El sinsentido de los límites de velocidad en España

Estas Navidades, jugando a traición en un momento de despiste de la ciudadanía -un gesto al que ya nos tiene acostumbrados la poca elegancia política de nuestro país (que además se considerarán así mismos estrategas, orgullosos)-, nos sorprendía la noticia de que el 28 de diciembre -y no era una inocentada- se aprobaba un Real Decreto por el cual los límites de velocidad bajan de 100 a 90 Km/h en las todas las vías de un carril por sentido de circulación sin separación física entre ellos.

Razonable

Según la DGT, esta medida es para «aumentar el nivel de seguridad de los usuarios de las vías, al reducir las velocidades máximas». Desde 8000vueltas, para no ser menos que nadie, puestos a aumentar el nivel de seguridad, proponemos bajar los límites aún más, hasta 80 Km/h, y si los accidentes no se reducen lo suficiente, hasta 70 km/h o mejor 60, que es un número muy bonito. ¡Jaque mate DGT! Os vamos preparando la factura por nuestro asesoramiento (tenemos vicios caros, qué le vamos a hacer).

Recuérdalo, por tu seguridad (pero sólo a veces)

Cómo no, Pere Navarro, actual director de la DGT (quien ya estuvo en este cargo con Zapatero y que es el artífice de la limitación a 110 Km/h en autovías y autopistas de 2011 y del carné por puntos), asume que el gran reto es hacer que se cumpla la norma, para lo cual, por supuesto estarán «a la caza» de quien supere los límites de velocidad. Nada nuevo bajo el sol me temo.

No seré yo el que diga que al final los políticos hacen leyes para todo el mundo menos para ellos, ya que su alto nivel ético y moral les hace estar por encima de la Ley (vaya, al final lo he dicho). Un ejemplo claro de ello (además del enlace que he dejado en la línea de arriba) podría ser cuando el coche -con chofer- de Pere Navarro fue pillado por un equipo de Antena3 cometiendo, en los menos de 3 minutos que lo siguen, una serie de maniobras de conducción, sin motivo que las justifique, entre las que destaca sobrepasar de largo (en más de un 60%) los límites de velocidad en vía urbana e interurbana, lo que hubiera supuesto una multa de más de 1000 € y 6 puntos del carnet de conducir. Claramente un despiste puntual y no el día día, por supuesto.

«Voy a poner unas cuantas multas. ¿Te vienes?»

A cuestas con la velocidad

Por si alguien no lo tiene demasiado fresco (no te vamos a engañar, nosotros hemos tenido que mirarlo), en 1974 se implantó el primer límite de velocidad en autopistas, de 130 Km/h (!), como medida destinada a ¡¡ahorrar combustible!! en plena crisis del petróleo. Posteriormente se redujo a 100 durante un breve periodo de tiempo y se cambió de nuevo en 1979 a los actuales 120 Km/h. También se establecieron en esa fecha los límites actuales en vías interurbanas dentro de lo que hoy es nuestro actual código de circulación.

Igualito que los de hoy en día

Es decir, en 1979, donde el coche del año en España fue el Renault 18, con una potencia máxima de 79 cv, sin ABS, sin ESP, sin AirBags, sin estructuras de deformación programada, con neumáticos de 1979… ya teníamos los límites de velocidad actuales. En 40 años de evolución del automóvil, quizá algo sí ha mejorado la seguridad activa y pasiva de nuestros medios de transporte. Solo quizá.

En este comunicado que puedes ver aquí (ver vídeo), el Sr. Pere Navarro se escuda en varias falsedades para justificar esta medida, veamoslas:

1. Dice textualmente que «la velocidad está detrás de las salidas de vía» (principal tipo de accidente en carreteras convencionales) «y de los accidentes frontales entre dos vehículos». Es decir, señala a la velocidad como principal, única o más importante causa de los accidentes de tráfico. No vamos a obviar que si la velocidad es cero, los daños se reducen a cero, pero es que el ser humano se desplaza por necesidad (y por placer), y estos desplazamientos deben cumplir ciertos requisitos (ratios distancia/tiempo razonables, superar barreras orográficas…). Si renunciamos a la velocidad, al desplazamiento, renunciamos a la esencia misma del ser humano.

¿De verdad crees que hubieran renunciado a esto?

No hay ninguna duda de que a mayor velocidad los daños en nuestro cuerpo son mayores en caso de accidente, pero entonces, ¿por qué no movernos sólo a pie, a caballo o en bicicleta? Claramente el cuerpo humano no está hecho para aguantar impactos a velocidades mayores. La realidad es que llevamos decenas de años construyendo máquinas que nos transportan a velocidades absurdamente altas pero con índices de fallo ínfimos, por tanto, al igual que un arma, la velocidad no mata por sí misma, sino por quien la usa de forma inadecuada y la única solución para remediar esto es la educación.

Todos nos imaginamos lo que ha pasado. ¿Velocidad? Seguro. Pero sobre todo un irresponsable al volante.

Lo que las frases de la DGT ocultan es que la velocidad (esa malvada magnitud física) sólo es concurrente (es decir, no es un factor único, sino adicional a) en un 20% de los accidentes. O séase: en el 80% de los accidentes la velocidad no es un factor presente o valorable y en el 20% en que el sí se da una velocidad inadecuada, esta es solo un factor más (despiste, somnolencia, climatología, estado de la vía…). Estas cifras están extraídas de este estudio independiente, aunque son números fáciles de encontrar en internet.

Siguiendo con el mencionado vídeo, Pere Navarro dice que de esta forma nos «homologamos» con Europa, donde algunos países han bajado incluso a 80 Km/h el límite en carreteras convencionales. Olvida decir, que otros países como Reino Unido (97 km/h), Alemania, Austria, Polonia, Rumanía o Irlanda tienen una limitación en este tipo de vías a 100 km/h y varios de ellos de se encuentran por debajo de España en muertos en carretera (por millón de habitantes), como Alemania e Irlanda (ver fuente). Esto claramente indica que la velocidad no es el factor determinante en el número de fallecidos.

Si me preguntas otra vez cuál es el factor, apostaría todo a una carta: educación y civismo al volante.

Intermitente: ¡de serie en tu coche!

Continua Pere Navarro Diciendo que el gran reto va a ser controlar que se cumpla esta nueva norma, pero que la estrategia es la de la vigilancia y el control (entendemos que con esto quiere decir multar). Continúa diciendo -para que no parezca que toda la culpa es del conductor-, que la estrategia también pasa por mejorar esas vías donde se producen la mayoría de los accidentes de nuestro país (el 77% del total).

No lo dice él pero lo añadimos nosotros, son precisamente estas vías las que se encuentran plagadas de puntos negros. Lo más gracioso es que tras esta frase, termina diciendo que «No nos engañemos, las grandes vías ya están hechas y que ahora toca conservarlas», que desde mi punto de vista es un mensaje claro: «las carreteras son las que son, y algo se invertirá en ellas, pero vamos, lo justito. En vez de mejorarlas de verdad, que eso cuesta mucho y es muy aburrido, bajamos el límite de velocidad, que además nos vamos a poner las botas con los radares».

Los muertos en carretera

En 1998 hubo 4811 fallecidos en carretera, en 2018 hubo 1180. ¿Cuáles son las causas de este brutal descenso? Las velocidades máximas han permanecido invariables, por tanto, podemos descartarla como factor determinante. Según las estadísticas, las cuales puedes consultar en la página de la DGT, la mayor reducción en víctimas se produjo entre los años 2000 y 2008, con una fuerte desaceleración de los fallecidos. Casualmente esto coincide con una época de bonanza económica en la que los conductores podían comprar coches modernos (y por tanto más seguros) y en la que la inversión en infraestructuras era fuerte. A partir del 2009 las cifras descienden pero de forma más suave, en mi opinión personal propiciado por una fuerte crisis que hace que la gente viaje menos y por tanto, estadísticamente también haya menos accidentes.

Bastante bien está, deberías ver mi calle, en el Centro de Madrid…

Es precisamente en esa época cuando la inversión en infraestructuras se para. En 2008 la inversión en carreteras era del 5% del PIB, mientras que en 2014 era del 0,45%. Como consecuencia las víctimas subieron de nuevo en 2014 y 2015 tras casi 20 años en descenso. Básicamente, nos encontrábamos con un gasto en las carreteras equivalente al de 1986. Pero oiga, la verdadera culpable de todo es la velocidad, por supuesto.

Educación, educación y educación

¡Vértice, tira de freno de mano y gas!

No me canso de repetirlo, si queremos menos accidentes no hay prohibir sino educar. Es propio de los países desarrollados tener una legislación sencilla, pero precisa y firme para las cosas importantes, el resto de normas cívicas se encargan de inculcarlas en los más pequeños los padres y profesores. En España, nuestras leyes muestran también las vergüenzas de nuestro sistema educativo, con normas para todo y cada vez más restricitivas que para gente con sentido común resultan cada vez más estúpidas y ralentizan todo nuestro sistema judicial y administrativo. Nuestro lema los últimos años ha sido prohibir, prohibir y prohibir en vez de educar.

En mi caso, que a lo largo del año hago bastantes viajes largos, tengo que reconocer que suelo moverme por encima de los límites de velocidad de las vías (tanto autovías como carreteras convencionales). En ocasiones, incluso muy por encima del límite, siempre y cuando considere que es posible hacerlo sin poner en peligro a los demás ni a mi mismo. Y lo hago a sabiendas de que me expongo a una multa, pero lo hago con la conciencia tranquila, porque ir en un coche moderno de altas prestaciones, con los mejores neumáticos, los mejores frenos, un conductor capaz, sin tráfico, en una buena vía y con sol, podrá ser punible por velocidad excesiva, pero NO es ir a una velocidad inadecuada, que es el verdadero peligro.

Por el carril de la derecha, todo correcto

Por todos es sabido que Alemania dispone de tramos de autovía en los que no existe límite de velocidad, tramos perfectamente asfaltados, con buena visibilidad y señalética en los que con un coche moderno se puede ir 180 o 190 Km/h sin que suponga el más mínimo riesgo. Esto es un hecho. Alemania se sitúa todos los años entre los 10 países con menos siniestralidad de Europa. ¿El secreto? Una velocidad alta no mata, una velocidad inadecuada sí.

Un día de nieve con neumáticos de verano, con tráfico y poca visibilidad, ir detrás de otro coche a 70 km/h quizá no sea velocidad excesiva ni puedas ser multado por ello, pero te garantizo que es velocidad inadecuada y que si no pasa nada es fruto del más puro azar. Juzgar ese momento de riesgo adecuadamente sólo es posible cuando has sido educado en el análisis de las situaciones, en la conducción real y en saber valorar los peligros. Además, esa educación y esa capacidad para analizar lo que tenemos delante sirve para cualquier faceta de tu vida, sobre todo aquellas que no están estrictamente reguladas como lo es el tráfico.

A 120 km/h, cumpliendo con la ley

De cómo se circula hoy en día digo también sin ambages que son igual de culpables la DGT y su sistema de evaluación y las autoescuelas, que en ningún caso enseñan a conducir (me atrevo incluso a decir que ni a circular) sino que enseñan a aprobar un examen. Y así nos va en la carretera, que vayas por la vía que vayas ves auténticas atrocidades al volante protagonizadas en igual medida por hombres que por mujeres: giros sin intermitentes, despistes con el móvil (esto sí que es peligroso), velocidad inadecuada, semáforos en rojo, STOPs, gente que acelera cuando los adelantas, gente conduciendo sin luces al ocaso o al amanecer…

Bastante decentes me parecen las cifras de fallecidos para lo mal que conducimos (y mucho me temo que la cosa no va a mejor) y el desastroso estado de nuestras carreteras, lo que sí está claro es que un encargado fundamental de salvarnos la vida es un coche moderno con un alto nivel de seguridad pasiva y, en mi opinión, sobre todo activa (un deportivo, por ejemplo, y no un SUV).

Esto también salva vidas. 20 años de diferencia entre coches

Por otro lado, no me avergüenza reconocer que hace algún tiempo tuve que hacer un curso de recuperación de puntos, pues los excesos de velocidad habían hecho mella en mi saldo. No es algo que tome como positivo ni como negativo. Circulo a la velocidad que considero adecuada para cada circunstancia y cuando me ponen una multa, he de reconocer que en la mayoría de los casos es porque efectivamente, según el código de circulación, he cometido una infracción y debo pagar por ello.

Más atención la próxima vez, me digo. O no, porque ese es otro asunto; ir a 150 km/h por una autovía en las condiciones favorables que describía más arriba no es peligroso, excepto si prestas atención a lo que no tienes que prestársela: a los arcenes buscando radares móviles.

Esto sí es peligroso, pero primero bajamos la velocidad

De este curso de recuperación de puntos salí absolutamente encantado, pues me sirvió para refrescar una gran cantidad de conceptos muy importantes. Supongo que depende mucho del profesor, pero recuerdo cómo nos ponía vídeos o ejemplos prácticos sobre situaciones que para nosotros (en general, como conductores) estaban completamente olvidados o directamente no los vimos cuando estudiamos para el examen. Salí de allí preguntándome cómo era posible que no fuera obligatorio que absolútamente todos los conductores de nuestro país estuvieran obligados a hacer un curso de reciclaje como ese cada, pongamos, 3 ó 4 años, cuando las distracciones están presentes en el 42% de los siniestros y, en 2016, el 26% de los fallecidos ni siquiera llevaba el cinturón de seguridad puesto. ¡El 26% por ciento!

Ah sí, ya me acuerdo, es más fácil reducir los límites de velocidad a 90 Km/h.

Extra Lap

Tras Polonia y Bulgaria, Austria (que ya contaba con un límite de velocidad a 130 Km/h en autopistas y autovías) inaugura el primer tramo con limitación a 140 Km/h.

Artículos relacionados

18 comentarios en “El sinsentido de los límites de velocidad en España”

  • Miguel Ángel

    10 de enero de 2019 a las 17:30

    No puedo estar más de acuerdo. Recuerdo una discusión con un familiar hace algunos años en la que llamaba asesinos (literalmente) a los que iban por encima de 180 km/h en autovía independientemente de las circunstancias.
    Un día de lluvia monté con él y, en una carretera convencional hecha polvo, llevando un coche en no muy buen estado y teniendo una vista el hombre que no es la de un halcón ni mucho menos, iba a 120 km/h mientras la limitación era de 70 km/h. Por supuesto, no veía las decenas de peligros que estaba viendo yo, él iba a sus 120 km/h y ya está, que es la velocidad segura.
    El problema es que hay mucha gente que es así, gente que no adecúa la velocidad a las circunstancias. Sólo hay que ver las entrevistas que aparecen en televisión cuando hacen estos cambios: la mitad al menos están de acuerdo (me gustaría un montón ver cómo de seguros conducen).
    Por supuesto, de mantener la distancia de seguridad ni hablamos, eso tampoco es importante. En fin, que así nos va.

  • indeciso

    10 de enero de 2019 a las 18:00

    Gran artículo con DATOS; algo que parece que no interesa en el día a día para los medios de comunicación y los políticos. Estos últimos responsables del 99% de los problemas que acucian a nuestro país.
    Debe ser que en Austria (límites a 140), Alemania y Australia (tramos sin límite de velocidad) o Estados Unidos (permitido el detector de radar y en California prohibido que la Policía oculte radares) deben ser unos asesinos liberticidas.

    En lo que no concuerdo es en el bajo nivel de conducción y el bajo nivel de conservación de las vías. Por mi experiencia creo que tenemos buenos números si nos comparamos con el resto de países. Ojo, que esto es una comparativa, no un número absoluto; será como sacar un 5 en una clase en la que todos suspenden.

    Hay datos sobre el uso de alcohol y drogas en los accidentes? Soy partidario de tasa 0,0 g/L.

    Otra aberración es que la previsible recaudación en multas sea parte de los Presupuestos del Estado. Supone el Estado que la población media va a delinquir? Somos unos delincuentes por naturaleza? O es que nos multan por cosas que no tienen nada de malo? Fuente: https://www.autobild.es/noticias/presupuestos-generales-2018-esto-es-que-gobierno-espera-recaudar-multas-198886

    Gracias de nuevo, comparto el artículo.

  • nachetetm

    10 de enero de 2019 a las 18:03

    A mí me pudo la indignación cuando leí la noticia, pero no se puede decir que no estuviéramos avisados de las formas del Sr. Navarro.
    Una de las cosas que más me enfadó fue que, después de 12 años persiguiéndonos con radares en autovía, ahora reconozcan que el 77% de los accidentes ocurre fuera de ellas. ¡Bravo! ¡12 años persiguiendo la velocidad en las vías donde apenas no ocurren accidentes! Y lo reconocen tan ufanos. ¿Cómo era aquello de «nos mean y dicen que llueve»?
    El argumento de igualarnos con Europa es incluso peor. O el Sr. Navarro no ha conducido fuera de España, o sencillamente nos vuelve a tomar por tontos. No se puede comparar la red de carreteras secundarias de UK, Italia, Bélgica o Francia, donde los arcenes brillan por su ausencia, con la Española, donde diferenciamos velocidad máxima permitida en función del ancho del arcén y donde rara es la carretera nacional donde no haya un arcen más que decente. Y si nos vamos a equiparar con Europa, en Francia se puede ir a 130 km/h por autopista, al igual que están haciendo otros países como bien se indica en el artículo. Equiparémonos en todo.
    Después de vivir más de 10 años fuera de España, en tres países diferentes y haber conducido en algunos países más, creo que en España no se conduce tan mal,. Sí es cierto que nos falta bastante educación y nos sobra mucho estrés. Quizá si la gente tuviese mejores condiciones laborables estaría menos estresada y conduciría mejor, pero esa es mi teoría personal y a nadie le va a interesar comprobarla.

  • Alex

    10 de enero de 2019 a las 19:15

    Hace mucho tiempo que la educación es la respuesta a todo esto y más cosas, pero educando a la gente no se recauda en.multas…
    Magistrales, como siempre.

  • Dani

    11 de enero de 2019 a las 11:25

    Yo tengo la suerte de vivir en Alemania y aquí es un placer ir en los tramos libres de límite a 180/200 km/h tranquilamente porque sabes que la mayoría de la gente respeta las distancias de seguridad y que las condiciones de la vía son muy buenas (calidad asfalto, drenaje, visibilidad, etc.).
    Pero cada año al bajar a España, es cruzar la frontera en la Junquera y sufrir una tensión y un agobio por parte de la mayoría de conductores que circulan por el carril central y izquierdo (el derecho debe estar reservado para turistas) conduciendo de manera agresiva y pegados al vehículo de delante.
    Una de las únicas multas que he recibido en mis más de 6 años aquí ha sido precisamente por cometer el error de conducir muy cerca del conductor de delante. Cosa que ya no me pasa gracias a la multa y al ACC con distancia de seguridad.
    Un saludo!

  • ToniExup

    11 de enero de 2019 a las 12:50

    Buenos días.

    Desde el momento en que leí que al frente de la DGT volvía un personaje como Pere Navarro, tenía claro que la línea editorial iba a ser de nuevo más radares, más multas, restringir aún más la velocidad.

    Está más que acreditado que la inmensa mayoría de los accidentes son causados por despistes, por conducir borrachos y/o drogados y por el estado de la vía, pero no, para el amigo Pere el demonio se llama: Velocidad.

    Si de verdad tuviera idea de lo que habla y quisiera de verdad solucionar algo, ¿por qué no invierte el dinero recaudado con las multas en eliminar todos los puntos negros de siniestralidad que existen en nuestras carreteras?
    Pues yo me respondo la pregunta, porque es más fácil y más lucrativo invertir en más radares y empitonar a los conductores, así de fácil.

    Según su política de : «La velocidad mata», iríamos más seguros si nos prohibieran arrancar los motores de nuestros coches y tuviéramos que empujarlos, así también reduciríamos la contaminación, ya que como todo el mundo sabe, la industria, las calefacciones, etc, no contaminan el aire de las ciudades, sólo los coches que no son eléctricos, la electricidad y las baterías crecen en los árboles y no contaminan.

    En fin, cada día me da más asco conducir, pero aún no tiro la toalla, mañana por la mañana, bien temprano y antes de que mi carretera favorita de curvas se llene de ciclistas, iré a sacarle punta a los neumáticos de mi cacharro.

    Un saludo a todos los conductores de bien.

  • Back to basics

    11 de enero de 2019 a las 20:12

    Estoy de acuerdo, si bien considero que tan grave es que impongan normas injustas como que el vulgo las cumpla mansamente. El grado de manipulación es enorme a todos los niveles y la circulación vial es un ejemplo más, hasta el punto de que cuesta encontrar personas con pensamiento disidente. Como esto no tiene visos de mejorar, seguiremos con nuestras frugales transgresiones. Drive safe but fast!

  • RatON

    12 de enero de 2019 a las 11:48

    Da igual, estamos domesticados como sociedad. Llevamos 2 años muy intensos de demonización del automóvil y la gente sigue creyéndose que todo es por el bien del planeta, de la sociedad o de lo que toque, cuando realmente es la forma más sencilla que encuentran de masacrarnos a impuestos. A la mayor parte de la gente le da igual porque el coche es otro cacharrito electrónico más con un uso concreto, pero para nosotros… Ya no somos gente con una afición, nosotros simplemente somos una especie de homicidas en potencia.

    PD. Es especialmente llamativo las colas de coches que se forman en secundarias porque la gente tiene pavor a los adelantamientos. Con en discurso que nos tratan de vender, esas colas cada vez serán más largas y más peligrosas. ¡Qué incómodo debe ser (y qué riesgos conlleva) conducir con miedo a todo (incluidas tus habilidades)!

  • ALEJANDRO

    12 de enero de 2019 a las 21:43

    Esta claro…cambiar señales da puestos de trabajo,y pingues beneficios,estarian las señales ya fabricadas de antemano?de donde sale tanta señal en tan pocos dias?es normal que tengan stock de señales limite 90 para todo el pais en pocos dias?.
    bajar los limites da pasta gansa en multas,eso y poner 5000 radares nuevos en funcionamiento,masacrar a los currantes en el dia a dia,politica de altura si señor.
    limiten los vehiculos por ley y fuera todos con tacografo y a tomar por saco,uyy no que asi no se recauda y es lo interesante, asco de politicos y lo peor es que todos son similares

  • Jordi

    12 de enero de 2019 a las 23:51

    Buen artículo.

    La velocidad es fácil de culpar y sencilla de mesurar para poder culparla, hasta para poder multas.

    En un accidente hay muchos factores, no sólo la velocidad.

    Lo primero sería educación, pero eso cuesta dinero y además es complejo.

    Cómo siempre nuestros políticos van a lo fácil, y respecto al tema de las fechas, pues también lo hacen en agosto… O Semana Santa.

    Uno que está horrorizado de ver cómo conduce la gente con el móvil.

  • Mikel

    13 de enero de 2019 a las 21:41

    No puedo estar más de acuerdo con todo lo comentado. He conducido y vivido en varios países de Europa y aquí lo único que falta es civismo y educación al volante, nada mas. La vuelta de Pere Navarro a la DGT me parece algo así como reinstauración de Fernando VII.
    En fin… Voy a poner un enlace a otro medio digital, llamémoslo mainstream, pero es que la noticia viene que ni pintada. Se cargan los radares y aún así baja la mortalidad en la carretera (Leed hasta el final). Simplemente poético jajajaja.
    https://www.diariomotor.com/noticia/radares-francia-chalecos-amarillos/

  • Ocanero

    14 de enero de 2019 a las 00:32

    Muy buena articulo. FELICIDADES

    Hay muchos mantras que rodean hoy en dia al mundo del automóvil…

    -La velocidad mata …
    -Un mastodonte de 2500 kg que sea “plug in” tiene la pegatina ECO o CERO aunque solo tenga 50 km de autonomía eléctrica… y luego a tirar de gasolina para mover esa masa
    -Si bebes no conduzcas… ¿porque nunca se añade que tampoco conduzcas con fiebre, colocado o con resaca?
    -Parar cada 2 horas… (2 horas en un coche de 1980 no son 2 horas de un coche de 2019)
    -Los SUV son mas seguros…

    Como ya se ha dicho por aquí, lo unico que es realmente necesario es educación y sentido común.

    Saludos

  • Autor Staff

    Lasheras

    14 de enero de 2019 a las 10:21

    Gracias a todos por vuestros comentarios y por hacer que no nos sintamos solos ante estas injusticias. Está claro que sois el tipo de gente que se puede llevar al lado en la carretera con total tranquilidad :).

    En cuanto a la idea general de vuestros comentarios, tengo la sensación de que los que hemos vivido en algún país de Europa central (Alemania, Holanda, Bélgica…) somos conscientes de que allí se conduce «de otra forma», y que el civismo está un punto por encima al que se destila aquí en España.

    He leído también que en otros países las carreteras son peores , y estoy seguro que hay excepciones, pero entrar por ejemplo en España desde Francia por Irún es deprimente, de carreteras con buenos asfaltos y trazados pasas a no tener más que baches y curvas asesinas en autovías sin arcenes… no todo es culpa del conductor. Es cierto que nuestras secundarias son razonablemente buenas, pero mejores podrían ser. Sin duda.

    He leído también algo acerca de los SUVs eléctricos, eso ya da para un artículo entero por sí solo…

    Gracias a todos de nuevo.

    Saludos.

  • Storm

    14 de enero de 2019 a las 12:32

    MUY cierto, todo.
    Por desgracia, se juntan VARIAS cosas:
    -La política no se siente en la obligación de justificar sus decisiones en la racionalidad (ciencia y datos).
    -La presión recaudatoria es enorme para satisfacer (o justificar?) el desmantelamiento de lo público.
    -El sistema educativo está diseñado para crear nuevas ovejas para el rebaño. Una persona formada debe tener conocimiento, responsabilidad y criterio para poder formar parte de la sociedad civilizada.
    -Nos comportamos de forma bastante farisea cuando hablamos de cómo se conduce en otros países ya que la gente respeta a rajatabla las normas y los límites (cuando se ponen para algo, claro) .
    Y TOODO ésto nos lo deberíamos hacer mirar, la verdad.

  • nachetetm

    15 de enero de 2019 a las 11:24

    #Lasheras,
    Como bien dices, la entrada en España por Irún es un «shock» enorme. Creo que la orografía vasca tiene parte de culpa, pero es muy cierto que el firme de las autopistas francesas es mucho más regular y liso que el de las españolas. Me imagino que en el dinero de las «mordidas» a políticos tiene que salir de algún sitio. ¡Pero ojo!, las autopistas buenas en Francia son las de pago, y esto es así porque el país exige a las concesionarias un buen mantenimiento de las mismas. Sin embargo, las autovías gratuitas francesas tienen limitación a 110km/h y un firme mucho peor (hay excepciones). En esas ocasiones en que se tiene que rascar el bolsillo, el estado ya no es tan exigente. Personalmente prefiero el sistema español (aunque no lo diré muy alto) a que me sangren a peajes, que además siempre están de obras.
    Mi comentario sobre la mejor calidad de las carreteras se refería a aquellas que no son autopista/autovía. La nacional de toda la vida y las secundarias. En esas no hay color, las españolas son mucho mejores a todo lo que conozco, y por eso considero hilarante la justificación «Navarriana» de «igualarnos con Europa» en límites de velocidad, cuando bien podríamos mantener los límites actuales y estar por encima de los europeos con orgullo.
    De todas formas, la criminalización de la velocidad ha llegado para quedarse, pero no por las razones que imaginamos:
    https://www.elconfidencial.com/economia/2018-12-10/pico-del-petroleo-antonio-turiel-diesel-contaminacion_1694062/
    Manteniendo el adecuado grado de excepticismo necesario frente a una afirmación como la vertida por ese artículo, creo que (como siempre) no nos están contando la verdad.

  • kekis

    15 de enero de 2019 a las 14:17

    No puedo estar mas deacuerdo contigo…gracias por poner por escrito nuestros pensamientos.

  • rz0044

    3 de febrero de 2019 a las 21:35

    Completamente de acuerdo, lo de la educación para pepe es un absurdo, como muchos otros españoles me toca coger el coche que no me gusta nada conducir, y comerme un puerto a diario en el que veo conductores los cuales no son capaces de mantenerse en su carril a velocidades muy inferiores de las que marcan las señales…. pero si ese que no es capaz de mantener el vehículo en su carril se estrella contra otro por invasión…. ¿es la velocidad? Rotondas, ES UN CACHONDEO, como sean de dos carriles es de perogrullo, entran desde el carril izquierdo, cruzándose el derecho, para salir cruzando de nuevo el derecho, si vas por la derecha te pitan, NO SE SABE HACER UNA ROTONDA. Y en Madrid, coger una autopista, pues es como jugar al parchís, coches a 100 por la derecha , adelantando a coches a 80 en un carril central izquierdo, mientras otro le rebasa a 130… o 3 en paralelo …. pero la culpa es de la velocidad? yo cuando hablo con gente de estas cosas termino viendo que cada uno después de unos años se redacta el código que mejor le parece. EDUCACIÓN VIAL , EDUCACIÓN VIAL EDUCACIÓN VIAL . No es posible que estemos viviendo la ANARQUÍA circulatoria que tenemos, y solucionarla yendo despacio, que si, que bajaran los niveles de gravedad, pero no me apetece nada subir mi puerto en moto y encontrarme a la que muchas mañanas me toca bajar detras de ella y que saca mas de medio coche de su carril y todo esto a 20km/h.

  • La hipocresía del coche híbrido y del eléctrico. Parte 1. – 8000vueltas.com

    31 de julio de 2019 a las 14:13

    […] doy una vuelta por la sierra o asisto a un evento de circuito 8000vueltas, y no es un crimen, como tampoco lo es la velocidad. Cuando defiendo el coche de gasolina (incluso el diesel) respecto al híbrido o el […]

Deja un comentario