Prueba Subaru WRX STI, ahora también en asfalto

-¿Cuanto dura tu escala en Barajas?
-Unas 6 horas
-De acuerdo, te pasamos a buscar.

Y así es como empieza esta historia.

En 6 horas se pueden hacer muchas cosas: se puede ver una peli e irte a cenar, puedes hacer algo de turismo por la ciudad…o puedes irte a un puerto de montaña a probar el nuevo Subaru WRX STI.

Subaru Impreza WRX STI

Como esta prueba no era algo que hubiera planeado iba sin ningún prejucio a cerca del coche. Es cierto que tuve la oportunidad de probar la versión 5 puertas de la generación anterior y a pesar de que, a priori, era (y es) un coche que no me va mucho por concepto (4×4, turbo…), tengo que decir que por entonces me sorprendió gratamente. Como esta versión 2014 es mecánicamente muy similar, supuse que también me gustaría. ¿Me equivoqué?

Empezaré diciendo que hay muy pocos coches que me sorprendan últimamente y pensándolo con calma, he llegado a la conclusión de que sólo puede ser culpa mía. Mía, porque hace tiempo que ya pasé esa línea en la que creía que un coche de aspiraciones deportivas – o directamente un deportivo – era un coche que podía satisfacerme. Ya no.

Subaru Impreza WRX STI

Ahora ya no veo a los coches como lo que son – es difícil encontrar un coche malo – sino como lo que pueden llegar a ser con la dosis de material “aftermarket” necesaria. Un escape por allí, unas suspensiones por allá…

Así que después de la prueba del WRX STI me quedé un poco frío, tanto que hasta he tenido que leer pruebas de las anteriores generaciones para convencerme de por qué el Subaru Impreza, en sus variantes STI, ha sido uno de los coches favoritos de los más “quemados”, desde siempre.

Subaru Impreza WRX STI

STI: Subaru Técnica Internacional. Toda una declaración de intenciones, unas siglas que han hecho temblar a algunos de los mejores coches del planeta. ¿Quien no ha oído alguna vez eso de:“vale, el M3 – o Porsche XX, o Ferrari YY, pon aquí el que te de la gana – corre más, pero si te pilla un STI en un puerto de montaña te arranca la cabeza”? Y es verdad, pero a medias.

Subaru Impreza WRX STI

¿Cuantos STI ves por la calle que no estén algo “tocados”? Pocos, muy pocos. Porque durante años han sido la base perfecta para hacerte tu coche a medida. De serie es un coche muy rápido y efectivo, pero quien se compra un coche así es porque es un verdadero fanático de las curvas.

Si tuviera que hacerme una idea del coche que voy a conducir solamente viendo la llave no sabría muy bien que me espera. Podría pasar perfectamente por la de un Nissan micra de primera generación. Es la llave más infame que he visto en muchos años. La encuentro hasta graciosa, muy racing, muy “japo” de toda la vida. Una vez que ves el coche desentona totalmente, ya que estéticamente el nuevo STI es innovador y atractivo, aunque eso sí, para mí este coche sólo puede llevar llantas doradas, como aquellas versiones de rally que tantos sueños húmedos han protagonizado.

Subaru Impreza WRX STI

No era mi intención hablar demasiado de equipamiento o acabados, pero hay que decir que Subaru ha dado un gran paso en este sentido (cámara trasera para aparcar, Harman Kardon…). Puede que no sea un Bentley por dentro, pero desde luego es mucho, mucho mejor que las generaciones anteriores, aunque aún hay alguna cosa que desentona un poco. Lo que no ha cambiado es que cuando te sientas y miras por el retrovisor central sigues viendo el espectacular alerón anclado al portón trasero. Es imposible que no te arranque una sonrisa maliciosa cada vez que lo ves ahí.

Cuando giras la llave y el motor cobra vida descubres un sonido a ralentí muy prometedor, una pena que en marcha, incluso yendo al ataque no suene absolutamente nada. Hace ya tiempo que probamos la anterior generación del WRX STI y no recuerdo que sonara ni excesivamente bien ni excesivamente alto, pero en este coche la ausencia es tan evidente que cambiar “a oído” es muy complicado. Tienes la pequeña ayuda de un LED que te avisa cuando estás apunto de llegar al corte, pero dependiendo de la luz y la hora del día, a veces, no lo ves. Como resultado te encuentras bastante a menudo “estancado” en el corte de inyección, que es suave y muy progresivo, lo que tampoco ayuda mucho en este aspecto. Nota mental: si algún día me compro este coche lo primero es un buen escape, de esos que suenan guturales, profundos, muy “turbo”, y que petardeé. Eso seguro.

Subaru Impreza WRX STI

Después del recorrer el puerto de montaña que habíamos elegido como campo de pruebas a ritmo muy alto me baje del coche sudando, y eso, es una buena noticia. Significa que hay que trabajar duro para sacar el 100 % del coche. El motor tiene un tacto muy de la vieja escuela: por debajo de 4000 rpm el empuje es verdaderamente limitado, así que si pisas a fondo a 2500 vueltas confiando en tener una buena respuesta puedes esperar sentado. La prensa internacional está criticando duramente el propulsor por ello pero, personalmente, lo encuentro divertido y, por otro lado, es un placer ver en un coche moderno, donde hasta las mecánicas sobrealimentadas tienen tacto de atmosférico, como el turbo se va “inflando” para darte todo su potencial entre 4000 y 6500 rpm.

Los 300 cv declarados (los mismos que la versión anterior) se sienten como 300 cv. Ni más ni menos. No encuentras una potencia abrumadora pero si estiras tres marchas seguidas y miras el velocímetro descubrirás que vas muy rápido, aunque no lo parezca. Los más exigentes echarán de menos algo más de empuje, afortunadamente, en motores turbo-alimentados la solución es sencilla y barata. Con una reprogramación se pueden sacar unos cuantos caballos extra sin problema alguno.

Subaru Impreza WRX STI

La carretera que tengo delante no es el mejor lugar para probar el Subaru. Tiene buen asfalto pero es muy lenta y revirada, todo de segunda y tercera velocidad, donde no puedes dar rienda suelta a los 300 cv. En este escenario y si la adherencia no es un problema (en mojado o donde las condiciones de adherencia no sean óptimas es otra historia) un coche con aspiraciones deportivas pero de menor potencia y peso puede plantar cara al WRX STI. En cualquier caso, el ritmo es muy alto, pero ir rápido exige usar mucho el cambio para mantener el motor en la zona buena.

Subaru Impreza WRX STI

La primera impresión acerca del cambio, cuando aún no has arrancado el coche y juegas con la palanca moviéndola por todas las velocidades es buena: duro y de recorrido cortos pero ahora que estoy en faena, buscando los verdaderos límites del coche, se echa en falta una caja un poco más rápida. Tienes que marcar muy bien los movimientos, tanto con la mano como con el pedal izquierdo para conseguir cambios limpios y, sobre todo, suaves, algo que lleva cierto tiempo acostumbrarse, aunque tampoco se le puede reprochar nada, todo el sistema de transmisión y tracción del STI es un auténtico monstruo y la caja tiene que lidiar con más de 400 Nm de par motor.

Subaru Impreza WRX STI

Estiro la tercera hasta que el LED que te avisa del momento óptimo de cambio se enciende y subo a cuarta, sigo acelerando durante unos metros hasta empezar a frenar duro y bajo otra vez hasta segunda para afrontar esas 2 enlazadas de izquierda-derecha con buena visibilidad y mucho peralte que tanto me gustan. A la hora de parar el coche, el equipo de frenos cumple perfectamente aunque hacer punta tacón no es fácil o intuitivo. Durante cerca de 20 Km de puerto de montaña, gran parte en bajada, con temperaturas de 40º y a ritmo muy alto sigo poniendo a prueba los frenos y no descubro el más mínimo síntoma de fatiga, eso sí, tras un tramo así es fundamental dejar refrigerar los frenos antes de parar el coche ya que, si bien éstos no desfallecen, con lo que corre y pesa el coche (casi 1600 kg) la temperatura de discos, pastillas y, sobre todo, líquido de frenos acaba siendo muy elevada.

Subaru Impreza WRX STI

Una vez que paras el coche llega el momento de meterlo en la curva. La dirección es bastante más rápida y directa que en las generaciones anteriores, tanto que en las primeras curvas tengo que “abrir” un poco para no empezar a limpiar cunetas con las ruedas de dentro, pero lo mejor de todo es que, por fin, la trasera se insinúa entrando en curva. No es algo peligroso ni tampoco se puede decir que sea un coche especialmente difícil de conducir pero va muy duro de suspensiones y definitivamente se mueve de atrás, lo que hace que, si te lo propones, puedas entrar en las curvas barriendo al más puro estilo McRae.

En los cambios de apoyo o enlazadas, inevitablemente se notan los 1600 kg de coche, no porque balancee – gira muy plano – sino porque como no lo frenes un poco al final acabas “lanzando” el coche en la curva, y si bien en un tramo cerrado te puedes permitir ese lujo, en carretera abierta el sentido común manda.

Subaru Impreza WRX STI

En pleno apoyo, la velocidad de paso por curva es alta (por encima de compactos deportivos tipo GTI) y apenas hay un ligerísimo subviraje al límite. El balance del coche es muy bueno en este sentido.

A la salida de las curvas lentas el coche puede mostrar dos caras en función de como lo conduzcas, si vas atacando y pasando por las curvas en el límite de adherencia y das gas con ganas puedes notar como las ruedas delanteras “tiran” en la dirección que marca el volante sacándote de la curva como un misil, al menos en la posición más radical que permite el diferencial central, pero también puedes hacer deslizar la trasera del coche a la salida de las curvas si entras más despacio e insinúas con el volante mientras aceleras fuerte. Especialmente si la adherencia no es muy alta.

Subaru Impreza WRX STI

Pero, en realidad, estas carreteras no son el escenario donde el STI se ha ganado su fama de coche imbatible, inmisericorde con deportivos que doblan su precio. El STI te pide un poco más de velocidad, curvas más amplias, de tercera y cuarta velocidad. Porque te garantizo que en esas circunstancias, exprimiendo los 300 cv, frenando duro, apoyando el coche en curvones de cuarta velocidad mientras das gas sin piedad, sin preocuparte de si está seco o mojado, confiando plenamente en un sistema de tracción ultra efectivo y en un chasis bien puesto a punto, es donde muy pocos coches pueden seguirte. Coto privado de caza del STI.

Es cierto que el coche, con los años, ha ido ganando peso y aburguesándose en algunos aspectos, pero también es verdad que nunca ha habido un STI más rápido o mejor puesto a punto. Es la base perfecta para construir tu coche de tramos ideal.

Subaru Impreza WRX STI

O no…

Artículos relacionados

10 comentarios en “Prueba Subaru WRX STI, ahora también en asfalto”

  • Sr. Mango

    17 de septiembre de 2014 a las 15:31

    En fin, la última foto lo dice todo… muy buen coche, pero no es para mí.

  • arribi

    17 de septiembre de 2014 a las 18:31

    tampoco es un coche para mí, pero me alegro mucho de que exista (más tras la muerte del evo). también me gusta que siga manteniendo el carácter sti a pesar de que los años no pasan el balde (aburguesamiento). estoy seguro de que a los fans del modelo no les defraudará.

    PD: yo tampoco concibo un sti que no sea azul y/o no tenga llantas doradas.

  • Sr.Kiwi

    18 de septiembre de 2014 a las 11:24

    Y viendo esas ultimas fotos es pregunta obligada, ¿se defiendo haciendo drift en Arenas? o por el contrario ¿le lastra un poco la tracción total? seguro que ese speedster hace drift con solo pensarlo… Tengo que volver a Arenas, me lo pasé como un enano, y a ver si así hago manos para el mr2 que cuando te das cuenta de que se va ya es tarde (me da que es por la vvti…)

    PD. Insisto en que de mayor quiero ser como vosotros, y que me dejen pepinos para probarlos en circuitos, carreteras, caminos, praderas y demás…

  • Pathfinder

    18 de septiembre de 2014 a las 20:12

    Una prueba única, la verdad. Cuando contáis las cosas me parece estar viviéndolas. Una cosa que no me convence de la prueba es que no digáis nada de las suspensiones, en versiones anteriores no estaban a la altura del chasis, al mío se las he cambiado por unas PSS12, es otro mundo.

    Mi coche es un Impreza STI 2011 y estaba esperando a ver las impresiones del nuevo modelo para decidir si cambiarlo o no. Veo que mejora muchas pequeñas cosas del anterior que me gustan ya que lo uso todos los días y que a vosotros os ha convencido, eso es lo más importante. Cuando pasen unos meses encargaré el mío (no me gusta tener las primeras unidades, a veces dan más fallos): azul con llantas doradas, como todos los que he tenido (ya van 4).

  • Staff

    delarosa

    18 de septiembre de 2014 a las 21:30

    @Sr. Kiwi
    Pues se le quedaba muy pequeño el circuito, la verdad. El mayor problema era el ATV, como decíamos en la primera parte: ” Tuvimos la oportunidad de probarlo en el circuito de Arenas de San Juan y en solo dos vueltas, y una de refrigeración, los frenos delanteros volvían achicharrados.”

    El STI se deja cruzar y me divertí mucho con él pero hubiera sido mejor sin “interrupciones”.

  • Autor Staff

    Lasheras

    18 de septiembre de 2014 a las 22:47

    @Pathfinder,

    La frase “no estaban a la altura del coche” es algo un poco relativo y ambiguo.

    No si te refieres a que no estaban a la altura por calidad -desfallecen con poco kilometraje, pierden eficacia en zonas de tramos bacheadas debido a la temperatura… – o que no están a la altura en cuanto a dureza y deportividad.

    Respecto a la primera opción; en pruebas de poca duración como las que normalmente hacemos es complicado averiguar cuanto van a durar unos amortiguadores, lo que si te puedo decir es que incluso acelerando fuerte en marchas cortas y con asfalto bacheado las ruedas permanecen totalmente pegadas al suelo y no hay pérdidas de tracción apreciables.

    Respecto a la dureza y deportividad, son, definitivamente, más duras que en versiones anteriores y el coche gira más plano que nunca pero, como coche de calle que es, es inevitable que balancee ligeramente. Desde luego si vienes de unas PSS12, que son de lo mejorcito que se puede montar para ir por la calle, no te van a parecer nada del otro mundo pero la verdad es que el coche va muy bien en ese aspecto, y desde luego no sería el primer punto a mejorar por mi parte.

    Un saludo,

  • Pathfinder

    19 de septiembre de 2014 a las 11:46

    Gracias Lasheras por tu respuesta. Por lo que comentas la mejora en suspensiones debe ser notable. El modelo anterior pecaba de tener suspensiones algo blandas para el uso deportivo, supongo que buscando un equilibrio para todos los terrenos y con la comodidad que demanda el usuario medio, yo lo saco todos los días pero sólo por asfalto y me gusta ir bien duro. Gustos personales, supongo.

  • Track day 8000vueltas en el Jarama | Autopasione

    25 de abril de 2016 a las 05:25

    […] también está presente en la cita, con un Subaru WRX STI en blanco y un BRZ Pentacar, un vehículo que corre en 5 disciplinas diferentes del motor: rallyes […]

  • 8000vueltas Experiences Michelin 2016: la fiesta del motor – 8000vueltas.com

    27 de abril de 2016 a las 15:04

    […] 4C Spider en color Rosso Alfa. Poco después llegarían los japoneses, con un Subaru WRX STI blanco y el BRZ Pentacar con el que la Real Federación Española de Automovilismo […]

  • Prueba Subaru WRX STI 2016: libre albedrío – 8000vueltas.com

    20 de septiembre de 2016 a las 21:23

    […] boxer turboalimentado de 300 cv. Un motor que, como ya dijimos en su momento cuando probamos la versión 2014, es muy de “la vieja escuela”. Un motor que saca su potencia a base de soplado del […]

Deja un comentario