Prueba KTM X-BOW. Parte 1, los defectos

Nervios, muchos nervios antes de recogerlo. Este coche me provoca sensaciones olvidadas ya. Estaba deseando subirme, conducirlo, disfrutarlo. Y lo he hecho como hacía tiempo que no lo hacía: aceleraciones fulgurantes, frenadas potentes, giros precisos y sin inercias, aire en la cara, en las manos, mosquitos, adrenalina!!!! Qué locura de coche, quiero tener uno en el garaje para siempre!

Peeeeero, aunque pueda parecer extraño, vamos a empezar hablando mal del KTM X-BOW y lo sé: la gente de KTM se va a echar las manos a la cabeza al leer el título. Paciencia.

Pero todo tiene una explicación. La verdad, y preparaos porque esta prueba va a ser impresionante, es que durante la prueba vamos a hablar tan bien de este coche que alguno nos tacharía de no ser objetivos, alguno incluso sospecharía que KTM nos habría pagado para redactar estos artículos; pero no es así: el X-BOW es impresionante en casi todos los sentidos, pero tiene limitaciones y lo mejor es contarlas cuanto antes para después centrarnos en disfrutar del coche.

No se trata de contar cosas malas, sino de que el comprador del X-BOW sepa a qué se enfrenta con este coche. Todo aquel que en algún momento se haya planteado la compra de un X-BOW sabrá que el hecho de que no tenga techo o ventanillas NO es un defecto, si no que es un atributo intrínseco a la naturaleza del vehículo que nos estamos comprando. Pero este coche tiene más peros.

Nunca me había parado a pensarlo, pero cuando uno se sube a un coche se está subiendo en un compendio de soluciones de diseño, una suerte de compromisos que hacen que el vehículo en cuestión resulte funcional, útil, fiel a su planteamiento. Parece banal, pero un coche “normal” tiene que tener un maletero, ventilador y calefacción, visibilidad hacia atrás, rueda de repuesto…; pues cuando te subes al KTM te paras a reflexionar que todo eso son “extras”. Este coche está hecho para ser conducido, y no sólo en circuito, está hecho sólo para ser conducido. El problema es cuando quieres hacer cualquier otra cosa, como por ejemplo:

Aparcar. Aparcar es una rutina con cualquier coche. Pues con éste no, hace falta conocer bien las dimensiones del coche, ya que hacia atrás no se ve nada. Y, ¿dónde aparcarlo? Pues en la calle, complicado. Si hay ORA ¿dónde pones el ticket? Si no la hay… da un poco de respeto por carecer de cualquier tipo de protección el habitáculo. En un parking, cuidado, mucho cuidado con las rampas, porque es probable que la panza del coche encalle en los vértices de las subidas (aunque no es tan crítico, nosotros lo guardamos en un parking subterráneo sin grandes problemas, salvo la anchura). De todos modos, en un parking público, una funda puede solucionar el problema. Aunque este coche ha nacido para dormir en casa.

KTM X-BOW Aparcado

X-BOW tranquilamente aparcado. Foto de Alberto Erhardt

Llevar a una persona. Por lo general, se sentirá tan abrumada por el diferente aspecto del X-BOW que sólo acertará a meter los dos pies en el habitáculo y tú mismo tendrás que ponerle los arneses.

Llevar algo que no sea una persona. Al copiloto se le ponen los arneses y fin de los problemas (aunque con un casco irá más cómodo en cuanto quieras enseñarle cómo acelera esto). Si quieres llevar cualquier cosa (guantes, casco, calzoncillos de repuesto o un neceser con el cepillo de dientes), ya se convierte en un ejercicio de habilidad para evitar que salga volando en algún momento. Pero nada que no se cure con práctica: en un par de días, ya sabes cómo colocar las cosas para poder hacerte un “viajecito”. A decir verdad, hasta conseguimos colocar un navegador, habilidosamente instalado entre la palanca del cambio y el display.

Entrar y salir. No es difícil, pero requiere convicción. Olvídate de hacer paradas más allá de las necesarias: se va muy bien con el arnés (sí, es cómodo y te sientes seguro en él, aunque cuidado con las corbatas, las machaca un poco); pero, cuando te lo has puesto y quitado 10 veces, empiezas a pensar que lo mejor es no volver a pararte hasta que llegues a casa. Cuando hagas un alto para recoger a alguien, y creedme que encontraréis much@s voluntari@s, tendréis que plantearos que habrá que quitarse los arneses, salir, ponerle los arneses a la otra persona, volver a entrar y volver a atarse los arneses (Ouch!).

NDLR: lo repetiremos más adelante, pero el extra del volante extraíble es OBLIGATORIO!

Dar un paseo. Es una de las mejores opciones, salir a desayunar a una terraza y aparcar delante. Saboreas unas tostadas y un café mientras se te cae la baba viendo el precioso juguete que te has comprado. Lo más probable es que estés al lado de casa y que hayas pensado: voy a ir sin casco, total es un paseo. Error! No podrás resistirte a dar un par de acelerones y, a partir de 80 km/h, el aire ya molesta (a partir de 140, ni se ve sin protección). Dar un paseo no es una opción realista, acabarás volviendo a casa a por el casco.

Ir a buscar a una chica. Mejor que no lleve falda, obviaremos más explicaciones.

Ir al trabajo. Acabarás con toda tu empresa preguntándote por el coche y, si crees que tu jefe no lo verá, estas equivocado. Y estás en lo cierto, pensará que ganas demasiado. Lo bueno es que la secretaria sí te hablará ese día.

Lavarlo. Puede parecer complicado, pero no lo es. Con una lanza de presión y una balleta se tarda apenas 5 minutos en dejarlo como nuevo. El problema es la gran cantidad de agua que se queda acumulada en las plataformas laterales, ya que, si no se seca bien en 5 minutos, tendremos la trasera del coche negra de nuevo (al igual que si llueve).

En resumen. Salvo excepciones que ya detallaremos, este coche no vale para ir a sitios, sino para el camino entre ellos.

Por tanto, la mejor opción será, como ya adelantamos, conducir. Conducir y olvidarse de todo lo demás. ¿El coche tiene gasolina? ¿Presiones Ok? Pues ya está, me voy a buscar un circuito o una carretera olvidada y no me bajaré hasta dentro de 3 horas. La mejor ruta empieza y acaba en tu garaje, sin paradas intermedias.

Sigamos con nuestra ruta. No todas las carreteras nos van a dar las mismas satisfacciones, al X-BOW le gustan los asfaltos en buen estado, sobre todo a causa de su enorme rigidez, por lo que conviene elegir el trazado adecuado antes de salir de casa y no hacer experimentos.

Parece que ya está, todo solucionado. Pues no, porque aquí llega el inconveniente de verdad de este coche: el inmenso tiempo de adaptación que requiere.

Que nadie pretenda probarlo una tarde y pensar que ya sabe cómo va. De hecho, personalmente, la primera tarde fue bastante desalentadora. No iba suelto, me encontraba más pendiente de no romper nada y de tomarle las medidas al coche que de disfrutar. No es el típico coche intuitivo al que te subes y, a los 10 minutos, parece que lleves toda la vida con él, no lo es. Pero con unos cuantos kilómetros, no demasiados, de “entrenamiento”, la cosa cambia. El coche empieza a ir como la seda, transmitiendo cada milímetro de asfalto y cada metro recorrido te provocará una sensación. No habrá tramos aburridos, más allá de los  tramos de atasco (claramente desaconsejados, en éste y en cualquier otro coche) y sus afortunados propietarios comprenderán que han acertado con su compra.

El porqué nos va a llevar algo más de un artículo explicarlo. En próximas entregas… nos subimos al X-BOW!!!

Extra Lap

Acerca del monocasco de fibra de carbono del KTM se recibieron algunos comentarios de gente preocupada por el mantenimiento del mismo.

Desde KTM, nos han transmitido que no hay ninguna recomendación especial acerca del mismo, más allá de mantenerlo limpio y protegido de la radiación solar. Aunque se presupone que este coche dormirá en garaje.

Hablaremos más de este chasis monocasco de carbono, pues se trata de un trabajo que merece la pena comentar.

Para seguir leyendo la increible prueba del X-BOW consulta el índice:

Con todos ustedes, el KTM X-BOW: la prueba

Artículos relacionados

15 comentarios en “Prueba KTM X-BOW. Parte 1, los defectos”

  • jarnu

    22 de julio de 2009 a las 09:35

    No sé cómo agradeceros el espíritu que trasmitís cada vez que probáis un coche o habláis de una porción de historia del automóvil.

    Entre tanto (necesario, lo sé) electrodoméstico optimizado para el consumo, el confort y el bajo mantenimiento, se me va olvidando que aun se pueden hacer vehículos con las más sencilla de las aspiraciones: divertir. Y aceptar que no es un pecado hacerlo.

    Seguid así, somos muchos y creemos que ya no somos tantos. Gracias.

    (El daño del marketing de las propias empresas llamando a todo deportivo como reclamo de ventas debería ser pasta de otro artículo, si no fuera por las suceptibilidades que crearía.)

  • Guillermo

    22 de julio de 2009 a las 09:55

    Afortunados vosotros por probarlo y yo por leeros. Desde luego últimamente me provocáis un torrente de envidia (ya no se si la sana o la otra). Sois unos valientes, unos cracks! Con tesón e ilusión estáis llegando muy lejos, eso es lo que os distingue de los demás y os hace grandes. Ánimo y gracias por transmitir vuestras emociones, saber hacerlo no es nada fácil. Espero ansioso los artículos venideros. Un saludo amigos!!

  • Juan Lasheras

    22 de julio de 2009 a las 10:12

    Un 10, la foto con el carril de lineas amarillas es simplemente brutal. Parece una parrilla de salida tipo Le Mans de los años 70.

    Yo soy de los que se encuentra más agusto “yendo y viniendo” que “estando”. Lástima no tener el dinero para tener uno en el garaje :). Tapadito con su funda para los domingos, desayuno y tramo de montaña por la mañanita temprano. ¿ se puede perdir algo más?

    salu2

  • Con todos ustedes, el KTM X-BOW: la prueba - 8000vueltas.com

    22 de julio de 2009 a las 10:58

    […] « Gentleman driver, un modo de vida Prueba KTM X-BOW. Parte 1, los defectos […]

  • Alberto E.

    22 de julio de 2009 a las 12:31

    Creo que habéis dado en el clavo, contando aspectos que ninguna prueba ha mencionado hasta ahora. No poder dejar un coche solo en ninguna parte -literal-, o ver cómo, circulando, hay coches y peatones que hacen verdaderas barbaridades por acercarse, no es algo con lo que se conviva fácilmente.

  • RatON

    22 de julio de 2009 a las 15:55

    Jejejejeje, verdades como puños!! Cómo vas a aparcar esto en zona azul, se te vuela el dichoso papelito. Pero es lo que tiene un coche hecho para el disfrute, esto en manos de Peugeot enseguida te hacen un CC y se lo cargan.

    Un saludo.

  • PIÑA

    22 de julio de 2009 a las 16:18

    Enamorado me encuentro. Y muy cierto todo lo que comentais, tenia uno encargado, pero despues de leeros he decidio que mejor no, al menos, esperare a que publiqueis los otros articulos.

    Por cierto…me he fijado que la llave del coche es como la de un VAG??? Si es asi, podria tener algo más de exclusividad….jouch!

    PD.: Me bebo vuestros articulos…como me enganchais!

  • drunken_clam

    22 de julio de 2009 a las 18:34

    Genial el inicio de prueba, sin precedentes, las cosas bien estructuradas desde un principio. Habéis definido muy bien cómo es el coche, antes de entrar en aspectos técnicos o de conducción. Muchos coches son maravillosos de conducir (para el que nos gusta, lo son muchos y no sólo superdeportivos), pero cuando te bajas y lo miras de frente, miras una factura de mantenimiento o la letra mensual, ¿qué es lo que realmente has comprado? ¿O estás haciendo números y deseando comprar? Con las cosas claras desde el principio, que no con menos ilusión, es cuando menos decepciones a posteriori te arriesgas a tener.

    Me quedo con una frase, “[…] No se trata de contar cosas malas, sino de que el comprador del (coche) sepa a qué se enfrenta con este coche. […]”, se la enmarcaría a todo probador de revista (o web), sobre todo con la tendencia actual de sólo comparar la potencia, los tiempos de 0-100 y el tiempo en Nürgburring o en el circuito de test del INTA para decir rápidamente si un coche es bueno o no, siempre en relación a la competencia.

    PD: Todo un detallazo el haber contactado con KTM a raiz de los comentarios del índice sobre el mantenimiento de la fibra de carbono. No sólo buenas y completas pruebas sino completándolas según se desarrollan.

  • 599

    23 de julio de 2009 a las 10:30

    Parece un tramontana pero con menos cv. Es en resumen una maquina de circuito.
    Y lo de las faldas, las chicas son cada vez mas desinhibidas. Se ven muchas tanguitas rosas en chicas de scooter.

  • josemi

    23 de julio de 2009 a las 12:39

    Creo que te vi la otra tarde, recorriendo el puente de Juan Bravo y dando la vuelta en la rotonda de Ruben Dario

    No te parece un defecto ir tan bajo entre todos los to’terrenos y to’jardines?? No acojona mas estar ahi pegado al suelo entre un grupo de señoras con sus X5 y Q7 que recorrer Tamburello con el pie a fondo??

  • Fran

    23 de julio de 2009 a las 13:38

    Pues chicos le acabais de quitar toda la gracia al coche despues de leer este articulo voy a pensar en comprarme mejor un Renault 18 que seguro que sera mas comodo, sobre todo para los mosquitos de la carretera.

  • aym

    23 de julio de 2009 a las 13:50

    como siempre un 10

  • JoM

    23 de julio de 2009 a las 15:34

    Impresionante aparato!! Yo soy motero y no tiene mas defectos q una moto q ademas del casco te tienes q poner guantes y demas indumentaria! Gran trabajo todos los articulos de 8000vueltas! Se nota q lo vivis al 150%!!!
    Por cierto los de MTM ya le an metido mano al KTM …310 cv!!!
    http://www.youtube.com/watch?v=4UvjeEDwBus

  • Autor Staff

    delarosa

    23 de julio de 2009 a las 16:04

    @josemi
    Un poco de respeto si que da, pero tranquilo: el coche es tan llamativo que nadie te va a dar un golpe “por no verte venir”.
    Lo que sí que da un poco de asquito es ir detrás de algún coche humeante.
    Pero no es coche para andar por la ciudad si hay tráfico, si no lo hay…eso ya es otra historia.

    @Fran
    Que va, que va. no te equivoques. Ya hemos pedido paciencia! Como he dicho no es un coche de ciudad. En carretera y circuito el X-BOW sólo da satisfacciones, no lo dudes. Espera a las siguiente entregas.

    Gracias a los demás por los comentarios, lo hacemos siempre lo mejor que podemos. Y esta vez lo mejor está por llegar.

    Saludos!

  • 8000vueltas Experiences Michelin 2016: la fiesta del motor – 8000vueltas.com

    27 de abril de 2016 a las 15:54

    […] RSR…), BMW M3 de todas las generaciones – incluido un precioso M3 CSL-, varios KTM X-Bow, Ultima GTR, Caterham, Ford Mustang GT, Jaguar F-Type R, Mercedes C63 AMG, Nissan GTR, Radical SR3 […]

Deja un comentario