Prueba BMW M2 Competition «M Performance»

El M2 es un viejo conocido para nosotros pero no por ello deja de gustarnos. Hemos tenido la ocasión de probarlo en su primera iteración, con 370 cv, en versión automática (aquí), y en versión manual (aquí). Después pudimos probar la versión «M Performance» también con cambio manual (aquí). A finales de 2019 probamos el M2 Competition con cambio manual (aquí) y por último, hace tan solo unas semanas disfrutamos del M2 Competition «M Performance» con cambio automático.

BMW M2 Competition - 8000vueltas-60
BMW M2 Competition M Performance

Nos falta probar la versión CS de 450 cv (que seguramente también caerá en nuestras manos a lo largo de los próximos meses) y que, al menos todo parece indicar, será la última antes de la sustitución del modelo por el nuevo M2, del que hay poca información por el momento. Es decir, me siento bastante cualificado para contaros cómo ha evolucionado este modelo en sus diferentes versiones.

BMW M2 Competition - 8000vueltas-17
Emblema M2 Competition sobre tapa de maletero M Performance en carbono

Desde 2015 hasta hoy han transcurrido ya 5 años, prácticamente el ciclo de vida de un modelo deportivo, que suele renovarse, en función de la marca y de la demanda, cada 4 ó 6 años aproximadamente. Lo que pasa es que mientras que antes una marca sacaba un modelo y lo mantenía más o menos invariado (quizá con un restyling o una versión especial para cerrar la producción) hoy en día casi se hace complicado seguir el ritmo de novedades y versiones especiales o limitadas que una industria del motor nos prepara. Aunque esto tiene truco y no todo es lo que parece y es aquí donde entra en juego el nombre «M Performance».

BMW M2 Competition - 8000vueltas-5
Siglas M Performance

Los modelos «M Performance» no son en realidad unidades con diferentes números de chasis o salidos de líneas de fabricación separadas, sino que BMW los denomina así porque son el escaparate de su línea de productos M Performance, en la que entraremos en más detalle un poco más abajo. Es decir, un M2 Competition «M Performance» es un M2 Competition al que BMW le ha instalado una serie de piezas «aftermarket» para hacerlo más ligero, más atractivo o más deportivo. Estas opciones no se pueden pedir a fábrica sino que las puedes encargar -una vez que ya tienes tu coche- directamente en el concesionario, donde se encargan también del montaje.

BMW M2 Competition - 8000vueltas-63
Estética brutal en este M2

En definitiva, lo que muchos de nosotros hacemos: comprar un coche y prepararlo a nuestro gusto. Esto antes suponía tener que ir marca por marca de componentes, distribuidor por distribuidor o taller por taller, buscando y comparando precios y calidades de las diferentes piezas que queríamos instalar para hacer un puzzle que no siempre encajaba a la perfección y que en muchas ocasiones requería además una homologación posterior que no era sencilla (¿para cuando una reforma legal en este sentido?).

BMW M2 Competition - 8000vueltas-49
¡Atención!

Lo que te ofrece BMW es la posibilidad de personalizar tu coche con el mejor material, sin complicaciones, con la seguridad de que todo ha sido diseñado para tu coche con los estándares de calidad que BMW exige (algunas piezas son auténticas obras de arte) y, sobre todo, sin perder la garantía de fábrica. Algo realmente importante cuando hablamos de coches especiales en los que cualquier cosa puede suponer un gasto y un contratiempo importante.

BMW M2 Competition - 8000vueltas-19
Tapa de maletero en M Performance en carbono

Este BMW M2 Competition «M Performance» (ahora entiendes por qué lo entrecomillamos) como buen escaparate de sus productos, viene cargado hasta arriba, aunque hay cosas más interesantes que otras. Por supuesto, algunos se conformarán con darle un toque de color diferente a su coche, bien a través de las opciones de decoración o bien a través de algún detalle en carbono, mientras que otros buscarán un enfoque pensado en mejorar el rendimiento. El catálogo es tan amplio que es difícil no contentar a todo el mundo.

BMW M2 Competition - 8000vueltas-27
No da más caballos, pero la tapa de motor en carbono queda espectacular

Lo que vamos a hacer es deciros, de todas las piezas disponibles en su catálogo, cuáles son las más interesantes para nosotros y de cuales prescindiríamos, no obstante, esto es una opinión personal y cada uno debe elegir qué sí y qué no. Nosotros, desde luego, optamos por una configuración más pensada en el rendimiento que en la estética (aunque muchas veces van de la mano). Así que, a nivel aerodinámico, de todo el carbono disponible, optaríamos solo por:

BMW M2 Competition - 8000vueltas-29
Capó motor en carbono, una obra de arte por fuera…
  • El capó delantero, porque es tan ligero (¡-10 Kg!) que cuando lo abres parece que estás moviendo un abanico gigante (5.300 €).
  • El portón del maletero (-6 Kg) que pesa tan poco que los amortiguadores que lo levantan cuando lo abres, diseñados para un portón metálico, lo lanzan para arriba como si este no pesara absolútamente nada (3.416 €).
  • Techo de carbono (-7 kg), porque cuanto más alto esté el peso más influencia tiene en la dinámica del coche, y 7 Kg ahí arriba, son muchos kilos (3.020 €).
BMW M2 Competition - 8000vueltas-25
…y por dentro.

Del resto de material en carbono, podríamos montar alguna cosa más, como el impresionante difusor (1.140 €) o el labio delantero (2.068 €) pero ya es más vicio que otra cosa. ¿El resto? Rejillas (440 €), riñones (990 €), retrovisores (892 €), taloneras (1.050 €)… podemos vivir sin ello. De lo que sí prescindiríamos es de la pegatina lateral con los colores ///M (228 €), demasiado llamativa y macarra para nuestro gusto; y de unas alfombrillas interiores que a pesar de costar más de 200 €, parecen sacadas de un catálogo Tuning del año 2000. Se puede tener un coche tremendamente rápido y efectivo pero al mismo tiempo elegante.

BMW M2 Competition - 8000vueltas-67
Labio delantero M Performance
BMW M2 Competition - 8000vueltas-12

A nivel dinámico BMW ofrece varias opciones muy atractivas y que, en función del uso que le demos al coche, serán más o menos imprescindibles. Por ejemplo, si nunca vas a meter tu coche en circuito, puedes ahorrarte las suspensiones roscadas y regulables en dureza (3.160 €), porque la configuración de serie, como ya dijimos en su momento, es muy buena, permite un buen control del coche y estéticamente no se ve especialmente alto, como sí ocurría con el primer M2 de 2015, que parecía «un poco SUV».

BMW M2 Competition - 8000vueltas-56
Suspensión muy baja

Si vas a rodar de forma habitual en circuito, lo cierto es que aporta uno o dos puntos extra de precisión, como pudimos comprobar el pasado 1 de marzo en nuestra Presentación de Temporada 2020. Hay zonas en las que esto se nota más, como el Super7 o la llegada a La Hípica, donde tienes en un corto período de tiempo frenadas muy fuertes, aceleraciones a fondo y cambios de apoyo muy seguidos.

Presentacion de temporada 8000vueltas 2020-166
Deslizando a la entrada del Super7

Es aquí donde puedes lanzar y colocar el coche con total precisión y donde de verdad «le metes» tiempo al crono respecto a un M2 Competition normal. Por no decir lo fácil que es hacerse unas buenas derrapadas sin movimientos parásitos o inesperados que desestabilicen el coche. Aquí todo está más que atado para que las reacciones sean rápidas y quirúrgicas. Sí, es una suspensión dura, pero es que la necesitas para ir al 100% en circuito. Sí, hace al coche más delicado al límite, pero mejora el control del mismo cuando sabes lo que llevas entre manos.

Presentacion de temporada 8000vueltas 2020-163
Acelerar, frenar o girar, el coche siempre va plano

El otro complemento ideal para circuito, en realidad son dos, pero que van íntimamente ligados. Llantas forjadas 763 con neumáticos MICHELIN Pilot Sport Cup 2 (5.656 €) y los frenos deportivos M Performance (5.526 €). Las llantas, igual que las de origen son de 19″ pulgadas, e independientemente de que el diseño te guste más o menos (tienen un claro parecido con las BBS FI-R, pero las BBS son bastante más caras) nos vuelven a ahorrar 3,2 Kgs de masas no suspendidas, es decir, las que más influencia tienen a nivel dinámico.

BMW M2 Competition - 8000vueltas-11
Frenos y llantas M Performance

Aquí seguramente puedas elegir otras opciones igualmente buenas, ya que en el mundo de las llantas hay mucho donde escoger y con diseños muy variados, pero ofreciéndose en color dorado (sobre todo si elegimos el coche con una carrocería oscura), para mi no tienen competencia. Tengo que reconocer que la llanta negra nunca ha sido de mi agrado. En cambio, algo de este estilo…

M2 Competition en color negro con llanta M Performance 763 en color Frozen Gold

Respecto a los frenos, como te decía, el 1 de marzo pude dar algunas vueltas rápidas con este M2 Competition y a final de recta llegaba a más de 240 Km/h de marcador. Como sabes, la primera curva del Jarama es una lenta de derechas, así que en unos pocos metros tienes que reducir mucha velocidad generando ingentes cantidades de calor. No dudo de que los frenos de origen, de 4 pistones delante y 2 detrás, puedan parar el coche con eficacia unas cuantas veces, pero conduciendo a ese ritmo nunca te van a sobrar frenos.

Presentacion de temporada 8000vueltas 2020-160

Incluso con este sistema, que incluye pastillas específicas, discos específicos y pinzas de 6 pistones delante y 4 detrás en color rojo (5.526 €) pude sentir bajo el pedal central como la pastilla se quejaba un poco por el trato duro (aunque tras ver las fotos, lo achaco más a un mal rodaje de las pastillas que a un problema endémico de los frenos). Para mi, como en casi todos los coches de calle, si vas a rodar en circuito, es fundamental contar con el mejor sistema que puedas. Este es uno de ellos y si buscas un poco en el mercado, verás que un equipo Brembo, AP Racing o Alcon para este coche ( que cubra los dos ejes) es también más dinero.

BMW M2 Competition - 8000vueltas-16
Discos perforados M Performance

No obstante, hemos encontrado una discrepancia importante, porque si pides estos frenos como opción de fábrica al configurar tu coche, su precio es de poco más de 2000 € (eso sí, con pinzas en gris como única opción), mientras que dentro del catálogo M Performance cuestan más del doble. No hemos conseguido averiguar si hay alguna diferencia entre unos y otros más allá del color (creemos que no) pero está claro que lo mejor es pedir el coche directamente con los frenos deportivos M, porque te ahorras un buen pico.

Luego hay algunas otras cosas «molonas» pero más o menos importantes en función de a quién le preguntes. Esta unidad montaba las colas de escape en carbono (prescindibles para mi), pero no un escape deportivo (imperdonable dado el caracter radical del coche configurado). Sí equipaba por ejemplo el volante M Performance con «crono» y luces indicadoras de revoluciones y cambio de marcha, que son muy útiles cuando te centras en lo que de verdad importa.

BMW M2 Competition - 8000vueltas-6
Colas de escape en carbono
BMW M2 Competition - 8000vueltas-41
Volante con cronómetro y luces de cambio M Performance

La cuestión es que aquí hay mucho dinero metido -¡la unidad probada llevaba piezas del catálogo M Performance por valor de 45.911 €!-. Obviamente no hace falta que te vuelvas loco y le compres todo a tu coche, como decíamos hay algunas cosas más atractivas que otras pero llegamos a varias conclusiones después de estudiar a fondo las opciones de fábrica, las opciones M Performance y los modelos de coche disponibles dentro del catálogo de BMW. Son estas:

BMW M2 Competition - 8000vueltas-7
Carcasa de retrovisores en carbono M Performance

1- Equipa tu coche al máximo con las opciones de fábrica que más se adapten a tu estilo. Montar a posteriori opciones que podías elegir al pedir tu coche es más mucho más caro.

2- El catálogo M Performance está enfocado a propietarios (o futuros propietarios) de este coche, pero ante «cargar» un Competition con todo lo aquí expuesto o elegir un CS si aún no has comprado tu M2, hay que echar cuentas: ¿Es mejor los 410 cv de un M2 Competition (75.450 €) armados hasta arriba como un «track tool» o es mejor irse a los 103.000 € y 450 cv del CS? El CS equipa de serie y sin coste techo de carbono (3.020 €), llantas 763 (5.656 €) y frenos «buenos» en rojo (5.526 en el catálogo M Performance).

BMW M2 Competition - 8000vueltas-22
Asientos deportivos opcionales (imprescindibles al pedir tu M2)
BMW M2 Competition - 8000vueltas-42
Molduras en carbono y cambio DKG

Equipar un M2 Competition con este material acerca ambos modelos de unos 27.500 € de diferencia iniciales a apenas 10.000 € (los precios de las opciones del catálogo están indicados sin IVA). Esta cantidad aún podríamos reducirla otros 5.000 € en el caso de que hubiéramos pensado en comprar nuestro M2 Competition con cambio automático, pero finalmente optáramos por el CS con cambio manual. Desde luego, por 5000 € de diferencia entre ambos coches, yo no me lo pensaba…Sí, estás pagando 5.000 € por 40 cv más, pero estás gastando tu dinero de una forma mucho más eficiente.

BMW M2 Competition - 8000vueltas-64
Atención a las líneas del capó. Sobrecogedor

Supongo que después de todo, te preguntarás cómo va con todos estos cambios el M2 o si hay una diferencia brutal entre llevar todos estos accesorios o no llevarlos. Lo cierto es que el coche se nota mucho más enfocado a la conducción en circuito y una vez metidos en faena es más rápido, más consistente vuelta tras vuelta y más gratificante, pero no una barbaridad, y la sencilla razón es que el M2 Competition ya es un coche muy bien hecho, y mejorar lo bueno es difícil y caro. Por otro lado, también es cierto que visualmente el coche gana muchos enteros con algunas piezas.

Presentacion de temporada 8000vueltas 2020-152
Un poco de diversión al volante

En cualquier caso, en estos 5 años de evolución del M2, del primero al último hay años luz, algo que se nota no solo en el propulsor (como sabes, el Competition hereda el motor del M3/M4 pero «capado») que no solo es mucho más potente sino que además se ha ido puliendo con los años, siendo ahora mucho más rápido pero también más fácil de conducir al límite sin controles.

BMW M2 Competition - 8000vueltas-23
Motor S55, derivado del del M3/M4

Hablando de controles, ese es seguramente uno de los aspectos en los que más ha evolucionado el coche, pues si el primer M2 permitía algún deslizamiento en el modo MDM (deportivo) del ESP y era tremendamente intrusivo (que no violento) con él en modo normal, en este M2 Competition el modo normal es efectivo y el MDM permite deslizadas (siempre y cuando hagas las cosas bien) que vistas desde fuera parecerán hechas por un auténtico As del volante, mientras que el de dentro sabe que lleva a su ángel de la guarda sentado en el asiento del copiloto. No obstante, como supondrás, para el máximo disfrute hay que ir «a pelo», porque es aquí donde te permite destrozar los neumáticos traseros en minutos sin haber recorrido ni un solo metro sin derrapar.

Presentacion de temporada 8000vueltas 2020-159

En cuanto a la factura final, como decía antes, mi consejo es que te ahorres el cambio DKG automático. Es cierto que también ha mejorado mucho con los años, siendo por fin un cambio a la altura del de Audi, que para nosotros era una referencia, pero puestos a hablar de coches especiales y de disfrute, no hay nada como un buen cambio manual.

Prueba M2 Competition - 8000vueltas-46
El mejor extra que vas a montar en tu M2

Deja en los comentarios tu configuración ideal de un M2.

Artículos relacionados

10 comentarios en “Prueba BMW M2 Competition «M Performance»”

  • nachetetm

    1 de abril de 2020 a las 21:45

    ¿Casi 12.000€ para perder 23 kg de peso? ¿Nos hemos vuelto locos? Quitando la estética , que es muy personal (a mi no me gustan las piezas de carbono sin pintar combinadas con paneles metálicos pintados, me parece muy tunero, o todo carbono o todo metal), y entendiendo que las piezas están muy bien hechas y son de gran calidad (seguro que merecen su precio), no veo de qué forma esos 23 kg darán un beneficio, más allá de enseñar las piezas a los amigos.
    Llantas y suspensiones sí lo veo (sigue siendo un pastón por las llantas). Lo que me molesta son los frenos. En un coche de estas prestaciones los frenos «gordos» deberían ser de serie, no una opción.
    No puedo dejar de pensar que la mayoría de estas piezas no son de la división M, sino de la división económica de BMW para sacar el máximo beneficio.

  • Chus

    1 de abril de 2020 a las 22:34

    Leo esta prueba y leo la del M2 competition y la emoción que me transmitió aquella no la percibo en esta, con lo que deduzco que no habéis sentido grandes diferencias que generen emoción extra. Me alegra en el fondo…así me ahorro el pastizal en accesorios.

    Las suspensiones si que pueden merecer la pena, desde luego, pero si no me equivoco son unas KW V3, con lo que más allá de llevar los reglajes ya hechos, no se si aporta algo extra el hecho de que sean del catálogo M Performance frente a las KW.

    No habéis mencionado nada del tacto de los frenos que os disgustó por ser variable en el M2 competition…la verdad es que a mi me desespera.

    Gracias por ser tan sinceros en la prueba, se agradece!

  • Autor Staff

    Lasheras

    2 de abril de 2020 a las 10:10

    Buenos días a todos y gracias por los comentarios. Se agradecen mucho.

    Contestando a @nachetetm, efectivamente las piezas de carbono no nos han parecido baratas a nosotros tampoco, pero cuando ves el detalle con el que están hechas y la calidad, puedes justificar su precio, sobre todo cuando te pones a buscar alternativas de marcas que no conoce nadie y no te piden mucho menos dinero por ellas.

    Respecto a la estética, yo tampoco me hubiera decantado por esta combinación en particular de llanta negra, coche blanco y carbono visto, pero sigo insistiendo en que con llanta dorada, carrocería negra y ese mismo carbono visto (al más puro estilo Schirmer) sería un coche precioso. ¿El precio del ahorro de cada Kg? Pues me temo que te pasa lo mismo que a mí, que vemos esos números y nos mareamos por nuestra economía del día a día, no obstante, quien compra un M2 Competition o CS -aunque no dudo que siga siendo dinero para ellos- hace las cuentas de otra forma. Por otro lado, tampoco hay que comprarlo todo de golpe, estas piezas son caprichos que te vas dando poco a poco, y así parece que duele menos.

    Respecto a las llantas, inicialmente también me parecieron una barbaridad, pero tras estudiar las opciones y ver que las BBS FR-I (también forjadas) empiezan en 7.500 € sin neumáticos creo que éstas están en precio. En cuanto a los frenos, como decía, para calle el equipo de origen es más que suficiente y lo cierto es que los frenos opcionales han sido un extra en coches deportivos desde hace muuuuuchos años (con Porsche la primera, aunque hoy también con otras marcas como SEAT/Cupra, VW, Audi, Ferrari, Mercedes…).

    @Chus,

    Pues lo cierto es que no te equivocas, pero la razón de que no nos haya emocionado tanto es que, como indicamos en el artículo, aunque dinámicamente se nota mejoría (especialmente a la hora de rodar en circuito) el M2 Competition ya es de serie un gran coche, y para nosotros, lo que hubiera hecho de este M2 algo realmente especial sería un buen escape y un cambio manual. Algo de lo que carecía esta unidad.

    Por supuesto esto son valoraciones subjetivas y estoy seguro de que para alguien que no está acostumbrado a subirse cada dos por tres en coches de semejante nivel, este coche es todo lo que puedes pedir.

    Respecto a las suspensiones, lo cierto es que sospechamos que efectivamente son las KW -aunque ni vienen pintadas en el característico color morado-amarillo, ni hemos encontrado ningún logo que las identifique como tal-, ¿qué razón para comprarlas a BMW directamente entonces? Pues lo dicho en el artículo: tranquilidad, garantía, homologación…obviamente habrá gente que optará por ir a KW, a Bilstein o cualquier otra marca reconocida y no se equivocará; otros no querrán o sabrán a dónde llevar su coche para una operación de calibre como un cambio de suspensiones, y para ellos esta es sin duda la mejor opción.

    En cuanto al pedal del freno, no lo hemos mencionado, pero sí, este tacto variable en el que el pedal sube y baja solo (entendemos que es el regulador de frenada trabajando) sigue presente. Una pena porque no termina de convencer para conducción deportiva…

  • Deivid Torrepower

    2 de abril de 2020 a las 10:39

    A mi si me parece bien todo el bastísimo catalogo de opciones para este tipo de coches, pues entiendo que el cliente quemado como nosotros así lo demandamos. Son coches especiales y los que somos potenciales propietarios queremos que sea único y a nuestro gusto. Con esta cantidad ingente de accesorios va a se muy complicado cruzarte con uno igual. Sin ir muy lejos, recuerdo cuando compré aquel Mini R56 (que también contaba con una inacabable lista de opciones funcionales y estéticas) y todavía no he visto ninguno igual a cómo lo configuré. No puedo decir lo mismo de los otros que después he tenido (a no ser que les hiciera «tuning» por mi cuenta, pero esto es harina de otro costal)

    Lo que no haría es salir loco con lo de «Full Option» que la peña sigue con la mentalidad de cuando hace 25 años se importaban coches desde Alemania y si no lo lleva todo, no vale (Como si hoy en día cualquier coche de 15.000 castañas no viniera muy, pero que muy bien… ni te digo los que doblan precio!)

    Centrándome en el M2, soy muy 8.000 vueltas y a bien seguro que me quedaba con los capots + techo en carbono + volante en primera instancia (Soy un obseso del peso). El equipo de llantas + frenos iría en segunda instancia si me llega la cartera y las roscadas sólo en caso de que este fuera mi tercer o cuarto coche. El resto de piezas, como comentan, me parecen mas del departamento de beneficios que del performance. Hay piezas que sin ser componentes extructurales, hechas en plástico con carbono (o de la manera que técnicamente se nombre a esta fabricación) pesan igual y son infinitamente mas baratas. El spliter delantero en carbono queda molón pero son de esas piezas que, al menos la primera vez, te las cargas aparcando cuando te acercas a un bordillo. Por cierto, los capots y techo se pueden pintar en el color de la carrocería.

    Saluts!

  • Jordi

    3 de abril de 2020 a las 12:43

    Buenas,

    El nivel de precios es brutal, pero cuando se llega cerca del límite, mejorar algo sale muy caro, cada uno que se gaste el dinero como quiera, y si nota esos kg de menos, perfecto, pero creo que sólo lo notarán ciertas manos en circuito, para el resto de mortales será un coche brutal con unos kilos de más o menos.

    Y en vez de fibra de carbono, quitar piezas o componentes ayuda a bajar peso sin rascarse el bolsillo, jjj

    Ciao

  • Deivid Torrepower

    7 de abril de 2020 a las 13:37

    Chicos!!!

    No nos habéis dicho que hay un aleronaco en fibra de carbono que está bestial. No sé el precio y tampoco sé si quiero saberlo XD.

    Yo que soy mucho de alerones se lo pondría… ¿y cómo no lo acompañaba del spliter y la taloneras? pero claro, sólo en fibra de carbono me subiría a las 20.000 castañas y me falta el tren de rodaje completo mejorado, volante y un sistema de adquisición de datos (que también está) … o sea, casi otros 20.000€.

    Si tuviera el dinero para afrontar la factura final no lo haría. Mas bien optaría un coche de diario y otro de fin de semana (El presupuesto da para dos buenos pepinazos)

    Y creo que sólo en el caso de que fuera absurdamente rico, a lo mejor, me lo compraría a full option. Pero claro, en este caso estaríamos de un nivel que un M2 no sería gran cosa.

    Estos coches son carne de cañón para esa serie de unidades que salen de fábrica y que al final terminan a precio de derribo. En ese caso merecen la pena.

  • Tumah Dree

    8 de abril de 2020 a las 00:18

    Vaya estudio en detalle de las opciones M. Son caras pero algunas me ha sorprendido ver que valen la pena. Otras me parecen un atraco.
    Desde luego me haría con un coche más discreto que el que habéis probado.

  • Staff

    delarosa

    10 de abril de 2020 a las 12:40

    El M2, en cada una de sus versiones, ha ido mejorando más y más. Este M2 Competition tiene varias opciones muy interesantes pero, personalmente, esperaría al M2 CS, al menos hasta ver qué ofrece.

    Aunque también es cierto que, con las opciones adecuadas, puedes hacer una unidad realmente deseable. En mi caso, respecto a esta unidad, intentaría configurar algo más discreto pero las opciones de carbono son muy apetecibles.
    Eso sí, eché mucho de menos cuando lo probé un sonido de escape más contundente (la principal carencia de este coche) y unos asientos mejores.

  • Andy

    12 de abril de 2020 a las 17:55

    ¡Espectacular! Me encanta, como en la mayoría de los coches que podéis probar… ¡quién pudiera! :D

  • Prueba BMW M2 CS y MINI GP, algo fuera de lo común – 8000vueltas.com

    23 de septiembre de 2020 a las 17:48

    […] Prueba BMW M2 Competition Performance […]

Deja un comentario