Camino a la competición del motor. Parte I: Dar el salto

En este mundo globalizado en el que vivimos, uno de los peligros que existen es el referido a la dejadez en el lenguaje. Constantemente estamos siendo bombardeados por nuevas palabras, las cuales no se ven reflejadas en nuestro precioso idioma; desde el LOL o el selfie, hasta el handicap o el spoiler. Todas ellas sin embargo tendrían su traducción apropiada al español, pero como bien sabéis, no sonarían igual de bien. “Live in a yellow submarine” siempre ha sonado a música en nuestros oídos; no podríamos en cambio decir lo mismo de la vida en un submarino amarillo. Lo mismo pasa con mi recién estrenado máster, el cual da nombre a este artículo; a todos nos gustaría decir “Road to Motorsport”, pero esta vez nos quedaremos con la versión española.

No todo es aerodinámica o potencia a la hora de competir

Si habéis seguido asiduamente este blog, os habréis percatado de nuestro amor por el automovilismo y, en mi caso, de la pasión que siento por la competición. Tal y como me pusieron de ejemplo en mi primer día en mi nueva singladura en Inglaterra, los seres humanos estamos hechos para superarnos, no solo unos a otros sino a uno mismo. Basta con que hayas nacido en la pequeña aldea de Moshi, al norte de Tanzania, para que en lo más profundo de tu ser desees coronar el majestuoso Kilimanjaro sin más excusa que el conocimiento de tu propio límite. O, ¿Por qué no conquistar el corazón de tu bella amada jugándote el pellejo, invadiendo la inexpugnable Troya?

Quien algo quiere, algo le cuesta

Hoy en día todo lo que hacemos se encuentra limitado por la corrección política, la seguridad y el respeto hacia los demás. Hemos asistido a la prohibición de numerosos ejemplos heroicos y otros muchos se encuentran camino de la extinción. Los más notables en el mundo que nos concierne (el de los coches) son el incierto futuro del TT de la Isla de Man, la prohibición de ciertos motores en beneficio de otros más “ecológicos” o, simple y llanamente, el relanzamiento de la carrera de F1 detrás del Safety Car cuando llueve mucho. No solo tenemos este tipo de ataduras, algunas falsamente infundadas, sino que existen otras mucho más lógicas que nos hacen apoltronarnos y vivir con precaución o miedo cada paso que damos. Nos referimos obviamente a la familia, la pareja, el trabajo o simplemente el hogar. Con empatizar ligeramente nos damos cuenta que es lógico no correr riesgos que puedan comprometer tu futuro por un capricho o un sueño. Pero la realidad es que quien no apuesta no gana.

No hay lógica detrás (¿o sí?)

En mi caso, las primeras restricciones políticas no aplican (debo ser un rebelde sin causa), pues aun creo en que cada uno debe intentar alcanzar sus sueños, mirando más allá del esfuerzo, del sacrificio de dejar la comodidad atrás o del renegar de un sueldo ligado a un contrato indefinido. Respecto a las segundas restricciones, he de decir que llevaba toda la vida en casa de mis padres a excepción de unas pocas aventuras en el extranjero. Asimismo, sin pareja estable y con mis amigos y familia a menos de dos horas de vuelo, tome una de las decisiones más importante de mi vida: dejar mi actual trabajo indefinido (en el cual me sentía muy a gusto) en la naviera más grande del mundo, dejar el nido familiar, mi pequeño Toyota y a mis amigos en Madrid, para venirme a Inglaterra a estudiar un Máster de Motorsport en la Universidad de Cranfield.

El zénit del mundo del que vengo y al que voy

A pesar de que este máster es el más prestigioso del mundo en la materia, el día que lo cuentas en casa, todo se convierte en un drama. ¿Vas a dejar Maersk ahora que te habían hecho fijo y te habían subido el sueldo? ¿y cómo lo vas a pagar todo? ¿y qué salidas tiene eso? Podríamos estar así un buen rato, pero no quiero aburriros más. Poco a poco fui encauzando a la familia: es el mejor máster para entrar en un equipo de F1, los profesores son empleados de las marcas más prestigiosas del mundo del motor, retomaré el inglés, etc.

El punto de inflexión sin embargo se da cuando tus padres quedan a cenar con un par de parejas de amigos y les cuentan todo esto. Obviamente, la respuesta de los amigos es: “impresionante, seguro que lo hará estupendamente, siempre ha soñado con entrar en ese mundo, va a ser el número 1 y encima tendrá un sueldazo y conocerá allí a la mujer de su vida”. Como veis, la gente siempre vuelve a las ataduras que comentábamos antes: el dinero, la familia, el hogar… Yo no hago esto por ninguna de ellas, sé que hay gente que gana mucho dinero en este mundo, pero también sé que hay muchos otros que acaban en equipos pequeños haciendo prácticamente el mismo trabajo por amor al arte. Lo de las mujeres… en este mundo hay pocas y, encima, sin azafatas en los Grandes Premios, me temo que tendré que tirar de Tinder.

Este nunca necesitará aplicaciones para ligar

Para vuestra información, lo que me he venido a hacer a Inglaterra es el Advanced Motorsport Engineering MSC (Master of Science) de la Universidad de Cranfield. A grandes rasgos, este consiste en 12 meses en un pueblecito 50 km al norte de Londres, divididos en 3 partes:

  • Módulos semanales enfocados al Motorsport:
    • Introduction to Motorsport
    • Composites Structures
    • Computational Fluid Dynamics
    • Aerodynamics
    • Electronics and Data Acquisition
    • Powertrain Design
    • Structural Analysis
    • Vehicle Dynamics
    • The Business of Motorsport
  • Trabajo en grupo
  • Tesis individual

Por supuesto, todo esto aderezado con multitud de eventos, clases y ejercicios prácticos de lo más variopinto. Visitaremos la feria de empleo de Motorsport de Silverstone, así como su gran premio de Formula 1, viajaremos a la factoría de Mercedes AMG F1 en Brackley o asistiremos como invitados a Goodwood.

Entre los profesores que forman parte de nuestra directiva y que imparten clases podemos encontrar al gran Pat Symonds, leyenda dentro de las carreras con numerosos puestos de responsabilidad en estos últimos años (Williams y FOM), Stefan Strahnz, manager de ingeniería en Mercedes AMG F1 o David Lapworth, director técnico de Prodrive. Entre las actividades prácticas, podemos encontrar desde una competición de torsión de chasis empleando espaguetis hasta unas vueltas en un simulador propiedad de la universidad.

Sencillamente algo impensable en cualquier universidad española; ya no os quiero contar en la pública.

Cranfield University

Haciendo esta última apreciación, y teniendo en cuenta que yo estudié en la Universidad Politécnica de Madrid, sí me gustaría mencionar el tremendo esfuerzo que se ha llevado a cabo por parte de Teo Martín y su equipo, para crear una nueva escuela de ingenieros ligada al mundo de la competición del motor en Madrid: MSI Motor & Sport Institute. Su reciente apertura de puertas -junto con el ya conocido centro Monlau Competición en Barcelona- ha hecho que España vuelva a asomar la cabeza y ser noticia en el apasionado mundo de la competición. El centro además cuenta con gente muy notable detrás como Emilio de Villota (ex piloto de F1) o Borja Ortiz – Echagüe (ex Manager de Carlos Sainz Jr.).

Unas más que correctas instalaciones del MSI

Obviamente estamos a años luz de países como Francia, Reino Unido, Japón o Estados Unidos en multitud de facetas del automovilismo: pasión, respeto, conocimientos, historia o competición. Sin embargo, confío en que poco a poco vayamos saliendo del agujero y nos empecemos a equiparar con el resto de nuestros referentes lo antes posible. Tampoco quiero dejar de recordar a este amado blog para el cual seguiré escribiendo en tanto que mis nuevas ocupaciones me lo permitan, y el cual creo que lleva a cabo una labor divulgativa enorme, no solo a través de artículos de calidad sino mediante eventos del más alto nivel en donde se destila un profundo rigor acerca de este mundo que tanto amamos.

24h Experience Ascari 2018 8000vueltas-26

Nada que envidiar uno a otro. 24h de Ascari VS Goodwood Revival

Respecto a lo que a mí me concierne, tengo aún un largo camino por recorrer, el cual espero que desemboque en un equipo de Formula 1 o algo similar al más alto nivel. Por de pronto, tengo que preparar una presentación acerca de la revolución técnica que supuso el Porsche 908 en su momento. Esperemos que algún día, finalmente, mi pasión se convierta en mi trabajo.

Todo un placer trabajar a su lado

Stay Tuned, iré actualizando.

 

Artículos relacionados

15 comentarios en “Camino a la competición del motor. Parte I: Dar el salto”

  • Fision

    4 de octubre de 2018 a las 20:04

    Mucha suerte en esta andanza, seguro que te va a ir genial.

  • J Conesa

    4 de octubre de 2018 a las 22:00

    Mucho ánimo Carlos. Eres un valiente. Es tu momento si lo quieres hacer. Vas a aprender un montón. Es el mejor máster de Motorsport.
    Mucha suerte de parte de uno que no fue valiente en su momento.

  • Alfista

    5 de octubre de 2018 a las 16:59

    Ole tus cojones, nada mas que decir.

  • Jordi

    5 de octubre de 2018 a las 20:42

    Lo primero de tod, mucha suerte.

    Gran decisión la tuya, pero a veces en la vida, creo que hay que jugársela y hacer lo que a uno le gusta.

    Él TT es mi opinión la carrera más grande actualmente sobre la faz de la tierra, creo que de momento no van a prohibir… El problema es que si nos quedamos sin las road races de acceso, no habrá lo previo para correr el TT, ni pilotos, ni equipos…nada, por cierto, el TT lo organizan los de promoción económica de la Isla, así que, pese a la corrección política en muchos aspe, aquí el dinero juega un papel muy importante para esa pequeña isla, no pienos que lo dejen caer fácilmente.

    Sobre la lluvia en la F1, sin palabras desde hace tiempo, hoy en día nunca descubriríamos a un tal Senna… Si no pueden ir tan rápidos, pues que vayan a lo que den las condiciones, cada cual que arriesgue los suyo, que como todos sabemos, el deporte del motor es peligroso.

  • Ricardo

    5 de octubre de 2018 a las 20:55

    Que envidia de la Sana…… que buena oportunidad te has dado, me encantaria poder hacer algo asi, te deseo mucho Exito y por la pasión que demuestras llegaras a estar donde quieres estar, Ojala prono nos puedas compartir mas de tu experiencia por alla en detalle. Saludos

  • Javier

    6 de octubre de 2018 a las 16:00

    Valiente, mucho ánimo y mucha suerte en este camino. Ojalá te vaya todo genial!

  • Abuelo

    6 de octubre de 2018 a las 22:28

    Decisión de calado, grande, de esas que te cambian la vida para bueno, y muchos te seguiremos….enhorabuena

  • Scorpio

    7 de octubre de 2018 a las 08:00

    Bravo.

  • German Gomez

    8 de octubre de 2018 a las 12:45

    ENHORABUENA!!! Yo también he dejado mi trabajo como monitor en un láser tag con contrato indefinido, sueldo suficiente para vivir y un horario de mierda, para hacer el curso de técnico en competición automovilística de Drivex. Precisamente ayer les mandé a la mierda. Hacía mucho tiempo que no me sentía tan feliz, por lo que entiendo perfectamente de qué hablas. Muchísima suerte y ojalá los dos lo consigamos.

  • Deivid Torrepower

    8 de octubre de 2018 a las 17:20

    Bravísimo! Siempre es mejor tirarse a la piscina y ver lo que pasa que no quedarse con las ganas.

    Mi felicitaciones y mis mejores deseos pero porfa, pásate por aquí de vez en cuando. Escríbenos lo que es cualquier día por allí. Lo mismo para ti llega a convertirse en rutina, pero para el resto de quemados uno de esos días ya es adrenalina.

    Un saludo!

  • Juan Antonio

    9 de octubre de 2018 a las 19:34

    Máximo reconocimiento a quien hace que las cosas sucedan en lugar que que lleguen solas.
    Estas cosas hay que hacerla sen ciertos momentos de la vida. Rectificar el tiro después es muy difícil.
    Felicidades

  • Carmen Escamez

    10 de octubre de 2018 a las 11:40

    El tuyo es un ejemplo a seguir!
    Tu perseverancia, trabajo duro, inteligencia y entusiasmo a raudales, te llevarán muy lejos.
    Te queremos!

  • Armando

    13 de octubre de 2018 a las 23:40

    Carlitos!
    Suena muy bien todo lo que cuentas. Sigue informando de tus avances en las distintas materias.
    Mucha suerte y un abrazo fuerte!!

  • Camino a la competición del motor. Parte II: Porsche 908 – 8000vueltas.com

    17 de octubre de 2018 a las 18:19

    […] una primera entrega sobre mi nueva aventura en Inglaterra, la cual puedes leer aquí, y con la excusa de que voy a estar todo el año estudiando sobre el mundo de los coches y la […]

  • Camino a la competición del motor. Parte III: Empieza lo bueno (Powertrain) – 8000vueltas.com

    31 de octubre de 2018 a las 20:17

    […] ya dije en la primera parte de esta serie de artículos que el español iba a prevalecer a la hora de hablar sobre ciertos términos, he de […]

Deja un comentario