juzgar viene de probar un BMW M5 Competition. Realmente es muy difícil cumplir con las expectativas.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-54

Skoda Octavia RS Combi. Bienvenido a la vida real

Mi cerebro, viciado de tantos mimos y caballos, se tenía que adaptar a la vida real. Y no me costó mucho porque el Skoda Octavia RS Combi 245 era un coche que tenía ganas de probar desde hacía mucho tiempo. Mi predisposición me dio el primer empujón, pero el buen trabajo hecho en Skoda hizo el resto.

No puedo hablar de materiales de lujo ni de prestaciones de avión supersónico, no. Pero puedo hablar de un coche muy rápido, muy práctico y con un precio muy bueno (desde 30.350 €) para todo lo que ofrece. Ahí es nada.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-42

Divertido, rápido, práctico y “en precio”. No es poco decir

El Skoda Octavia de primera generación nunca me llamó la atención, hasta que salió la versión RS. Eso me hizo verlo con otros ojos. Empezaba a tener un aspecto llamativo para un persona de mis gustos. En su última versión, a pesar de algunos detalles estéticos algo discutibles (faros delanteros, llantas opcionales, escapes “falsos”…) lo cierto es que han puesto la guinda al pastel con un producto redondo.

Skoda Octavia RS de primera generación (2001-2004)

No vamos a descubrir nada nuevo si decimos que los Skoda Octavia RS han ido siguiendo la estela de los VW Golf GTI. Olvidándonos de las versiones diésel (aunque probemos un familiar seguimos estando en 8000vueltas) y centrándonos en la evolución de los RS de gasolina, las cifras son las siguientes: 1.8T de 180cv en la primera generación (2001-2004), 2.0 TFSI de 200 cv (TSI de la misma potencia en el Facelift de 2008) en la segunda generación (2005-2013), y una serie de vueltas de tuerca para esta tercera generación, en el mercado desde 2013.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-49

El RS 245 es la última evolución de la saga Octavia RS

A lo largo de esta tercera generación ha habido 2.0 TSI de 220, 230 y ahora 245 cv. Esta versión de 245 cv cuenta con un diferencial autoblocante denominado dentro del Grupo VW como VAQ Differential, que es básicamente un diferencial tipo Haldex como los que utilizan en el grupo para transmitir la potencia a las ruedas traseras cuando es necesario pero colocado en posición transversal para repartir el par entre las dos ruedas delanteras mediante un control electrónico. Este sistema es similar al que equipan también coches como los VW Golf GTI Performance o SEAT Leon Cupra.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-35

Preparado para ir de A a B transportando lo que haga falta en menos tiempo del que imaginas

Su principal ventaja respecto a un autoblocante mecánico puro es que influye menos en las reacciones del coche, haciéndolo más cómodo y conducible en el día a día gracias al reparto de bloqueo variable. En definitiva, este coche ofrecía razones más que suficientes para que pasase por la redacción 8000vueltas ¿no? Pues claro que sí, el Octavia RS se ha puesto más interesante que nunca.

Familiar, rojo y DSG. Esta podría haber sido perfectamente mi configuración. Familiar, obligatorio, porque siempre me han gustado, y el Octavia RS Combi tiene unas dimensiones y una estética que me cuadran, con un maletero para llevar todo lo que necesites y mucho más.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-24

Que no te engañe la foto, hay MUCHO espacio aquí dentro

Rojo, porque para algo llevamos un coche capaz de hacer el 0 a 100 en menos de 7 segundos (6,7 declarados) y que alcanza los 250 km/h, no nos vayan a confundir con el repartidor del pan. Y DSG porque este coche es para la vida real. Para devorar autovías y para estar parado en un atasco de los habituales en las grandes ciudades, porque para eso siempre es mejor un coche automático.

Para hacer curvas el fin de semana, un DSG no es tampoco precisamente manco: rápido, suave y que responde a tus órdenes con presteza. 

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-18

DSG, ¿qué vamos a decir que no se haya dicho ya?

Por dentro no hay sorpresas: sobrio como buen Skoda. Calidades del grupo VAG (para lo bueno y para lo malo) y buen diseño, sin estridencias. En VAG lo saben hacer muy bien cuando se trata de coches “económicos”: buenos materiales allí donde tienes que tocar (volante, pomo y parte alta del salpicadero) y plásticos duros -pero con buenos ajustes- en el resto del coche. A mí me vale, prefiero gastarme el dinero en otras cosas.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-9

Sobriedad ante todo. Tan solo algunos pequeños detalles delatan que estamos dentro de un Octavia RS

Nuestra unidad equipaba (de serie en 2019) los baquets RS, funcionales y de aspecto deportivo -aunque personalmente no me gustan demasiado esas combinaciones de colores con el verde de Skoda- y techo panorámico, un capricho prescindible pero que se disfruta mucho cuando vas de paseo. En definitiva: un coche que me gusta. Y me alegro porque me voy a hacer un buen viaje con él, me voy a ir a Galicia y volver. Un viaje que hago varias veces al año y que me va a permitir comparar con otros coches que he usado en este mismo trayecto.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-23

Costuras en color rojo, asientos RS y techo panorámico, detalles que marcan la diferencia

Salida de puente y consabido atasco en Madrid. Ningún problema, el DSG se encarga de quitarme un trabajo de encima: es para lo que más me gustan los cambios automáticos, para que hagan los atascos por mí. Una vez en carretera quiero probar el control de crucero adaptativo. Es una cosa muy curiosa ya que Skoda te permite elegir entre dos modalidades (opcionales), hasta 160 km/h y hasta 210 km/h. Algo que me parece muy sorprendente por dos motivos:

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-27

Cambio DSG y botón vRS Mode para seleccionar el modo de conducción

  1. En los tiempos en los que vivimos resulta hasta chocante que se pueda vender legalmente un control de velocidad inteligente hasta 210 km/h, velocidad constitutiva de delito en España y que sólo vas a alcanzar en autovía.
  2. Que te cobren más por la opción de 210 km/h, cuando seguramente se trate de activar una opción en el software. Lo más gracioso es que cuando te compras una Volkswagen Transporter la única opción es la de 210 km/h.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-16

Control de crucero adaptativo opcional hasta 210 Km/h, velocidad máxima de 250 y cuadro tarado hasta 280 Km/h

Los coches de prensa suelen ir equipados con todas las opciones “guays” pero en este caso sólo monta el control de crucero hasta 160 km/h. En “mi trayecto entre Dusseldorf y Munich” eché de menos no poder ir a 210 Km/h sin utilizar los pedales porque hasta 160 funciona muy bien. Sólo noté un frenazo brusco en una zona con curvas pronunciadas, en la que detectó a un coche en el carril de la derecha como en mi mismo carril. Por lo demás sin problemas.

El único “inconveniente” con este tipo de sistemas es que al menos en nuestro país, somos bastante poco cívicos al volante, con lo que era habitual (sobre todo en condiciones con bastante tráfico) que algunos vehículos consideraran que mi distancia de seguridad era un hueco perfecto para cambiar de carril sin intermitente. Afortunadamente el coche frena por ti y lo hace de una manera efectiva y sin sustos.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-1

Otra ayuda a la conducción en materia de seguridad que equipaba esta unidad era el detector de cambio de carril involuntario. En autopista, literalmente, toma las curvas por ti. La combinación de estos dos sistemas lo convierte casi en un coche autónomo, pero no está pensado para eso. De hecho, cuando sueltas las manos del volante, al cabo de unos segundos, emite un sonido de aviso. Después, un segundo tono de aviso. Lo siguiente que hace el coche es pegar un breve frenazo para recordarte que tienes que coger el volante. Entiendo que está hecho así para prevenir que el conductor se haya podido dormir, pero mientras lo probábamos, casi me da un infarto la primera vez que lo hizo…

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-32

Suficiente potencia (245 cv entre 5000 y 6700 rpm) y par (370 Nm entre 1400 y 4300 rpm) para remolcar lo que haga falta

Con estas herramientas, un motor de 245 cv y un chasis más que capaz, los viajes se hacen con mucha facilidad. Los ritmos legales en España pronto empiezan a hacerse soporíferos y cuando te das cuenta estás cruzando Alemania a 150 km/h de velocidad de crucero (consumiendo menos de 8 litros a lo 100 Km) o a 200 km/h (en torno a los 10 l/100 Km. Muy razonable). El Octavia RS Combi es una máquina de rodar, empuja bien en todas las marchas y, si tiene que bajar, lo hace solo con el DSG. A cualquier ritmo razonable vas a encontrar una respuesta contundente del motor. En curva a alta velocidad tiene un gran aplomo y digiere bien las irregularidades gracias a una suspensión bien puesta a punto que no se hace dura en los viajes.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-46

Suspensión firme, pero no incómoda

Es una lástima que el depósito sea de unos ridículos 50 litros, que llegan a más bien poco. No me gusta tener que parar a repostar en la autopista, prefiero hacerlo con calma al llegar mientras dejo el coche limpito para el próximo turbo viaje.

Pero no te compras un Octavia RS 245 con autoblocante sólo para hacer autovía. Estoy seguro que se defendería correctamente en un circuito y que daría algún que otro susto en las manos adecuadas, pero no he tenido la oportunidad de descubrirlo. En su lugar, he podido disfrutarlo por carreteras secundarias, donde he podido ver las luces y las sombras de uno de los mejores tracción delantera del mercado si hablamos de relación calidad/precio/prestaciones.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-20

Sin florituras en el vano motor. Simple y claro

Puestos a hablar de ello, lo primero es decir que no me lo quiero imaginar sin el autoblocante. Las pérdidas de tracción deben ser escandalosas. Aun con el diferencial lo son si no eres realmente preciso con el gas. Mucho par “en medios” es uno de los motivos por el que es tan difícil de llevar rápido este coche sin que las ruedas delanteras vayan deslizando durante metros y metros.

El otro motivo de que estemos hablando de la motricidad (o falta de ella) la tienen los neumáticos montados en esta unidad, unos Pirelli P-Zero (a secas) que me parecieron muy justos por agarre en conducción deportiva a pesar de tener unas dimensiones generosas (225/35 R19). Si bien es cierto que la goma no es una maravilla, más enfocada para viajar con la familia que para hacer curvas, el bajo perfil no ayuda tampoco a mejorar la tracción. Con la llanta de origen (18″ pulgadas) paliaremos también algo este problema.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-22

El Octavia RS Combi pide un neumático con buen agarre para disfrutar en conducción deportiva

El tarado de este diferencial autoblocante varía en función del modo de conducción seleccionado (Eco, Comfort, Normal, Sport e Individual), pero en todo caso, aunque efectivo, debido al bloqueo variable y a su actuación, basada en parámetros como posición del gas, volante, marcha, aceleración lateral, etc. es más bien suave, diría que anecdótico en ocasiones.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-28

Modos de conducción del Skoda Octavia RS Combi 245

Desde luego, no esperes que te meta en la curva a base de gas porque no va a pasar. Lo que sí hace es mantener la trayectoria cuando vas apoyado y acelerando fuerte, algo que vemos razonable; no olvidemos que llevamos un coche familiar.

Quizá en secundarias haya echado un poco de menos el cambio manual (en realidad un mucho) pero como decíamos el DSG funciona de manera totalmente irreprochable, aunque le quita emoción al momento “tramo por la Galicia profunda”. Cambia mejor que tú, cambia más rápido que tú, pero… no cambias tú. Y si quieres conducir “de verdad” no quieres que hagan las cosas por ti.

El trabajo del diferencial autoblocante es sutil y poco intrusivo, pero efectivo

Cuando empiezas a enlazar curvas enseguida te das cuenta de que el chasis está bien puesto a punto; es cierto que no se han arriesgado, con lo que encontramos un coche ágil pero que muestra un ligero subviraje al límite, ideal para evitar sustos. Lógico.

Por otro lado, la falta de motricidad se arregla con mucha finura con el acelerador (80%) y con unos neumáticos con más agarre (20%). Imagino que este coche con unos semislick en Nürburgring debe humillar a más de uno o dos “deportivos” con bastante más potencia. Corre mucho y es muy fácil ir rápido con él, pero el comportamiento es predecible y divertido. No puedo poner pegas para ser el coche que es.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-45

Si te pasas con los tramos es posible que el pedal de freno proteste y empiece a ponerse esponjoso pero aguanta muchas curvas antes de llegar a ese punto. En este sentido me sorprendió positivamente, pues sobre el papel el equipo (discos ventilados de 340 mm con pinza monopistón en el eje delantero) es correcto pero no destacable para un coche de 245 cv y casi 1500 kg en orden de marcha y con conductor (1487 Kg UE).

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-12

Frenos que trabajan bien incluso en conducción deportiva, pero con ciertas limitaciones yendo mucho rato al límite

Volviendo al punto de vista práctico, es un coche muy cómodo, increíblemente amplio en la versión Combi y en el que -si eres un aventurero- puedes incluso echar un colchón en la parte de atrás, abatir los asientos y dormir con el techo abierto viendo las estrellas. Le veo un montón de posibilidades… Si no quieres llevarlo tan al extremo, puedes cargar el coche con bicicletas, tablas de surf o, siendo más realista, un sofá de IKEA. Es un coche razonable, para todo, y lo que más me evoca es “practicidad” en el más amplio sentido de la palabra.

Skoda Octavia RS Combi - 8000vueltas-50

Pero practicidad divertida, esto no es un furgón. Más bien es un Golf GTI con más espacio o un León Cupra ST pero más discreto. Puedes verlo así, el coche que te gustaría comprar y con el que no te pondrán malas caras en casa. Mejor imposible.

Galería completa con todas las fotografías, realizadas por Francisco Carvajal, disponibles en nuestro Flickr.

Extra Lap

Pero si te pesa el pie derecho, por muy práctico que sea este coche, seguramente quieras más. Estás de suerte porque potenciar un TFSI (o TSI o como los quieran llamar en cada marca del Grupo VW) nunca ha sido complicado, pero para este Skoda ABT tiene dos upgrades de motor: hasta 290 y hasta 310cv. También vende estabilizadoras y unos muelles que rebajan la altura del coche 2,5 cm delante y 3cm atrás.

Esa bajada tiene un complemento perfecto, que son las llantas de 18″ negras que forman parte del mismo kit. Sí, sigue siendo un Skoda familiar pero, ¿a qué ya lo ves con otros ojos?

 

 

Artículos relacionados

9 comentarios en “Prueba Skoda Octavia RS 245, ¿para qué quieres más?”

  • Uno

    13 de junio de 2019 a las 08:52

    Llevo 80.000 km con un RS, desde hace 5 años. Originariamente de 220 cv, pero cuando electrónicamente, lo modificas, sube a 290. Por eso no entiendo como, 5 años después, venden casi el mismo coche, más caro…cuando puedes comprarte el de 2013, y modificarlo por 250 euros.
    Por otro lado lo de las llantas…cierto…viajo por países con carreteras desastrosas, Ucrania y Rumania, y he “roto” la goma dos veces, demasiado perfil bajo. Aunque eso sí preciosas.
    También puedo decirte que con. Su ático de invierno van igual de bien. Vivo en moscu, así que imagínate.
    Lo peor…el depósito, una pena, 55 litros.
    Saludos

  • Roberto Merino

    13 de junio de 2019 a las 11:24

    Vaya sorpresa ver este coche en 8000vueltas! Lo cierto es que no me lo esperaba y tenía muchas ganas de leer una prueba vuestra de él, últimamente los veo bastante por la calle y lo cierto es que lo tenía en el radar desde hace tiempo. Me parece una opción muy razonable si necesitas espacio y te gustan los coches.

    Eso sí, esas llantas y en rojo… :( Para mi el color de este coche es el gris claro (como el de las fotos de ABT), o si te va llamar la atención, el verde “Skoda”, que es bastante pintón también. Llantas he visto por la calle otras que me gustan más la verdad, simplemente me parece que no pegan con el coche para nada.

    En cuanto al artículo, la sensación que me llevo es la de que es un coche que no es especialmente bueno en nada (como todos los Grupo VAG) pero que cumple con nota en todo. Sinceramente, ojalá todos aquellos que se compran un SUV hoy en día se plantearan la opción de comprar coches así…

    Enhorabuena por el artículo y os animo a seguir en esta línea. Aunque nos encanta leer artículos de coches de 600 cv y 200.000 €, esto está más cerca de lo que a los mortales podemos aspirar.

  • Indeciso

    13 de junio de 2019 a las 22:01

    Muy muy buen artículo, en la línea de todo lo que nos deja Delarosa.
    Sin haber probado el coche creo que coincido en todo lo dicho. Lo único que podría discrepar es en el tema del control de carril y avisos de seguridad. A mi también me dio el infarto pero tras ello seguí odiándolo.
    Sinceramente creo que no puede escribirse un artículo más completo, a excepción del tema del circuito que no creo que eche para atrás a nadie a la hora de comprar uno.

  • Jordi

    13 de junio de 2019 a las 22:28

    Una buena máquina a un precio razonable para muchos bolsillos, aunque nos gusten más otros, la economía se impone.

    El color de la unidad de pruebas no me gusta, y las llantas, menos!

    Pienso que es una muy buena opción para coche familiar, aunque le falte glamour a la marca, o ir a propulsión, y lo bueno es que aunque tenga algunos detalles racing, puede colar como coche familiar que le han puesto algo, a mí estas versiones tirando a sleeper cada día me gustan más!

    Buen artículo, como siempre, y también está bien de vez en cuando bajar a los coches de la calle… sin olvidar nunca los de soñar!

  • ToniExup

    14 de junio de 2019 a las 13:22

    Hola.

    Como siempre al leer tus pruebas, pones muy fácil entender la filosofía del coche, saber cómo va y de qué va.
    Totalmente de acuerdo contigo en el subjetivo tema del desacierto estético del grupo óptico delantero y llantas.
    El resto del coche, compoetamiento dinámico incluido, me resulta agradable y suficiente, y si hacemos el ratio dinero/lo que te llevas, me resulta un acierto.

    Por último comentartela grata sorpresa que ha sido ver la foto de la parte trasera del coche con el portón trasero abierto, y descubrir en su interior un casco integral de moto, y unos guantes R, de moto.
    Me emociona ver que no soy el único que es capaz de reconocer la diversión de las 4 ruedas, sin desmerecer la diversión sobre las 2 ruedas, compaginando ámbas y entendiendo sus diferencias y sus convergencias.

    Un saludo!

  • Back to basics

    14 de junio de 2019 a las 18:12

    De los pocos modelos nuevos que me llaman la atención. Quizás no destaque por sus cualidades dinámicas (tacto de la dirección, comportamiento en curva, etc), pero es rápido y suficientemente divertido como para transigir con el hecho de conducir una ranchera. En verde, con cambio manual… y en Navidad, con la extra en el bolsillo, una visita al distribuidor ABT.

  • Deivid Torrepower

    18 de junio de 2019 a las 16:18

    También me gustan estos test de coches mas al alcance de tod@s.

    Racionalmente es mas que adecuado: vale para ti, para la familia, para hacer una mudanza, para trabajar, ir de camping, funciona sobradamente bien, tiene un precio que es todavía mas que correcto y encima si te lo propones puedes aparecer en los telediarios como noticia por ir a mas de 220. Lo tiene todo.

    lo que sigo odiando con todas mis fuerzas es esa mania de los diseñadores heredada del truñing de poner dos cachos de plástico negro a cada lado del paragolpes delantero a modo de entrada de aire falsa. Con lo bonitas que son las lineas puras!! Menos mal que en Mazda me han escuchado y en el nuevo 3 el paragolpes tiene solo lo que debe de tener.

    Volviendo al Skoda… De tener una pasta gansa no sé si me compraría algo que estuviera por encima de un coche así, ya que lo veo poco compatible con el tráfico abierto. Quiero decir que llegado este punto en caso de permitirme algo muchísimo mas burro como el BMW 5 que probasteis hace poco, me pillaba un carrito para llevar un Caterham 7 hasta las cejas para rodar en circuito ;-)

  • Andy_Cupra

    19 de junio de 2019 a las 03:49

    Siempre me han gustado los Skoda RS (sobre todo las berlinas) cuando los he visto por la calle. La verdad es que de las diferentes generaciones no he visto muchos, pero aquellos que he tenido ocasión de presenciar, siempre tienen ese punto de “algo diferente” que me encanta. De siempre tienen algunos aspectos que hacen que no me decantaría por ellos (tema llantas de origen, pinzas verdes, según qué plásticos ) aunque en el rango de precios en el que se mueven, no debe haber nada mejor con semejante nivel de prestaciones (más que de sobra yo diría). Como siempre un placer leer las pruebas que realizáis, el hecho de expresarlas tan bien, no he podido dejar de pensar en las sensaciones que habrá tenido el probador al “bajar casi 400 cv” entre este y el M5 (quién pudiera), entre haber llevado el “Concorde” y un “Boeing 737” porque aunque pese el Skoda pues no es “el peso” del mastodonte y bestial máquina que es el M5. Nada que me enrollo, gracias como siempre por hacerme disfrutar y por supuesto (para mi también) SIEMPRE MANUAL. Un saludo para todos.-

  • Borja

    19 de junio de 2019 a las 23:30

    La verdad es que ese motor es una maravilla, yo llevo 2 años casi con un coche con ese motor y estoy encantado, venía de un diesel de mucha menor potencia y no puedo estar más contento con el cambio.

Deja un comentario