La curva más difícil del mundo, GT3 en Spa

Cuando se habla del mejor circuito del mundo pocos suelen ser los candidatos. Pocos tienen tantas historias que contar, tanto carisma y, sobre todo, sólo uno alberga Eau Rouge: el Circuito de Spa. Y es que Eau Rouge sólo hay una y está considerada la mejor curva del mundo, casi nada.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

A Eau Rouge se llega a través de una recta en bajada, con una pendiente que da vértigo. Lo más importante de Eau Rouge es pasarla sin romper, como mínimo, el coche de manera consistente vuelta tras vuelta. Conseguirlo es sencillo pero hacerlo, además, yendo rápido nos va a exigir una gran preparación. Tenemos que llegar realmente preparados.

Cuando hablas con gente que no entiende de este asunto que nos trae entre manos -entendido como “conducción deportiva”- la gente “normal” te suele preguntar: ¿qué velocidad alcanzas? La respuesta adecuada sería: ¿en qué curva?, pero no lo entenderían. Rodar rápido en circuito consiste básicamente en tratar de pasar las curvas girando el volante lo mínimo posible para pasar por los vértices lo más rápido posible sin perder tiempo entre recta y recta (Recuerda nuestros artículos sobre conducción deportiva; Parte 1: AcelerarParte 2: Frenar; Parte 3: Trazado de curvas)

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

No me gustan los circuitos planos porque, para mí, les falta una dimensión de diversión. Pueden ser muy técnicos y muy difíciles si se hacen bien pero los más divertidos, a mi juicio, son los que te llevan de arriba abajo como una montaña rusa, véase: Jarama, Portimao… te exigen anticiparte, te obligan a tirarte en curvas sin saber muy bien qué hay al otro lado (y esto es peligroso), necesitas arriesgar más para ser el más rápido, te exigen –en resumen- un poco de fe y confiar en que todo salga bien. Pero, si hay un lugar en el que este concepto se maximiza, ese es Eau Rouge.

Alguno estará pensando en que me olvido del Ring. No lo hago, creo que el Ring es otra cosa, un santuario de la velocidad, sí, pero no un circuito al uso.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Este año he acudido por primera vez a Eau Rouge y la primera vez que la recorrí fue andando. Todo lo que os pueda contar se queda corto en comparación con la sensación de majestuosidad que provoca el llegar a la cumbre y mirar hacia atrás. Hay muchos metros de desnivel, una vegetación frondosa y un entorno único a tu alrededor. El cielo, probablemente, estará nublado y hará frío pero respirarás hondo y sentirás que estás en un sitio que forma parte de la historia. Huele a bosque, a lluvia pero también a carreras y a competición. En esta curva se han peleado la mayoría de los grandes pilotos de la historia.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Me encontraba ligeramente despistado, sumido en mis pensamientos, cuando a gritos me sacaron de mi letargo. Era un instructor de RSR, que nos explicaba las partes de la curva que la gente atacaba incorrectamente y donde solían terminar: aplastando su coche contra la barrera. Apabullante comienzo. Lo siguiente que hicimos fue estudiar la curva de arriba abajo: que pianos evitar pisar, puntos de contacto, errores comunes y una advertencia: muchos vuelven a casa sin coche, mucho cuidado. No es del todo agradable comenzar un briefing así pero lo prefiero a que me digan: tal o cual curva es “a fondo”, ¿perdona? ¡será con tu coche!. Yo ya veré como la hago. Un poco de prudencia es fundamental a la hora de dar la bienvenida a un circuito.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Como decía, a Eau Rouge se llega cuesta abajo y, fundamental, con frenos. Con los frenos listos para pararnos en el momento justo porque vamos a llegar a más de 200 km/h. Al llegar a una caseta de comisarios situada a la derecha de la pista nos lanzamos hacia la izquierda muy tarde (el fallo más habitual es lanzarse pronto y que se te atragante el viraje a derechas), es mucho más rápido de lo que parece al principio. Después giras a la derecha y el vértice está muy arriba, la exagerada pendiente hace que durante algunas décimas no veas el cono y toca, de nuevo, girar a la izquierda –en pleno rasante- para salir a más de 180 km/h hacia otra recta: la más larga de Spa, por lo que es fundamental salir bien rápido de Eau Rouge. Aquí radica el motvo por el que Eau Rouge es tan difícil, porque además de su complicación EXIGE hacerla bien para no arruinar tu vuelta. Si todo esto no te parece suficientemente intimidante prueba a hacerlo como nosotros: lloviendo y en un 997 GT3 con semislicks. Durante esa charla pensé seriamente en dejar Spa para otro año. Pero Spa nunca está seco del todo y el día es muy largo, así que vamos a ver si el tiempo nos da una tregua.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Spa no solamente es Eau Rouge, sería muy necio reducirlo a los 200 metros más emocionantes del mundo, aunque no es poco. Spa es un circuito largo y muy rápido, requiere caballos y buenas manos para empezar a hablar de tiempos decentes. Como una burda referencia (hay un mundo entre un coche y otro): rodar cerca de 3 minutos en Spa es ir muy rápido. Spa es un circuito de desniveles, peraltes y curvas largas, apoyos infinitos que pondrán a prueba tu temple con el coche aplastando las ruedas exteriores, al límite del agarre. Spa es, en resumen, un reto.

Pero volvamos al principio, al principio del día, necesitáis un contexto para todo esto. Todos los días de mi vida comienzan del mismo modo: abro lentamente y sin ganas un ojo. No es mi cama, no es un ambiente familiar lo que veo. Me pregunto dónde estoy y enseguida caigo: estoy en Bélgica, hoy rodamos en Spa. Miro por la ventana y llueve. Recuerdo que ayer también llovía, mucho, espero que mejore. Si miro hacia arriba sólo veo nubes, si miro hacia abajo veo un Porsche 918. Quizá el día ya esté mejorando, estas cosas no ocurren cuando miro a través de la ventana de mi casa.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Después de desayunar nos subimos al Porsche 911 GT3 que nos hemos traído desde España en un camión y con el que vamos a pasar toda la semana por Bélgica y Alemania. Desde hace unos meses este 911 está en el garaje de 8000vueltas para ser sometido a una prueba de larga duración de coche y neumáticos semislick (Michelin Pilot Sport Cup 2). Desde luego, ni hubiera soñado con poder hacer una prueba así hace un par de años pero tenemos una oportunidad de oro y vamos a aprovecharla. De camino al circuito se nos empañan las ventanillas, nos perdemos (sólo un poco) y el coche nos pega un latigazo en una curva excesivamente deslizante. Los nervios están a flor de piel.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

La entrada a Spa es poco menos que ridícula. Uno espera una entrada magnífica al mejor circuito del mundo pero, no, lo que hay es una pequeña garita de seguridad y un angosto túnel de un solo sentido (con un semáforo, para permitir entrada y salida). No es lo que hubiera esperado, sin duda. A la salida del túnel llegamos a una pequeña glorieta que nos dirige hacia los boxes antiguos (antiguos y pequeños, hacen grandes a los de circuitos como Jarama o Albacete) y tras una pequeña vuelta llegamos hasta los boxes modernos. Desde ahí vemos Eau Rouge y las nuevas instalaciones, ahora sí, estamos en un circuito de primer nivel.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

El 918 que esta mañana estaba en la puerta de nuestro hotel ahora está delante de un box. También hay un Rolls Royce y un Koenigsegg. Camiones que están descargando coches de carreras que hoy rodarán en el trackday y que nos hacen palidecer, ¿con esta gente vamos a rodar? ¡Qué nivel!

El día comienza con la inscripción, el briefing y el paseo por el circuito. Vamos en coche, parando en varias curvas importantes, y allí nos explican los aspectos más críticos de cada curva. Aun son las 9 de la mañana cuando se empieza a rodar pero nosotros no entramos hasta las 12. En el pit lane se empieza a ver que hay coches de todo tipo esperando para entrar a pista: coches de calle de nivel muy alto, coches de carreras y coches de alquiler de todos los niveles: desde Clio Sport hasta Cayman GT4 y 991 GT3. Hay una legión de Radicals y hasta un Z4 GT3 de la Blancpain conducido por un piloto que llegó a rodar en F1 cuyo nombre no recuerdo. Hay unos 90 coches que rodarán en open pit lane.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Según avanza la mañana el tiempo mejora. Si algo hemos aprendido en estas visitas al Ring es que los días pueden empezar muy mal y acabar muy bien. En Spa parece que sucede algo parecido, estamos de suerte. Mientras esperamos podemos ver detenidamente la maquinaria que nos acompaña y el nivel de preparación de los participantes. La gente viene con mecánicos, recambios y  todo lo que puedas necesitar, dispuestos a partir el crono aunque, con la lluvia de hoy, volver con el coche entero les va a saber a victoria.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

No es tan fácil como parece acabar enteros, a veces pasan cosas

En la expedición vamos unos veinte Porsche desde España (nuestros amigos de Soloporsche) y algunos empiezan a rodar desde primera hora. Gracias a ellos puedo rodar como copiloto e ir viendo cómo está el circuito de mojado y de grip. No está fácil pero la pista se va secando lentamente, aunque a veces vuelve a caer un chubasco que tira por la borda lo avanzado durante los últimos minutos. No obstante hay un carril claro de asfalto seco cuando salimos a pista.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Lo que sí puedo ver durante estas vueltas copilotadas es que hay algunas cosas que no me gustan. Así como la organización fuera de pista de RSR me parece de bandera el planteamiento en ella no me gusta. Como decía, somos 90 coches de todo tipo compartiendo pista y las diferencias de velocidad son abrumadoras: tanto pasas a un Clio Sport como un misil como tienes que lanzarte a un lado porque viene el Z4 GT3 haciendo hot laps con slicks de lluvia y dejando un spray que no te permite vez nada, o aparecen de la nada dos barquetas que van 30 segundos por vuelta más rápido que tú. En muchas curvas, no en una o dos ocasiones, nos encontramos con 10 (¡10!) coches tomando la misma curva. Hay mucho en juego y no me parece la mejor manera de rodar, no me gustaría llevarme un poco de chapa abollada de recuerdo.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Esta foto no está tomada realmente durante el trackday si no en una vuelta de reconocimiento previa

Pero ya estamos aquí y no hay vuelta atrás, habrá que llevar un plus de atención y mucho, mucho, cuidado. Estoy en el pit lane, sentado al volante del GT3: casco puesto, arneses ajustados y acaricio el volante de piel vuelta antes de ponerme los guantes. Ha habido una bandera roja y han parado la actividad en pista durante unos minutos que se hacen eternos. El motor ya está en marcha y nos dirigimos al final del pit lane, el semáforo está en rojo. Esperamos. Detrás de nosotros hay una fila considerable de coches hambrientos por volver a pista. Yo no dejo de pensar en los semislicks “helados” que llevamos montados, es prácticamente verano pero llueve y estamos a 9º, ¡quién lo diría!.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Semáforo en verde. Salimos, en lenta procesión, uno a uno, del pit lane. La entrada al circuito es en la segunda recta, por lo que la primera curva de todas las que vamos a abordar hoy es, precisamente, Eau Rouge. La pasamos con suavidad, muy despacio, disfrutando de recorrer esos metros míticos que tantas veces hemos visto en las carreras o que hemos corrido en un simulador. Impresiona lo vertical que es todo, el rasante larguísimo en el que, se supone, que hay que ir pie a tabla sin ver nada de lo que hay después. Esto es una locura. Las dos primeras vueltas no merecen más mención que decir que salimos indemnes y que fuimos descubriendo los puntos donde había más o menos grip del circuito.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

A partir de ahí empezamos a subir el ritmo. Pisamos el acelerador con más decisión, cambiamos más altos de vueltas y frenamos un poco más tarde. Pero si algo necesitamos hoy es suavidad, delicadeza. Llevamos un coche con el motor en el sitio incorrecto, con unos neumáticos poco apropiados y unas suspensiones duras como piedras que no ayudan en nada a las transiciones. Ahora sí, vamos a abordar Eau Rouge con alegría. Lo más importante –recordamos- es no precipitarse y lanzarse al segundo vértice (a derechas) en el momento correcto, lo que requiere hacer bien los deberes de frenado y giro al primer vértice en el punto correcto. Giramos a la derecha con decisión, el coche flota por un instante y vuelve a asentarse. El volante tiene ahora que girar hacia el otro lado y es importante no pisar los pianos de la izquierda. De lo contrario es muy probable que acabemos contra los neumáticos y eso es lo último que queremos hoy. Es un momento mágico, salir de Eau Rouge, cambiar a 8.000 vueltas y meter 4ª rumbo hacia la primera chicane. En esa recta nos llegamos a poner a 250 km/h, momento en el que levanto el pie del acelerador porque lo que siento en miedo. Esto hay que hacerlo frenar y creo que no es razonable seguir acelerando. Ir a 250 km/h con semislicks en mojado roza la locura pero he de decir que en ningún momento el coche hizo ningún extraño. Eso sí, a la hora de frenar, lo hicimos con muchos metros para evitar un susto. Aun así es muy sorprendente poder rodar a estas velocidades con un semislick, con el límite muy por encima de lo que podría esperar.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Todo pasa muy despacio en mojado, tienes que anticiparte muchos metros en las frenadas e ir probando el grip en cada curva vuelta tras vuelta. Una de los momentos que recuerdo especialmente fue en la curva más rápida del circuito, que se pasa a más de 200 km/h en seco, cuando el coche comenzó a irse de atrás. Perdió un poco de agarre y la trasera empezó a tratar de adelantarnos, muy lentamente. Con un suave contravolante y nervios de acero el coche volvió a su sitio. Sucedió de una manera tan suave y natural que ni nos sobresaltó. Sin embargo, al bajarnos del coche, fue el momento que más intensamente recordábamos, toda una definición de ir al límite del agarre.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Estado de los neumáticos al principio y al final de las 6 horas de trackday en Spa

A lo largo del día rodamos en momentos con la pista mojada y con momentos en los que el carril de rodadura estaba bastante seco. En los momentos en los que llovió más fuerte y la pista se encharcaba nos refugiamos en el box, más que nada por precaución ya que no tuvimos ningún susto por aquaplanning. Me dio la sensación de que el agarre era altísimo cuando no había mucha agua acumulada y el neumático no tenía que desalojarla, aunque dependía en gran parte de la zona en la que estuvieras en circuito, en algunas partes se presentaba bastante deslizante. El asfalto de Spa tiene dos características reseñables: en seca tiene mucho agarre y en mojado drena muy bien, por lo que no se formaban charcos. Aun así en algunos momentos había mucha agua en pista, era todo un espectáculo ver la nube de agua que levantaba el Z4 GT3 cuando te adelantaba.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Cuando acabó el día, tras 6 horas de trackday, suspiramos aliviados. No es broma, cuando has conseguido desfogarte y quemar toda la adrenalina que llevas dentro tu cabeza vuelve a funcionar de manera racional y te das cuenta de que, por prudente que hayas sido, la velocidad implica riesgos, especialmente en mojado. He rodado pocas veces en circuito con lluvia y, aunque hoy haya sido un día muy satisfactorio y sin sustos, no sé si merece la pena jugarse el coche en estas condiciones.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Pero ha sido un día especial, probablemente irrepetible, que ha acabado bien. Sólo nos queda un pequeño paseo triunfal hasta el hotel, en el que dormiremos como si hubiéramos corrido una maratón porque estamos agotados. La tensión se acumula en tu cuello cuando vas rápido. El pulso acelerado durante tantas horas pasa factura. Cuando todo se acaba llega la calma tras la tempestad. Y, si has conseguido acabar el día, sin problemas y encima tienes la satisfacción de haber rodado rápido, rápido de verdad, sólo te queda disfrutarlo. Quizá exhausto y con una cerveza mientras comentas la jugada con tus compañeros de viaje. Esto es lo que se quedará en el recuerdo para siempre: sensaciones, las sonrisas y los disgustos, en resumen: la experiencia. Y Eau Rouge es una de las experiencias más increíbles que puedes tener a bordo de un coche, ¡vívela!.

Prueba Michelin Pilot Sport Cup 2

Artículos relacionados

11 comentarios en “La curva más difícil del mundo, GT3 en Spa”

  • arribi

    28 de diciembre de 2015 a las 12:40

    grandísima entrada que hace que tenga mucha envidia XD. salvando las distancias, las sensaciones que comentáis son las que tuve yo en mi estreno en los trackdays, el 1 de marzo en el Jarama. el llegar allí y ver lo rápido que iban me asustó un poquito. también me sorprendió la entrada, que no me esperaba que hubiera que pasar por una urbanización y hubo un momento en el que pensaba que me había confundido… lo dicho, salvando las distancias, me habéis recordado mis sensaciones.

    PD: ¿es un Micra lo que veo en Spa?

  • indeciso

    28 de diciembre de 2015 a las 13:29

    Circuitazo !
    He de decir que no tiene nada que ver Eau Rouge en cualquier simulador que en la realidad, hay que estar ahi para comprobarlo. Animo a todo el mundo a que vaya a Spa porque el circuito merece mucho la pena, aunque sea como mero espectador y no como piloto.

  • Jordi

    28 de diciembre de 2015 a las 13:42

    Oscar, el piloto del Z4 era Bas Leinders.
    Gran día, se agradece esta crónica para recordar el día.
    Tenemos que volver a montar una de estas y rezar para que este seco.
    Todavía tengo en mente las vueltas que dimos con el carril seco los dos “getetreses”

  • Autor Staff

    delarosa

    28 de diciembre de 2015 a las 14:19

    @Jordi
    Muchas gracias, no me acordaba de su nombre. Este año organizamos un viaje Spa + Ring si la gente se anima, claro que sí.

    He encontrado un vídeo de Bas Leinders precisamente en Spa, con su Minardi de 2004. Es chocante ver como va con el peor coche de la parrilla, siendo un piloto que apenas ha pisado la F1 y compararlo con lo que nosotros vivimos en Spa:

    http://www.youtube.com/watch?v=RUn00p04L7s

    Un abrazo!

  • r5 pravia

    28 de diciembre de 2015 a las 14:38

    este año pude rodar alli. y d todos los circuitos q conozco fue en el q mas m diverti. Empezamos rodando con nieve y terminamos en seco. me dejo enganchado, tengo q volver . nunca habia pasado x el , ni en simulador ,y el briefing era en ingles , q no domino, , asi q sali a pista a verlas venir. el subidon d adrenalina todo el dia fue tal q ni comi, jeje
    MI definicion es , un tramo de rally pero d 12 m d ancho y donde t puedes equivocar con algo d margen , jeje. cuando se seca y empiezas a correr d verdad la cosa ya se complica . Espero poder repetir , un saludo desde Asturias y FELIZ año a todos

  • Axel

    28 de diciembre de 2015 a las 15:20

    Realmente un sueño echo realidad, pude toda la pasada Semana Santa, con nieve y lluvia, nosotros partíamos con ventaja, no montamos los semis, rodamos con ruedas de calle y con tracción quattro, subir eau rouge nevando es una experiencia inolvidable

  • José Segura Gómez

    28 de diciembre de 2015 a las 18:37

    Magnifico articulo: creaós afición y me poneis los dientes largos…:-)

  • Sr.Kiwi

    29 de diciembre de 2015 a las 14:34

    Sin duda un circuito al que me gustaría ir, dentro de mi alcance (el otro es Suzuka, pero lo veo muy complicado la verdad…); Llegar a Eau Rouge por primera vez debe ser como la primera vez que llegas a Bugatti en el Jarama pero multiplicado por 10… Y algún día iré, y a poder ser con mi humilde rana.

  • ¿Cómo sería mi circuito en España? – 8000vueltas.com

    4 de enero de 2016 a las 13:07

    […] los sectores que nos gustan. Si nos quedásemos con unas 50 zonas características (Eau Rouge en Spa, Bugatti del Jarama, la curva peraltada de algún speedway americano) y solo […]

  • countach89

    21 de febrero de 2017 a las 00:52

    Otro circuito que coincide con eso, y que me gusat mucho es melbourne

  • Memorabilia: Marc VDS Team at Spa 24 hours 2015 – 8000vueltas.com

    15 de agosto de 2017 a las 23:16

    […] Spa es, para mí, la verdadera meca del automovilismo europeo en cuanto a circuitos se refiere. Lo sé, Nürburgring, ya, pero desde mi punto de vista Nürburgring no es un circuito al uso. El trazado más importante de Bélgica no es precisamente un circuito manso y llano, por ello, aunque el Marc VDS Team es un equipo con solera saben que 24 horas son muchas cuando hablamos de un circuito con zonas tan rápidas, desniveles tan grandes y la constante amenaza de la lluvia, que como no podría ser de otra forma, hizo acto de presencia en la salida, el momento en el que todos los coches están juntos y más fácil es tirar todos los preparativos de un año por la borda. […]

Deja un comentario