Viaje a las 24 horas de Nürburgring, parte 2: el paraiso verde

Hoy os traemos la segunda parte del viaje a las 24 horas de Nürburgring que, hace tan sólo unos días, nos introducía Carlos Soteras, que se está convirtiendo en un habitual de la sección Colaboraciones. Esta vez, el relato es contado por nuestro buen amigo Fernando Lázaro, que se estrena con un artículo rodeado de atmósfera racing, coches rápidos y sensaciones únicas, y del que podremos leer más cosas en los próximos meses. Muchas gracias chicos.

Hace unas semanas, durante el GP de F1 de Barcelona, le pregunté a mi novia, con la que también he ido a las 24 horas de Le Mans: ¿Qué te parece esto en comparación con las 24 h? Su respuesta me pareció perfecta, tanto, que me ha inspirado para introducir este artículo: “bueno, aquí es verdad que las personas son aficionados de verdad, se ve que son realmente fans de la F1, de los pilotos… pero es que la gente que había en Le Mans estaban completamente enfermos”.

020

Esta vez no fui con ella a las 24 horas de Nürburgring, pero estoy seguro de que su concepto de enfermo por los coches y las carreras hubiera cambiado completamente de haber venido, ¡me ha cambiado hasta a mí!

No voy a comentar la carrera: clasificación, salida, llegada… Eso queda en un segundo plano y hay mucha información en la red donde poder informarse. Esto se trata de algo más, algo distinto. Me imagino que cualquier piloto o aspirante a ello querría tener en su vitrina de trofeos una copa de Gran Prix o, en su defecto, la de las 24 horas de Le Mans. Algunos quizá lo cambiarían por un mundial de WRC o incluso por el Dakar. Esta carrera, como palmarés, no se puede comparar con las anteriores, ahora bien, aquí se respira ese ambiente que ha llevado a esas competiciones a ser lo que son hoy y que, desgraciadamente, han perdido. Aquí aún se respira olor a héroe, a loco.

Nurburgring24hour_2014-900x449

¿Pero por qué? ¿Qué tiene esta carrera que no tengan las demás? Para empezar, el circuito ya es especial. La complejidad y la dureza del trazado de Nordschleife evoca las grandes carreras del pasado. Hasta hace relativamente poco, que un piloto muriera o quedara gravemente herido en una carrera era algo con lo que tenían que lidiar sí o sí. En este caso, lo estrecho de la pista, sus tremendos desniveles, el sol y la lluvia, el granizo este año, el día y la noche, las distintas categorías y ese largo etcétera trasladan a esta carrera a tiempos pasados. Tiempos en los que todo podía salir mal. Aquella época en la que para ser piloto, debías tener una visión muy distinta de la vida, pues sabías que ésta podía acabar en cada curva.

BMW-M6-GT3-24h-Nuerburgring-2016-Nacht-02

MG_3918

Está claro que con la seguridad de los coches actuales, monos ignífugos, hans, helicópteros… los participantes de las 24 horas de Nürburgring no se juegan la vida como hace 20 años. Pero, por un momento intenta imaginarte sentado en un Porsche Cayman,  algo rápido pero tampoco un coche de carreras 100%: son las 4 de la mañana, has dormido poco y mal, llueve, hay niebla en algunas curvas. De pronto, unos fogonazos de luz amarilla te deslumbran por atrás. Te apartas como puedes y te pasan un Audi R8 GT3 y un BMW M6 GT3 que vienen como si el mundo se hundiese detrás de ellos. Mientras miras con un ojo hacia atrás, con el otro te encuentras un Renault Clio al que tienes que adelantar. Casi no hay espacio. Le pasas como puedes. Más lluvia. Luces naranjas de una grúa en la curva siguiente te muestran como un Mercedes GT AMG ha quedado hecho polvo contra el guardaraíl. Dos Porsches gt3 Cup te dan las largas de nuevo… No sé a ti, pero a mí me daría un poco de miedo ir en ese Cayman.

012

Pero bueno, no toda la espectacularidad de esta carrera se debe a lo complicada y peligrosa que es. ¿Hay más? ¡Vaya que si hay más!

Vamos al principio: como comentamos en la primera parte de este viaje, nosotros llegamos el jueves por la mañana, pensando coger un buen sitio en el camping que, a pesar de que no admite reservas y de que, según los gestores, “es tan grande que es imposible que se llene”, estaba completo casi al 100%. Encontramos un hueco apartado debajo de un árbol (menos mal con todo lo que llovió y granizó). Nos preguntábamos como podía ser que, a falta de 2 días y medio para la carrera, ya hubiera tanta gente, pero no fue esta la única sorpresa con el camping: en la entrada, nos preguntan si queremos una zona tranquila o una zona de “party hard”, empezaba a pintar bien la cosa… Además, veníamos encendidos ya con todos los ///M, RS, AMG o GTI que habíamos visto en los alrededores. Yo hasta llegue a preguntar, preocupado, si ahí no se vendían versiones de acceso, hasta los Skoda eran los RS, ¿los Civic? todos type R ¿y los Porsche? de GTS para arriba…

Langzeitbelichtung 24h Nürburgring 2008

Aunque para campings el de Brunchen. Una de las zonas más espectaculares del trazado y una de las favoritas de los aficionados por la cantidad de golpes y sustos que se pueden ver: bajada impresionante, curva a derechas y vuelta a subir. Más que un camping, es una fiesta con todas las de la ley. Al llegar a esa zona, lo primero que te encuentras es un camión de un holandés que se dedica a regalar cerveza (?!). Hay barbacoas en cada caravana. Con estos fuegos, además de cocinar, calientan unas piscinas para ver la carrera mientras se bañan. Escenarios con música, pistas de baile… pero lo grande de Brunchen ocurre el viernes por la noche, porque se abre un acceso a la pista y ahí todo el que quiera puede entrar a pintar el asfalto. Hay fuegos artificiales, petardos, carreras de cochecitos de bebé cuesta abajo… Es algo que, simplemente, hay que ver. Algo tan impensable, que haya toda esa fiesta dentro de un circuito, que cuesta creerlo. Si algún día puedes ir el viernes de las 24h a esta curva, ve, aunque no te quedes a la carrera, ve. Es algo único.

5905264248_eede37cd68_b

2015N24__05871

Queda claro que los campings son una parte realmente importante de las 24 horas de Nürburgring, pero no son lo que, desde mi punto de vista, hace que las 24 horas del Ring sobresalgan por encima de todo. ¿A qué me refiero entonces? Pues al ambiente dentro del circuito. Vamos por partes.

El padock está dividido en varias zonas, debido a las distintas carreras del fin de semana: WTCC, Audi TT Cup y Clásicos. Los GT3, GT y turismos que corren las 24 horas comparten boxes entre ellos, debido a que no hay tantos garajes como para que cada uno tenga el suyo. Esto es algo distinto, ver por ejemplo en un mismo box un equipo oficial de GT3, un Leon de la Copa y un Renault Clio casi de serie es algo que llama mucho la atención. Además de la diferencia de presupuestos, herramientas y preparación, el espacio que tienen que compartir es mínimo: está el hueco para el coche y poco más.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

MG_4048

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero, lo realmente grande es poder estar ahí, poder entrar a los garajes y verlo, ver las reparaciones en vivo, los cambios de neumáticos, los ordenadores con los datos… en momentos de tranquilidad puedes hablar con mecánicos y pilotos. Ahí todo el mundo te responde bien. Si no molestas mucho, puedes estar un buen rato disfrutando de vivir una carrera desde un punto de vista poco usual.

MG_4040

Otro momento único de esta carrera es el acceso del público a la recta de meta. 2 horas antes de la salida se abren las puertas. Todos se ponen en orden de salida ocupando desde la primera hasta la última curva del circuito de GP y puedes ir andando, contemplando los coches descansando antes de salir a la batalla. Hay tanta gente que es difícil andar, pero es tal el ambiente que hasta se hace agradable. Estar rodeado de tanta gente que comparte la misma pasión que tú te hace sentirte algo muy grande.

Audi R8 LMS #6 (Audi Sport Team Phoenix), Christopher Haase/René Rast/Frank Stippler/Markus Winkelhock

TB_8773_Copyright-Guido-ten-Brink-SB-Medien

Para terminar con estos momentos que el Ring regala al aficionado, se abren puertas de distintas curvas para que el público pueda acceder al trazado y ver los coches pasar a medio metro de ellos. Los pilotos abren las puertas y las ventanillas para chocar las manos. Este va a ser el contacto más amistoso que van a tener en las siguientes 24 horas.

image019

¿Tan difícil es hacer un evento así, un evento en el que se le permita al público intervenir de una manera tan directa y vivir desde dentro una carrera de verdad?

2maxresdefault

maxresdefault (1)

Esta edición, fue suspendida durante 3 horas por el granizo que cayó y que atrapó a varios coches en el trazado antiguo sin poder moverse, cuando se relanzó, pronto se hizo de noche y nosotros aprovechamos para ir a Adenauer, uno de los pueblos por los que pasa el trazado y desde el que se accede a unas cuantas curvas. Por suerte ya no llovía, y pudimos disfrutar de esas máquinas dándolo absolutamente todo por el Nordschleife. Parece mentira que vayan tan fuerte, especialmente de noche, parecía que iban a cámara rápida. Yo había visto estos GT3 correr en las 24 horas de Le Mans, pero en comparación con los LM P1 y P2, y en un circuito tan amplio como el francés , no parecen tan rápidos, pero verles a tope en esta antigua carretera, adelantando sin piedad a todo lo que se encontraban me dejó muy impresionado.

BMW-M6-GT3-24h-Nuerburgring-2016-Nacht-01

Atmosphere

Por la mañana,  los coches ya van a otro ritmo. Se nota que ya ha pasado lo más complicado y los que han sobrevivido quieren asegurar la llegada, que no es poco. Salvo algunos que luchaban por posición, como los Mercedes, el final de carrera es algo tranquilo, pero no por ello pienses que van despacio, no. Simplemente no van con la espada entre los dientes, ahora solo llevan un cuchillo.

MG_2073

Por si, con todo esto, no te ha quedado claro, te lo digo otra vez: tienes que ir a las 24 horas de Nürburgring. Aunque no tengas entrada, hay zonas desde las que se puede ver sin problemas, pero no te la pierdas. No dejes pasar una oportunidad así, al igual que tienes que respirar, también tienes que vivir esta carrera, una carrera que lo tiene todo y que, como suele suceder en esto del Motorsport, cuando algo es bueno suele acabarse pronto.

¿Infierno verde? Para mí es “El paraíso verde”.

landscape-1435863854-roa070115fea-ringopener

Extra lap

Carlos y yo queremos hacer una mención especial para Nicolás Abril y Carlos Arimón, por toda la atención que nos prestaron. Gracias a ellos nos sentimos como en casa, nos ayudaron y compartieron sus secretos del Ring con nosotros.

image027

¡Muchas gracias! Os deseamos en las futuras ediciones toda la suerte que este año ha faltado.

Artículos relacionados

10 comentarios en “Viaje a las 24 horas de Nürburgring, parte 2: el paraiso verde”

  • Carlos Soteras

    7 de Junio de 2016 a las 13:44

    Enorme! Suscribo al 100% tus palabras: Hay que ir a las 24 horas de Nürburgring !

  • arribi

    7 de Junio de 2016 a las 19:32

    Decir que siento envidia es quedarme corto. Ojalá pronto pueda “engañar” a alguien y vaya a vivirlo en mis propias carnes…

  • Staff

    Lasheras

    7 de Junio de 2016 a las 21:03

    Gran viaje y gran forma de contarlo, una cita que antes o después tendré que tachar de mi lista de obligatorias… esperemos que no tarde mucho en llegar.

    Enhorabuena a Carlos y a Fernando.

  • Carmen

    8 de Junio de 2016 a las 00:36

    Inolvidable Nürburgring!!
    Si eres aficionado a los coches, es obligado ir. Si no lo eres, también. Te enganchará!!!
    Felicidades a Carlos y Fernando, no hay como vivir una carrera como esta, desde todos los ángulos posibles, para que salga un artículo tan bien descrito como este.

  • Baigorri

    8 de Junio de 2016 a las 09:44

    Mi agradecimiento a Carlos y Fernando por permitir la lectura de sus artículos, donde han descrito con inmaculada perfección que se vive y como se vive Nürburgring. Compartir con ellos Nürburgring ha resultado muy grato.
    Una maravillosa experiencia que debe conocer todo verdadero amante del automovilismo, y cualquier humano que quiera vivir una experiencia letargica

    Saludos.
    Baigorri

  • joxepo666

    8 de Junio de 2016 a las 09:57

    Arribi, ando igual que tú. Intentando “engañar” a alguien para poder ir. A una mala nos vamos juntos! ;P

  • stenyak

    9 de Junio de 2016 a las 13:28

    Gran artículo!
    Arribi, Joxepo666, aquí otro más que se apuntaría al tema este del engaño…

  • audiano

    9 de Junio de 2016 a las 22:01

    Gran relato me ha encantado, solo una pequeña correccion los gt3 no corren le mans, esos son categoria gtlm y dan todavia mas miedo. Llamativo y pena a la vez de las 24h es que los escapes no pueden sobrepasar 130db… esos monstruos a escape libre y de noche son aun mas espectaculares. Me encanta rebuscar algun rincon tranquilo a final de alguna recta y verlos venir con los discos al rojo, reducciones y correspondientes petardeos y el sonidazo a motores gordos de verdas a la salida de curva

  • Viaje a las 24 horas de Nürburgring 2016. Parte 3: Entrevista a Lucas Ordoñez, de la Play al Ring. – 8000vueltas.com

    11 de Junio de 2016 a las 11:28

    […] motivo de nuestro viaje a las 24 horas de Nürburgring (parte 1 y parte 2) quisimos hablar en persona con uno de sus principales protagonistas: Lucas Ordóñez. […]

  • Viaje a las 24 horas de Le Mans 2016. Parte 1: Road to Le Mans – 8000vueltas.com

    15 de Junio de 2016 a las 09:26

    […] os contábamos como era vivir las 24 horas de Nürburgring desde dentro (parte 1 y parte 2), incluyendo también una entrevista a Lucas Ordoñez, piloto de uno de los 2 […]

Deja un comentario