Mazda 787B, el japonés que conquistó Le Mans

En 1991 Mazda llegó a Le Mans con los deberes hechos. Desde 1988 Mazda había estado desarrollando un coche con el que conquistar la carrera de resistencia más prestigiosa del mundo, tras los fracaso de Mazdaspeed en los 70 y los escarceos no oficiales de principios de los 80. No se trataba de ganar una carrera sino de demostrar al mundo lo que Japón era capaz.

Sin embargo, no fue un camino fácil ya que el año anterior los dos Mazda 787 alineados en la parrilla de Le Mans no pudieron soportar las exageradas temperaturas generadas en el motor rotativo R26B, desarrollado para la ocasión. No debía ser fácil sacar más de 700 cv de un motor de 2.600 cc atmosférico. Menos mal que se redujo la potencia de 930 cv a  esa potencia para ganar en fiabilidad, de lo contrario el ridículo podría haber sido espantoso.

Pero los japoneses no son muy dados a perder (bueno, salvo Toyota, que se especializó en eso de la Formula 1 durante la última década) y siempre vuelven con ganas de más. Le Mans 1991 fue una carrera que pasó a la historia porque no fue previsible ni aburrida. Y es que Mazda ganó por sorpresa, incluso para ellos mismos, ya que de los tres 787B que competían el mejor clasificado arrancaba en la 19ª posición. Muchas posiciones tendría que adelantar para llegar a la primera posición.

Además, no se trataba de adelantar a “otros coches”, no. Por delante tenían coches y pilotos que, todavía hoy, nos ponen los pelos de punta: Mercedes-Benz C11 (conducido por un tal Michael Schumacher y otro que se llama Slechsser, entre otros), Porsche 962 (un Brun conducido por nuestro incombustible Jesús Pareja, Kremer, Joest conducido por Derek Bell, otro Joest conducido por Pescarolo…), Peugeot 905, Jaguar XJR-12. En fin, que no se trataba de desconocidos a los que quitarse de en medio. También estaban en esa parrilla de 1991 Volker Weidler, Johny Herbert y Bertrand Gachot; lo que pasa es que estos tres pilotos iban en el 787 B número 55, el coche que gestó la proeza.

Aunque igual de cierto era que los nuevos coches con motores 3.5 litros fueron colocados por la organización en las primeras posiciones, retrasando 7 puestos a todos los demás participantes. Aun así, había 12 coches más rápidos en clasificación a los que había que superar. Con este cóctel que se había organizado, sin siquiera ponerse el semáforo en verde, ya se podía adivinar que sería una carrera memorable.

Pero en medio de este caos de clasificación, y saliendo tan atrás, Mazda debía hacer algo para tener su oportunidad. Takayoshi Ohashi llevaba muchos años compitiendo en Le Mans (desde la primera participación de Mazda en 1973) y conocía bien el coche con el que tenían que competir. Ohashi sabía que la fiabilidad no sería un problema, los tests realizados en Paul Ricard habían sido muy favorables y había demostrado que el consumo de combustible era muy bajo, suficiente como para tener ventaja sobre los rivales, más rápidos que el 787B, así que decidió cambiar la estrategia de carrera.

Desmarcándose de las estrategias de ahorro de combustible que se suele utilizar en carreras de resistencia tan largas, se optó por una estrategia de carrera al sprint. Traducido a un lenguaje claro: iban a correr 24 horas pie a tabla para sacar partido de su menor consumo (sin disparar sus paradas en boxes). En principio se daban todos los factores para que esta estrategia acabase en un estrepitoso fracaso, ¿quién aguantaría 24 horas a fondo rodeado de coches más rápidos? ¿Y encima ganar? Mazdaspeed. Desde entonces, es el único fabricante japonés que ha ganado Le Mans y el Mazda 787B sigue siendo el único coche rotativo que ha conquistado las 24 horas.

Su dominio fue tal que el año siguiente se prohibió el uso de los motores rotativos, aunque también es de justicia decir que los Mazda corrían con un peso mínimo de 850kg en lugar de los 1000kg del resto de coches de su categoría.

El final de carrera fue apoteósico y, aunque merece ser contado, no lo voy a hacer. Si tenéis una hora libre lo podréis comprobar por vosotros mismos, seguro que sacáis un rato.

Extra Lap

Kurosawa prueba el Mazda 787 B, lamentablemente, en japonés.

Extra Lap 2

La primera y la última vuelta de Le Mans 1991, para los que tienen menos paciencia (atención al safety car).

 

Artículos relacionados

19 comentarios en “Mazda 787B, el japonés que conquistó Le Mans”

  • Clubman

    2 de enero de 2013 a las 00:03

    Excelente repotaje. Me parece realmente curioso que el 787B consumiese menos que sus rivales, con la fama que tienen los motores Wankel.

    El 787B es mi Grupo C favorito, quizás influya en ello las horas Gran Turismo que he jugado con él, pero para mí hay un factor fundamental: Es uno de los coches que mejor suenan del mundo. No tuve la suerte de vivir esa época, pero es curioso ver vídeos en youtube de esa época y saber cuando va a pasar un 787B sólo por el sonido.

    Por si te apetece poner otra extra lap, éste vídeo es espectacular:

    http://www.youtube.com/watch?v=QtUEPwHnxmU

  • Jose Gamir

    2 de enero de 2013 a las 00:23

    Impresionante lo que consiguió mazda con los motores rotativos. Es un placer escuchar estos motores estirar hasta a saber cuantas rpm como si de una moto se tratase(a ver si alguien puede decir hasta cuantas revoluciones llegaba este modelo). Ya había leído y visto vídeos sobre el 787b(recuerdo uno que vi que le están dando acelerones en vacío al coche hasta el corte creo).

    Creo recordar que leí que después de este gran premio la FIA (o no sé quién) prohibió el uso de motores rotativos, a ver si me podéis informar a que se debió esta decisión o si estoy yo confundido.

    A ver si es cierto eso de que están trabajando en un sustituto del rx7 con una evolución de su motor rotativo turbo que esta vez cumpla las normas anticontaminación europeas que es el único “problema” que veo a estos motores para que no sean un éxito en europa, porque el tema de la fiabilidad creo que es más un temor infundado a raíz de los problemas de descompresión de los rx8 que más bien se debían a un mal uso por parte de los propietarios de los mismos que no conocían las peculiaridades de estos motores. Solo hay que ver que la victoria en una prueba tan dura como es le mans y el hecho además de que al llevar menos partes móviles supuestamente se deben dar menos problemas mecánicos (el único tal vez sea el cambio de las placas metálicas esas que lleva el rotor en los vértices osea lo que va tocando con la cámara del rotor, que parece que es algo más laborioso de cambiar que por ejemplo rectificar un cílindro y cambiar un pistón que se a gripado, aunque creo que duran más de 100.000km así que tampoco debería ser tanto el problema).

    Un saludo y feliz año a todos y felices fiestas!!!

  • Autor Staff

    delarosa

    2 de enero de 2013 a las 00:36

    @Clubman
    Uno de los motivos por los que el R26B consumía menos es porque el 787B pesaba 850kg y no los 1000kg de peso mínimo de sus rivales.

    @José Gamir
    Efectivamente, el año siguiente los motores rotativos fueron prohibidos pero no por la FIA, sino por la ACO (Automobile Club de l’Ouest), que es la entidad que organiza las 24 horas de Le Mans.

    Lo añado al artículo, son dos puntos importantes que merece la pena mencionar.

  • Jose Gamir

    2 de enero de 2013 a las 00:50

    @Clubman, a mi también me ha extrañado lo de que consumiesen menos dada la fama que tienen de gastones, lo que me ha llevado a dar por cierto algo que leí sobre estos motores y es que se ve que en conducción normal (velocidades legales) gastan más que un motor de cilindros de similar potencia pero que sin embargo cuando se va a fuego con ellos el consumo no se dispara tanto como por contra si que pasa con los motores de cilindros convencionales.

    En el vídeo que has puesto parece que no se vaya a acabar nunca la última marcha y luego en la reducción simplemente bárbaro el sonido que emite.

    El vídeo que yo decía es este, da gusto ver con la facilidad con la que el motor sube de vueltas como si fuese un fórmula 1 mientras emite ese gorgoteo y al final la gente aplaude y todo como si fuese un concierto: http://www.youtube.com/watch?v=HCur5CPe2Bc

  • Jose Gamir

    2 de enero de 2013 a las 00:59

    Muchas gracias @delarosa por la aclaración, pero ¿se sabe cuál fue el motivo de su prohibición? que yo en el 91 tenía 3 añitos y no recuerdo muy bien lo que se comentó de cual fue el motivo oficial y si hubo algún otro motivo oculto xD. A ver si los que vivisteis con mayor conciencia que yo aquel año (por cierto que había puesto gran premio como si la carrera de Le Mans fuese una prueba más del calendario de fórmula 1 xD) podéis decir algo. Un saludo

  • crosser

    2 de enero de 2013 a las 14:44

    Interesantísimo el artículo.
    Sin duda el 26B es uno de mis motores preferidos: por su sonido, por su exclusividad, quizás también por su peso.
    Creo que parte de su encanto es debido a que en bajas recuerdan a una moto de 500 2T, y luego la estirada, parece una pequeña 125, por las revoluciones que coge.
    Yo también hago mi contribución con dos videos (a mi me personalmente me encantan)
    http://www.youtube.com/watch?v=5NZmUkA5rGQ
    http://www.youtube.com/watch?v=jBsia_BI7WU

  • Clemenza

    2 de enero de 2013 a las 22:03
  • isaac

    3 de enero de 2013 a las 02:31

    Que es lo que el mazda tiene en la ruedas delanteras y como hacen en los pits pata canbiar las ruedas traceras en el peugueot, si alguien me pudiece responder, gracias

  • KidPussy

    3 de enero de 2013 a las 11:59

    grandisimo post de categoria..

  • Gis

    3 de enero de 2013 a las 14:22

    Gracias por el artículo.

    Desconocía muchas cosas de las que comentas…Tenéis algún artículo dedicado exclusivamente a los rotativos? (sí, ya sé que google es mi amigo y tal…es por tocar un poco las narices, que seguro estarás de vacaciones)jejeje

    En serio, me encanta leeros.

  • TechF1

    4 de enero de 2013 a las 13:52

    isaac, yo en las ruedas delanteras no le veo nada raro. En las traseras, se levanta el carenado como una tapadera para sacar las ruedas. Mira este pit stop:

    http://www.youtube.com/watch?v=GugI5ZtUoPg

    un saludo.

  • rias altas

    5 de enero de 2013 a las 22:28

    Una pregunta:
    quien gana las 24h de le mans? El primero en cruzar la meta tras 24h o el coche que ocupa la primera posicion al cumplirse 24h?
    He mirado en wikipedia y no encuentro la respuesta.

  • Autor Staff

    delarosa

    5 de enero de 2013 a las 23:38

    @rias altas
    Técnicamente el ganador es aquel que completa más vueltas en 24 horas. O sea que el primero que pasa por la línea de meta, completando así la última vuelta, es el ganador. La última vuelta no puede darse en más de 6 minutos (salvo fuerza mayor o indicación contraria de los comisarios).

    De todos modos ni siquiera el reglamento técnico de las 24 horas de Le Mans 2013 lo aclara ya que me queda la duda de qué pasaría si un coche abandona pocos minutos antes del final y acaban las 24 horas y ningún coche le ha superado en número de vueltas.

    http://www.lemans.org/wpphpFichiers/1/1/ressources/Pdf/2013/24-heures-du-mans/regulations/2013-24-heures-du-mans-supplementary-regulations.pdf

    A ver si alguien nos puede aclarar un poco más este punto.
    ¿Algún lector ha corrido Le Mans?

  • Riasaltas

    6 de enero de 2013 a las 18:30

    Juatamente por eso lo preguntaba.
    Se me ocurren un punado de supuestos donde no me queda claro quien es el ganador.

    Si fuera por numero de vueltas recorridas al cumplirse las 24h no habria duda, pues los coches de hoy en dia llevan telemetria. Pero… Y hace 50 anos?

    Y si el ganador es aquel que cruzando la linea de meta tras 24h lleva mas vueltas, q pasaria si un coche A lleva 200 vueltas y rompe el motor 100m antes de cruzar la meta, y un coche B lleva 199 vueltas y tambien rompe el motor a 50m de meta, pero con la inercia logra cruzar la meta. Aun habiendo recorrido menos kms en 24h el coche A, el ha pasado por meta el A no. Seria el ganador?

  • Jose Gamir

    6 de enero de 2013 a las 19:29

    Me autocontesto tras leer en el link que hay al principio dell artículo donde pone “motor rotativo R26B” el cual no vi cuando leí el artículo:

    El coche daba la potencia máxima de 700cv a 9000rpm osea que el régimen de giro máximo no sería muy diferente al de un rx8, y consumía 51,881 litros cada 100 km a una velocidad media de 213,58 kilómetros por hora (sin contar los pit-stop).

    Al parecer según mi traducción del siguiente párrafo (“In 1990, FISA decided that starting in 1992 no RCE engines would be allowed, though this has been relaxed since then.”); la prohibición para los motores rotativos la tomó la FISA (sacado de http://es.wikipedia.org/wiki/Federaci%C3%B3n_Internacional_del_Autom%C3%B3vil “En 1922, la FIA delegó la organización de carreras de automóviles a la Commission Sportive Internationale (CSI), un comité autónomo que más tarde se convirtió en la Fédération Internationale du Sport Automobile (FISA).” y “Una reestructuración de la FIA en 1993 dio lugar a la desaparición de la FISA, poniendo las carreras de coches bajo la administración directa de la FIA.”) en 1990 y entraba en vigor en 1992 por eso el año 1991 fue el último de un motor rotativo aunque por lo que dice al final entiendo que pone que desde entonces la normativa ha sido más más permisiva ya que en otro párrafo (“Mazda declines to enter a revamped 1991 Le Mans winning 787B race car in the 1998 24 Heures du Mans. Finance and the change of company president are cited as the reasons.”) da a entender que en 1998 Mazda podía haber vuelto a competir con una evolución del 787B pero a raíz del cambio de presidente de mazda y por problemas financieros no se hizo.

    Justo después hay otro párrafo que dice que no sé qué año hubieron cambios en las normas para la longitud variable de los colectores de admisión “There were changes to the rules for variable length” intake manifolds for rotary powered vehicles.”

    @isaac, lo de las ruedas delanteras del mazda creo que simplemente son unas ruedas carenadas por temas aerodinámicos al igual que estas del bmw sauber de 2008 que introdujo creo ferrari en 2006 con sus llantas lenticulares que decía eran para refrigerar los frenos ya que el reglamento prohibía cualquier añadido a la rueda para mejorar la aerodinámica: http://i266.photobucket.com/albums/ii259/calleja_fotos/MTec/MT_BMW_240508.jpg
    o las del jetta hybrid para alcanzar récord de velocidad: http://www.motorpasion.com/volkswagen/volkswagen-jetta-hybrid-el-coche-mas-rapido-del-mundo

    Respecto a lo de le mans me suena haber escuchado en la retransmisión de las 24 horas de nurburgring que para ganar lo importante es cruzar la linea de meta tras cumplirse el tiempo por lo que si aunque haya dado más vueltas un coche si se rompe o está en boxes y no puede salir cuando cumple el tiempo y por tanto no cruza la linea en esos 6 minutos que dice @delarosa tras cumplirse las 24 horas ganará el segundo que más vueltas haya dado siempre que cruce la linea de meta.

    Un saludo.

  • Nacho Z

    8 de enero de 2013 a las 20:44

    chapéu, maravilloso coche, mítica carrera, y aún mejor post. Cuando leo estas cosas se te hincha un poquito el pecho al ver un Mazda en tu garaje.

    Seguid así! Un Saludo

  • ro

    1 de junio de 2013 a las 04:12

    muy bueno el post, y completo, de hecho el mazda 787b era alabado por el sonido de su motor rotativo wankel r26b, inconfundible en el mundo.

  • Técnica de motores: Mazda R26B, como ganar Le Mans – 8000vueltas.com

    17 de octubre de 2013 a las 09:51

    […] Mazda 787B, el japonés que conquistó Le Mans […]

  • Técnica de motores: Mazda R26B, como ganar Le Mans - Motorteca

    30 de octubre de 2013 a las 22:49

    […] Mazda 787B, el japonés que conquistó Le Mans […]

Deja un comentario