Prueba Honda Civic Type-R 2009, Championship White Edition

El último Type-R. Quizá este título hubiese dado lugar a engaño, pero al menos habrá atraido tu atención. Todos hemos leído lo mismo: el nuevo Civic Type-R no está a la altura de su antecesor. Mucha gente ha dicho que Honda había dado un paso atrás con este nuevo Type-R. Pues bien, no es cierto. Había dado uno al lado, apartándose del camino de la deportividad, pero ha recuperado la dirección con su modelo 2009. Y este cambio ha significado 4 segundos, los 4 segundos que el Type-R 2009 le endosa al primer Type-R de esta generación (prácticamente iguales técnicamente, pero sin diferencial viscoso este último) en el circuito de Belford, pista de pruebas de la revista EVO.

Nueva generación y nuevo planteamiento. Más grande, más espacioso y diseño revolucionario por un lado; por el otro, más pesado, pierde la suspensión independiente atrás y el motor sólo gana 1 caballo. El Civic mejora mucho con el nuevo modelo comercializado a partir de 2006, pero el Type-R no. Es más lento que el Type-R anterior y rápidamento ha sido lapidado por prensa y afición como le ha pasado a otros grandes coches (Clio Sport 200, por ejemplo). Pero esta vez la multitud parecía tener algo de razón: ¡Japón había subestimado a Europa! El verdadero Type-R de esta generación es una berlina, tiene volante a la derecha y sólo se vende en Japón. Arrasa allá donde ruede y tiene el trono de los tracción delantera. Pero alguien en Honda pensó que sería demasiado radical para Europa y los planes de fabricación pasaban por hacer en UK una versión del Type-R basada en el 3 puertas. Los resultados no son los esperados, los europeos no nos habíamos aburguesado tanto y mirábamos con envidia a la versión japonesa, paradigma de la deportividad en pequeño formato. Pero en 2009 Honda mueve ficha y da a su “Euro Type-R” una nueva arma: el diferencial viscoso, ¿será suficiente? Veámoslo.

Cuando fui a recoger el coche, pensaba que iba a poder celebrar la victoria de los Brawn GP en Suzuka con un Type-R en el garaje; pero no ha sido así, el campeonato mundial de F1 para el heredero de la escudería Honda tendría que esperar hasta Brasil. Y aquí me encuentro hablando de un coche blanco cuando otro coche blanco ex-Honda acaba de ser campeón del mundo, de pilotos y -sobre todo para los japoneses- de constructores. ¿Qué habrá pasado en Honda estos días? Me temo lo peor, pero volvamos al coche.

Lo primero que me gustó del coche fue el color: mi primer Type-R sería blanco con llantas blancas, una opción casi imposible de conseguir hasta ahora en España. El Type-R con esta combinación pasa de ser un bonito compacto a un llamativo compacto deportivo. Llama mucho más la atención que cualquier coche de la competencia. No me imagino un Golf o un Leon al lado que sea más impactante (aunque algún Clio sí se me ocurre). Y sobre todo: es más Type-R que nunca.

Por dentro no hay grandes diferencias con el resto de la gama, si ignoramos los espectaculares asientos que monta. Porque los asientos llaman la atención a cualquiera que se suba al coche. Son bonitos y agarran mucho, es de lo mejor del interior. Hasta que te sientas en ellos, empiezas a investigar y otros detalles saltan a la vista. Tiene un pomo de cambio igual que el del Honda S2000 (aunque los recorridos de la palanca son un poco más largos) y pedales de aluminio con, eso sí, el acelerador saliendo del suelo (una maravilla para hacer punta-tacón). Y en el cuadro de mandos un sutil detalle: han sustituido el indicador de ayuda para hacer eco-conducción por un indicador de revoluciones para cambiar de marcha en el momento adecuado, ¡¡¡que empieza a funcionar a partir de las 7000 rpm!!! Esto pinta bien.

Aunque vemos muchos rasgos deportivos, también recordamos que en esta generación del Civic se ha sacrificado la suspensión independiente trasera para tener mayor habitabilidad, mala noticia.  La buena noticia es que lo han conseguido – sé que es lo que menos importa en esta variante, pero es así- los asientos traseros son muy amplios (aunque sólo para 4 personas) y tiene muy buen maletero. Quizá no sea tan radical ni efectivo como el anterior, pero es mucho más coche. Lo agradecerás siempre que estés fuera de un circuito o un puerto de montaña.

Arrancamos sin traumas, a pesar de que el ralentí en frío está a 1800 rpm, giramos la llave y pulsamos un botón a la izquierda. Un criticado sistema que, para mí, no ha supuesto ningún incordio. Lo único que provoca es que antes de ponernos en marcha pasemos un segundo más colocándonos, lo que ayuda a estar más concienciado de lo que se va a hacer: conducir. Salvo que vayamos a tomar la salida en Le Mans no es nada molesto. En ciudad no hay ninguna nota discordante: el Civic es un compacto más, se puede conducir comodamente. A pesar de su “baja cifra de par” no es en absoluto incómodo de llevar en marchas altas, el cambio no se hace demasiado corto y la posición al volante es cómoda. El único punto negativo es el pilar que separa parabrisas de ventanilla que, a veces, puede estorbar nuestra visión (en tramos de montaña más de una vez también ocurre).

Cuanto hace que no abres un capó y te encuentas algo así?

Una duda que tenía era como resultaría este coche en un viaje. La típica excusa para no atreverse con el Type-R es que no vale para viajar, mentira. Ya no diré a 120, pero viajando a 140/150 km/h – seguro que muchos viajáis por Alemania a menudo y os interesa este rango- la sonoridad es baja.  Se oye el motor, pero se puede mantener una conversación con tono normal o ir escuchando la música en el 6 (de 40 posiciones de volumen!!). Por autopista se viaja de maravilla, aunque tampoco es un Bentley, pero en carreteras más bacheadas sí se hace un poco incómodo por lo duras que son sus supensiones. Eso sí, en 6ª marcha este coche tiene mejor respuesta a 160 km/h que a 120 (cosas del VTEC, supongo).

En 8000vueltas tenemos un baremo para comparar los coches de suspensión dura: los que son un pelín duros te obligan a ir al baño de manera frecuente (el que se extrañe es que no se ha montado el tiempo suficiente en un coche así, no es que estemos hechos unos abuelos). El Type-R es duro y esto es una buena noticia para nuestro próximo destino: carreteras de montaña.

Tarde entre semana, carreteras vacías y un Civic Type-R. Frenos: cerca del final pero bien; Neumáticos: traseros bien, delanteros con algo de desgaste; Motor: 8000km, rodaje suficiente. Gasolina: 98 octanos (y tentados de probar con 103).

Día soleado, 20º al inicio y unos 12º en las cotas más altas de nuestra ruta. Unas condiciones perfectas.

Comenzamos con cautela, disfrutando de la conducción y de los paisajes. Notando como reacciona el Type-R en cada curva, como frena, el tacto del cambio… es inevitable empezar a subir el ritmo porque el coche lo pide. Mientras estés fura de la zona Vtec (a partir de 5400 rpm) no notas nada, en cuanto llegas a ella te das cuenta de que hasta ahí no hay nada, que lo que interesa está arriba.

Cuando empiezas a moverte entre las 6000 y las 8000 vueltas ya te estás desplazando con mucha soltura. Primeras curvas más fuerte y primera sensación extraña. No sabía definirla, algo en la dirección, pero no lo tenía claro. Me costaba creer que el diferencial se dejara notar tan pronto y que ya hubiera deslizamiento. Estábamos yendo rápido, sí, pero pensaba que el diferencial viscoso no aparecería en escena hasta mucho después. Eso sí, no todos los nuevos Type-R vienen con este diferencial de serie, este es una edición limitada que representa el tope de gama del Type-R. Aparte del diferencial viene pintado en el excluvio Championship White, con ruedas a juego, e incorpora diversos cromados (manillas de las puertas y  tapón de gasolina).

Con algunas curvas más y forzando con el acelerador para comprobar que es lo que pasa pronto salimos de dudas: el diferencial está trabajando, y de que modo! Empieza a gustarme esta sensación que no conocía en un delantera (en el MINI Cooper Power-ON no había notado nada).

A la hora de tomar las curvas, uno frena normalmente, reduce marcha y se tira al vértice de la curva pero, a diferencia de un tracción delantera sin autoblocante, cuando vemos la salida de la curva podemos chafar el acelerador y, si lo hacemos en el momento correcto, notaremos como la rueda de fuera empieza a traccionar con fuerza enviándonos al exterior. La primera impresión es que este coche sin diferencial no sería el mismo y así es, como prueban los 4 segundos de los que hablábamos al principio: este coche es MUY rápido.

El autoblocante viscoso es muy efectivo y muy muy divertido. A alguno le recordó a un tracción trasera la sensación de pisar fuerte a la salida y redondear la curva. Yo no diré tanto, pero sí diré que sólo por el diferencial merece la pena este Civic White Championship Edition. Es un coche que ha hecho que lo pasara realmente bien y no sólo por el diferencial.

La dirección es muy directa, dura y precisa, una gozada en curvas lentas. Sorprende lo precisa que es y la dureza que todavía mantiene a altas velocidades. El volante es pequeño y, aunque tiene demasiados botones (que a mí no me resultaron estorbo alguno), muy acertado y de buen tacto. Transmite mucha información de lo que pasa en las ruedas y deja notar perfectamente la actuación del autoblocante. No pega tirones cuando este actúa, aunque requiere habituarse.

La caja de cambios es de relaciones cortas y si cambiamos de marcha al corte engranaremos la siguiente en una zona de mucha potencia, por lo que una vez en marcha y a regímenes altos todo va como la seda. Los recorridos son un poco largos pero su uso es muy satisfactorio. Tiene un tacto durito muy racing, como todos los Honda con aureola deportiva.

No me convencieron los frenos, por dos motivos. El primero es la potencia de frenada: me pareció escasa y las frenadas se alargaban más de lo debido. Se llegaban a fatigar si íbamos muy rápido por carretera de montaña. Mejorables. El segundo motivo, aunque menos importante, fue el ABS. Más que por intrusivo por su curioso funcionamiento: salta con cierta facilidad a altas velocidades y sobre todo si vas rápido y un poco apoyado, pero va muy bien si el firme es bueno y se va por curvas lentas. Lo malo es la sensación que da al afrontar las curvas rápidas si primero tienes que tocar el freno.

El chasis en general es ágil, pero no es una referencia. Se nota subvirador al límite, por lo que si entras colado en una curva es difícil solucionarlo y se irá de morro. En la salida el autoblocante se encarga de anular totalmente esa tendencia. Con este coche es especialmente cierta la frase: apurando la frenada se puede ganar 1 décima, pero si sales mal perderás 3.

Del motor poco se puede decir: es magnífico. Empuja arriba pero desde abajo se defiende muy bien en la vida diaria. Para ir rápido no puedes fallar en la elección de una marcha a la salida de una curva, pues penaliza mucho en la aceleración. El Type-R no permite errores para ir rápido. El sonido es magnífico, sobre todo de admisión, y se aprecia bien cuando entra el VTEC: una fiesta! El sonido pasa a ser más agudo y mucho más bonito, de carreras pero menos ruidoso. Aunque hay que acostumbrarse a él porque sino puede tener un pero: es muy fácil llegar a cortar inyección si conducimos de oído (como hay que conducir, vaya) sin mirar el cuentavueltas. El corte no es brusco en la sensación que da, pero suena como una ametralladora. Yo diría que demasiado bien. El motor parece una roca y, por la buena fama de los Honda, probablemente lo sea.

Eso sí, su consumo es alto (o no, según se mire). El total de la prueba ha sido de 13 l/100, que es un consumo bajo teniendo en cuenta el ritmo que se ha llevado durante todo el tiempo. Pero cuando hemos intentado hacer un consumo mejor por autopista no hemos sido capaces de bajar de los 9 l/100, lo que es un consumo alto para desplazarse a 120 km/h. Por lo que parece poca diferencia hay de ir despacito a ir muy rápido, por lo que se podría considerar ventajoso ir siempre rápido con este coche (lo es, sobre todo en sensaciones).

En conclusión:

Menos rápido que su antecesor, hasta que le han puesto el autoblocante! No esperéis que sea como el EP3 (El Civic de la anterior generación) porque es otro coche, otro planteamiento más…práctico:  mucho más coche, muy amplio y utilizable en el día a día, aunque es una pena no hacer cada kilómetro de este coche por encima de 6000 vueltas. Buen cambio, buenas sensaciones, un chasis divertido pero no es el más ágil de su categoría. Comparado con Golf VI GTI y demás rivales es mucho más deportivo y, sobre todo, mucho más divertido; aunque quizá no tan rápido cronómetro en mano.

Tiene su propia clientela, la que sabrá apreciar la diferencia entre un compacto potente y un Civic Type-R. El Honda ofrece mucho más, pero a cambio de saber utilizarlo. Seguro que el Type-R berlina se habría convertido en un superventas, pero lo que tenemos ahora a la venta tiene sobrados argumentos para estar en el punto de mira de la clientela deportiva. Eso sí, no es el Type-R de los 90′, este planteamiento es diferente.

Sin embargo aun queda un rival tan rápido como deportivo como el Civic Type-R, pero tendréis que esperar para saber cual de los dos es el mejor.

Y, ahora sí, la galería de fotos en nuestro Flickr:

CivicMix

Extra Lap

Y sí, se ha confirmado la venta en Europa del Mugen/Honda Civic Type-R.

mugen-civic-typer-1

No me quiero imaginar lo que podría hacer Ricardo Patresse con su mujer subida a este coche.

Extra Lap 2

¿Podréis esperar? Yo no podría…

…por lo que he pensado que hasta que salga la próxima entra podéis recordar estos artículos que publicamos hace tiempo sobre el Civic Type-R, pero el japonés!!!:

Queremos un Type-R!! (Parte 1)

Queremos un Type-R!! (Parte 2)

civic3.jpg

Artículos relacionados

23 comentarios en “Prueba Honda Civic Type-R 2009, Championship White Edition”

  • Borjal84

    24 de Octubre de 2009 a las 21:20

    Un coche demasiado tuning, además el Civic nunca me ha llegado a gustar estéticamente ni si quiera el Type-R.

  • Marcos Ferreiro

    24 de Octubre de 2009 a las 21:43

    Es una auténtica pena que este coche no haya salido con un buen motor turbo al igual que la competencia, porque por diseño parece estar hecho para volar. ¿Os imagináis un Civic Type R 2.0 turbo de unos 280 cv? Sería orgásmico…

    Aunque bueno, el poder llevar el motor hasta tan arriba y enlazar curvas con este coche debe ser una delicia. Motor ágil, cambio preciso, asientos de lujo, pedales bien posicionados, dirección durita… pero un precio desorbitado para unas prestaciones inferiores a la competencia.

    Como siempre, muy buen post. Saludos.

  • drunken_clam

    24 de Octubre de 2009 a las 22:53

    No es santo de mi devoción en planteamiento, pero hay que reconocer que lo que intenta lo consigue muy bien.

    Enhorabuena por el coche y buena review.

  • Blair

    25 de Octubre de 2009 a las 02:28

    Borjal, ¿un motor turbo gasolina en Honda? No gracias. Además no hace falta turbo para sacarle esos 280 cv (y más) a un motor K20 como lleva el TypeR.

    Buen artículo, yo he llevado ese typeR y es MUY divertido de conducir, es adictivo podriamos decir. Aunque no sea tan ràpido como otros compactos hipervitaminados del mercado (que eso está por verse).

  • Borjal84

    25 de Octubre de 2009 a las 10:50

    Blair, yo no he hablado de motor turbo en mi comentario. Lee mejor antes de escribir.
    El motor del Type-R está muy bien para llevar alto de vueltas, pero tiene muy muy poco par.

  • Autor Staff

    delarosa

    25 de Octubre de 2009 a las 11:51

    No creo que ninguno de nosotros estemos en posición de criticar ni a Honda ni a cualquier fabricante de compactos turbo en su planteamiento de “deportivo”.
    Son casi incompatibles según el gusto de cada uno. Yo soy el primero al que le gustan los motores turbo, me vuelve loco ese sonido de lavadora soplando. Pero…estos compactos que suben a 8000vueltas me ponen los pelos de punta y son máquinas de diversión.

    Saludos

  • george

    25 de Octubre de 2009 a las 14:09

    brrrrrr… un escalofrío me recorre el espinazo… un Type-R turbo? no, no, por favor! Sería como ver un 911 diesel o un ferrari tracción delantera… ;-)

    El “turbo” de Honda se llama i-vtec (salvando las distancias pues no tiene absolutamente nada que ver…)y es parte de su planteamiento y personalidad de compacto japonés apretado, precisamente, no ser un motor aspirado, ni de 3.2L., ni tener par de camión a 2.500, ni 350cv., ni pesar 300kg…

    Es la filosofía Honda en cuanto a coches deportivos y he de decir que es una forma de construir que siempre me ha encantado, aunque estos ultimos años estos japos locos se están aburguesando un poco en sus planteamientos. Bienvenido el señor viscoso.

    He de decir que, si bien no he conducido el Type-R, si he llevado el 1.8vtec con suspensión sport y entiendo que es una auténtica tabla para un uso diario, por lo que puede ser más satisfactorio un coche más benévolo con las lumbares pero mucho más potente y que cualquier chaval lo pueda sacar como si fuera deportivo.

    Magnífica prueba y enhorabuena por la oportunidad!

    Un saludo

  • 599

    25 de Octubre de 2009 a las 17:31

    Un gti fiable, sin turbo, mejor,.. pero es extraño que honda no de al type-r el cambio dsg al estilo grupo vw

  • nachetetm

    25 de Octubre de 2009 a las 17:51

    Muy buena la prueba, felicidades como siempre.
    Hay dos cosas que no entiendo en este coche. La primera porqué no lleva el motor de 220 Cv japonés o el kit del mugen. Si querían plantarle cara a compactos de 250 cv, esa es la alternativa. La segunda es porqué han tardado tanto en ponerle el diferencial, cuando tanto la versión japonesa como la americana (y creo que la canadiense también) lo llevan desde el principio. Y eso que las dos versiones norteamericanas llevan el motor de 200 cv y (creo) suspensiones un poco más suaves (de esto último no estoy seguro).
    En cuanto a los VTEC con turbo, no los crucifiquéis demasiado pronto, Honda ya tiene un motor i-VTEC con turbo en el Acura RDX, y se han oído peticiones para incluirlo en próximas versiones del Honda Civic… A mi no me extrañaría, sobre todo viendo que es difícil ir por encima de los 120 Cv/l con un atmosférico.
    Con respecto al civic antiguo, es verdad que este es más pesado y quizá menos rápido, pero el anterior tengo entendido que era muy delicado, quizá demasiado. Por mi parte, me gusta mucho más el nuevo.

  • Asturias

    25 de Octubre de 2009 a las 18:05

    La estética del Civic actual es de esas que amas u odias. Yo la odio con toda mi alma, aunque con las molduras en color carroceria, sin el monofaro delantero y demás… pues gana algo. El interior, por el contrario, es espectacular.

    En Honda han querido dar un coche al comprador medio europeo: funcional y llamativo. Y lo han conseguido, se ven muchos más que de versiones anteriores. Pero se han olvidado de aquellos a los que nos gustaba el Civic.

    El eje rígido, el aumento de peso, la poca mejora en el motor… fueron un paso atrás sin duda. No por ello es un mal coche, pero deberia de mejorarse en cada edición, y eso no se consigue montando un eje rígido.

    Tal vez me guste tan poco porque me esperaba mucho de él. Deberian vender el japones aquí, para los que no somos “el comprador medio europeo”.

    Aún asi, el motor es lo mejor. Y seguro que el tacto general es bueno (es un Honda!!) y lo del diferencial debería ser de serie en el Type-R para poder llamarse así.

    PD: Un duda ¿el autoblocante lo hace mucho mas dificil de llevar? ¿o al ser de acoplamiento viscoso es más bien suave, sin tirones?

  • KP1987

    25 de Octubre de 2009 a las 19:18

    Muy buen artículo, entre este, el del Honda S2000 y el que vendrá: Civic Type-R vs Clio Sport…. os lo currais mucho!!! grácias!!!

  • siux

    26 de Octubre de 2009 a las 02:28

    yo tengo un ep3 desde hace un par de meses y que quereis que os diga…
    respecto a lo del paso atras, no es que sea un purista de honda, pero historia en mano la filosofia type r ha cambiado en modelo de 2006 ( fn2).comparandolo con el ep3 ha pasado de:
    a/c opcional, radio cd opcional, sin esp, sin ordenador de abordo, 2 airbags, sin reposacabezas detras ( las gamas bajas si los tenian )
    etc etc. ha tener de todo.
    si piensas que por no tener ese equipamiento ( incluyendo turbo, menos mar, mayor consumo etc) es ir un paso por detras…
    TU COCHE NO ES UN TYPE R
    y yo lo he cambiado por un megane 2 con limpias y luces auto , clima, espejo fotosensible etc. y no hecho de menos nada de eso.

    nachetetm respecto a lo de que es mas delicado, solo decirte que si puede llegar a serlo, como todo, solo tienes que saber lo que se puede hacer y lo que no y sobre todo como hacerlo. tambien es mucho mas divertido por eso, si fuera facil de aprender te aburres enseguida

  • Jaime

    29 de Octubre de 2009 a las 19:54

    PRECIOSO

  • JaimeType-R

    5 de Noviembre de 2009 a las 16:27

    Si me sale bien una cosa es mio, es PRECIOSO…

  • figu

    16 de Noviembre de 2009 a las 21:50

    hola buenas yo tengo el type-r nuevo desde que salio en 2007, es cierto que el anterior type-r es un pokito mas rapido lose porque lo he conducido, pero el nuevo no tiene nada que ver en paso por curvas lo que pierde uno lo gana el otro, es muxo mas estable.Cada mas tiempo pasas conduciendole mas te va sorprendiendo.Estos no son coxes para gente que no tiene manos asi de claro para eso comprate un turbo que le pisas y sale pero si sabes sacarle provecho al motor te sorprenderas muximo lo que da de si no te sigue ni dios ni curvas ni en rectas yo me kedo con el nuevo me da mas sensaciones que el otro y esteticamente para mi es bastante mejor un saludo

  • 8000vueltas.com cumple tres años - 8000vueltas.com

    17 de Marzo de 2010 a las 01:39

    […] Pero este año nos hemos abierto a otro segmentos, los pequeños deportivos se nos han puesto a tiro y hemos podido probar lo más deportivo en su tamaño. Por un lado el coqueto Abarth 500 (y contra otra preparación, esta vez alemana: Ruf 911 Turbo 550). Por otro lado contra los más deportivos de los compactos: pequeños, ágiles y capaces de hacer sentir el espíritu 8000vueltas: Renault Clio Sport y Honda Civic Type-R. […]

  • hector

    2 de Enero de 2011 a las 21:53

    Buen articulo, solo que tengo una duda, se dice que el diferencial de este Civic es Torsen y vosotros poneis que es viscoso. Es una errata? realmente es Torsen o viscoso?

  • Autor Staff

    delarosa

    3 de Enero de 2011 a las 21:42

    @hector
    Es un diferencial viscoso, el que lleva un autoblocante tipo Torsen es el Civic Type-R Spec Japonesa.

  • Carrera hasta los 100 - 8000vueltas.com

    24 de Octubre de 2011 a las 11:11

    […] Honda Civic Type-R, fuera de producción pero aun disponible nuevo. […]

  • typerwin

    2 de Noviembre de 2012 a las 16:46

    Pues yo tengo un FN2 con autoblocante Quaife con un tarado del 50% con frenos de 330mm xyz 6pot flotantes y os puedo asegurar que no hay gti que me enseñe el culo en puerto de montaña, si subiendo, ni bajando.

    Para comprarte un type r tienes que entendero y sobretodo sentirlo y llevarlo dentro.

  • jesus

    18 de Octubre de 2013 a las 21:21

    Es muy divertido de conducir tambien es muy fiable tiene un motor estupendo lo se porque yo tengo uno justamente el edicion especial es vastante rapido si podeis tener uno ya que desgraciadamente ya no lo fabrican para europa a un que lo que dice typerwin tiene razon el type r tienes que llevarlo dentro. Un saludo

  • Luis

    8 de Enero de 2014 a las 20:50

    tal y como comentais en el reportaje, tiene su clientela particular, los que valoran deportividad y sensaciones ante todo, dejando a un lado el ser el mas efectivo.
    a mi, personalmente, me parece una maravilla, lo que no consigue darte en el cronometro te lo da de sobras en sensaciones, el sonido arriba del k20a es orgasmisco, y te obliga a jugar constantemente con el cambio para ser efectivo. Si buscas un coche ante todo racing, es tu coche.

  • Peugeot RCZ R, un experimento deportivo – 8000vueltas.com

    12 de Junio de 2014 a las 09:12

    […] delantera fabricado para las masas. Yo no había probado algo así nunca. Recordaba el Civic Type-R, que también llevaba autoblocante en el eje delantero. Un diferencial viscoso en ese caso. […]

Deja un comentario