Prueba BMW M4 manual: un rara avis

Como aficionado al automovilismo en general, cuando conozco a alguien nuevo, independientemente de que sea una persona vinculada al mundo del motor o no, después de un rato de conversación no puedo evitar preguntarle qué coche -o coches- tiene.

IMG_0060

En realidad no es una pregunta nada inocente. Tanto si le gustan los coches como si no, se puede saber mucho acerca de una persona por lo que conduce. Obviamente, esto no funciona si, por ejemplo, ha heredado el coche: tiene que haberlo comprado, tiene que haber sido elegido. Así, a quien conduce un Toyota Prius podemos catalogarlo como alguien actual, moderno y amante de las nuevas tecnologías, sin miedo a tomar ciertos riesgos calculados, concienciado con la naturaleza y práctico. Un Audi A3, será conducido por alguien joven, poco dado a tomar decisiones a la ligera en su vida personal y que busca algo conocido y fiable. Sin sorpresas.

27865388042_a2be6ef1d5_o

Con los que aseguran ser aficionados al mundo del motor, antes de emocionarte y empezar a hablar sobre puesta apunto de chasis, viajes al Ring o frenos aftermarket, hay que indagar un poco más para evitar que te miren con cara rara o se vayan corriendo cuando te des la vuelta. Las tres preguntas clave son:

  • Marca y modelo
  • Motor (Diesel vs Gasolina. Atmosférico vs Turbo)
  • Cambio (Manual vs Automático)

Así por ejemplo, alguien que conduce un BMW empieza por buen camino (supuesta “deportividad”), si es gasolina (mejor atmosférico) piensas: “vaya, igual hasta le gustan los coches de verdad”, pero si el coche es automático…“casi amigo, casi.” 

IMG_0049

Lo mismo sucede con quien conduce un deportivo de raza como un Porsche (no, un Cayenne no) o un Ferrari,  gana muchos enteros si conduce un manual. Parece que el hecho de conducir accionando una palanca de cambios es un extra a la hora de opinar sobre coches: tu opinión vale más, especialmente si de tu coche en particular se vendieron mucho más los modelos automáticos. Así, una discusión cualquiera puede terminar en el momento en que se dice: pues Fulanito, que conduce un Ferrari 360 Modena manual dice que… Puede que luego Fulanito no diga más que tonterías pero, de primeras, si conduce rápido un coche así y aún está vivo sus palabras son portadoras de la verdad absoluta.

¿Es este comportamiento algo totalmente infundado?¿Eres menos aficionado si conduces un automático?¿De verdad a día de hoy merece la pena un cambio manual? La respuesta está en manos de unas pocas marcas y el BMW M4 es un perfecto ejemplo de ello.

27861881242_7b27507f3f_o

La prueba de este coche coincidía con nuestra cita del Rallye Festival Trasmiera, es decir, nos tocaba “meternos entre pecho y espalda”, como poco, los cerca de 1000 Km que separan ir y volver de Madrid a Santander, además de los “tramos” que allí hiciéramos.

Para subir, habíamos elegido una ruta que tenía unos 200 km de autovía y, a partir de ese momento y hasta nuestro destino, conduciríamos por carreteras de montaña, incluido también el espectacular Puerto del Escudo, del cual os aseguro que no tiene nada que envidiar a ninguna otra carretera de ensueño con fama internacional, tanto por sus bonitos paisajes como por su trazado.

27350008053_3368f0cea9_o

La caravana de coches que habíamos formado no era de las que pasa desapercibida: nosotros abríamos grupo en el BMW M4, detrás nos seguían otro BMW, esta vez un Z4M coupé, un Porsche 997 turbo, un Ferrari 458 y un Ferrari 308 QV…antes de comer se nos unirían también un Porsche 997 Carrera S, un 964 turbo, un 996 turbo, otro 997 turbo, un 991 turbo y un BMW M3 E46 CSL…casi nada.

La primera vez que te subes al M4 manual te quedas un poco en shock: hemos conducido en tantas ocasiones este coche, tanto en versión M3 como en M4 con kit performance (siempre con cambio automático), que encontrarse ahora una palanca de cambios parece algo anacrónico, desfasado y antiguo. De hecho, los primeros kilómetros te convencen de que es un error: ésto no tiene ningún sentido. Acostumbrado a que el coche lo haga “todo”, llegas a los semáforos en marchas largas, con el motor apunto de calarse. En los atascos es más de lo mismo, aquí no hay nadie que reduzca por ti. 

2014-bmw-m3-m4-interior-01

Una vez en ruta por autovías, en sexta velocidad, la única diferencia entre llevar el automático de doble embrague y el manual es que, a la misma velocidad, vas un poco más alto de vueltas con el de cambio manual. Normal, pues la caja automática tiene una relación más (7). Esa misma relación hace que el consumo homologado sea medio litro menor en la versión automática y que la aceleración de 0-100 Km/h sea ligeramente mejor (4,1 segundos vs 4,3), ya que, como se puede ver en la siguiente tabla que hemos elaborado, las primeras marchas son más cortas en la versión automática.

manual_VS_auto

Tras el tramo de autovía toca adentrarse en el Puerto del Escudo, compuesto por decenas de kilómetros de curvas amplias y rápidas, territorio de caza del M4. Si estás pensando que un coche tipo GTI moderno puede seguir al M4 por estas carreteras estás muy equivocado. Para ir al ritmo que vamos (y vamos dejando margen) hacen falta aparatos mucho más serios, mucho, aunque es condición necesaria tener las gomas en buen estado, algo que acusa especialmente este M3/M4 ya que pierde mucha efectividad cuando el neumático ya no está en buenas condiciones. Como ya hemos dicho en otras ocasiones, el chasis de BMW es, sin lugar a dudas, de lo mejor del mercado. Muy rígido, súper estable a alta velocidad y con un tren delantero que jamás subvira. Para adecuarse aún más a las condiciones de la vía, permite cambiar la configuración de la suspensión entre Comfort (carreteras con baches), Sport (carreteras con buen asfalto) y Sport Plus (nosotros sólo lo ponemos en circuito o para ir por carreteras de asfalto perfecto).

16269962162_12323c60f0_o

Si estás pensando en cómo va el cambio manual en estas carreteras me temo que vas a tener que esperar aún un poco más: con la curva de potencia que tiene el M4 puedes hacerlo todo en 4ª velocidad (sí miras la tabla superior verás que en cuarta hace una punta de casi 240 Km/h a 7600 rpm, y si miras la gráfica de más abajo verás que hay ya mucha potencia desde aproximadamente 3000 vueltas, lo que son unos 100 km/h). Se puede utilizar la tercera también para mantenerte en la zona alta del cuentavueltas, pero hay dos inconvenientes: el primero, que corres el riesgo de “venirte arriba” y empezar a estirar marchas en plan serio, con lo que los 240 Km/h “teóricos” acaban convirtiéndose en un hecho (y con mucha facilidad), el segundo, que aunque el motor estira bien, sin desfallecer hasta la zona roja, no tiene esa patada final salvaje y adictiva. Donde mejor rinde (como todos los motores turbo) es en medios.

M3-M4_Engine_4_Basic_Engine

Por tanto, lo más divertido es ir rápido aprovechando una cuarta marcha que te vale “para todo”, pasando por las curvas muy rápido (cuanto más rápidas sean las curvas mejor se siente el coche) y usando unos frenos -cerámicos- que, aunque a veces da la sensación de que el pedal se hunde un poco, no se agotan nunca.

BMW M3 F80

Después de una buena comilona, nos pasábamos por el parque cerrado del Rallye Trasmiera para recoger los dorsales, los roadbooks y para deleitarnos con “porno del bueno”. A las siguientes imágenes me remito.

27354442654_c389154af4_o

27687986070_e0215593f5_o

27967058685_71efb33c80_o

27687974200_085454954c_o

27865893672_37db5b0b82_o

Desgraciadamente, a última hora de la tarde, la dirección del rally nos convocaba para una reunión en la que se nos informaba que por razones de seguridad, debían cancelar la caravana del día siguiente ya que no podían garantizar que las carreteras estuvieran despejadas a nuestro paso, con el riesgo que ello suponía.

Lejos de desanimarnos, parte del equipo 8000vueltas se ponía en marcha nada más conocer la noticia para organizar una ruta por los tramos de otro rally que tiene lugar en la región: el Rutas Cantábras y que, a posteriori, resultó en una jornada de espectaculares carreteras sin tráfico, incluidas algunas que bien podrían pasar por réplicas del mítico Col de Turini.

27684300650_b17af72401_o

Por si fuera poco, a la acción se sumaban 2 GT3 RS (997 y 991), un 997 GT2, un Nissan GT-R, un M3 e30 y un -ojo al dato- Aston Martin Vantage V12 manual. Allá donde íbamos no pasábamos desapercibidos para nadie.

27351011674_9999458101_o

Esta vez los tramos son revirados y es el momento de poner a prueba el cambio del M4 y de pelearnos con los 430 CV en marchas cortas. Para ir rápido es fundamental que el control de estabilidad esté en modo M-Dynamic (con todo apagado es un coche sólo apto para manos expertas, no por el chasis, sino por una entrega de potencia menos lineal que en un atmosférico). En este modo,  permite ciertas alegrías y es posible deslizar del eje trasero a la salida de las curvas sin que las cosas se nos vayan de las manos en caso de error. El modo normal del ESP no permite acelerar de verdad hasta que el coche está completamente recto, ni siquiera en marchas largas.

27963629535_e1ff632076_o

El tacto del cambio es “muy BMW”, sólido y preciso. El embrague tiene un recorrido tirando a largo, pero la maniobra del cambio se puede hacer muy rápido. Para los menos expertos en el punta-tacón existe la opción de que, al bajar de marcha, el coche haga la maniobra por ti; tan sólo tienes que soltar el pedal del embrague de golpe y la electrónica se encarga de todo aunque, como estarás pensando, precisamente el atractivo de este coche es hacerlo tú mismo.

Pasar por una curva de segunda con el coche al límite de adherencia, bien apoyado y con la mirada puesta en la salida, acelerar a fondo y dejar que los neumáticos transmitan parte de los 430 CV al suelo, mientras que los que a la rueda le “sobran” los gestionas tú a base de contravolante y gas; llevar el motor hasta la zona roja y hacer ese conjunto de movimientos, ese baile épico de pies y manos que desengrana una marcha y selecciona otra mientras el escape petardea, es la verdadera razón de la conducción pura, del disfrute más absoluto. Súmale un punta tacón bien hecho en la próxima frenada y entenderás porque la opinión de alguien que conduce un manual y lo hace bien es más respetada.

27963575855_671e6e6d23_o

Entonces ¿me compro el manual o el automático?

Pues verás, hay aquí un gran dilema porque, hasta en 8000vueltas, hay disparidad de opiniones: unos dicen que habiendo un automático como el M-DKG en un coche que se compra principalmente como coche más o menos diario, el manual es un error, algo obsoleto y que no pega con un coche de hoy en día, del Siglo XXI.  Al cambio automático no se le puede poner ni una sola pega, es cómodo en ciudad y en los atascos del día a día, acelera más rápido y consume menos combustible, es rápido cuando tiene que serlo y suave cuando necesitas que lo sea… y aún así, sin el menor atisbo de duda, yo me lo compraría manual, y te voy a explicar por qué a través de 2 argumentos.

FireShot Capture 13 - BMW M3 E30 Sport Evolution -_ - http___ww3.autoscout24.es_classified_291140459

BMW M3 E30 Sport EVO. 180.000 €…

El otro día, en una cena después de una tarde de circuito empezamos a hablar de la burbuja de los coches clásicos, de qué coches están absolutamente disparados de precio y por qué, de qué modelos son los que están por subir de cotización y cuales son a día de hoy clásicos instantáneos. Es un hecho que, antes o después, los cambios manuales acabarán por desaparecer y tanto los propietarios de coches apetecibles (¿has pensado alguna vez como tiene que ser conducir un Lamborghini Gallardo, trasera y manual?) como las marcas (911 R, Cayman GT4) son conscientes de ello, conscientes del aura, misticismo y al mismo tiempo nostalgia que despierta un buen deportivo al estilo clásico, enfocado a alguien que no busca la máxima efectividad sino la máxima diversión. Nos guste o no, el cambio manual se nos va como la arena de la playa entre los dedos. Lo raro, si es bello, es valioso y quien tenga un deportivo manual de aquí a unos años tendrá algo muy especial, y se cotizará como tal.

BMW-Z8-cactus-1280x960

BMW Z8, hace tan sólo unos pocos años estaban “regalados” (desde 45.000 €), hoy, el más barato de Europa cuesta 150.000 € y el más caro 360.000 €

Como conclusión, llegamos a la idea de que todo lo que cumpla ciertos requisitos va a subir de precio en los próximos años, lo necesario es:

  • Un coche divertido/deportivo con el que se disfrute conduciendo
  • Motor atmosférico
  • Cambio manual
  • Pocas unidades fabricadas

Con el M4 puedes tachar 3 de los 4 requisitos y se queda en el aire el menos importante de todos ellos: no ser atmosférico (es quizá el único “pero” que, como amante de los motores de aspiración natural, le puedo poner a este coche).

IMG_0062

¿Cuántos M3/4 manuales van a vender? Pocos, muy pocos, lo que hará que en un futuro sea, si no lo es ya, un rara avis, y por tanto un coche muy codiciado por los aficionados.

En cualquier caso, comprar un coche como inversión siempre es arriesgado, los coches son para usarlos, para disfrutarlos, por eso, lo mejor es comprar el coche que a uno le gusta, pues al fin y al cabo lo vas a conducir durante años, y no hay nada peor que conducir un coche que no te gusta.

27687991370_7a6044f607_o

Elegir un coche manual por una razón tan frívola como el dinero no es un argumento ni la mitad de poderoso que elegirlo por algo mucho más visceral como, llamémoslo así para que no suene muy místico, el equilibrio. Intentaré explicarme: puede que no todo el mundo lo entienda, pero es la misma razón por la que a veces salimos a conducir por conducir, sin rumbo, o quizá el poso que deja en nosotros una trazada perfecta a alta velocidad, con tiralíneas.

Imagínate una noche de verano, calle ancha y desierta, semáforo en rojo. No tienes intención de correr, estás tranquilo, relajado en tu M4 manual, con la ventanilla bajada disfrutando de la brisa: das un leve golpe de gas, la aguja del tacómetro salta levemente y el escape emite un sonido gutural, bronco. Un escalofrío recorre tu espalda. El semáforo se pone en verde, metes primera sintiendo el tacto mecánico de sincros y engranajes y sales despacio, aceleras lo justo para que suene el escape. A medio régimen pisas el embrague, escuchas el petardeo que emiten las 4 salidas e insertas segunda moviendo la palanca del cambio suavemente hacia atrás, sincronizando a la perfección brazos y piernas, sin tirones, con movimientos fluidos y perfectamente acompasados para seguir acelerando, esta vez un poco más fuerte, sintiendo el empuje del propulsor en la espalda y deleitándote con ese silencio entre marchas.

3

Esa sensación de formar parte del vehículo, no de ser dos entes distintos, sino uno solo en perfecta armonía, de controlar al 100% el coche, de sentirlo como una prolongación de tus brazos y de tus piernas, de conseguir el cambio perfecto, es algo que nunca, nunca, un coche automático podrá ofrecerte. Ese fue el momento, el domingo por la noche después del viaje de vuelta, en el que supe que un coche así de especial sólo podía que ser manual.

Fotografías realizadas por Francisco Carvajal

Extra Lap

Manuales: no están todos los que son, pero si son todos los que están.

27963628505_820a103519_o

Y tú, ¿lo comprarías automático o manual?

Artículos relacionados

24 comentarios en “Prueba BMW M4 manual: un rara avis”

  • indeciso

    30 de Junio de 2016 a las 13:46

    “Hats off” como dirían nuestros amigos del Brexit, increíble artículo.

  • Diego

    30 de Junio de 2016 a las 14:00

    Menuda maravilla de artículo (como siempre ) , y poniéndonos en la piel del conductor.

    Pero es que el placer de llevar un coche potente manual “rápido”, buscando cuadrar ese punta tacón perfecto mientras sientes la dureza del cambio y sus engranajes… Es un placer… Si a esto le sumas ya el que suene bien y el ir sin techo ( si es posible, claro), es una maravilla que solo de recordarlo , te saca una sonrisa .

    En mi caso, un corvette manual, es una maravilla, ya que además el cambio es duro, y a cada mm que mueves el pomo, notas los mecanismos que lleva detrás…

    A la esperas de poder apuntarme al afterwork del 1de septiembre !

  • Jose

    30 de Junio de 2016 a las 16:13

    Cambio manual forever!
    He conducido coches potentes con cambio secuencial como el Audi R8 o un Mercedes SLK 350. Y les falta algo. Algo que se plasma en este artículo. Nada como el cambio manual de 6 velocidades del Ferrari 550 Maranello. O el cambio del Nissan Primera con motor SR20.
    Me ha encantado el artículo. Justo hace una semana discutía este mismo tema con un buen amigo.

  • ToniExup

    30 de Junio de 2016 a las 17:43

    Buenas tardes.

    Ameno a la par que instructivo y apasionante, el artículo escrito por el Sr. Lasheras. Un placer leerle, como siempre.

    Bien, tras los besos y abrazos, respondo a la pregunta, ¿ lo compraría automático o manual? ¡MANUAL!
    Para mi no hay discusión. Que el automático es 0.2 décimas más rápido acelerando de 0 a 500 km/h, o que es 1 segundo más rápido que el manual en Nürburgring, pues vale, me importa una higa.

    En un aparato hecho para divertirse, para mí, no sólo cuenta lo rápido que sea, si no, lo divertido que sea. Confieso que detesto la electrónica en los vehículos – no penséis que me gustaría vivir en el paleolítico- sólo digo que demasiada electrónica, filtra demasiado la diversión.

    Saludos y besos para todos los quemados de bien.

  • nachetetm

    30 de Junio de 2016 a las 18:17

    Yo voy a diferir un poco de lo habitual. Viendo en lo que se ha convertido el-antes-llamado-M3, automático siempre. Esto ya no es una berlina deportiva, es un GT-sirvo-para-todo, y como tal, el automático cumple mejor. Además, cuando un coche tiene tanta potencia que no penaliza ir en la marcha equivocada, ¿qué incentivo tiene ir cambiando, si por carretera de montaña va a empujar “demasiado” en al menos dos o tres marchas?

  • arribi

    30 de Junio de 2016 a las 19:25

    En parte estoy con nachetetm, es un coche demasiado burgués como para que el cambio manual le encaje todo lo bien que debiera. Dicho esto, soy de coches manuales (y de gasolina y atmosféricos, nunca he tenido un coche que no cumpla estos requisitos), de hecho, si consideráis, como yo, que un Clio 197 es divertido, cumple 3 de los 4 requisitos (falla en el número de unidades).

  • murciélago

    30 de Junio de 2016 a las 19:59

    Nachetetm, creo que no te falta la razón, a quien le gusta disfrutar de la conducción por la conducción —básicamente, a todos nosotros— que no se compre un coche así. O que se lo compre si es que desea ir muy rápido y muy cómodo, y entonces el automático va de maravilla, pero para disfrutar que pille algo más liviano, ya sea un clásico o el último MX-5. No sé, yo lo veo así.

    Ah, por favor, quitad las fotos de ese Quattrovalvole, que me están poniendo la testosterona a mil. Luego salgo a la calle y hago cualquier barbaridad.

  • nachetetm

    30 de Junio de 2016 a las 20:24

    @Murciélago, el MX5 es exactamente el coche que tenía en mente cuando escribía el comentario. El interés en conducir un manual está en la concentración y el “trabajo”, en hacerlo todo bien para ir rápido porque cualquier error te penaliza fuera del rango de potencia óptimo. Para ese cometido considero que este M4 está ya fuera de rango por peso, tamaño y potencia. Es un concepto que no entiendo como deportivo, sino como GT autobahn-optimizado, y en esa tesitura mejor un automático secuencial.

  • Martin Castro

    30 de Junio de 2016 a las 23:09

    Que decir, brillante artículo y una vez mas felicidades.
    Yo voy a hablar sin saber, pues por edad estoy en proceso de sacarme el carnet, pero pongo el ejemplo de mi padre y una conversacion que tuve con el (es directivo de una empresa y actualmente conduce un X3 automatico).
    Los ultimos años (8, creo recordar) sus coches de empresa han sido automaticos, y basicamente se centró en decirme lo cómodo que son los cambios automaticos que estan saliendo ultimamente ( tiene el placer de probar numerosos coches debido a su trabajo) y la seguridad que proporcionan a la mayoria de los usuarios que utilizan el coche unicamente como medio de transporte (te permite tener las dos manos en el volante en todo momento). Pero que en cierto modo el coche se está convirtiendo en un automatismo que se conduce practicamente solo. Esto hace que los manuales, como decía LasHeras con el M4, se conviertan en unos aliens a ojos de el ciudadano de a pie en unos pocos años. Por ello creo que si es un coche de disfrute (que para mi el M4, lo es) deberia ser manual, es un coche que adquieres para disfrutar (o en algunos casos, para fardar) y es “bravo”, te exige que pongas de tu parte y que tengas unos conocimientos adecuados, lo compararia como un juego que empieza en facil y acaba siendo dificil, pero que cuando lo superas el disfrute es máximo. Al final si quieres ser mas eficaz y rapido tienes otros trastos, pero si de verdad quieres disfrutar…

  • D. Torregrosa (AlbaRacing)

    30 de Junio de 2016 a las 23:42

    Saludos a tod@s,

    Antes de nada, mil gracias por deleitarnos con artículos tan, pero tan rematadamente buenos como este.

    Para hacer el gorila un rato (como dice el amigo Sr. Pera en Fuelwasters) o incluso a diario si uno supera con creces al quemado medio, un “cuatro requisitos” es imprescindible para sosegar al piloto despiadado que llevamos dentro y equilibrar (a veces menos de lo que nos gustaría) nuestro Jin Jan interior.

    Ahora bien, y que conste que me ha costado mas de un esguince cerebral llegar a la conclusión que a continuación me dispongo a enunciar, para un mero viaje por una anodina autovía, plagada de conductores patosos, radares y el Pegasus acechando; para eso prefiero no malgastar quemando mi querido “cuatro requisitos” y es mejor hacerlo un Gran Turismo, por aburrido que sea.

    También opino otra cosa, puestos a viajar en un electrodoméstico con ruedas, incluso mejor hacerlo en tren o en bus.

    Besos y abrazos!

    P.D.: No os ocurre que cuando os ponéis a mirar coches de ocasión para matar el gusanillo y también fantasear un rato, el tope de lo mas moderno son hasta el año +/- 2000?? (cuando apenas había turbos y las ayudas electrónicas justitas)

  • Storm

    1 de Julio de 2016 a las 10:48

    La satisfacción de hacer las cosas bien implica que, obviamente, debemos hacerlas nosotros.
    Déjenme usar, mejor o peor, el cambio a mí, para mi “disfute masoquista”.
    Buen artículo, para variar.

  • macgregor

    2 de Julio de 2016 a las 01:57

    Dos cosas.
    Por un lado no se donde han visto ustedes Z8 a 45mil euros, salvo que fuera una unidad accidentada y reparada, yo llevo mirando precios desde que salio a la venta y nunca los he visto a precios razonables.
    Por otro, creo que la pose de un coche solo es divertido si es manual y usted es un falso entusiasta si conduce algo que no sea manual, me parece eso, una pose. Y me molesta aun mas que se refleje en la burbuja de precios de actual. Hay coches estupendisimos y divertidos con levas tras el volante.

  • Autor Staff

    Lasheras

    4 de Julio de 2016 a las 09:31

    Muchas gracias a todos por los comentarios, da gusto saber que hay disparidad de opiniones y que además se basan en razonamientos lógicos.

    Por un lado entiendo perfectamente a la gente que se decanta por el automático, de hecho, el otro día me toco “comerme” un buen atasco (no me suele pasar muy a menudo) y sin llegar a ser algo horrible, inevitablemente te acuerdas del automático.

    @nachetetm y arribi

    Estoy de acuerdo en que el M3/M4 es un coche que sirve para todo, pero no penséis que es un GT blandito para viajar rápido. Aunque sea un coche pesado y muy bien equipado es un coche que por puesta a punto de chasis y suspensiones (especialmente con todo en Sport Plus) es duro, rápido y afilado, y no es un coche fácil de conducir como sí lo era el M3 E90/E92. Sí que es cierto que por el motor que tiene permite ciertos errores a la hora de seleccionar la marcha adecuada.

    Saludos!

  • K

    4 de Julio de 2016 a las 15:17

    Manual. Sin dudarlo. En casi cualquier coche, menos un vehículo industrial, y quizá algún monovolumen.

    Mi coche ideal ahora mismo, el nuevo MX5, que ya mencionaron algunos.
    Muy ligero, gasolina atmosférico, con un muy buen cambio, tracción trasera, barato de mantener… Lo tiene todo. Probé uno hace unos días, y no echo nada de menos en el coche (quizá asientos ventilados para situaciones muy calurosas); obviamente para algunos no cuadrará de ninguna manera por el número de plazas, pero no estamos hablando de vehículos para viajar en familia.

    Saludos, da gusto leer una comparativa seria de cajas de cambios.

  • JrgExp

    4 de Julio de 2016 a las 18:22

    Personalmente, el placer que produce un punta-tacón perfecto, no tiene equivalente en nada que haga un DSG, PDK, DKG ni su ****

    Simplemente el momento descrito en el artículo, de la salida del semáforo…

    Por supuesto cada uno podrá tener sus gustos, preferencias y ser libre de elegir. Pero teniendo la posibilidad de un manual, nunca compraría automático.

  • AldoCars

    4 de Julio de 2016 a las 21:53

    Cada vez que os leo, palote, si se me permite el concepto!
    En casa siempre hemos poseido coches gasolina, trasera y manuales (la mayoria BMW). Y doy gracias por tener mi 330ci manual, menuda gozada!!

    Saludos muchachos!

  • Staff

    delarosa

    5 de Julio de 2016 a las 18:59

    Gran artículo Lasheras, pone los pelos de punta.

    Sin embargo, y tras haber probado también el M4 manual he llegado a otras conclusiones. El manual es más puro y más deportivo que del DKG, totalmente de acuerdo. Sin embargo creo que un coche con el M3/M4 casi nadie lo va a comprar para darle un uso mayoritariamente deportivo, más bien como coche de diario, o casi. El cambio manual lo convierte en una rareza pero no por ello mejor opción en este coche, salvo que te compres un M4 y lo prepares para entrar en circuito, ¿cuantos hay así en España?

    Creo que para la mayoría el cambio DKG será más satisfactorio y para los más quemados hay opciones más deportivas, ligeras y rápidas. Aun así, el que quiera hacer un coche de disfrute acertará con el manual. Imagino que en el Ring habrá unos cuantos M4 manuales rodando habitualmente, así sí lo veo.

  • Lázaro

    7 de Julio de 2016 a las 10:11

    ¡Pero bueno! no todos los que llevamos a3 somos tan sosos eh. Algunos sábados y los domingos echo 3 cucharadas de nesquik en vez de 2 y cambio las galletas por tostadas.

    Artículo muy poderoso, de esos que te hacen pensar en pedir el día en el trabajo para ir a la BMW a encargar uno. A seguir así, con estos artículos que hacen que el corazón se te acelere y te recuerdan por que “te gusta conducir”.

    Un abrazo!

  • Cristian

    7 de Julio de 2016 a las 15:58

    Nunca me atrevería ni a dudar.
    Saludos de Alicante.
    Cristian

  • Angel M

    9 de Julio de 2016 a las 13:36

    Hola amigos,
    Otro más al que le ha encantado el artículo.

    Os cuento mi experiencia, tengo un coupe aleman automático, es muy cómodo y fácil, es como los coches de choque sólo acelerar y frenar, a mi mujer le encanta.
    También tengo la suerte de usar una estupenda moto de 150cv con embrague asistido, y me gusta mucho.
    Hace poco, anímado por vuestra lectura, he tenido la suerte de conseguir un n54 y lo he elegido manual, se pierde mucho confort y eficacia (yo no hago el punta-tacón) pero la sensación que comentaís en el artículo de “la noche de verano…..” no puedo estar más deacuerdo en sentir lo mismo.

    Saludos

  • Gis

    11 de Julio de 2016 a las 22:04

    Brillante artículo.

    Me ha encantado. Además me ha hecho recordar lo bien que lo pasamos y como nos llevasteis con mano de hierro por esas carreteras de Dios.

    Bravo

  • Prueba Mini John Cooper Works: rápido, no deportivo. – 8000vueltas.com

    19 de Julio de 2016 a las 10:18

    […] de devolver el BMW M4 manual del que escribíamos hace tan sólo unas semanas, el producto actual más deportivo de BMW M, un coche con el que tienes cierta […]

  • Sr. Castaña

    20 de Julio de 2016 a las 00:35

    Pues me temo que me he visto reflejado al 100% en estas palabras:

    “Así por ejemplo, alguien que conduce un BMW empieza por buen camino (supuesta “deportividad”), si es gasolina (mejor atmosférico) piensas: “vaya, igual hasta le gustan los coches de verdad”, pero si el coche es automático…“casi amigo, casi.””

    Conduzco un BMW más o menos potente y bueno, quizá podría llegar a ser considerado “deportivo” (líbreme Dios de tamaña blasfemia); es de gasolina (pero con dos turbos) y… casi.

    Después de haber hecho ya más de 600.000 km en mi vida conduciendo “trastos” manuales (digo trastos porque ninguno podría ser considerado mucho más allá que un electrodoméstico con ruedas, y en muchos casos hasta eran diésel), sinceramente, me apetecía tener un coche automático. No lo buscaba así exclusivamente, pues ya era complicado dar con la unidad que yo buscaba, pero ya que se puso a tiro no lo iba a rechazar por ser automático. Eso sí, al menos lleva unas palanquitas muy monas detrás del volante.

    Alguno, según me lea, pensará que soy un poco vago, y no le quito razón; o que soy un abuelete, y tampoco se la quito del todo. O incluso un Flanders, por qué no. Pero vaya, estamos acostumbrados hoy en día a hacer kilómetros y kilómetros por autopistas más o menos rectas, tratando de ser lo más políticamente correctos (la DGT ya se encarga de hacer que seamos así), por lo que llegas a una autopista, clavas el pie a 120 en 6ª y no te mueves hasta que llegas a la gasolinera más cercana. Vamos, igualito que el automático, ¿o no? Y si te pilla la operación salida, acabas hasta el higo de pisar el embrague, soltarlo, y mover la palanca de 1ª a punto muerto.

    Sí, es cierto que en conducción pura se pierde un poco la esencia, si bien poniendo el cambio en manual y manejando las levas se llega a hacer algo “parecido”, aunque he de reconocer que las reducciones nunca serán iguales en el automático que en el manual, por mucho que el automático tenga a bien dar un golpe de gas cuando reduces (lo que hizo que un crío me aplaudiera cuando pasaba por un pueblo y le di un toque a una leva).

    En resumen: si vas a estar todo el día en tramos de montaña o en circuito, manual. Si por el contrario vas a usar el coche a diario, tus trayectos son de ciudad – autopista y te da lo mismo que tu coche sea el último súper deportivo de siglo, yo elegiría automático. De hecho, si a día de hoy tuviera que comprar un coche como el que tengo, volvería a elegirlo tal cual (salvo, quizá, cogerlo con el techo solar).

  • Javier

    27 de Julio de 2016 a las 04:13

    Es verdad que va siendo complicado encontrar coches divertidos y que den sensaciones.Y que la locura-estupidez de la burbuja que están sufriendo muchos coches clásicos está privando a mucha gente del coche que les gustaría tener.
    Aunque no es menos cierto que cuando sale un coche bueno,no hay que dejar que pasen los años,su época gris y cuando se empieza a poner de moda y sube el precio,encaprichar os y querer tenerlo a toda costa en ése momento.Y pongo un ejemplo práctico.Hace muchos años compré un M3 Sport Evolution por 2’5 millones de pesetas.Aún era inexperto y muy jóven y lo vendí porque el E36 corría más.Luego años después compré otro por 35.000 euros y con cosas por hacer.Lo acabé vendiendo en medio de la crisis.Y un par de años después compré otro por 70.000 euros y menos de 40.000 km que está casi nuevo.Y guardado en un garaje porque si me dan los 180.000 euros del anuncio,le pongo un lazo rojo y lo vendo sin dudar.El coche es muy bueno,pero no lo vale.
    Afortunádamente tengo otro M3 E30 normal pero hecho para circuíto.Con motor 2.7 y dando por encima d 330 cv.Esto sí es una máquina de disfrute que no pienso vender así no tenga ni para comer.
    Todo este rollo sirve para ilustrar un caso que me he encontrado.Y es el de darles una segunda juventud a semi clásicos que aún no están muy cotizados ni lo estarán debido a las muchas unidades fabricadas.Pero que gracias a las mejoras tecnológicas,hoy son capaces de dar lo que antes no daban.Un ejemplo el M3 E46.La empresa que hizo mi motor 2.7 en el E30,hay más pero yo conozco esta,tiene kits strócker de 3.5 para el N54 que lo planta en 450 cv atmosféricos y muy fiables que son gloria bendita.Una rebaja de peso,un buen equilibrado y reparto de pesos para mejorar el comportamiento,frenos y suspensión adecuadas y bien regladas y tenemos un avión que suena de cine y corre MUCHO.
    Fiable y no muy caro de mantener.

Deja un comentario