Una ruta por las mejores carreteras de Europa. Parte 1

Llegan las vacaciones y seguramente ya tendrás todo más o menos organizado. Nosotros también, pero como en esta época estival siempre hay algo más de tiempo para dejar que la mente vuele y ya “nos hemos pasado” (como si fuera un videojuego) todas las páginas de búsqueda de coches de segunda mano en las que encuentras “aparatos” interesantes, hemos decidido ver qué otra cosa podíamos hacer: una locura al estilo 8000vueltas. Un ruta teórica -este año ya hemos hecho bastantes Kilómetros en nuestro viaje hasta Nürburgring y Spa – desde Madrid por las mejores carreteras de Europa suena lo bastante interesante.

Transfagarasan, Rumanía. No llegaremos tan lejos esta vez, pero lo que hemos preparado no defrauda. Prometido

Como auténticos enfermos, trataremos de ir encadenando carretera de montaña tras carretera de montaña por todo el continente, evitando -en la medida de lo posible- autovías o autopistas, centrándonos en carreteras secundarias en las que la conducción y el paisaje sean los protagonistas y añadiendo visitas o planes del motor a nuestro paso. Las “etapas” no son días o jornadas de conducción, sino que están repartidas por zonas, con lo que una misma etapa la podríamos hacer en un día (si estamos locos) o repartirlas en dos o incluso tres jornadas.

Te adelantamos que esto es un auténtico sinsentido y que, para hacer una viaje de estas características se necesitaría mucho tiempo, acciones en una multinacional de combustibles y, sin duda alguna, un coche digno de semejante aventura. Por otro lado, ¿no es esto 8000vueltas? Pues entonces, por si acaso, guardamos las rutas a buen recaudo, no vaya a ser que nos veamos “obligados” a hacerlas en otra ocasión ;)

Todos los buenos planes parecen difíciles, hasta que un día te encuentras en un tour en Nürburgring y Spa con amigos 8000vueltas (Eau Rouge. Spa Francorchamps. Porsche 997 GT3)

En cualquier caso, la metodología será la siguiente: buscaremos las mejores carreteras europeas y después, una vez seleccionadas, trazaremos las rutas entre una y otra comenzando y terminando la aventura en Madrid. Iremos poniendo acontecimientos importantes con fechas, por si alguno se plantea hacer algo similar, que sepa que quizá compense reservarse algunos días para ver y hacer cosas. Vamos allá:

Etapa 1: C-462 desde Solsona a La Seu d’Urgell

La C-462 fue construida con el objetivo de permitir llegar hasta la futura presa hidroeléctrica de Llosa del Cavall en los 90. Finalmente la central de producción de energía no se construyó y la carretera, de excelente asfalto y trazado, quedó prácticamente en desuso dado que hay vías más rápidas y sencillas para moverse por la región. El resultado es un carretera de poco tráfico que, habitual de las presentaciones de coches deportivos que se hacen en España, se ha ganado por derecho propio el título de una de las mejores carreteras de Europa. Como muestra de ello, Ford hizo un vídeo-homenaje a esta ruta en la que puedes ver que, efectivamente, no es injustificada su fama.

Para llegar hasta allí desde Madrid, si buscamos rutas alternativas, descubrimos carreteras nacionales (N-211) de excelente asfalto y curvas rápidas y medias que nos harán recorrer la orografía española más auténtica, de grandes mesetas, extensos campos de cultivo y vegetación escasa. De camino, podemos pasar por el Circuito de Motorland Aragón, bien para rodar o bien para ver una carrera de las que allí se celebran, como por ejemplo la de Moto GP (23 de Septiembre).

Motorland Aragón, rodar o ver, siempre buena experiencia (aunque es un plan más “de paso” que para quedarse)

Terminado el tramo de la C-462, seguiremos dirección a Andorra por la LV-4241, donde Los Pirineos nos regalarán una vez más curvas, curvas y más curvas. Llegados a Pas de la Casa, continuaremos ruta hacia Francia atravesando la cordillera en dirección Carcasona o, si nos vemos con fuerzas, podemos avanzar un poco más y llegar hasta Montpellier.

Los Pirineos en Andorra…

…Carcasona, a las puertas de Los Pirineos franceses…

…y Montpellier

Hasta este punto habremos recorrido unos 1000 Km, con lo que se hace casi obligatorio hacer esta etapa en dos días, especialmente si queremos disfrutar del Circuito de Motorland o de las espectaculares ciudades que encontramos por el camino. Cualquier alojamiento rural con encanto a las faldas del Pirineo español será una gran opción. No obstante, si la intención es conducir, conducir y conducir sin parar más que para repostar, se podría hacer en una sola jornada…aunque esto ya sería un viaje completamente distinto. Un viaje de locura…¡y disfrute máximo!

Etapa 2: Mont Ventoux – Col de la Bonette – Thorenc – Verdon Gorge – Saint Tropez

Etapa con tantas, tantas curvas y paisajes diferentes que pensarás que cambias hasta de continente.  La segunda fase de este viaje empieza con rumbo a Mont Ventoux. Para que te hagas una idea de lo buena que es la carretera que nos lleva hasta allí, te diré que Sebastian Loeb la utilizaba para entrenar con su Peugeot 208 Pikes Peak de 875 cv antes de ir hasta EEUU a pulverizar el récord de la famosa subida. También es una etapa habitual en carreras ciclistas y de rallyes. Aunque geográficamente pertenece a los Alpes, se considera que no forma parte de ellos, pues no tiene grandes montañas cerca.

No, no es Pikes Peak, es Mont Ventoux

Desde Mont Ventoux cogemos dirección a Col de la Bonette, la etapa de mayor altitud jamás disputada en la historia del Tour de Francia y una carretera de un paisaje tan singular que perfectamente podría ser confundido con las duras y oscuras piedras volcánicas encontradas en nuestras queridas Islas Canarias.

No se tú, pero yo no puede dejar de imaginarme conduciendo en estas carreteras con un coche rápido, duro, bajo y que suene mucho…(Col de Bonette)

No es poco lo que hemos conducido hasta ahora, sin embargo, aún hay una ruta que, por su increíble combinación de carreteras y paisajes no podemos dejar pasar, y es la ruta de Thorenc o ruta de Gentelly. Una carretera que discurre por los balcones de los Alpes que miran al mar, dejando en la retina del conductor no solo impresionantes rutas sino excepcionales imágenes. Por supuesto, es lugar habitual en el que las marcas fotografían sus coches con fines publicitarios y comerciales.

Ruta de Thorenc

Para terminar la sesión de conducción, aunque ya por carreteras algo más transitadas, pues es una zona más turística, debemos visitar el que llaman el Gran Cañón Europeo: las Gargantas del Verdón (por su color verde). De nuevo carreteras de buen asfalto aunque algo más estrechas. Se podría decir que más ideales para un Lotus que para un Aston Martin, aunque visto el siguiente vídeo, parece no importar demasiado.

Gargantas del Verdón

Vídeo comercial del Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse, rodado en las carreteras que rodean las Gargantas del Verdón

Tras este auténtico empacho de carreteras y paisajes, toca bajar hacia la costa para descansar, dando un poco de tregua a las mecánicas y a nuestros cuerpos. Son buenas opciones (por ubicación) lugares como Niza, ciudad turística, o Saint Tropez, donde la más lujosa Costa Azul se descubre, pues es lugar habitual de veraneo de las estrellas del cine y la moda…

Saint Tropez en los años 90, lugar de vacaciones de Top Models y estrellas de Hollywood

No obstante, hemos pasado por alto un plan alternativo muy atractivo, y es que, también se puede llegar hasta este mismo punto de la Costa Azul sin necesidad de tanta curva, a través de Marsella, ciudad muy próxima al Circuito de Paul Ricard (200 Km desde Montpellier, punto de partida de la etapa 2) con lo que, bien vale la pena echar un vistazo al calendario de eventos del circuito galo para ver si, bien se puede entrar a rodar en un trackday o tanda, o bien tenemos alguna carrera interesante que ver.

Paul Ricard: no es mala alternativa a la ruta, o mejor aún, añadirlo al repertorio y “gastar” un día más en la región

Etapa 3: Mónaco – Col de Turini – San Remo – Monza

La tercera etapa podría ser quizá la más “light” a nivel conducción, pero aún así no tiene desperdicio ninguno. Desde Saint Tropez, conduciríamos por la costa hasta Mónaco, donde sería imprescindible “emular” a nuestros ídolos dando un suave paseo por la parte del trazado de Fórmula 1 transitable, o mejor aún, asistir al GP de F1 (último fin de semana de Mayo de cada año). Por supuesto, Mónaco nunca defrauda en el nivel de coches que puedes encontrar allí  (vídeo).

Mónaco. Este podrías ser tú (sin Fórmula 1, claro)

Si eres un fanático de los Rallyes, desde Mónaco no puedes perderte el Col de Turini, quizá el tramo del Rally de Montecarlo /San Remo más emblemático de cuantos se disputan. Un trazado en el que experimentar las sensaciones de un piloto de rallyes, una ocasión para observar con calma las curvas por las que cientos de pilotos legendarios han llevado sus coches al límite hasta la victoria. Por supuesto, una visita a San Remo también nos trasladará al Parque Cerrado de las más gloriosos años de los rallyes.

Col de Turini en un Fiesta WRC. Para los más fans, un vídeo épico AQUÍ

Parque Cerrado en San Remo, 1981

Continuando la ruta, seguiremos hasta Portofino, pequeña villa pesquera de casas de colores y aguas cristalinas. Lugar de parada imprescindible aunque tan sólo sea por lo especial del lugar, que entre otras cosas, es uno de los más lujosos de toda Italia. Después, esta vez por carreteras más convencionales, iremos hasta Milán, donde muy cerca encontramos el magnífico Circuito de Monza.

Portofino

Independientemente de que puedas o no rodar en el circuito, es imprescindible que vayas a verlo, pues al estar ubicado entre bosques en un parque de entorno más o menos urbano, está muy preparado para que, cualquier día, puedas pasearte y ver diferentes curvas, escuchar los rabiosos motores de competición desplegando todo su potencial en las largas rectas del circuito, o incluso visitar el antiguo trazado oval y, literalmente, trepar hasta la parte más alta del peralte. Monza es una experiencia que no se olvida fácilmente.

Monza, Martini, Fórmula 1 y el viejo trazado oval que pasa por encima del trazado de GP. Irrepetible.

Etapa 4: Lago Como – Montañas Dolomitas – Los Alpes

Antes de adentrarnos en las que puede que sean algunas de las carreteras más famosas y visitadas del mundo, descubriremos una zona que, sin ser especial en ningún sentido en cuanto a la conducción se refiere, sí lo es por los paisajes que allí encontramos y por los coches que con motivo del Concurso de Elegancia Villa d’Este podemos encontrar. Si por alguna casualidad te encuentras por la zona a finales de mayo de cualquier año, debes (es tu obligación como amante de los coches) acercarte hasta el Gran Hotel Villa d’Este y asistir a uno de los concursos de elegancia (y subastas) más especiales del mundo. Quizá debas desviarte ligeramente de tu plan original, pero no hay excusa posible para no hacerlo.

Gran Hotel Villa d’Este a orillas del Lago Como

Concurso de Elegancia Villa d’Este en los jardines del hotel

Un pequeño vídeo de lo que significa esta cita:

Si las fechas de tu ruta no con coinciden con el concurso, entonces, salvo que nuestra intención sea hacer turismo por el hecho de visitar una de las regiones más bonitas de Europa, escogeremos en vez del Lago Como, el Lago Garda, que está en nuestro camino hacia las montañas Dolomitas, una formación rocosa Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, también conocidas como Las Montañas Rosas, que son un paraje de belleza inigualable y que una vez allí no deberíamos perdernos. Por supuesto, lo que no falta son curvas y asfaltos impecables con vistas irrepetibles.

Lago Garda

Las montañas Dolomitas

Tras pasar las Dolomitas, por fin, nos adentramos en el primer puerto de montaña, quizá tu nombre te suene: el Stelvio. La carretera más famosa de todos Los Alpes a pesar de que, para nosotros, sin duda no es la mejor. No obstante, es simplemente una de esas cosas que todo aficionado al motor debería poder hacer al menos una vez en la vida. 

El paso de Stelvio

Tras el Stelvio, seguiremos conduciendo hasta otros puertos de montaña aún más interesantes, como son los de Flüela, de carreteras más rápidas, anchas, de mejor asfalto y, sobre todo, con menos tráfico. O el de Furka, con curvas tan reconocibles como la del Hotel Belvedere o el impresionante glaciar al mismo borde de la carretera. Además, también es conocido por haber salido en la película de James Bond Goldfinger, aparcando Sean Connery su Aston Martin DB5 en la carretera por la que hoy puedes circular.

Y así, aunque se dice rápido, desde el Circuito de Monza hasta este punto habremos hecho ya otros 700 Km por carreteras de montaña…

Paso de Flüela

Aston Martin DB5, Sean Connery y Furka, supera esto (si puedes)

Hotel Belvedere (Paso de Furka)

Y un pequeño vídeo sobre estas carreteras, porque aunque una foto dice más que mil palabras, un buen vídeo…

Y hasta aquí la primera parte de este “viaje” imaginario por las mejores carreteras de Europa. Nada más y nada menos que 3000 km épicos ¿Te han parecido pocas curvas? ¿Donde crees que iremos después? o mejor aún, ¿a dónde te gustaría que te lleváramos (piensa que nos acercamos a tierras germanas)? Y sobre todo ¿qué coche elegirías para ello? Deja tu respuesta en la sección de comentarios.

Artículos relacionados

11 comentarios en “Una ruta por las mejores carreteras de Europa. Parte 1”

  • Deivid Torrepower

    27 de julio de 2018 a las 10:20

    Aloha!!

    Tenéis unas ideacas que dan miedo. Miedo porque en Agosto me cojo vacaciones y estoy viendo que en vez de pasar 15 días en un mismo sitio me planifico una rutilla alternando pequeños viajes cada 2-3 dias…

    Sobre el test:

    -¿Te han parecido pocas curvas?
    Esto es como el dinero o el sexo: sólo cuando tienes demasiado, empiezas a tener suficiente.

    -¿Donde crees que iremos después?
    Nurburgring sería obligado. Y Spa también.

    -¿A dónde te gustaría que te lleváramos (piensa que nos acercamos a tierras germanas)?
    A Alemania con un asalto a su Autobahn, que vendrá bien hacer varios “Top Speed” a tope de vueltas para romper un poco con la monotonia y sobre todo deshollinar el escape, que con tanto puerto de montaña seguro que algo de carbonilla se ha quedado dentro y eso no es bueno.

    Y sobre todo ¿qué coche elegirías para ello?
    La gente opina que para viajes largos lo suyo es un coche grande y con maletero “para poder echar cosas”, pero está claro que se equivocan. Evidentemente yo elijo un biplaza y, con esta premisa, casi cualquier coche que cumpla con este requisito ya es intrínsecamente válido para hacer una locura como la propuesta. Digo casi porque además para rodar por las fabulosas carreteras rodeado de tan tremendos paisajes tener el cielo como techo no es una opción, es obligado. Ir al Stelvio, Furka o rodear el lago Como y no tener 360º completos para deleitarse con el paisaje que nos acompaña así como escuchar el sonido del motor y del escape rebotado hacia nosotros sin ningún filtro sería un tremendo error.

    Además hay presupuesto para todos los bolsillo.: Empezando de menos a mas, a saber: Peugeot 206cc (en especial la versión de 140cv) Miata, Smart Roadster (Brabus mejor), Toyota MR2, Opel Speedter, Lotus, Caterham 7… Ferrari, Porsche, Lambo… hasta dónde quieras parar.

    Puestos a soñar libremente, habría en mi garaje un F355 Spider de cambio manual y color rojo para esta ocasión. Para mí uno de los últimos Ferrari (esto da para discutir, ya que realmetne no me gusta prácticamente nada posterior al 2000) y desde luego lo que mejor encaja para mi y para este viaje. Muy potente, aunque quizás un poco pesado, pero sobre todo un coche con el que se disfruta muchísimo.

    Saludos!

  • Pablo Roman

    27 de julio de 2018 a las 10:54

    ¿Te han parecido pocas curvas?
    No, me han parecido mas que suficientes

    ¿Donde crees que iremos después? o mejor aún, ¿a dónde te gustaría que te lleváramos (piensa que nos acercamos a tierras germanas)?
    Autobahn + alpes alemanes + LeMans

    Y sobre todo ¿qué coche elegirías para ello?
    Modernos: Porsche 911T
    “Clásico”: Audi RS2

  • Jesús Gutiérrez

    27 de julio de 2018 a las 13:59

    Hace unos 3 o 4 años hice una ruta por el sur de Francia, en ella visité Montpellier, Carcasona, Narbona, Saint Cirqu Lapopie, Lagrasse, Marsella… y no me queda otra que aplaudir la excelente conservación de las carreteras galas, fueron muy pocos los tramos en los que el asfalto estuviese en malas condiciones o mal señalizado, incluso tramos en los que era visible el poco tráfico.
    ¿Te han parecido pocas curvas?
    Al menos durante la primera parte que es la que más conozco, puedo asegurar que hay curvas de todas las formas y colores
    ¿Donde crees que iremos después? o mejor aún, ¿a dónde te gustaría que te lleváramos (piensa que nos acercamos a tierras germanas)?
    Después de una visita a Spa y a Nurburgring, sin duda alguna lo suyo sería La Sarthe (Le Mans)
    Y sobre todo ¿qué coche elegirías para ello?
    Elegiría un coche descapotable, a poder ser un 911 cabrio del 74, o con un presupuesto mucho más bajo un Miata ND 2.0

  • Storm

    27 de julio de 2018 a las 17:16

    No, no, NOOO! Cabroners! JUSTO este año que me quedo sin vacaciones por el nuevo curro. :(
    De todas formas, me lo he hecho CASI todo. Somos unos enfermos! :P
    P.D: Aunque no con el S2000. Pero ya habrá tiempo de volver. :P

  • nachetetm

    27 de julio de 2018 a las 22:00

    ¡Fantástico! Tres apuntes:
    -Los vídeos de Ford (como el del principio) me han gustado tanto que me los he visto todos del tirón. ¡Gracias por compartirlos!
    -Me habéis hecho añorar (aun más) mi ex-S2000, el coche perfecto para esas carreteras (descapotable, trasera, potente sin exagerar, el sonido idóneo…)
    -Ir a Portofino y no atravesar el “Passo del Bracco”, la carretera que rodea por arriba de la montaña les “Cinque Terre” es una terrible omisión. Fantástica carretera montaña con unas vistas de perder el sentido. Siguiendo el trazado original de la Via Aurelia romana, empieza a subir desde Sestri Levante (cerca de Portofino) y la ruta acabaría en Porto Venere, la versión más burguesa de Portofino. Desde ahí se puede seguir hasta Monza sin problemas.
    Esperando quedo la segunda parte.

  • Polor

    31 de julio de 2018 a las 03:49

    Ufff. Me quedo esperando la próxima entrega, para ver si debo modificar algo de mi itinerario.
    El 19 de septiembre estaré dando una vuelta por los Alpes, haciendo distintos pasos. Salimos de Munich y terminamos en Nurburgring, previa pasada por Spa. Lo haré con un Miata alquilado.
    Consulta, hacer entre 350 km y 400 km x día, por los Alpes y evitando autopistas y auto vías, es posible?

  • Autor Staff

    Lasheras

    1 de agosto de 2018 a las 10:45

    Gracaias a todos por los comentarios, ¡así da gusto escribir!

    Veo que la gente tiene ganas de Nürburgring y de seguir con buenas carreteras. Eso está bien, pues aún queda mucho camino hasta llegar a casa… lo iremos viendo.

    @David Torrepower

    El 355 es uno de mis coches favoritos de todos los tiempos. Gran elección, sin duda.

    @Nachetetm

    Tengo que decirte que lo tenía en mente, y finalmente se me olvidó incluirlo. Gracias por la aportación, efectivamente, es una carretera mágica.

    @Polor,

    A tu pregunta de si se pueden hacer 350 – 400 km por puertos de montaña en un día, no hay una respuesta fácil. Yo lo he hecho, y es una gozada, pero hay que tener en cuenta varias cosas: yo viajaba solo y era un viaje de un día. No es lo mismo hacerlo durante varios días seguidos ni llevando copilotos, que pueden acabar hartos de tanta curva. Dicho esto, la decisión final depende de ti.

    Gracias de nuevo a todos por seguir siempre al pie del cañón.

  • Motor

    1 de agosto de 2018 a las 21:32

    Por suerte he estado 2 veces en Stelvio. Maravilla! Todo a raíz de aquel famoso capítulo de Top Gear, en busca de la mejor carretera del mundo. Ya saben, de Davos a Stelvio con el GT3 RS, el Gallardo Superleggera y el Aston. Para el año que viene la idea es hacerme con un M (M5 e39 o M3 e46) y hacer ruta desde el Sur de España y combinar con los trayectos que proponéis en función de los días disponibles, añadiendo visita a los museos Alemanes y entrada a Nurburgring por sexta vez. Todo un sueño!
    Gracias por estas grandes ideas y por vivir con la misma pasión el mundo del automóvil.

  • Jordi

    3 de agosto de 2018 a las 23:02

    Buenas o malas ideas… Para unas vacaciones de quemado.
    También se puede hacer algo más de Pirnieos, desde Jaca hacia Andorra están bien, con el Tour,alen, Aubisque.
    Y se pueden hacer esas tiradas de km en un día, mejor sólo, como en la moto, o con alguien que tenga muy claro a lo que va y lo aguante, lo mejor, en mi opinión, es ir con otro colgado que vaya en otro coche.
    Ciao.

  • Autor Staff

    Lasheras

    7 de agosto de 2018 a las 10:35

    @Jordi

    Tienes toda razón, los pirineos no tienen nada que envidiar a ninguna otra cordillera de Europa, no obstante, para esta ocasión no nos venía bien centrarnos en ellos. Quién sabe si haremos un especial sobre Los Pirineos…

    En cuanto al concepto del viaje, efectivamente, se pueden hacer en un día, pero la clave está como tú dices en hacerlo o bien solo o con alguien que sepa a lo que va y lo aguante. La idea de un segundo coche con otro “quemado” es, desde luego, de lo más atractivo.

    Gracias por todos los comentarios.

  • Una ruta por las mejores carreteras de Europa. Parte 2 – 8000vueltas.com

    8 de agosto de 2018 a las 14:18

    […] con nuestra ruta por las mejores carreteras de Europa, en cuya primera parte (la cual puedes leer aquí) atravesábamos Los Pirineos a través de Andorra, seguíamos por la Costa Azul […]

Deja un comentario