COMPARATIVA MAZDA MX-5 2.0 RF VS SUBARU BRZ 2017. LOS REYES DE LA QUÍMICA

Entre otros muchos efectos negativos para nuestra salud, las drogas químicas influyen sobre el sistema límbico de nuestro cerebro, el cual se encarga de controlar nuestra capacidad para sentir placer y gestionar las emociones positivas. Éstas actúan inundando nuestro sistema de recompensas de dopamina, generando además una sensación de euforia magnificada hasta por diez, lo que inevitablemente genera también una fuerte adicción. Estos dos coches son, no ya dentro de su segmento, sino en términos absolutos, dos de los coches más adictivos que se pueden conducir hoy en día: son tus camellos particulares, son los Reyes de la Química.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-41

No te voy a negar que ir por la vida con 600 cv debajo del derecho no me guste, ese tipo de coches son también “generadores de sensaciones”, y muy fuertes, pero en el día a día son muy pocas las ocasiones en las que puedes exprimir el motor y el chasis al 100%, quedando como opciones o bien los eventos en circuito o bien jugar a la ruleta rusa con tu carné de conducir.

Sin embargo, estos dos pequeños deportivos, con potencias poco llamativas y chasis ágiles pero con “poco” (entrecomillado) agarre permiten buscar los límites sin que las cosas se desmadren en exceso por riesgo o por velocidad.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-36

Ambas unidades de esta prueba, tanto el Subaru BRZ (recientemente renovado en 2017) como el MX-5 RF, rondan los 31.000 € de precio de tarifa. Por ese precio puedes comprar, por ejemplo, un Audi A3 1.5 TFSI (150 cv), manual de 6 velocidades, con paquete S Line exterior e interior y en el que, como casi todo en la marca de los 4 aros, rezuma calidad por los cuatro costados. Estos dos coches, en cambio, no brillan especialmente por transmitir una sensación de gran calidad o sofisticación, especialmente si hablamos de sus interiores, muy pobres (para un coche de ese precio): mucho plástico duro en salpicaderos, puertas, consolas centrales…Aunque al ojo no lo notes tanto, si tocas se percibe el ahorro.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-45

Si miramos las cifras de potencia -160 cv el MX-5 y 200 cv BRZ – se nos pueden antojar algo caros, pero parémonos a pensar en ello: estos dos coches no son versiones deportivas de un utilitario generalista del que se vendan decenas de miles de unidades (un Clio RS de 200 cv lo encontramos desde 22.300 €), sino que son dos coches diseñados y fabricados específicamente como deportivos puros y -desgraciadamente- con objetivos de ventas bastante discretos. Es decir, son deportivos exclusivos.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-50

El MX-5 se venderá bien (es el roadster más vendido del mundo), y el BRZ es primo hermano del Toyota GT86, por lo que los costes de desarrollo también se reducen, aunque en ningún de los dos casos lo bastante como para poder ofrecerlos a precio de utilitario con aspiraciones deportivas. El dinero en estos coches no está invertido en transmitir una calidad soberbia, sino en algo mucho mejor: en transmitir lo que alguien ávido de sensaciones y de conducción pura busca, y en eso te garantizo que están, como mínimo, al nivel de las expectativas. Eso sí, aunque ambos compartan filosofía y precio, no podrían ser más distintos.

Dejando a un lado los interiores (el Mazda va mejor equipado) y metidos en lo que realmente importa cuando vas dentro – la posición de conducción – ambos son muy buenos, aunque uno es mejor que otro. El MX-5 tiene los pedales situados de forma perfecta para hacer punta tacón, mientras que el BRZ los tiene un poco más separados, lo que obliga a llevar el calzado adecuado para poder hacerlo. Eso sí, una vez que das con las zapatillas de tu armario que “encajan” con el pedalier, el BRZ es mejor: tiene regulación de volante en profundidad, mientras que el MX-5 sólo en altura, y es más amplio en todos los aspectos (es un 2+2, aunque los asientos traseros sean más simbólicos incluso que los de un 911). La posición en el Subaru es muy, muy deportiva. En el MX-5, con 1,83 metros de altura voy cómodo, pero para rodar en circuito tengo que abril el techo retráctil porque con casco no quepo.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-48

Ambos coches son preciosos, considerando el diseño del Mazda, especialmente en esta versión RF, uno de los más acertados de la industria del automóvil de los últimos años (con un poco de “aftermarket” se convierte en algo épico), aunque por alguna extraña razón, con ambos coches parados en paralelo en un semáforo, es el BRZ – más grande y “serio”- quien se lleva las miradas indiscretas y los pulgares en alto, haciendo al MX-5 invisible; aunque la verdad es que por mucho que quieras librarte del Mazda cuando conduces el Subaru, lo encontrarás siempre en tu retrovisor. Bueno, siempre no: me temo que si eliges el BRZ algunas veces serás tú el que esté en el retrovisor del MX-5.

Motores

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-43

Uno podría pensar que el hecho de tener 200 cv -40 más que el MX-5- debería conferir al Subaru BRZ una clara ventaja en prestaciones, pero si analizamos los datos proporcionados por los fabricantes las diferencias no están tan claras. De hecho, el Mazda, aunque con menos velocidad punta, declara una mejor aceleración en el 0-100 Km/h (7,4 vs 7,6 segundos). Podríamos pensar que esto es debido a que el MX-5 es un coche más ligero, con lo que tendría una mejor relación peso potencia, pero la verdad es que ni tiene mejor relación peso potencia (ver tabla superior) ni tampoco tiene un desarrollo del cambio más corto que el Subaru. La realidad es que el motor del MX-5, a pesar de declarar los mismos caballos que el 2.0 de la generación anterior (que derivaba del Ford Fiesta ST 2.0), es un propulsor completamente nuevo y ejemplar en todo: instantáneo, con suficiente nervio, que suena bien arriba y que empuja limpio desde abajo hasta la zona alta del tacómetro, sólo perdiendo rendimiento una vez pasadas las 6250 rpm, con el corte situado en 6750.

El 4 cilindros bóxer del Subaru, en cambio, nos recuerda mucho al motor de nuestro añorado Renault Clio Sport Team R27, rabioso arriba, con caracter deportivo y con una buena estirada (tanto potencia máxima como par máximo llegan a muy altas vueltas)  pero vacío abajo y con un terrible bache en la zona de las 4000 rpm que lo hunde completamente en recuperaciones. De hecho, en aceleración pura, especialmente la primera y segunda velocidad -donde esperas que todo suceda con rapidez y que los 200 cv dejen atrás cualquier coche medio- se hacen eternas.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-42

Es justo reconocerle al Subaru que arriba también suena bonito, todo mecánico (no de admisión o escape) y que el coche contaba con sólo 1000 Km en el cuadro cuando lo recogimos. Este es un detalle importante porque, al igual que sucede con todos los motores atmosféricos apretados, es de suponer que con el paso de los Kilómetros vayan apareciendo muchos caballos, lo que debería equilibrar la balanza un poco.

La realidad es que en un duelo cara a cara desde segunda velocidad, hasta 140 Km/h el Mazda poco menos que humilló al BRZ de nuestra prueba, aunque a partir de los 170 km/h el Subaru recupera terreno rápidamente, siendo un coche que se encuentra mucho más cómodo a alta velocidad que el MX-5 que, incluso a pesar de que el techo retráctil lo hace más silencioso que la versión Roadster, sigue sin estar al nivel de un coupé convencional. Con el techo abierto las turbulencias y ruidos dentro del habitáculo limitan mucho su uso (siendo el MX-5 RF peor que el MX-5 Roadster cuando en los dos vas descapotado), pues a partir de 100 Km/h es muy ruidoso, quedando la opción de ir con el techo abierto para paseos muy tranquilos o para magnificar la diversión cuando nos vamos de tramo.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-30

Y en eso estamos, en irnos a donde estos coches se encuentran más cómodos y donde más rápido se puede ir con ellos: un tramo de 92 Km en los que apenas encuentras una sola recta: sólo curvas, curvas y más curvas. Si lo que tenemos es chasis pero no motor, es el escenario ideal para que tanto el MX-5 como el BRZ puedan desplegar sus mejores armas. Un lugar donde dejar atrás a coches más potentes pero menos ágiles.

El MX-5 RF

Salimos a última hora de la tarde, cuando las temperaturas bajan un poco y las carreteras de la sierra están más despejadas. Empiezo con el MX-5 RF. Pulso el botón para hacer que el techo retráctil desaparezca (algo lento, 13 segundos) y salgo estirando la primera y la segunda velocidad hasta la zona roja, sintiendo el empuje de un motor sólido y bien hecho (y que además consume muy poco). Como ya comentamos en la prueba del MX-5 Roadster que hicimos hace algunos meses, en las primeras curvas vuelve a aflorar el peculiar comportamiento del chasis, que se siente algo desconectado de la carretera por culpa de una suspensión a todas luces demasiado blanda (incluso con los amortiguadores deportivos opcionales Bilstein). Es aquí cuando nos acordamos del Abarth 124 Spider, un coche que comparte plataforma con el MX-5 pero con una configuración más deportiva. A nuestro juicio, mejor.

Abarth 124 Spider

Una suspensión más dura, como la del Abarth 124, haría ganar muchos enteros al Mazda

Acelero fuerte en tercera velocidad hasta ligeramente pasadas las 6000 rpm, justo cuando el motor suena más deportivo, y meto cuarta con un movimiento tan rápido que ni siquiera parece una caja de cambios manual: corta, rapidísima y muy precisa, parece que siempre puedes cambiar más rápido y que el factor limitante es lo deprisa que tú puedas hacer la combinación de movimientos de pies y manos. Es perfecta para jugar con ella a pesar de que el voluntarioso motor y el ligero chasis nos permiten salir de las curvas lentas en dos marchas diferentes en la mayoría de las ocasiones, bien “tirando” de par motor en la zona media o bien buscando una y otra vez la zona roja.

La carretera se retuerce en una bajada casi interminable y yo me empeño en disfrutar del coche al máximo durante kilómetros y kilómetros, llevando el motor siempre entre 5500 y 6250 rpm, subiendo y bajando marchas en una perfecta combinación de 2ª, 3ª y otra vez segunda, haciendo punta tacón y frenando duro, con el cielo como techo y el sonido del motor inundado el habitáculo. La rapidez del cambio y la energía del motor para subir de vueltas cuando vamos cuesta abajo hace que todo se convierta en un baile rápido y agresivo, casi demencial, con el que al final hasta acabas quitando el aire acondicionado, metido totalmente en el papel de “piloto”.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-18

La diversión no es un estado que llegue de forma instantánea, el MX-5 necesita de un período de adaptación y de una conducción peculiar para ir rápido y disfrutando: el tren trasero se siente muy suelto, tanto que al principio, acostumbrado a conducir coches más “planos”, la luz del ESP en el cuadro se enciende en varias ocasiones a la entrada de las curvas, indicándonos que algo estamos haciendo mal.

Es entonces cuando tienes que hacer un pequeño reset y empezar a conducir dejando que el coche apoye primero sobre la blanda suspensión, dar gas después y trazar luego con decisión. Sólo así podrás dejar de ver la luz del ESP encendiéndose de forma habitual. Por supuesto, la otra opción es desconectar las ayudas electrónicas y buscar los límites sin paracaídas. Tal y como pasaba con el MX-5 Roadster (a pesar de que debido al techo rígido se ha reforzado el chasis y endurecido muelles) descubres que el peculiar eje trasero te permite ir mucho más allá de lo que un conservador ESP quiere hacerte creer, consiguiendo por fin sacar lo mejor del coche: un tren trasero ágil que permite salir de las curvas de lado -con las limitaciones que imponen 160 cv- y entrar en ellas arrastrando la zaga ligeramente sin que el coche se vuelva crítico.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-29

Ha costado, pero por fin estás disfrutando al 100% de la conducción y ahora solo rezas para que tras esta carretera de curvas lentas y frenadas fuertes venga otra igual, y después otra y así hasta que ya no quede un sólo kilómetro de montañas por recorrer.

El Subaru BRZ

Es el momento de subirme al BRZ y tengo que confesarte que estoy ansioso por hacerlo: le tenía muchas ganas a este coche (a pesar de que había pasado por la redacción, no había podido conducirlo). Creo que pocos deportivos generaron tanta curiosidad en su lanzamiento y fueron tan aplaudidos como el dúo BRZ/GT86, pero tras este “Bum” inicial parecieron deshincharse diluidos en un mar de críticas centradas en su falta de potencia y lastrados por unas cifras de ventas menores de lo esperado. Como suele pasar casi siempre, es necesario probarlo en primera persona para poder hacer un juicio real.

De vuelta al punto de origen, me dispongo a hacer exactamente el mismo recorrido que con el MX-5 y ya desde el principio el coche se nota radicalmente opuesto. Para la primera curva, una rápida de derechas muy peraltada a la que entras en bajada pero sales en subida, el coche traza con una facilidad y precisión pasmosa comparado con la “pelea” constante del MX-5. A pesar de las Michelin Pilot Primacy, un neumático que no genera demasiado agarre, el coche pasa perfectamente alineado con tus pensamientos, repartiendo el agarre disponible entre eje delantero y trasero sin subviraje o sobreviraje; tan sólo la máxima velocidad de paso por curva que el neumático permita. Si te excedes el coche deslizará de las cuatro ruedas a la vez. Ninguno de los dos coches tiene el paso por curva de un Audi R8, ni falta que les hace; este es otro juego.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-26

La dirección es algo más rápida, pero sobre todo es más precisa, dura y deportiva que la del Mazda, y el chasis vira también mucho más plano. Como consecuencia, en apenas dos curvas ya llevas una sonrisa de oreja a oreja que será difícil borrarte de la cara, porque cuando llega el momento de usar el cambio con la misma decisión que antes, descubres que el del Subaru es más directo, duro y que además te permite sentir la mecánica bajo tu mano. Es también más difícil de hacer “el cambio perfecto”; es un reto que necesita cierta práctica, pero que una vez “lo tienes” es todavía más gratificante de usar y adictivo que el de MX-5, el cual se siente más filtrado de la parte mecánica, casi como el mando de un simulador de vídeojuegos.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-46

Durante la misma larga bajada, gracias a la ayuda de la fuerza de la gravedad y al fantástico cambio de marchas, el motor del Subaru se siente rápido y vivo (suponemos que con el transcurrir de los kilómetros, así es como deberá sentirse). Si con el Mazda podíamos fallar un cambio o entrar en una marcha más larga en una curva, el Subaru exige, bajo pena de caer fuera de la zona buena del motor, llevar el propulsor cerca de las 7300 rpm en todo momento, viendo una y otra vez la (muy útil) luz que nos indica el punto optimo de cambio justo antes de llegar al limitador.

Mencionar que durante estos kilómetros de máxima exigencia, la temperatura del aceite se mantenía de forma constante en 130º, nunca más allá de esta cifra, pero es un valor alto que no deja de sorprendernos para ser en carretera abierta (aunque a ritmos muy altos).

El tacto de los frenos es, para redondear el conjunto, duro, corto y dosificable; otra vez más comunicativo y deportivo que el del Mazda. Quizá no estés yendo a ritmo de 911 GT3 RS, pero el nivel de diversión, la exigencia como conductor para ir rápido y la “limitada adherencia” hacen del BRZ uno de los mejores coche escuela de los últimos años.

A nivel chasis el Subaru es menos vivo que el Mazda, el cual podemos descolocar fácilmente jugando con los pesos, pero el tacto general es de “coche gordo”: duro, tenso, equilibrado y muy deportivo. Lástima que el conjunto quede, no empañado, pero sí desaprovechado por un motor que si bien acompaña por filosofía (puntiagudo, divertido, exigente para ir rápido) es escaso de potencia para tan buen chasis. No es que no sea un coche lo bastante rápido, 200 cv bien usados te permiten dejar atrás al 95% de los coches que circulan por nuestras carreteras, sino que cuando quieres más, cuando buscas salir de lado de las curvas lentas, o lo haces sobre superficies mojadas o le falta un poco de fuerza en medio régimen para romper la adherencia del neumático de forma natural. Consigues descolocarlo si te lo propones, pero hay que forzar mucho.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-57

En definitiva, nos encontramos ante dos coches que son la máxima expresión de la diversión asequible. Por un lado el MX-5, un coche con un motor y cambio excelentes combinados con un chasis ágil, pero que exige confianza y experiencia para sacar el 100%. Con unas suspensiones demasiado blandas que en ocasiones restan confianza, transmitiendo que el coche “flota” desconectado del asfalto; algo que estamos seguros se solucionaría simplemente con una suspensión deportiva de verdad. El MX-5 RF es un coche que apuesta por el menos (peso) es más (diversión) a través de la siempre acertada fórmula de llevar el cielo como techo.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-59

Por otro lado, el BRZ: un coche tan bien puesto a punto y con un tacto tan deportivo y adictivo que es droga dura. Tan buen coche escuela que si eres capaz de aprender a exprimir el 100 %, a ir en el límite del chasis y del motor de forma consistente, podrás dar el salto a cualquier otro deportivo con garantías de que nadie pueda seguirte. Ni siquiera el motor puede ser objeto de crítica, porque – salvo ese bache en la zona media, seguramente para cumplir normativas anticontaminación – es también redondo (aunque más tragón). La crítica viene en que uno siempre quiere más, especialmente cuando todo funciona tan bien. No conseguimos entender cómo en Subaru no se deciden a sacar una versión STI con, por ejemplo, 300 cv. La gente haría cola para comprarlo.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-9

Al igual que Morpheo le decía a Neo en la película Matrix: “No se puede explicar, debes verlo con tus propios ojos”. Puedes elegir la pastilla azul; gastar esos 30.000 € un buen coche, tomar la elección lógica, permanecer en tu zona de confort: los niños, el trabajo de lunes a viernes, la comida con los suegros los domingos… o puedes elegir la pastilla roja: uno de estos dos deportivos. Ambos más que capaces de inundar tu cabeza de dopamina, de despertar tus más bajos instintos, de hacerte saltar de la cama para ir a explorar nuevas carreteras y de mirar hacia atrás una vez más cuando por la noche te despides de ellos, sabiendo que irremediablemente tendrás que volver a conducirlos porque crean verdadera dependencia, pura adicción. ¿Qué esperabas? Son los Reyes de la Química.

Mazda MX5 RF vs SUBARU BRZ - 8000vueltas-62

Fantásticas fotografías realizadas por Francisco Carvajal, disponibles como siempre en nuestro Flickr.

Extra Lap

Así es como imaginamos nosotros a los RF y BRZ perfectos. Un poco de aftermarket por aquí, 100 cv más por allá… lo de siempre. ¿Quién puede resistirse a esto?

Atención: sólo te damos ideas, no nos responsabilizamos si, al igual que nosotros, acabas con el garaje lleno de proyectos inacabados…

MX-5 RF por REV9 Autosport

Subaru BRZ STI Concept (2015)

Sí, ante la falta de iniciativa por parte de Subaru de convertir este Concept Car en una realidad, ya hay quien se lo ha hecho por su cuenta.

Artículos relacionados

24 comentarios en “COMPARATIVA MAZDA MX-5 2.0 RF VS SUBARU BRZ 2017. LOS REYES DE LA QUÍMICA”

  • stenyak

    16 de octubre de 2017 a las 22:30

    Gran review!

    Siento sin embargo que falta el tercer oponente, la gran duda existencial dentro de ese rango de precios: el 370Z. Teneis una review del Nismo, pero se agradeceria una prueba en su version basica, con un precio muchísimo mas cercano a estos dos.

  • Sr. Mango

    17 de octubre de 2017 a las 01:42

    impresionante prueba, dan ganas de comprar uno!

    La verdad que, en mi caso, me decantaría por el mazda con techo de lona. 160 cv para menos de mil kg… se comenta que hay preparaciones de motor inglesas impresionantes para el miata.
    Cada vez veo más importante un bajo peso y menos importante la potencia… tanto que he acabado con una moto.

    Saludos y seguid así.

  • David Cruz Olivares

    17 de octubre de 2017 a las 09:00

    Gran articulo!! Y pasada de coches…

    Como poseedor de un GT86, el tema de la diferencia de prestaciones oficiales entre el BRZ y el mazda, con esa diferencia de potencia, tiene mucho que ver los neumaticos michelin primacy que lleva de serie el BRZ… es la primera modificacion aftermarket que la mayoria de gente hace… Aunque son la eleccion del fabricante por filosofia de coche juguetón… no es un neumatico de prestaciones deportivas.
    Saludos!!

  • Autor Staff

    Lasheras

    17 de octubre de 2017 a las 10:07

    Gracias a todos por vuestros comentarios.

    @stenyak

    El 370Z, aunque en un precio parecido (algo más caro en realidad, sobre todo si montamos extras) es un coche que está bastante alejado por filosofía de estos dos, incluso la versión Nismo.

    El Nissan es un coche pesado, más filtrado, aislado y menos enfocado a una conducción deportiva. Es un buen Gran Turismo, pero ni de lejos te divertirías tanto en una carretera de curvas como las de la prueba. Para hacer kilómetros de autovías o autopistas, el 370Z sí es mucho mejor que los MX-5 o BRZ.

    @Sr. Mango

    El MX-5 roadster es un coche que nos gustó muchísimo, una elección ganadora para casi todo (día a día, diversión…). En cuanto a la potenciación, seguramente te refieras a la gente de BBR (http://www.bbrgti.com/).

    @David Cruz Olivares

    Quizá el Primacy HP no sea un neumático muy deportivo, pero el balance que ofrece sobre ese chasis nos encanta. Respecto a la diferencia de prestaciones, creemos que es un asunto de motor y no de neumáticos. El BRZ de nuestra prueba contaba con muy pocos Km en el marcador y eso se nota: con los kilómetros irá “soltando”. En cualquier caso, el Mazda se siente más rápido en aceleración y así lo declara también el fabricante. No creemos que en ningún caso el BRZ sea más rápido en el 0-100 que el Mazda.

    Saludos,

  • stenyak

    17 de octubre de 2017 a las 10:48

    @Lasheras gracias por comentar. Precisamente eso es lo que queria saber, cómo de divertido es en comparación con esta pareja, dado que a pesar de montar mas rueda y pesar mas, es bastante mas potente. Actualmente tengo un trasera de menos de 200cv y casi 1400kg, y para compensar lo tengo con autoblocante y neumaticos chinos pequeños de poca adherencia. El 370z es un posible candidato, dado que el mx5 y el brz/86 a priori no parecen un gran salto. Por lo que comentas, entiendo entonces que el nissan no sería tampoco una gran mejora.

  • indeciso

    17 de octubre de 2017 a las 11:19

    ¡Qué pedazo de prueba!
    Me ha sorprendido gratamente que los coches vayan tan bien al límite.
    Tuve la suerte de probar un BRZ pero ni mucho menos fui a esos niveles de rapidez.
    Coincido en la buena postura de conducción y el tacto “mecánico” de la palanca de cambios.
    Es cierto que no tiene el interior de un coche alemán pero, para lo que lo queremos, no importa.

    Me quedo con ganas de probar el MX-5, pero todo se andará.

    Ese poco de “aftermarket” es fundamental, recordar que en Japón se vendía un “Low-Spec” GT-86 con llantas de chapa, los parachoques sin pintar y sin apenas equipamiento, para que uno se liase la manta a la cabeza y empezase a meter Yenes como si no hubiera mañana.

    De nuevo, grandísimo artículo.

  • Autor Staff

    Lasheras

    17 de octubre de 2017 a las 11:25

    @Stenyak

    El 370Z es un coche rápido, pero a diferencia de estos dos coches pequeños, va mucho más “atado al suelo” dada la cantidad de goma que gasta. El motor, aunque rápido, no se siente especialmente rabioso y el autoblocante tiene un tardado poco deportivo (hablando de la versión NISMO). Si buscas un GT es difícil encontrar una mejor relación €/cv, si buscas un coche divertido para hacer curvas, no sería nuestra primera opción. Claro que con el precio que tienen, con algo de “aftermarket” lo puedes dejar muy interesante sin que las cosas se vayan de las manos. La elección es tuya, en cualquier caso, no todo es potencia y tanto BRZ como MX5 llevan la diversión hasta el siguiente nivel.

  • CarlosAMG

    17 de octubre de 2017 a las 12:57

    Enorme prueba y fotos brutales!

    La verdad es que es una pena que esteamos ante dos “rarezas” que son una maravilla a nivel de comportamiento y disfrute. De los pocos coches que quedan “como los de antes”. Ojala consigan seguir vendiendo para que duren lo maximo posible en el mercado.

    Un saludo,

  • Álex

    17 de octubre de 2017 a las 16:45

    Hola. Tranquilo leer y releer repetidamente pruebas como esta y ante mi bajo presupuesto, me decidí a comprar un mx5 na (primera generación) con tan solo 90 CV
    Una maravilla
    Estoy encantado de haberlo comprado
    Me costó mucho: como bien dice, usando la razón hay coches mejores por ese precio, con más CV y más modernos
    Pero ese momento en que te subes al mx5 es disfrute puro
    No hay nada más
    Sensaciones y más sensaciones
    Tú sesión de droga periódica
    No puedo estar más contento de haber tomado esa decisión, de dejar a un lado la razón para simplemente disfrutar
    Enlazar curvas casi instantáneamente, entrar a ellas con el coche ya casi apoyado desde el principio y ese sonido metálico cuando pasas de 3500.
    Espero que más gente se decida a hacer lo mismo.
    Estupenda prueba

  • Novero

    17 de octubre de 2017 a las 20:51

    Qué hay de la tercera opción en discordia (para mi) para esos 30mil euros: un Porsche Cayman/Boxter de segunda pata??

  • Autor Staff

    Lasheras

    18 de octubre de 2017 a las 08:53

    @Novero

    Por ese precio está claro que un Cayman/Boxter usado es una muy buena opción, aunque no olvidemos dos cosas:

    1. En el artículo hablamos de estrenar coche.

    2. Los mantenimientos y repuestos de un Porsche, son tan caros como…los de un Porsche.

  • FMM

    18 de octubre de 2017 a las 15:35

    Siempre que leo una prueba sobre el Subaru BRZ – o su hermano Toyota GT 86 – , inmediatamente pienso en un cambio de neumáticos más blandos ( unos Michelin Sport 4 o unos Yokohama Advan Sport V-105 les vendrían de perlas ). Ya sé , se perdería un poco más de diversión porque estos últimos”agarran” más , pero a cambio el paso por curva, la estabilidad y, por encima de todo, la interacción ( sentir lo que pasa por debajo de las ruedas ) serían mayores. Esos Michelin Premacy 3 que lleva de serie están pensados para gente que haga muchísImos kilómetros al año y son propios de monovolúmenes.

    En cuanto al Mazda MX-5, estoy totalmente de acuerdo que desde el punto dinámico el Abarth 124 Spider es bastante superior. Sería interesante saber el modelo de amortiguadores y muelles que monta ( habrá alguna que otra diferencia sutil, pero la principal me imagino que será esa ).

  • Carlos

    19 de octubre de 2017 a las 02:47

    Como exposeedor de un Miata, poseedor de un S2000… leyendo el artículo me quedo con el Subaru sin duda. Es la más roja de las dos pastillas.

    Ah, y si hubieran sacado el STI, mi nombre ya estaría en la lista de espera. Que pena!

  • Halll

    19 de octubre de 2017 a las 10:05

    Buenos días a todos.

    El subaru BRz según banco prueba motor de dos conocidas revistas le faltan unos 30 caballos, esta última medición fue con un Subaru Brz con 7000km es decir rodaje ya echo, En los.modelos de Usa y Canadá está actualización vino con un colector de admisión muy mejorado y pintado en Rojo, y supuestamente el coche respira mucho mejor en altos y medios, en Europa este colector no ha sido mejorado, y por esa razón no he comprado este coche, es el peor motor atmosférico que jamás se ha hecho, estamos hablando de 30cv menos en dos unidades, consideró que es una estafa que te cobren por algo que no es verdad.

    Mazda es una empresa muy honesta al apostar por el famoso negocio de dowsizing en motores y espero que el público agradezca su honestidad …Me estoy pensando el Mazda 3 2.0165 cv, pero tras probarlo es una barca, el nuevo honda civil es el.mejor chasis que jamás han echo en su vida pero me niego a comprar un turbo gasolina, encima el acabado de motor, ha perdido la elegancia y la originalidad y el buen acabó que honda siempre ha echo gala.

  • Autor Staff

    Lasheras

    19 de octubre de 2017 a las 10:57

    @Halll,

    Me temo que para un motor atmosférico apretado, 7000 km no es suficiente para que esté en su momento óptimo, de hecho, éste no suele llegar hasta bien pasados los 20.000 Km. En cualquier caso, no están sencillo para una marca “declarar” 200 cv y que luego sean 170… de hecho es más habitual hacerlo al revés por cuestiones fiscales. Desconocía que en EEUU se utilizara otro colector de escape, y aunque no pongo en duda tus palabras, es difícil que ningún colector te de 30 cv por sí mismo.

    En cuanto a Mazda, es precisamente la marca que NO ha apostado por el Downsizing, que sería algo así como sacar 160 cv de 1.0 turbo mientras que ellos permanecen fieles a su tecnología Skyactiv, que saca 160 cv de un 2.0 litros atomsférico pero de consumos ridículos.

  • Alejandro Espinosa Granado

    19 de octubre de 2017 a las 13:29

    Buenas

    Muy buen artículo, con éste además habéis subido aún más el listón de las fotos!

    Un saludo

  • Carlos

    19 de octubre de 2017 a las 15:10

    A propósito del STI y por especular un poquito, ¿existe la posibilidad de que no haya salido por el hecho de que Toyota tiene el Supra “a la vuelta de la esquina” y tengan algún tipo de acuerdo firmado de forma que una de las dos marcas no pueda sacar una versión especial o con mayor potencia?

    Imagino que no soy el único que espera con ganas el salón de Tokio :)

  • Storm

    20 de octubre de 2017 a las 12:52

    Buen artículo, gracias!
    La descripción dinámica del MX5 cuadra bastante con la primera sensación con el S2000.
    Son coches curiosos de conducir pero, una vez que se les coje la mano… ADICTIVOS.

    @Carlos:
    Habiendo pasado por el MX5 y el S2000, dices que te quedarías con el BRZ? Por qué?

  • Sr.Kiwi

    20 de octubre de 2017 a las 13:12

    Gran prueba, como todas.

    Debo decir que aunque el GT86 y el BRZ sean el mismo coche, por lo que he leído de ambos que es son opuestos, la puesta a punto es diferente, el BRZ busca efectividad, y el GT86 diversión, el Subaru va sobre raíles y el Toyota descuelga la trasera, repito que he leído, yo no he probado ninguno, pero sí tengo claro que si algún día me deshago de mi mr2 mkIII, es por hacerme con un GT86.

    PD. me sigue sorprendiendo que estos coches más modernos no “machaquen” a mi pequeño ni en aceleración ni en velocidad, y seguramente en paso por curva tampoco, y con 12 años ya…

  • Carlos

    20 de octubre de 2017 a las 15:15

    @Storm

    Me quedo con el Toyobaru (siempre dando a entender que es en la tesitura de elegir entre uno de los dos, yo no me compraría ninguno de estos porque obviamente sería un paso atrás para mí) porque me parece que es el que transmite más de los dos cuando vas a buscarle las cosquillas al coche. Y porque me gustan los motores puntiagudos, con todo arriba, y a pesar de que el de Subaru es decepcionante en números, se adapta a ese gusto. Además, a pesar de haber tenido durante 9 años un Miata (varios años compartiendo garaje con el S2000), no me acaba de llenar la estética del ND (si bien es infinitamente más bonito que el NC), en cambio, del BRZ me gusta cada centímetro.

    Y en lo de que la descripción dinámica del MX-5 en el artículo cuadra con los primeros Kms con un S2000 yo no estoy de acuerdo. He podido llevar probar todas las generaciones del MX-5, he cogido (poco rato, eso sí) un GT86 y al S2000 obviamente le he hecho muchos kilómetros.

    Te pongo un ejemplo, en el artículo indica @Lasheras que la dirección del MX-5 carece de la dureza, precisión y deportividad que si tiene la del BRZ. Y personalmente yo tengo a la del S2000 como una dirección de un nivel alto en esas características, no top, pero si muy alto. Afortunadamente he podido llevar un BRZ y no me ha parecido superior (tampoco inferior) a la del S2k.

    Otro ejemplo sería la suspensión, el MX-5 viene tarado muy blando de serie como indica el artículo y el S2000 no lo calificaría como blando desde luego. Quizás tampoco como duro, pero sí como correcto, quizás siendo este el motivo por el cual mucha gente (mayoritariamente de USA) que le mete muchos $ al coche, mantiene OEM la suspensión cuando la cambia.

    Pero bueno, todo esto no dejan de ser opiniones muy personales basadas en mis gustos y sensaciones, intento ser objetivo. Me gustaría probar el Abarth, que no he tenido la oportunidad, para ver las diferencias con el Miata.

    En cualquier caso, creo que la persona que salga del concesionario con un RF o con un BRZ nuevo no se equivoca, se lleva uno de los mejores coches para disfrutar que se pueden comprar hoy en día, y probablemente dos de las mejores opciones en disfrute/precio del mercado. Para mi el 370Z no es mejor opción que estos (opinión personal) y el siguiente nivel sería un 718, que duplica el precio.

  • nachetetm

    21 de octubre de 2017 a las 05:55

    Me encantaría tener cualquiera de los dos, pero poder abrir el techo convierte al MX5 en mi candidato favorito.
    ¡Excelente prueba!

  • Jordi

    21 de octubre de 2017 a las 12:49

    Buen artículo,
    Con dos coches juguete que me parecen fantásticos para divertirse sin arruinares ni tener la necesidad de llevar tropo cientos CV, y utilizables, para mi gusto, como coche de juguete me gustan más los Seven… Pero sigo montando en moto, si algún día la dejo, pues me pasare a algo cabrio y a se posible ligero.
    He conducido un Miata de hace generaciones, y sin llegar a vuestro nivel, me lo pase muy bien, aunque tire menos que n M3, pero más diversión sana para mi gusto.
    El tema que alucina es el peso, como el cabrio es más ligero que coupe?
    Y lo del aceite a 130 es para hacérselo mirar, me parece excesiva esa temperatura, es problema de la unidad probada o es así de fábrica en toda la gama.
    Lo del Porsche, es buena opción, pero cuidado, que la gente sea consciente, y lo decís bien claro, recambios y mantenimiento nada baratos, un vecino tenía un 944 entre otros vehículos y es lo que siempre me decía, de hecho, alucinaba con el precio de algunas piezas comparando con las de los otros vehículos, no lo acabábamos de entender.
    Y el misterio del sti, ellos sabrán… pero el “mío” sin el alerón de Campeonato Gt!
    Ciao
    Un placer leeros

  • Halll

    22 de octubre de 2017 a las 20:16

    Para el señor Las Verás.

    Los cambios de chasis son iguales para el modelo Europeo y Americano, sin embargo estos son los cambios exactos en el modelo Americano para acercarse a los 200cc.

    Válvulas, pistones,cigüeñas, árbol de levas,línea de escape y colector en Rojo, sólo tienes que mirar un poco por internet en webs especializadas en coches, en Youtube hay hasta comparativos del modelo anterior y este nuevo,
    Yo tenía mucha ilusión con.la llegada de estos cambios, y la pista final es el recolector de escape pintado en Rojo para toda América y negro en Europa, no se el motivo.

    Le invito a que como periodistas lo averigüe y nos lo explique aquí a todos.

    Saludos y enhorabuena por el artículo, son los dos coches más interesantes en este momento …¡¡¡

  • Storm

    30 de octubre de 2017 a las 17:21

    @Carlos, me refiero a ésto:

    “Como ya comentamos en la prueba del MX-5 Roadster que hicimos hace algunos meses, en las primeras curvas vuelve a aflorar el peculiar comportamiento del chasis, que se siente algo desconectado de la carretera por culpa de una suspensión a todas luces demasiado blanda (incluso con los amortiguadores deportivos opcionales Bilstein).”

    “La diversión no es un estado que llegue de forma instantánea, el MX-5 necesita de un período de adaptación y de una conducción peculiar para ir rápido y disfrutando: el tren trasero se siente muy suelto, tanto que al principio, acostumbrado a conducir coches más “planos”, la luz del ESP en el cuadro se enciende en varias ocasiones a la entrada de las curvas, indicándonos que algo estamos haciendo mal.”

    “Es entonces cuando tienes que hacer un pequeño reset y empezar a conducir dejando que el coche apoye primero sobre la blanda suspensión, dar gas después y trazar luego con decisión. Sólo así podrás dejar de ver la luz del ESP encendiéndose de forma habitual. Por supuesto, la otra opción es desconectar las ayudas electrónicas y buscar los límites sin paracaídas. Tal y como pasaba con el MX-5 Roadster (a pesar de que debido al techo rígido se ha reforzado el chasis y endurecido muelles) descubres que el peculiar eje trasero te permite ir mucho más allá de lo que un conservador ESP quiere hacerte creer, consiguiendo por fin sacar lo mejor del coche: un tren trasero ágil que permite salir de las curvas de lado -con las limitaciones que imponen 160 cv- y entrar en ellas arrastrando la zaga ligeramente sin que el coche se vuelva crítico.”

    No estás de acuerdo con la nueva sensación de tener que apoyar primero también en el S2000?

    “La rapidez del cambio y la energía del motor para subir de vueltas cuando vamos cuesta abajo hace que todo se convierta en un baile rápido y agresivo, casi demencial, con el que al final hasta acabas quitando el aire acondicionado, metido totalmente en el papel de “piloto”.”

    Lo del aire acondicionado también pasa con el S2000. Se nota si nos lo hemos dejado puesto al llegar al puerto. :P

Deja un comentario